25 Febrero 2021, 10:12:30 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 2 3 4 5 6 [7] 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Actualidad de los Estados Unidos  (Leído 30577 veces)
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #90 : 24 Noviembre 2016, 14:08:50 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

genial...

----------------------------------------


¿Acaba de venderse Trump?
Política
Estados Unidos
24.11.2016
Estados Unidos
Andrew Korybko

No vamos a andar dándole vueltas, Reince Priebus es parte del Establishment, y Trump acaba de elegirlo para ser su jefe de personal en la administración entrante. Esta selección ya ha causado que algunas personas cuestionen si Trump fue serio alguna vez en el cumplimiento de sus promesas de campaña de "Drain The Swamp" [Drenar el pantano], pero tales preocupaciones al principio del juego están totalmente infundadas y son más alarmistas que cualquier otra cosa. En su primera entrevista posterior a las elecciones con la CBS, Trump abordó directamente estas críticas de frente, diciendo que:

"Todo el mundo es lobbista [de un grupo de presión] allí, ese es el problema con el sistema: el sistema. Ahora mismo, vamos a limpiarlo. Tenemos restricciones sobre el ingreso de dinero extranjero, vamos a poner límites de plazo, con los que mucha gente no está contenta, pero estamos poniendo límites de plazo. Estamos haciendo un montón de cosas para limpiar el sistema. Pero todo el mundo que trabaja para el gobierno, deja luego el gobierno y se convierte en lobbista, en esencia. Quiero decir, el lugar entero es un gran lobbista. Estoy diciendo que conocen el sistema en este momento, pero vamos a eliminarlo. Tienes que eliminarlo gradualmente.

Prestando atención a las palabras del Presidente electo, es evidente que está recurriendo a su característico pragmatismo de hombre de negocios al aceptar la realidad de que debe trabajar con algunos elementos del Antiguo Sistema como parte de su histórica misión de reemplazar al establishment. Los partidarios y los detractores deben moderar por igual su entusiasmo y sus críticas hacia Trump y darse cuenta de que nunca iba a transformar instantáneamente los EE.UU. chasqueando los dedos. Su elección fue revolucionaria porque es la primera vez que se elige a un presidente estadounidense que se dedica a cambiar totalmente todo el statu quo, dándole la vuelta para mejora del americano medio, y la "incorrección política" de Trump y los incesantes ataques contra el "liberalismo" durante la campaña demuestran su compromiso para que esto suceda.
Las apuestas mundiales, en riesgo

Trump quiere "hacer a América grande de nuevo", pero no quiere enviar el sistema entero al colapso mientras lo intenta. La mayoría de la gente recuerda la desastrosa experiencia soviética de finales de los 80, cuando Mikhail Gorbachov estaba tan obsesionado con cambiar el statu quo que inadvertidamente (?) derribó el país entero y desestabilizó la situación global. Trump quiere evitar esa trampa, y todos sus pares del Gran Poder internacional preferirían que se alejara de hacer cualquier cosa que pudiera causar rápidamente la desestabilización incontrolable de los Estados Unidos y la subsiguiente autodestrucción. La razón de esto es clara, y es que para bien o para mal, el resto del mundo sigue dependiendo del dólar como moneda de reserva global y está conectado a la economía estadounidense en diferentes grados.

La retirada repentina de los EE.UU. como un jugador a nivel mundial y el inesperado severo debilitamiento de su economía (ya sea provocado por los disturbios de la contrarrevolución clintoniana y / o por la parálisis de gobierno que algunos republicanos del establishment quieren crear, o por otras causas), seguramente causaría una crisis global en este punto, debido a que las instituciones financieras, monetarias y otras instituciones multipolares alternativas no están todavía en su lugar, o no han madurado completamente hasta el punto de reemplazar instantáneamente el legado estructural de Estados Unidos. Rusia y China preferirían que Estados Unidos se transformara progresivamente del hegemon unipolar en retirada que es actualmente, a una "gran potencia entre iguales" responsable, antes que colapsara repentinamente y arrastrara al mundo entero con él. Esta es también la lógica detrás de por qué no quieren ver tampoco colapsar totalmente a la UE de manera repentina, ya que podría dar lugar a consecuencias menos dramáticas, pero todavía gravemente negativas para estas partes interesadas.

Volviendo al enfoque principal, no es sólo en términos económico-financiero-monetarios que la autoimplosión de los Estados Unidos tendría un impacto en el resto del mundo, sino también en un sentido de seguridad militar, sobre todo porque las decenas de miles de tropas estadounidenses estacionadas en el extranjero podrían "ir por libre", como la legión checa en la I Guerra Mundial, que contribuyó a la inestabilidad global al vender sus armas y servicios en el mercado negro. En pocas palabras, está en el interés de todos - norteamericanos, rusos, chinos, europeos, y otros - ver que la transición de Trump y la Segunda Revolución Americana se desarrollan de forma tan estable como sea posible, y que el 45 º Presidente no choca demasiado contra el sistema irresponsablemente, llevando sin querer a los Estados Unidos al borde del colapso. Con esta comprensión en mente, las palabras de Trump acerca de la necesidad de "eliminar gradualmente [el pantano]" tienen mucho más sentido, ya que él también se da cuenta de todo lo que está en juego si infantilmente deja de jugar con "todas las reglas" apuntando así a una descomposición sistémica inmediata.
El estado de la cuestión en el pantano

Priebus es el jugador arquetípico del establishment en Washington, aunque es uno de los pocos que se mantuvieron lealmente con Trump durante toda la campaña y cumplió su promesa de ayudar al nominado republicano con apoyo organizativo y de otro tipo. Más importante es que es el presidente del Comité Nacional Republicano y "sabe cómo hacer las cosas" en el Viejo Sistema. Esto es importante para Trump debido a las apuestas globales que están en juego si los republicanos del establishment en el Congreso son cooptados por la contrarrevolución clintoniana, y deciden lanzar a todo el país a un punto muerto político al negarse a acompañar cualquiera de los propuestas legislativas presidenciales. Nadie debe olvidar que aunque los republicanos controlan ambas cámaras del Congreso, esto no significa que tengan que hacer necesariamente todo lo que Trump quiera que hagan.

La mayoría de las figuras en el poder son parte del mismo establishment que Trump quiere desmantelar y reemplazar, y no hay mucha presión para que hagan lo que él quiere si son "kamikazes políticos" y deciden "sacrificar" sus carreras en orden a paralizar los dos primeros años de pleno control republicano sobre el gobierno. Las elecciones a mitad de mandato no tendrán lugar hasta dentro de 2 años, por lo que los demócratas no tendrán hasta entonces la oportunidad de volver al poder e impulsar un equilibrio legislativo a su favor, razón por la cual tienen que cooptar a los republicanos del establishment (lo que no es una tarea demasiado difícil de hacer), con el fin de hacer imposible para Trump gobernar por otro medio que no sea el Decreto presidencial, al que probablemente no recurrirá tanto como lo hizo Obama para no ser visto como el "dictador fascista" que sus oponentes están desesperadamente pintando.

En una "democracia", estos representantes políticos serían responsables ante las personas que los eligieron y, por lo tanto, serían reacios a ir en contra de los deseos populares pro-Trump y arriesgarse a la derrota la próxima vez que llegara su ciclo electoral, pero en la oligarquía en la que han caído los EE.UU., los oportunistas políticos en el poder tienen una plétora de maneras de salvaguardar sus intereses personales aparte de estar en el cargo. Todo lo que necesitan hacer es ser elegidos una sola vez y un montón de puertas se abren ante ellos, ofreciendo actuaciones de lobbys, oportunidades de inversión y otras recompensas excesivamente bien pagadas por ser parte del club de élite del establishment. Independientemente de que a uno le guste o no, la mayoría de los "compañeros" de partido de Trump satisface este perfil y no está naturalmente atraída para "sacrificar" su propio interés si el establishment y el Viejo Sistema le susurran a sus oídos y le prometen que todo estará bien siempre y cuando participen en la forma "institucionalizada-política" de la contrarrevolución clintoniana, simplemente bloqueando todas las propuestas legislativas de Trump y haciéndole imposible el gobernar.
El poderoso dúo Priebus-Bannon

El desafío al que Trump y el pueblo de los Estados Unidos se enfrentan es el de proporcionar a algunos de estos republicanos del establishment una participación en la Nueva América y progresivamente separarlos del Viejo Sistema y que entren en el Nuevo que se está construyendo. No se sabe en este momento qué tipo de conservaciones se están manteniendo o qué tipo de incentivos (tanto positivos como negativos), se están proponiendo para ayudar con este arduo deber, y nunca podrían revelarse de hecho, pero uno de los mejores "mensajeros" para transmitirlos y el punto de contacto entre la Administración Trump y el establishment republicano es Reince Priebus. Teniendo en cuenta todo lo que se acaba de describir hasta ahora, es muy difícil pensar en alguien más adecuado para esta posición, que es parte de la responsabilidad que conlleva ser el jefe de personal. Si uno es realista, pragmático y sensato, entonces tiene perfecto sentido por qué Priebus fue seleccionado para este papel importante y de alto perfil. Después de todo, Trump no es un dictador y no puede despedir a los representantes del Congreso sólo porque se interponen en su camino, por lo que necesita un "mensajero" que "hable su idioma" y "conozca el sistema" para ayudar al Presidente a obtener lo que quiere y "persuadirlos" para que sigan su voluntad.

Paralelamente, el nombramiento de Stephen Bannon como su principal estratega demuestra que Trump está equilibrando visiblemente entre el Nuevo y el Viejo Sistema, dando más crédito a su afirmación de que quiere "suprimir gradualmente [el pantano]", y demostrando el alto nivel de responsabilidad que está adoptando para hacer esto tan establemente como sea posible (por los riesgos globales en juego expuestos anteriormente). Bannon es el último outsider y solía dirigir Breitbart News antes de unirse a la campaña del candidato republicano durante el verano, y su red ha permanecido siendo tan leal a Trump que se puede contar como una de las razones por las que "Los deplorables" fueron capaces de unirse antes de las históricas elecciones. Los traficantes del miedo que demandan que Trump se ha "vendido" están dando obviamente poco crédito a Bannon y a su influencia ideológica en el presidente y en su base, porque si entiendieran sólo cómo de importante ha sido este hombre en mantener el vínculo entre el candidato y sus partidarios, entonces no brincarían a tales conclusiones ingenuas solamente porque fue "ignorado" como jefe de personal.
La contrarrevolución clintoniana

Algunas de las voces que han surgido en contra de Trump y que han promovido esta narración alegan que es un "vendido" porque está trabajando con republicanos del establishment, aunque no hay a su alrededor otra manera responsable de hacerlo, aparte de convertirse en el "dictador fascista" que los “liberales” “políticamente correctos” "y sus seguidores imaginan se convertirá, y / o triturar todo en los EE.UU. hasta un estado de punto muerto y una parálisis política que corren el riesgo muy real de afectar negativamente al resto del mundo si desembocan en un colapso sistémico repentino de los Estados Unidos. Para darles el beneficio de la duda, la mayor parte de estos individuos son demasiado fanáticos para admitirlo, pero tampoco se puede descartar que una parte desconocida de ellos esté intencionadamente a favor de la contra-revolución clintoniana por su deseo innato de ver fracasar a Trump. Debería ser interesante para los observadores de los medios de masas y las redes sociales señalar que son básicamente los demócratas, los independientes, los votantes de terceros partidos, y los que no votaron, los que están tratando de conseguir que los partidarios de Trump traicionen a su candidato antes incluso de que tenga la oportunidad de gobernar.

No hay "conspiración" en el sentido de que alguna u otra figura nefasta esté coordinando a cada persona que escribe cualquier cosa que sea crítica acerca de Trump, es sólo que Estados Unidos está tan intensamente polarizado ahora que mucha gente está ejerciendo vehementemente su libertad de expresión por iniciativa propia, y haciendo avanzar lo que quiera sea la narración que es importante para ella, como en este caso, el que "Trump se vende". De hecho, esto proporciona un complemento de "derechas" a las narrativas "izquierdistas" - "liberales" propagadas por la contrarrevolución clintoniana, apelando a la parte de su electorado que podría estar demasiado apasionada por el Presidente electo, y que tiene dificultad para entender la estrategia más amplia a largo plazo detrás del hecho de que Trump esté trabajando pragmáticamente con algunos miembros del establishment, y son estas personas las que están más predispuestas a caer en este alarmismo. En cierto sentido, esto tiene fuertes paralelismos con los "súper patriotas" que afirman que Putin "se vendió" simplemente porque no lanzó una invasión de la Ucrania nazi post-Maidan al estilo de la Segunda Guerra Mundial, o debido a su diplomacia pragmática con los EE.UU., la UE, "Israel", Arabia Saudita y otros actores unipolares.

La gente que promueve estas advertencias de "miseria y desolación" acerca de por qué este u otro "héroe" "vendió" a sus bases, por lo general sólo están tratando de influir en las mentes del electorado progubernamental para que abandonen a su líder con el fin de promover indirectamente la agenda política del individuo crítico para disminuir el apoyo a este actor. Por lo general, se presentan a sí mismos como ofreciendo una "visión esclarecedora" con el fin de ganarse la confianza del público objetivo, disfrazándose por lo general (o honestamente creyendo ser), un partidario activo o pasivo de antemano para hacer su entrega más eficaz. En el caso de Trump, es por eso que tantos "terceristas", "independientes" o "abstencionistas" están involucrados en este comportamiento, porque suponen que otros los verán como "neutrales", "por encima de la batalla" y / o como "conociendo más", debido a sus decisiones políticas, y por lo tanto obteniendo más confianza entre los republicanos pro-Trump de la que podría obtener cualquier demócrata. Además, ellos hablan en un idioma que podría ser atractivo para un segmento determinado de los votantes de Trump, aunque obviamente el más ingenuo de los ingenuos, porque el presidente electo todavía no ha tenido ni un solo día para gobernar y probar si estos pronósticos son correctos o no.
Conclusión

La crítica constructiva y las variadas previsiones de escenarios que se producen con intenciones positivas son expresiones bienvenidas del pensamiento democrático y pueden ayudar a romper el pensamiento grupal que impide a muchas personas ver la realidad objetiva a su alrededor, pero también hay productos de información convertidos en armas, y subversiones deliberadas que a veces se camuflan con el fin de mezclarse con el discurso legítimo y crear así una Guerra híbrida de múltiples capas y aún más confusa que la que actualmente se está librando. Es obvio que está en marcha una contrarrevolución clintoniana que busca socavar la presidencia Trump para que la Segunda Revolución Americana se detenga y se invierta antes de que tenga la oportunidad de amenazar al establishment y al Viejo Sistema, pero los partidarios de Trump ya son conscientes de esto después de haber resistido con éxito la hasta ahora operación de guerra psicológica más intensa jamás llevada a cabo sobre las mentes de los estadounidenses, durante los 18 meses de la campaña electoral.

La presente operación psicológica de la contrarrevolución clintoniana está preparada para ser tan mala, si no peor, por lo que todos los consumidores de información (especialmente aquellos que apoyan a Trump), deberían atenerse a su juicio y confiar en la discreción que perfeccionaron durante la incesante campaña de ataques de los medios de comunicación contra Trump, para examinar todas y cada una de sus decisiones y sacar sus propias conclusiones acerca de si son "vendidos", o se trata de opciones pragmáticas, teniendo en cuenta las circunstancias predominantes y el personal coyuntural que le tocó como el outsider consumado que de repente se convirtió en el principal responsable de la toma de decisiones en el establishment. De hecho, hay preocupaciones bien intencionadas y legítimas de que Trump podría terminar "vendiéndose" o rindiendo por debajo de lo normal en su hercúlea tarea de "drenar el pantano" y cumplir otras revolucionarias promesas de campaña, y está perfectamente bien plantear preguntas desafiantes siempre que las circunstancias se presenten de forma relevante, pero precipitarse alegando que Trump ya ha fallado irreversiblemente dos meses antes de que empiece a gobernar es intelectualmente deshonesto, y apesta a una agenda política interesada para ayudar a la contrarrevolución clintoniana.

 
En línea
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #91 : 02 Diciembre 2016, 16:31:22 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

----------------------------------------------

El rosa ya no es un color
Facebook
VK
blogger
LiveJournal
Twitter
Google+
Email
Print
Compartir
Pluripolaridad
Atlantismo Global
01.12.2016
Estados Unidos
Tura Kurkinen

Obituario del orden mundial liberal

Se hace interesante seguir la situación post-electoral en EEUU. La gran cuestión es, ¿Trump puede asegurar su administración de modo que un nuevo régimen pueda crecer? Sí, dije nuevo régimen. No hagamos algún error sobre ello. Lo que existe ahora es un enorme cambio de régimen, a escala global. El rosa ya no es más un color, ya que el orden mundial liberal está luchando por su existencia. No es un color debido a la victoria de Trump. No, empezó a evolucionar mucho antes de las elecciones de EEUU. Ahora únicamente vemos algunos resultados visibles de este enorme cambio. El Orden Mundial Liberal (OML) era esencialmente una herramienta para la globalización de la economía, y para lograr la cohesión necesaria a una escala global, el plan era imponer valores liberales en casi cada pequeño aspecto de nuestra vida diaria. Según emergía el plan, los ciudadanos empezaron a perder el sentido de la racionalidad, no podían seguir la lógica tras los cambios en la cultura y cosmovisión. Casi todo perdió su significado e identidad original.

Y el OML nunca entendió, o se preocupó, que al mismo tiempo muchos perdieron el significado de la vida y su identidad. En otras palabras, sintieron que perdieron sus almas en el proceso. Para añadir insulto al daño, el OML, presumió de sus logros y se vio a sí mismo como una creación divina que tiene justificación para imponer su voluntad sobre nosotros. Pero el problema fue que no hay ninguna justificación genuina para ello. Nada en absoluto. Los discursos rimbombantes sobre la igualdad, derechos humanos, democracia y valores occidentales eran solamente sonidos vacíos sin sentido en los oídos de los ciudadanos frustrados y decepcionados.

Finalmente, el OML entró en modo auto-destructivo cuando abandonó a la clase media. La clase media era algo esencial para el OML, la columna vertebral de la economía basada en el consumo.

Pero, como el OML empezó a realizar más y más políticas que favorecían los puntos de vista de los neo-con y liberales derechistas, la clase media empezó a encogerse. Tras eso, los ciudadanos se estaban embarullando aún más, dado que esta nueva derecha liberal no respeta ningún otro valor más que la avaricia y la libertad individual para enriquecerse. Así, se volvió evidente que el OML era incapaz de comprender las necesidades de los ciudadanos, como seres humanos. Y los ciudadanos empezaron a rebelarse, no de un modo visible, porque temían la pérdida de sus oportunidades de carrera y posibilidades de prosperar, empezaron a rebelarse en sus corazones. En lo profundo de sus corazones sabían que el sistema es malo. Sabían que no era bueno para ellos, lo era para algunos otros. Pero sentían que no había alternativas, y el OML entendió eso, e hizo todos los esfuerzos para fortalecer ese sentimiento. En esa frase, aquellos que vieron los desarrollos empezaron a entender que la única cosa que mantenía unido al OML era la falta de alternativas. Así que empezaron a esperar por alternativas. Y finalmente, fuera del azul, un retador al OML apareció en escena, Vladimir Putin. Él tenía determinación y empezó a ganar terreno, y ganó los corazones y mentes también en el hemisferio occidental. Cuando el OML se dio cuenta de eso, empezó la furiosa guerra informativa contra él y contra Rusia. Pero resultó ser un fracaso total y el OML perdió su último y fuerte bastión, la credibilidad de los medios principales de comunicación. Y con el resultado del referéndum por el Brexit en Reino Unido, el escenario estaba preparado y listo para Donald Trump.

Lo anterior suena como una conspiración de Putin, Nigel Farage y Putin. Que ellos están trabajando juntos, mano a mano, por la destrucción del OML. Pero no creo que este sea el punto. Creo que la principal razón por la victoria de Trump fue la incapacidad del poder establecido para entender que los medios principales de comunicación habían perdido su credibilidad. En otras palabras, el poder establecido (‘establishment’) perdió su guerra de información. Y tan extraño como pueda sonar, parece que el poder estableció -adrede- quiso llevar a Trump al poder. Primero, los demócratas allanaron el camino para Trump al ayudarle a ser el contendiente republicano de Clinton.

Estaban seguros que Trump no tenía ninguna oportunidad contra Hillary. En segundo lugar, los demócratas expulsaron a Bernie Sanders, para estar seguros de que el próximo presidente de EEUU sería Hillary Clinton, un personaje ideal para la agenda liberal dado que ella era tanto liberal-social como liberal-económica. Finalmente, subestimaron el poder de los medios de comunicación alternativos y de manera obstinada no aceptaron la realidad cambiante. Al actuar así, el poder establecido perdió la última posibilidad de ganar alguna credibilidad. Ahora, sus únicas armas son la censura y la negación, ambas dañan más al poder establecido, que a sus enemigos. Ahí es donde estamos ahora mismo, en palabras de Trump, en el pantano.

Trump, que no es liberal en ningún sentido, prometió drenar el pantano en el poder establecido de EEUU. Pero es más que eso. No trata solamente sobre la purga de la corrupta élite política de Washington. También está la estrategia para un cambio a escala mundial, basado en las nuevas ideologías emergentes que llenarán el vacío dejado por el liberalismo.

Una de las esperanzas subyacentes en muchos países es la soberanía económica. Con los bancos centrales independientes, fue fácil para el OML el control de las políticas monetarias y los movimientos de capital, así imponiendo la estructura de poder supra nacional sobre concretos Estados soberanos. “Quien controla el suministro de dinero de una nación, controla la nación”, como señala la famosa frase. Muy cierta. Ahora, si Trump en un movimiento proteccionista desmantela los acuerdos de libre comercio del TTP y TTIP, ese es el buen punto de inicio para la soberanía económica de las naciones, y el fortalecimiento del papel de los Estados. Y ese podría ser el principio del cambio fundamental que haga sitio para un mundo mejor y multi-polar.
En línea
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #92 : 05 Diciembre 2016, 15:32:32 »

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

-----------------------------------------

Publicado 5 diciembre, 2016 por Comunidad Saker Latinoamérica   
¿Es Donald Trump realmente sólo un showman que preparará a los Estados Unidos para la guerra?

Esta columna fue escrita para la revista Unz: Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Permítanme comenzar diciendo inmediatamente que tengo el mayor respeto por F. William Engdahl  a quién considero una persona mucho más conocedora de la política estadounidense que yo. Además, quiero dejar claro que no voy a refutar un solo argumento que Engdahl hace en apoyo de su tesis simplemente porque creo que sus argumentos son basados ​​en hechos y son lógicos. Insto a todos a leer el artículo de Engdahl “El Peligroso Engaño Llamado La Presidencia Trump” en la Nueva Perspectiva Oriental y considerar cuidadosamente cada uno de sus argumentos. Por supuesto, Engdahl sólo ofrece evidencia indirecta, circunstancial, y sólo el tiempo realmente mostrará si está, o no, en lo correcto. Lo que me propongo hacer hoy es considerar la otra posibilidad, que a pesar de todas las pruebas presentadas por Engdahl, Trump podría no ser un fraude y un showman. Verán que esta conclusión no es necesariamente más optimista que la de Engdahl.

Mi argumento principal es mucho más primitivo que el de Engdahl y aún más circunstancial: veo signos claros de una lucha * real * que tiene lugar dentro de las elites de los Estados Unidos y si, de hecho, tal lucha está teniendo lugar, concluyo que Trump no es un Showman que ha sido “seleccionado” (para usar las palabras de Engdahl) por las elites de los Estados Unidos, pero que al contrario, su elección es una pesadilla para estas élites.

Mi argumento subsidiario es que incluso si Engdahl tiene razón y Trump es un showman, el truco de las élites estadounidenses para salvar al Imperio y prepararse para la guerra fracasará.

Vamos a tomar uno por uno:

La realidad de la lucha dentro de las élites estadounidenses

Francamente, no creo que el “estado profundo” imperial fuera tan tortuoso y sofisticado para ordenar a los principales medios de comunicación organizar una campaña de odio durante un año contra Trump porque el “estado profundo” ha calculado que sólo una demonización de Trump lo haría  popular y conseguiría elegirlo. ¿Por qué? Simplemente no creo que la máquina de propaganda estadounidense sea tan flexible. Al mirar a monstruos como Rachel Maddows o Martha Raddatz se puede decir que son reales, en el sentido de que nunca fueron contratadas para repetir como loros una línea política específica, sino que fueron contratados porque son la encarnación viva de una línea política específica. Y eso va para el 90% de los medios envueltos en desprestigiar a Trump. Sí, tal vez algunos sean prestitutas cínicas, pero la mayoría provienen de lo que yo llamaría la “tribu de diversas minorías” que visceralmente odia todo lo que Trump representa. Su odio es sincero, es puro, proviene de su propia identidad.

De la misma manera, cuando veo a los aduladores en fila india delante de Hillary, cuidadosamente alimentados por los principales medios de comunicación  sólo puedo concluir que este es el resultado lógico de décadas de lavado de cerebro por la máquina de propaganda liberal. Esta máquina fue construida alrededor de odiar a los estadounidenses “comunes”, los “deplorables” en la jerga de Hillary, y esta máquina no podía hacer otra cosa que adorarla 24/7.

Por lo tanto, estoy convencido de que Donald Trump fue elegido a pesar de, y no gracias, al “patriarcado de viejos sin amor como David Rockefeller o George Herbert Walker Bush”. Además, cuando veo los esfuerzos desesperados de Soros & Co para organizar una especie de “revolución del color” contra Trump bajo el lema “no mi presidente” y los esfuerzos de Soros & Co. para que Jill Stein obtenga un recuento sólo en los estados donde ganó Trump, llego a la conclusión clara de que los neoconservadores todavía no han aceptado su derrota y que todavía están tratando de impedir que Trump de ocupar la Casa Blanca. En cambio, Engdahl escribe que,

No debemos imaginar por un segundo que el patriarcado, esos viejos sin amor, como David Rockefeller o George Herbert Walker Bush o otros sin nombre, estaban tan abrumados por el genio político del candidato Trump emergiendo de cada escándalo más poderoso que antes, siendo vencidos en astucia, ya sólo gimieron y dejaron que sucediera. La Presidencia de Trump ha sido planeada minuciosamente por ellos y sus tanques de pensamiento.

No sé ustedes, pero no tengo la sensación de que lo que está ocurriendo hoy es el resultado de algo cuidadosamente planeado. Estoy totalmente de acuerdo en que el estado profundo de los EE.UU. no suele sólo “gemir y dejar que suceda”. Sino en lugar de dejar que suceda, veo el estadoprofundo de los Estados Unidos en pie de lucha contra Trump con todo lo que tiene! No creo que la histeria post-electoral anti-Trump haya sido planeada por Rockefeller o Bush en absoluto. Lo que veo es que los neoconservadores usan cada pieza de “munición” que tienen para tratar de oponerse y sabotear una presidencia de Trump.

Engdahl también trae algunos argumentos muy fuertes contra la nominación del general Mike Flynn, quién no sólo es conocido por su retórica anti-islámica bastante cruda, sino que incluso fue coautor de un libro con el notorio Neocón Michael Ledeen. Que un hombre como Flynn no pudiera encontrar mejor coautor que Ledeen debería activar alarmas de “alerta roja” en la mente de todos los que entienden lo que significa y representa Ledeen. Y Flynn es definitivamente una de las mejores personas alrededor de Trump.

De hecho, una mirada más cercana a la gente alrededor de Trump revela a un montón de neoconservadores, israelíes y judaicos y todos en posiciones clave. Hay un claro olor a Likudnik alrededor de muchas de las personas con las que Trump se ha rodeado. Pero ese argumento también podría ser revertido -si es que efectivamente Trump está “rodeado de manera segura” por sionistas de pensamiento redobladamente bueno, ¿por qué su gran pánico? ¿Podría ser que estos sionistas de pensamiento redobladamente bueno tiengan fuertes preocupaciones acerca de lo que Trump podría hacer como presidente una vez que tenga el control total?

Por último, pero no menos importante: no sólo se ha utilizado a Jill Stein para desencadenar un recuento de votos en algunos estados, sino que ahora hay rumores de que algunos electores están siendo presionados para no dar su voto a Trump, como dice la ley. Que sean verdaderos o no, este tipo de rumores indican claramente que los neoconservadores están dispuestos a hacer cualquier cosa y todo para evitar que Trump llegue a la Casa Blanca o, si eso es imposible, debilitarlo al máximo, incluso si eso pone a todo el país en riesgo.

¿Por qué digo eso?

Debido a que los eventos parecen estar saliendo de control de forma que hace que el tipo de imprudente duplicación en que los Neocons están actualmente involucrados se está volviendo extremadamente peligrosa. Por supuesto, actualmente nadie espera que el Colegio Electoral se niegue a nominar a Trump. Pero lo inesperado parece estar ocurriendo con frecuencia últimamente. Entonces, ¿qué pasaría si algo así sucede? ¿O qué pasará si algunos estados aceptan la victoria de Trump, pero otros no? ¿Qué pasa si el lema de “no es mi Presidente” realmente se vuelve viral e infecta las mentes de muchas más personas que ahora mismo? O peor aún, ¿qué pasaría si esta retórica absolutamente irresponsable termina en violencia con los manifestantes o con Trump mismo siendo fusilado? Sabemos que el mismo estado profundo de Estados Unidos que organizó y ejecutó el 11-S también usó francotiradores en Vilnius en 1991, en Moscú en 1993 y en Kiev en 2014 para provocar una insurrección. También se informa que tales francotiradores fueron utilizados en Libia, Egipto y Siria. ¿Hay alguna razón lógica para pensar que esta vez el estado profundo no usaría esos francotiradores dentro de los Estados Unidos?

Si bien es posible que la situación actual haya sido desencadenada por el estado profundo de Estados Unidos, es igualmente posible que el estado profundo de EE.UU. esté perdiendo el control de la situación que ahora podría estar desarrollando una inercia propia. ¿Arriesgaría tanto el estado profundo de los EE.UU. tan sólo con el fin de poner  a “Trump, el showman” en la Casa Blanca?

El plan

Según Engdahl, Donald Trump fue puesto en la oficina para,

Preparar a Estados Unidos para la guerra, una guerra que los bancos de Wall Street y el complejo industrial militar de los Estados Unidos actualmente no están en una posición económica o industrial o geopolíticamente de ganar. Su trabajo consistirá en reposicionar a los Estados Unidos para que puedan revertir la tendencia a la desintegración de la hegemonía global estadounidense, a fin de “reconstruir las defensas de los Estados Unidos”, como dijo el Dick Cheney, Proyecto Paul Wolfowitz para el Nuevo Siglo Americano . “Con miras a esa preparación, una estrategia de engaño para debilitar fatalmente el desarrollo de los profundos lazos entre Rusia y China será la prioridad. Ya ha comenzado. Tenemos una llamada telefónica amistosa de El Donald a Vladimir el temible en Moscú. Los medios rusos están eufóricos ante una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia después de Obama. Entonces de repente escuchamos al jefe de la OTAN, Stoltenberg, que repentinamente ronronea palabras tranquilizadoras a Rusia. Propomer la idea de que el congresista de California y conocido de Putin, Dana Rohrabacher, se haya filtrado como un posible Secretario de Estado. Es el clásico Balance tipo Kissinger  de la geopolítica de la energía- aparentar aliarse con el más débil de dos enemigos mortales, Rusia, para aislar al más fuerte, China. Probablemente Vladimir Putin no es tan ingenuo ni estúpido como para caer en él, pero esa es la trama de los manipuladores de Trump.

Si ese es el plan, entonces estoy totalmente de acuerdo con Engdahl – Putin no es tan ingenuo o estúpido para caer en él. De hecho, tal posibilidad ha sido discutida muchas veces por expertos rusos en varias exposiciones rusas y todos están de acuerdo en que, si bien Rusia definitivamente suavizará sus críticas a Estados Unidos si Trump muestra estar interesado en colaborar con Rusia, no hay la más remota posibilidad de que Moscú de alguna manera permitiría a los estadounidenses debilitar o de algún modo afectar la relación estratégica no oficial pero extremadamente fuerte entre Rusia y China. Además, los EE.UU. no tienen nada realmente interesante que ofrecer a los rusos de todos modos. ¿Por qué los rusos gastarían capital en un imperio que claramente se está muriendo cuando tienen una alianza extremadamente beneficiosa con una superpotencia en crecimiento? ¿Alguien en Washington DC piensa en serio que dos décadas de rabiosa rusofobia serán olvidadas de repente, o en que nadie en Rusia nunca confiaría en una palabra que salga de la boca de algún político estadounidense? Durante los últimos dos años Rusia ha luchando para prepararse para una guerra contra los EE.UU. y la OTAN. Ahora que el peligro de la presidencia de Hillary ha pasado casi por completo, sí – los rusos están encantados de que una guerra termonuclear se ha vuelto improbable. Pero nunca olvidarán lo cerca que estuvo y definitivamente no detendrán sus preparativos. Como máximo, retrasarán algo algunos programas, pero éso sería todo. Fundamentalmente Rusia continuará su rápido ritmo de desarrollo militar que, teniendo en cuenta la situación en Ucrania y en el Medio Oriente, es una buena decisión, independientemente de lo que hacen o dicen los estadounidenses.

Creo que puedo predecir con exactitud lo que hará Rusia durante los próximos cuatro años: Putin se reunirá con Trump y tratará de resolver con él todas las cuestiones pendientes entre los EE.UU. y Rusia tanto como sea posible (es decir, ¡suponiendo que los Neocons alrededor de Trump no lo torpedean todo antes de que empiece!). Si Trump quiere una solución razonable para Siria y Ucrania, lo conseguirá de los rusos. Si Trump se toma en serio el hecho de forzar a la CIA & Co. a dejar de usar Al Qaeda & Co., es decir, si Trump tiene intención de aplastar a Daesh, los rusos también lo ayudarán. Y si Trump quiere que los rusos le ayuden a asegurar un acuerdo para Israel y Palestina, o le ayuden a mediar un acuerdo con la RPDCN (República Popular Democrática de Corea del Norte, NdT), los rusos lo complacerían de nuevo. Pero lo que no se detendrá es el rearmado masivo de las fuerzas armadas rusas y los esfuerzos rusos para desvincular políticamente a la UE de los Estados Unidos. Éstos son objetivos estratégicos de Rusia que no serán afectados por los EEUU. Además, aunque durante los próximos cuatro años los Estados Unidos gasten mil millones de dólares en “defensa”, Rusia gastará mucho menos, pero obtendrá mucho más que Estados Unidos. ¿Por qué? Porque todo el complejo militar-industrial de Estados Unidos está corrupto hasta el hueso y las fuerzas armadas estadounidenses en un estado avanzado de decadencia.

Contrariamente a lo que piensan algunos patriotas rusos (y no rusos), Rusia es todavía mucho más débil que los Estados Unidos, pero está alcanzando un ritmo que los Estados Unidos no pueden igualar, Trump o no Trump, la relación de potencia entre los EE.UU. y Rusia edentro de cuatro años será aún más favorable a Rusia de lo que es ahora. Si los neoconservadores realmente piensan que de alguna manera pueden revertir o incluso afectar significativamente esta tendencia, están equivocados. Estados Unidos está cayendo y Rusia está subiendo, y nada puede detener este proceso.

El argumento más fuerte en favor de la tesis de Engdahl es este: mientras que los Neocons siempre han sido inteligentes y muy diligentes, no son muy brillantes y sólo pueden ver a corto plazo inmediato. Además, su arrogancia verdaderamente infinita siempre los lleva a la misma solución cuando se les presenta una crisis: doble la apiuesta. Y si eso no funciona, doble de nuevo. Y otra vez. Y otra vez. Esta es la razón por la que todos sus grandes planes primero parecen funcionar, pero luego, inevitablemente, se desploman, una y otra vez.

En este momento, no hay nada más estúpido y autodestructivo que los Estados Unidos pudieran hacer que doblar en todos sus fracasos, errores de cálculo y errores. Lo inteligente que se debe hacer es lo que Trump promete hacer: cambiar de rumbo, “drenar el pantano” en DC y salvar a Estados Unidos al renunciar al Imperio anglo-sionista. Espero que esto sea lo que significa el lema “hacer grande a América”: hacerlo grande abandonando el Imperio.

Mi intuición es que Trump es al menos parcialmente sincero, ¿cómo podríamos explicar el actual pánico Neocon de otra manera? Ellos parecen saber algo, que realmente les está asustando. ¿Podría ser que Trump es serio acerca de patearles el trasero colectivo de vuelta al sótano desde el que se arrastraron?

Dicho esto, por favor no concluyan que soy más optimista que Engdahl. No soy. Es sólo que mi miedo es diferente del suyo. El piensa que Trump es un fraude, mientras yo pienso que es improbable que Trump tenga la combinación correcta de inteligencia, fuerza de voluntad, valor, abnegación y patriotismo para purgar a los EE.UU. de la putrefacción Neocon. En pocas palabras – no creo que Trump sea el “Putin americano”. Además, creo que la elección de Pence como VP es indicativo de una esperanza profundamente equivocada por parte de Trump al creer que puede apaciguar a los neoconservadores.

Finalmente, intentemos darle sentido a la fobia absolutamente absurda y, francamente, irracional de Trump en contra de Irán. ¿No es ésa su tentativa de lanzar a los neoconservadores un hueso para masticar en la esperanza que lo dejarán enn paz si él “les da” Irán?

Una cosa es absolutamente cierta: si los estadounidenses atacan a Irán, cualquier acercamiento con Rusia se irá inmediatamente por las cañerías. No hay manera de que Trump pueda conseguir algún tipo de asociación con Rusia mientras amenaza a Irán. Otra contradicción en el supuesto plan Neocon.

Dios sabe que espero estar equivocado. Y, por supuesto, espero que Engdahl también esté equivocado. Los milagros suceden, y a veces los individuos aparentemente mediocres o vacilantes terminan mostrando una fuerza y ​​fuerza de voluntad que puede cambiar el curso de la historia. Pero creo que Engdahl está haciendo las preguntas correctas y sonando las advertencias correctas. Aunque es legítimo esperar un milagro, uno nunca debe olvidar que los milagros ocurren muy raramente y que es mucho más probable que no sucedan.

El Saker
En línea
jc
Mariscal
*

Karma: 684
Mensajes: 2817



« Respuesta #93 : 13 Diciembre 2016, 13:22:39 »


Rex Tillerson
Trump nombrará secretario de Estado al jefe de ExxonMobil, próximo a Putin
El ejecutivo petrolero Rex Tillerson afronta reticencias en el Senado, que debe confirmarle en el cargo

Marc Bassets
Washington 13 DIC 2016 - 09:51 CET   

Rex Tillerson, jefe del gigante petrolero Exxon Mobil y próximo al presidente ruso Vladímir Putin, es el elegido por el presidente electo Donald Trump para ocupar el cargo de secretario de Estado, según varios medios estadounidenses. Sin experiencia política pero con una amplia trayectoria internacional y contactos en los cuatro rincones del planeta, Tillerson afrontará un complicado proceso de confirmación en el Senado, donde sus vínculos con Rusia suscitan recelos entre los republicanos. El presidente-electo tiene previsto anunciar oficialmente el nombramiento este martes.
Tillerson con Putin en Sochi.

Tillerson, de 64 años, emergió por sorpresa la semana pasada en la competición por el cargo más delicado del gabinete: el encargado de representar a la nueva administración ante un mundo que ve con inquietud la llegada del republicano Trump a la Casa Blanca. El presidente y consejero delegado de Exxon Mobil, una empresa que, según su biógrafo oficioso, el periodista Steve Coll, funciona como un estado dentro del estado, acabó imponiéndose a candidatos más tradicionales como el excandidato presidencial Mitt Romney.

Tillerson, que ha hecho toda su carrera en ExxonMobil, recibió en 2013 la Orden de la Amistad de manos de Putin. Al frente de la multinacional energética, el nominado para el cargo de secretario de Estado reforzó la presencia en Rusia con una alianza con la petrolera estatal Rosneft.

Según amigos y socios de Tillerson citados por The Wall Street Journal, pocos ciudadanos de EE UU son tan próximos hoy a Putin como él. “Ha tenido más tiempo de interacción con Vladímir Putin que probablemente ningún otro americano con excepción de Henry Kissinger”, dijo hace unos días al Journal John Hamre, presidente del laboratorio de ideas Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales, en cuyo consejo de administración se sienta Tillerson.

Trump, que debe jurar el cargo del 20 enero, ha convertido la elección del secretario de Estado en reality show similar a los que presentó durante años en televisión. Por la Torre Trump de Manhattan desfilaban los aspirantes, y Trump los iba descartando o seleccionando para la siguiente ronda. Romney, considerado el favorito durante buena parte del proceso, topaban con el rechazo visceral de algunos afines a Trump que no olvidan que Romney fue uno de los críticos más severos del presidente-electo cuando era candidato.

La proximidad de Tillerson con Putin es significativa. Trump hizo campaña prometiendo mejorar las relaciones con Moscú. Intercambió elogios con el presidente ruso. Justificó la anexión de Crimea por Rusia en 2014 y dio a entender que, en caso de una agresión rusa contra los estados bálticos, que son miembros de la OTAN, EE UU no debería sentirse obligado a defenderlos. También animó a los rusos a piratear los correos electrónicos de su rival demócrata, Hillary Clinton. Después dijo que era una broma.

En octubre los jefes de los servicios de inteligencia estadounidenses dijeron, en un comunicado, que Rusia se encontraba detrás de la difusión de correos electrónicos del Partido Demócrata y de los asesores de Clinton. Y la semana pasada, The Washington Post reveló que la CIA había concluido que el objetivo de la interferencia rusa en la campaña era favorecer a Trump.

Tillerson se opone a las sanciones que EE UU y sus aliados de la UE impusieron a Rusia tras la anexión de Crimea, sanciones que han perjudicado sus negocios en este país.

Destacados senadores republicanos como John McCain o Marco Rubio han manifestado su escepticismo ante la nominación de Tillerson al Departamento de Estado. Sumados a los demócratas, podrían tener suficiente fuerza para veterla.

La voluntad de Trump de aproximarse a Rusia choca con la línea que ha mantenido el Partido Republicano en los últimos años. En un mensaje en la red social Twitter el lunes por la mañana, Rubio escribió: "Ser amigo de Vladímir no es un atributo que espero ver en un secretario de Estado".

La ventaja de Tillerson es su experiencia empresarial y su red de contactos. En algunos países, como ha escrito Coll, los directivos de ExxonMobil son más poderosos que el secretario de Estado. El libro de Coll, Imperio privado. ExxonMobil y el poder americano, sostiene la tesis de que la petrolera, heredera directa de la Standard Oil de Rockefeller, actúa como un estado, con su política exterior y económica, e incluso su propia política de derechos humanos.

ExxonMobil ha afrontado en las últimas décadas numerosas críticas por los efectos de sus negocios en el medioambiente, desde el vertido del barco Exxon Valdez en las costas de Alaska, en 1989, a su papel en la financiación de grupos que cuestionaban los efectos humanos en el cambio climático. Con Tillerson al frente, ExxonMobil ha aceptado la realidad del cambio climático. Las críticas se centran en el hecho de que, durante décadas, lo ocultó a sabiendas de que existía, al estilo de las tabacaleras que publicitaban los beneficios del tabaco aun sabiendo que era perjudicial para la salud.

"Durante más de un cuarto de siglo la compañía intentó engañar a los políticos y al público sobre las realidades del cambio climático, protegiendo sus beneficios a costa de un daño inmenso a la vida de este planeta", escriben en un artículo reciente David Kaiser y Lee Wasserman. Kaiser es descendiente de los Rockefeller, que hicieron su fortuna con Standard Oil y que ahora combaten a la petrolera.

Fuentes citadas por el diario Politico aseguran que fueron dos figuras centrales del establishment republicano, Robert Gates y Condoleezza Rice, quienes recomendaron a Trump nombrar a Tillerson. Gates fue secretario de Defensa con los presidentes George W. Bush y con Barack Obama. Rice, con Bush. Ambos trabajan como consultores para ExxonMobil, según Politico.

Tillerson es una figura atípica para dirigir el Departamento de Estado, aunque no el primero en proceder del sector empresarial. George Schultz era directivo de Bechtel Group antes de ser nombrado en 1982 en el cargo por Ronald Reagan. En 1961 John Kennedy nombró a otro reconocido hombre de empresa, Robert McNamara, presidente de la Ford, como secretario de Defensa.


INTERESANTE NOTICIA. Habra que ver como se desarrollan los acontecimientos. El Peterski parece muy seguro de sus jugadas...cada vez esta mas cerca de doblegar a la OTAN y al partido antiruso de la UE. Seria una victoria muy importante que los yankees dejaran las manos libres a Rusia en Europa....A cambio de qué es la cuestión. Personalmente creo que a cambio de poco. Los FUFA hoy por hoy no estan en condiciones de pedir mucho. Mas bien al contrario....Veremos Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Muchas cosas hay en el mundo que tendrán que ser destruidas a sangre y fuego (Lenin 1915)
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #94 : 19 Diciembre 2016, 05:05:19 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

-------------------------------

Published 18 December, 2016 by Comunidad Saker Latinoamérica
Pánico y agonía del Neocon
Esta columna fue escrita para la Unz Review: Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Hay claros indicios de que los neocons que dirigen el Imperio anglo-sionista y su “estado profundo” se encuentran en un estado cercano al pánico y sus acciones indican que están realmente aterrorizados.

El frente doméstico

En el frente doméstico, los Neocons han recurrido a todos los posibles trucos sucios del libro para tratar de evitar que Donald Trump llegue a la Casa Blanca:

Organizando disturbios y manifestaciones (algunas pagadas con el dinero de Soros)
Animando a los partidarios de Hillary a rechazar el resultado de las elecciones (“no es mi Presidente”)
Intentando amenazar a los electores y hacer que votaran por Hillary o no votaran en absoluto
Intentando convencer al Congreso para que rechazara la decisión del Colegio Electoral y
Ahora están tratando de anular las elecciones arguyendo la sospecha de que los hackers rusos (aparentemente todopoderosos) han comprometido el resultado de la elección (aparentemente incluso en los estados donde se usaron boletas de papel) y la han robado a favor de Trump.
Esto realmente es un desarrollo sorprendente, especialmente teniendo en cuenta cómo Hillary atacó a Trump por no prometer reconocer el resultado de las elecciones. Ella dijo específicamente que la falta de garantías de Trump para reconocer el resultado pondría en peligro la base misma de la estabilidad del sistema político estadounidense y ahora ella y sus partidarios están haciendo todo lo posible para hacer todo eso mkismo, para arrojar todo el proceso electoral a una crisis importante sin posibilidad de un camino claro hacia su resolución. Algunos dicen que los demócratas están arriesgando una guerra civil. Considerando que varios congresistas republicanos claves han dicho que apoyan la noción de una investigación sobre el cuento de hadas de los “hackers rusos”, siento que los republicanos están haciendo exactamente lo mismo, que esto no es una cuestión demócrata vs republicana, sino del “profunda Estado contra el pueblo de los EEUU “.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que ninguna de estas tácticas va a funcionar. Así que esto plantea la cuestión de si los neoconservadores son estúpidos, si acaso creen que pueden tener éxito o cuál es su verdadero objetivo.

Supongo que ante todo lo que está ocurriendo ahora es lo que siempre sucede cuando los neoconservadores se encuentran con grandes problemas: apuestan el doble.

Otra vez. Y otra vez. Esa es una de las características clave de su composición psicológica: no pueden aceptar la derrota o, menos aún, que están equivocados, de modo que cada vez que la realidad alcanza sus delirios ideológicos, automáticamente duplican la apuesta. Aun, puede que racionalicen este comportamiento con una combinación de esperanza de que tal vez alguno de estos trucos pueda funcionar, con la fuerte necesidad de hacer tanto daño al Presidente-Elect Trump antes de que éste asuma su cargo. Nunca subestimaré la viciosa ansia de venganza de estas personas.

Lo que es bastante alentador es la reacción de Trump a todo esto: después de largas deliberaciones al parecer decidió nombrar a Rex Tillerson como su Secretario de Defensa. Desde el punto de vista del Neocon, si acaso el general Michael Flynn les parecía malo, entonces Tillerson es realmente una abominación apocalíptica: ¡el hombre ha recibido la orden de “Amigo de Rusia” de manos del mismísimo Vladimir Putin!

Vladimir Putin and Rex Tillerson

Vladimir Putin and Rex Tillerson

¿Trump no se habrá dado cuenta de lo provocativa que resultaría esta nominación y cómo sería recibida por los neoconservadores? Por supuesto que lo hizo! Ésa fue una decisión totalmente deliberada de su parte. De ser así, entonces este es un signo muy, muy bueno.

Podría estar equivocado, pero tengo la sensación de que Trump está dispuesto a aceptar el desafío del Neocon y que él va a luchar contra ellos. Por ejemplo, su reacción a las acusaciones de la CIA sobre piratas informáticos rusos fue muy reveladora: recordó a todos que “son las mismas personas que dijeron que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva”. Creo que ahora es una apuesta segura decir que tan pronto como Trump tome el control, rodarán las cabezas de los jefes de la CIA.

[Aparte: ¿acaso no es sorprendente que la CIA ofrezca su opinión acerca de un supuesto hackeo ruso durante las elecciones en los EE.UU.? ¿Desde cuándo la CIA tiene experiencia en lo que ocurre dentro de los Estados Unidos? Pensé que la CIA era sólo una agencia de inteligencia extranjera. ¿Y desde cuándo la CIA se involucra en la política interna de Estados Unidos? Sí, por supuesto, los observadores expertos en los Estados Unidos siempre han sabido que la CIA era un actor clave en la política estadounidense, pero ahora parece que la Agencia no tiene el menor reparo en confirmar esto abiertamente. No creo que Trump tenga las agallas y los medios para hacerlo, pero, francamente, sería mucho mejor disolver completamente la CIA. Por supuesto, eso podría hacer triunfar a Trump – buscar pleito con la Fed y la CIA son dos crímenes imperdonables en los Estados Unidos – pero Trump ya se ha arriesgado mucho de todos modos, así es que también podría golpear primero].

En el frente externo

En el frente externo, el mayor desarrollo es la liberación de Alepo por las fuerzas sirias. En ese caso nuevamente, los Neocones trataron de duplicar la apuesta: hicieron todo tipo de afirmaciones totalmente infundadas sobre ejecuciones y atrocidades, mientras que la BBC, siempre tan dispuesta a ubicarse en la línea correcta, publicó un artículo sobre cuán similar es la situación en Alepo a lo que ocurrió en Srebrenica. Por supuesto, hay una forma en la que los acontecimientos en Alepo y Srebrenica son similares: en ambos casos los Takfiris respaldados por Estados Unidos perdieron y fueron derrotados por las fuerzas gubernamentales y en ambos casos Occidente desató una guerra de propaganda descarada para tratar de convertir la derrota de los militares de sus proxies en una victoria política para sí mismos. En cualquier caso, el último esfuerzo en la trinchera de la propaganda  fracasó y no pudo prevenir lo inevitable y Alepo fue completamente liberada.

Pero el Imperio obtuvo un éxito: con el hecho de que las fuerzas extranjeras aliadas de los sirios (Hezbollah, Pasdaran iraní, Spetsnaz ruso, etc.) se concentraran alrededor de Alepo, los Takfiris respaldados por Estados Unidos lograron romper la voluntad de los sirios, muchos de los cuales aparentemente huyeron presas del pánico, y primero rodearon y luego eventualmente reocuparon Palmyra. Este será un éxito de corta duración, ya que estoy completamente de acuerdo con mi amigo Alexander Mercouris que dice que Putin pronto liberará Palmyra una vez más, pero hasta que esto suceda la reocupación de Palmyra es un asunto bastante embarazoso para los sirios, iraníes y rusos.

Me parece muy poco probable que el movimiento de Daesh hacia Palmyra no haya sido detectado por las diversas agencias de inteligencia sirias, iraníes y rusas (al menos una  fuente informó que los satélites rusos lo habían detectado) y concluyo que se tomó una decisión deliberada de sacrificar temporalmente Palmyra para finalmente liberar Aleppo. ¿Fue la decisión correcta?

Definitivamente, sí. Contrariamente a la propaganda occidental, Alepo, y no Raqqa, siempre ha sido la verdadera “capital” de los terroristas respaldados por Estados Unidos. Raqqa es una ciudad relativamente pequeña: 220,000 habitantes versus 2,000,000 de Aleppo, lo que hace a Aleppo unas diez veces más grande que Raqqa. En cuanto a la pequeña Palmyra, su población es de 30.000+. Por lo tanto, la elección entre luchar para tapar los agujeros en las defensas sirias alrededor de Palmyra y liberar Aleppo fue una obviedad. Ahora que Aleppo ha sido liberada, la ciudad tiene que ser asegurada y grandes esfuerzos de ingeniería deben hacerse con el fin de prepararlo para un siempre posible contraataque del Takfiri. Pero una cosa es volver a tomar una pequeña ciudad del desierto y otra muy diferente es volver a tomar un gran centro urbano. Yo personalmente dudo mucho que Daesh & Co. alguna vez lograrán el control de Aleppo nuevamente. Algunos neoconservadores parecen estar tan enfurecidos por esta derrota que ahora están acusando a Trump de “apoyar a Irán” (¡ojalá lo hiciera!).

La pequeña Palmyra recibió una doble función por parte del esfuerzo de propaganda Neocon: eclipsar la victoria “rusa” (no era sólo “rusa”, en absoluto, pero eso no importa) en Alepo y confundir la derrota de los “Estados Unidos” (no sólo de los “EE.UU.”, en absoluto, pero eso no importa)  en Mosul. Una tarea difícil para la pequeña ciudad del desierto y no es de extrañar que este intento  también fracasara: la coalición liderada por EE.UU. en Mosul  parece casi tan débil como la coalición de plomo rusa se ve fuerte en Alepo.

Cualquier comparación entre estas dos batallas es simplemente vergonzosa para Estados Unidos: no sólo las fuerzas respaldadas por Estados Unidos no lograron liberar a Mosul de Daesh & Co. sino que incluso no han cercado la ciudad e incluso alli han avanzasado y logrado penetrar más allá de sus suburbios más alejados. Hay muy poca información procedente de Mosul, pero después de tres meses de combate toda la operación para liberar a Mosul parece ser un abyecto fracaso, al menos por el momento. Espero sinceramente que una vez que Trump asuma el cargo, finalmente aceptará trabajar no sólo con Rusia, sino también con Irán, para finalmente sacar a Daesh de Mosul. Pero si Trump cumple su promesa de que AIPAC y el resto de la pandilla del lobby de Israel continúen hostigando y amenazando a Irán, los Estados Unidos básicamente pueden olvidar cualquier esperanza de derrotar a Daesh en Irak.

Presa de la desesperación y el despecho, la propaganda estadounidense vilipendió a Rusia por el asesinato de civiles en Alepo, evitando enérgicamente cualquier mención de víctimas civiles en Mosul. Pero entonces, la misma máquina de propaganda que se burlaba del color del humo que salía de los motores del portaaviones ruso, el Almirante Kuznetsov (sugiriendo que estaba a punto de derrumbarse) tuvo que comer pastel de humildad cuando fue la marina más caro y el más nuevo destructor, el USS Zumwalt, el que se despedazó en el canal de Panamá y tuvo que ser inmovilizado, mientras que el Kuznetsov siguió haciendo un muy buen trabajo apoyando las operaciones rusas en Siria.

Una y otra vez, la máquina de propaganda anglo-sionista no ha podido ocultar los vergonzosos hechos sobre el terreno y ahora parece claramente que toda la política estadounidense para el Medio Oriente está en total desorden y que los neoconservadores están tan perdidos como desorientados.



La cuenta regresiva hasta el 20 de enero

Es bastante obvio que el reinado del Neocon está llegando a su fin, en un clímax de incompetencia, histéricamente señalando con el dedo buscando culpables, haciendo intentos inútiles de prevenir lo inevitable y peleándose desesperadamente para ocultar la magnitud del abyecto fracaso, al que las políticas inspiradas en Neocon han dado lugar. Obama pasará a la historia como el peor y más incompetente Presidente de la historia de Estados Unidos. En cuanto a Hillary, será recordada como la peor secretaria de Estado de Estados Unidos y el candidato presidencial más inepto de la historia.

A la luz del hecho de que los neoconservadores siempre han fallado en todo lo que han intentado, me inclino a creer que probablemente también fracasarán en previr que Donald Trump sea juramentado. Pero hasta el 20 de enero de 2017 aguantaré la respiración por temor a que personas verdaderamente aún más dementes que éstas puedan llegar a aparecer.

En cuanto a Trump, todavía no puedo comprenderlo. Por un lado, nomina a Rex Tillerson en lo que parece ser un mensaje deliberado de desafío contra los neoconservadores, mientras que por otro lado sigue tratando de apaciguar a la pandilla del lobby de Israel eligiendo a un sionista rabioso de la peor clase, David M. Friedman , como próximo embajador estadounidense en Israel. Aún peor que eso, Donald Trump todavía no parece estar dispuesto a reconocer el hecho innegable de que los EE.UU. nunca derrotarán a Daesh mientras la postura anti-iraní de los Neocons no sea reemplazada por una verdadera voluntad de involucrar a Irán y aceptarlo como socio y aliado.

En este momento la retórica de Trump simplemente no tiene sentido: quiere hacer amistad con Rusia mientras antagoniza a China y quiere derrotar a Daesh mientras amenaza a Irán de nuevo. Esto es locura. Sin embargo, estoy dispuesto a darle el beneficio de la duda, pero alguien seguro necesita educarlo sobre las realidades geopolíticas que hay antes de que también acabe haciendo un desastre total de la política exterior de EE.UU.

Y sin embargo, todavía tengo una pequeña esperanza.

Mi esperanza es que las últimas payasadas de los Neocons serán suficiente para exasperar e incluso enfurecer a Trump al punto de renunciar a sus inútiles intentos de apaciguarlos. Sólo al involucrarse en una política sistemática de “des-neoconización” del establishment político estadounidense Trump tendrá alguna esperanza de “volver a hacer América grande otra vez”. Si el plan de Trump es apaciguar a los neoconservadores el tiempo suficiente para ser juramentado y hacer que sus hombres sean aprobados por el Congreso. Entonces él todavía tiene una posibilidad de salvar a los EE.UU. de un colapso catastrófico, pero sólo mientras él permanezca resuelto a ponerse duro con los Neocons una vez en el poder. Si su esperanza es distraer a los neoconservadores para apaciguarlos en asuntos secundarios o menores, entonces sus esfuerzos están condenados al fracaso y seguirá el mismo camino que Obama, que al menos superficialmente, al principio parecía ser un candidato no-Neocon y que Terminó siendo una marioneta Neocon total (en 2008 los Neocons habían puesto sus apuestas sobre McCain y sólo se infiltraron en la Administración Obama una vez que McCain fue derrotado).

De una forma o de otra, nos dirigimos a una crisis, la única cuestión abierta es si los Estados Unidos saldrán de esta crisis liberados o condenados.

El Saker
En línea
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #95 : 10 Enero 2017, 05:29:47 »

Wikileaks publica más correos y documentos de Hillary Clinton en formato pdf.

300 páginas.
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #96 : 17 Enero 2017, 03:09:47 »

Comienza a moverse el Deep State...
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
No parece muy conspiranoico no...

EL ADOLESCENTE QUE HACKEÓ EL CORREO DEL DIRECTOR DE LA CIA LE DICE CÓMO LO HIZO.

Un hacker que afirma haber vulnerado  la cuenta de correo del director de la CIA John Brennan dice que tuvo acceso haciéndose pasar por un trabajador de Verizon para engañar a otro empleado para que le  revelasen información personal del jefe de espionaje.

El uso de la información, como los cuatro dígitos de la tarjeta de banco de Brennan fue la clave. El hacker y sus colaboradores fueron capaces de restablecer la contraseña de su cuenta de AOL en varias ocasiones, tantas como el jefe de espionaje luchó para recuperar el control de la misma.

El New York Post informó de los hechos después de que el pirata informático se pusiera en contacto con el periódico la semana pasada. Los piratas informáticos describen cómo fueron capaces de acceder a documentos gubernamentales confidenciales almacenados como archivos adjuntos en la cuenta personal de Brennan ya que el jefe de inteligencia los había remitido desde su correo electrónico del trabajo.

Los documentos  incluyen la aplicación de 47 páginas sensibles SF-86 que Brennan había almacenado a fin de obtener su autorización de seguridad del gobierno de alto secreto. Millones de aplicaciones SF86 se obtuvieron recientemente por los hackers que entraron en redes pertenecientes a la Oficina de Administración de Personal . Las aplicaciones, que son utilizadas por el gobierno para llevar a cabo una verificación de antecedentes, contienen una gran cantidad de datos sensibles no sólo sobre los trabajadores que buscan autorización de seguridad, sino también de sus amigos, cónyuges y otros miembros de la familia. También se incluyen los antecedentes penales, registros psicológicos e información sobre el uso de drogas en el pasado, así como información potencialmente sensible acerca de las interacciones entre el solicitante y la información de nacionales-extranjeros que pueden ser utilizados en contra de los ciudadanos en su propio país.

El hacker, que dice ser menor de 20 años de edad, dijo a Wired que no estaba trabajando solo, sino que él y otras dos personas más colaboraron  en la vulneración de esa brecha de seguridad. Dice que primero hicieron una búsqueda inversa del número de teléfono móvil de Brennan para descubrir que era un cliente de Verizon. Entonces uno de ellos se hizo pasar por un técnico de Verizon y llamó a la compañía pidiendo información sobre la cuenta de Brennan.


"[W]  les dijo que trabajaba para Verizon y tenemos un cliente de devolución de llamada programada", dijo a Wired. La persona que llamó dijo a Verizon que no pudo acceder a la base de datos de clientes de Verizon por su cuenta debido a que "nuestras herramientas estaban abajo."

Después de proporcionar al empleado de Verizon con un VCode-un código único empleado fabricado el que dice Verizon asigna empleados-consiguieron la información que estaban buscando. Esto incluye el número de cuenta de Brennan, su PIN de cuatro dígitos, el número móvil de reserva en la cuenta, dirección de correo electrónico de AOL de Brennan y los últimos cuatro dígitos de su tarjeta bancaria.

"[A] después de conseguir esa información, que se llama AOL y dijo que estábamos encerrados fuera de nuestra cuenta de AOL," dijo. "Hicieron preguntas de seguridad como el último 4 de [el banco] tarjeta y conseguimos que a partir de Verizon, así que les dijo eso y que se restablezca la contraseña." AOL también preguntó por el nombre y número de teléfono asociado a la cuenta, todos los cuales los hackers habían obtenido de Verizon.

El 12 de octubre, que tuvieron acceso a cuenta de correo electrónico de Brennan, donde leyeron varias docenas de correos electrónicos, algunos de ellos que Brennan había enviado desde su dirección de trabajo del gobierno y de la que contiene archivos adjuntos. El pirata informático proporcionado con cable con dos direcciones de AOL Brenann y la dirección de obra de la Casa Blanca se utiliza para reenviar el correo electrónico a esa cuenta.

Entre los archivos adjuntos era una hoja de cálculo que contiene los nombres y números de la Seguridad Social algunos de ellos por funcionarios de inteligencia estadounidenses y una carta del Senado pidiendo la CIA para detener su uso de técnicas de interrogatorio severas que es, su uso como tácticas de tortura.


Estos documentos parecen provenir de 2009. The Associated Press ha especulado que la hoja de cálculo podría ser una lista de invitados que estaban visitando la Casa Blanca ese año, cuando Brennan fue asesor antiterrorista del presidente Obama.

Los hackers publican imágenes de algunos de los documentos en su cuenta de Twitter, @phphax. Entre los artículos publicados  hay links a un archivo de los hackers donde muestran partes de la lista de contactos de Brennan, así como un registro de las llamadas telefónicas por el ex director adjunto de la CIA Avril Haines. También publican una página reducida de la hoja de cálculo.

Los piratas mantuvieron hackeada la cuenta de Brennan durante tres días antes de que se  desactivase el viernes pasado.

"No parece que toda la información clasificada fuese hackeada, se accedió a" su parte .. pic.twitter.com/tOSlMtS3Ly


El 16 de octubre, el hacker Twitter que Brennan había eliminado su cuenta de AOL después de haberle notificado de la infracción.

Bueno, John Brennan borra su correo electrónico porque nos mantenían pajas LOL pic.twitter.com/1QbGblEPQz

- Cracka (@phphax) 16 de de octubre de, el año 2015

El hacker dijo a Wired que Brennan había tratado de acceder a la cuenta y no pudo.

Le dijo a Wired que Brennan reestableció la contraseña, y la secuestró de nuevo. "[H] e llevó de nuevo acceso y nos re-secuestrada ella. Eso pasó 3 veces, "dijo.

Así que llamaron al  número de teléfono móvil de Brennan, con  el uso de VoIP, y le dijeron que había sido hackeado. La conversación fue breve.

"[E] s era como 'Hey, .... su CWA '. Él era como "¿Qué quieres? ' Dijimos '2 billones de dólares hahhaa, bromeando' ", relató el hacker en WIRED.

Brennan respondió: "¿Cuánto es lo que realmente quieres?"

Le dijeron a Brennan "Sólo queremos que Palestina sea libre y para que deje de matar a personas inocentes."


Además de la cuenta de AOL de Brennan, los piratas informáticos también irrumpieron en la cuenta de Comcast de la secretaria de Seguridad Nacional de Jeh Johnson.

La noticia de la violación, por supuesto, viene en medio de otro escándalo que involucra el correo electrónico de Hillary Clinton, que ha sido objeto de críticas por meses y fue realizado sobre una cuenta de servidor de correo electrónico y privada que mantenía para hacer el trabajo oficial. Clinton ha sido acusado de mantener el servidor para evitar solicitudes de registros públicos relacionados con su dirección de correo electrónico del gobierno.

No está claro si Brennan estaba usando su correo electrónico personal para llevar a cabo negocios con el gobierno o si se utiliza simplemente para almacenar correo electrónico de vez en cuando y los documentos de su cuenta de trabajo.

La brecha , utilizando técnicas de ingeniería social para obtener información de soporte técnico, es una reminiscencia "épica" de la que sufrió quien dirige WIRED,  el ex escritor Mat Honan . En ese caso, el soporte técnico de Apple dio a un hacker llamado ....  acceso a la cuenta de iCloud de Honan, y el soporte técnico de Amazon le dio la capacidad de ver los últimos cuatro dígitos del número de la tarjeta de crédito de Honan que  el hacker usó para tener acceso a la cuenta de iCloud de Honan, y que a su vez dio lugar a que el hacker obtuviera acceso a una serie de otras cuentas.
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Edito este mensaje para explicar que está noticia es de 2015, pero la traigo a "actualidad" para incidir sobre el papel del hacktivismo como desestabilizador político... Ron Paul dice que hay "purgas" en la CIA en otro artículo que leí el otro día.
(No hay nada seguro...).


« Última modificación: 17 Enero 2017, 17:52:25 por Bulgakov » En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
Dzhanibekov
Colaborador portal RKKA
General Mayor
*

Karma: 385
Mensajes: 1299



« Respuesta #97 : 20 Enero 2017, 21:07:23 »

Ya tenemos nuevo POTUS.
En línea
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #98 : 22 Enero 2017, 05:08:47 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

análisis de saker sobre dircurso de trump
En línea
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 959
Mensajes: 3772



WWW
« Respuesta #99 : 23 Enero 2017, 00:39:42 »


 Ole mi Donald:

 "Estoy con vosotros en un 1.000%. El motivo por el que sois mi primera visita es que estoy embarcado en una guerra con los medios. Están entre los seres humanos más deshonestos de la tierra", en la sede la CIA dijo Trump, que alternó el tono jocoso con el combativo. Entre el público se oían risas.

 Solo con esto ya ha mejorado al seminegro demagogo...


  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Pablo Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. Iosif V. D. Stalin

¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla! Fidel Castro Ruz
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #100 : 24 Enero 2017, 05:58:09 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

------------------------------------------------

¿LA HORA DE LOS PUEBLOS?


23.01.2017
Argentina
Gabriel Fossa
La élite financiera mundial sabe muy bien que no puede haber un gobierno del pueblo y para el pueblo, de corte nacionalista, o la tan famosa palabra que está de moda, populista, donde éste protege a su pueblo, su territorio, su cultura, su moneda, y sus empresas; esto es intolerable para los dueños del mundo.

La élite ya tiene su fábrica de bienes, con más de mil cuatrocientos millones de chinos produciendo, donde una dictadura "comunista capitalista" establece los mandatos de Londres.

Para la élite de la City, el pueblo norteamericano siempre fue su enemigo, cuando lograron la independencia de las 13 colonias británicas, las recuperó en forma invisible con sus relaciones de sangre y cooptación en las universidades, creando luego el CFR.

EEUU pasaba a ser el gendarme de la City peleando guerras para la corona británica y sus mercaderes de Venecia.

El pueblo norteamericano está endeudado en más de 16 veces su PBI, donde el dólar es mantenido a fuerza por la USAF o mejor dicho por la City. En EEUU hay 90 millones de pobres, casi no tienen industrias, y en donde tampoco hay que olvidarse que la FED es un holding de bancos privados, por ende no es un ente estatal.

La City ya tiene su nueva moneda global, que es el yuan chino, donde ese dinero tiene el respaldo en bienes y trabajo genuino, donde ellos utilizarán esas divisas para endeudar en este nuevo escenario mundial cobrando un interés sobre deuda prestada.

El imperio británico invisible (Commonwealth), y la City, es el que está digitando todo esto, ya que no le importa sacrificar una vez más a su colonia Norteamérica.

Por algo Gran Bretaña sale de la Comunidad Europea, sabiendo que el euro tiene los días contados, por ende la Comunidad Europea también tiene los días contados.

La balcanización de la Comunidad Europea, en donde tendrán que enfrentar todo tipo de situaciones de reacomodamiento en lo económico y político, esto es, estableciendo nuevamente las fronteras, el fin del euro, y volverán las monedas soberanas como la lira, la peseta, el franco, el marco alemán, etc.

Europa tendría que alinearse con Rusia para su supervivencia, en donde ya sabe por experiencia, que los atlantistas, EEUU hasta ahora, Gran Bretaña e Israel,son sus enemigos existenciales.

Europa estará nuevamente a la deriva por haber sido sometida por caprichos de los atlantistas y mercaderes de la City, finalizada la segunda guerra mundial.

Trump le declara la guerra económica a China, pero en realidad se la está declarando a la City, ya que China es el taller del liberalismo económico.

Todos, absolutamente todos los presidentes norteamericanos que se desviaron de los mandatos de la élite, fueron asesinados.

Abraham Lincoln, William McKinley, John F. Kennedy, los demás son "dudosos".

Donald Trump patea el tablero y pronuncia un discurso patriótico para el pueblo, donde establece que el poder, que está en Washington, no es del pueblo, y que sus ganancias no son las del pueblo, y dice:

"Sacaremos el poder de Washington y lo trasladaremos al pueblo norteamericano".

Hasta ahora sólo son palabras, hay que verlo caminar, como dice el refrán.

La élite ya tiene su plan trazado, si Donald Trump hace los cambios que prometió le sucederá como a los demás presidentes que no lograron terminar su mandato, habrá un estallido social, campos de concentración, anulación de garantías constitucionales, toque de queda, y seguramente una guerra civil.

¿Por qué puede suceder esto? Porque el ciudadano medio norteamericano ya no quiere más ser esclavo de la élite y está fuertemente armado, y le élite lo sabe y se adelantará.

El Nuevo Orden Mundial no acepta estados soberanos.

Todos tienen que estar endeudados,con un índice de pobreza del 40% o más, dejarse saquear sus recursos naturales, y abrir las importaciónes de China.

La humanidad se encuentra en un camino sin salida, la élite o los pueblos.

Gabriel Fossa es analista Político. Dirigente de Unidos x Perón.

 
En línea
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #101 : 25 Enero 2017, 01:16:45 »

Dejo este artículo que es de los que seguro que le gusta a Rusoski. Nos describe más o menos por dónde van a ir los tiros.

Trump buscará una alianza con Rusia para frenar a China y dominar Eurasia.

China es la principal potencia económica mundial en torno a la cual giran todas las estrategias geopolíticas de los demás países y regiones del mundo, especialmente desde EE.UU. y Europa. Su alianza integral con Rusia – ambos miembros y líderes de los BRICS – está quebrando el viejo Orden Mundial unipolar implantado tras la Segunda Guerra Mundial y removiendo los cimientos donde se asientan desde hace décadas los centros del poder económico mundial [1]. El viejo eje político-financiero de influencia global EE.UU.-Unión Europea ha cedido su protagonismo al nuevo eje eurasiático Rusia-China. Lo visto en el último Foro Económico de Davos (2017) confirma esta realidad y ha evidenciado que China es ahora el máximo exponente de la Globalización y el Libre Comercio mundial, desplazando a EE.UU. de esa posición ahora que su nuevo presidente parece apuntar en otra dirección.

La llegada de Donald Trump a la presidencia, así como la salida de Reino Unido de la UE tras el Brexit (apoyado por la Corona británica y la City de Londres [2]) o la derrota de la OTAN-CCG y sus terroristas en Siria, son acontecimientos que aceleran y confirman el fin de esa hegemonía unipolar de EE.UU. y la llegada de ese nuevo Orden Mundial multipolar donde las potencias Occidentales ya no tienen la última palabra. Esto a su vez explicaría la peligrosa escalada militar de la OTAN en el este de Europa [3] y el despliegue militar estadounidense en el Mar de la China Meridional [4], o el incremento de las sanciones contra Rusia y los desesperados ataques mediáticos lanzados contra Putin y contra el propio Donald Trump que estamos viviendo en las últimas semanas.

El nuevo presidente de Estados Unidos pretende establecer nuevas relaciones con Rusia y alcanzar acuerdos que rebajen la tensión entre ambos países. Esto, supuestamente, significa que se eliminarían las sanciones económicas y la escalada militar contra Rusia. En varias ocasiones Trump ha dejado claro que su intención en política exterior pasa por abandonar los “cambios de régimen” impulsados por las gobiernos imperialistas anteriores, para centrarse en el desarrollo de la infraestructura interna de su país. Nada negativo que decir ante esta declaración de principios, sin duda. Pero ni Donald Trump es el nuevo Fidel Castro ni las grandes corporaciones que están detrás de él (Goldman Sachs, Exxon-Mobil, General Dynamics, etc.) han sufrido un repentino ataque de humanismo y de ética antibelicista. Más bien su llamada al diálogo y al acuerdo con Rusia  esconde una estrategia encaminada a debilitar y aislar a China.

EE.UU. sufre un insostenible déficit comercial con respecto a China. En los últimos 10 años ese déficit comercial se ha multiplicado hasta representar casi la mitad de todo el déficit comercial de EE.UU. China, además, posee un 15% de deuda pública de EE.UU. La consecuencia directa de esta llegada masiva de productos fabricados en China es la deslocalización de miles de empresas estadounidenses en los últimos años, cuyas desastrosas consecuencias para las clases trabajadoras propiciaron posteriormente la victoria electoral de un astuto Donald Trump que comprendió dónde estaba el problema y cuál era el mensaje que debía enviar a esos trabajadores y desempleados víctimas de la globalización capitalista. Este déficit comercial y el aumento de la deuda externa, unido a una previsible subida de los tipos de interés de los bonos públicos por parte de la Reserva Federal, pone en serio peligro la estabilidad del Dólar y de la economía de EE.UU. Estos y otros factores explican, en parte, porqué China está en el punto de mira del nuevo gobierno estadounidense [5].

Donald Trump necesita frenar el crecimiento y la expansión de China, que ha desplazado a EE.UU. como la primera potencia comercial y económica mundial y paradigma del Libre Comercio y la Globalización capitalista. Y para ello Trump pretende utilizar a Rusia, separándola de China y quebrando el bloque político-económico euroasiático que ambos lideran. Esta parece una tarea surrealista si observamos los fuertes lazos que unen a Rusia con China, pero la situación de debilidad de EE.UU. no le permite evaluar muchas más opciones, salvo que recurra a la fuerza militar que nos conduciría a una Tercera Guerra Mundial. Descartada esta opción tras la derrota de Hillary Clinton, el equipo de Trump intentará a través de las negociaciones con Moscú acercar a Rusia a su terreno, siguiendo una estrategia opuesta a la seguida por Obama que fue un fracaso.

¿Y qué puede ofrecer EE.UU. a Rusia para tratar de persuadirlo y que traicione sus compromisos con China?

En primer lugar, el nuevo gobierno de EE.UU. podría ofrecer a Rusia un acuerdo para luchar realmente contra el terrorismo yihadista (y no seguir apoyando al terrorismo como se ha hecho hasta ahora desde Washington), algo que Trump ya declaró en varias ocasiones. También un acuerdo de no injerencia en Siria respetando la soberanía del país, lo que se traduce en aceptar la legitimidad de Bashar de Al Assad como presidente del país. Además podría rebajar la tensión en el este de Ucrania, forzando al régimen de Kiev al cumplimiento de los acuerdos de Minsk, así como el reconocimiento de Crimea como parte legítima de Rusia. Se podría esperar también un retroceso de la escalada militar de la OTAN frente a sus fronteras. Y por supuesto eliminar las sanciones económicas, comerciales y financieras, que en lugar de aislar a Rusia incentivaron la implementación de acuerdos de Moscú con otras naciones y regiones euroasiáticas, fortaleciendo así su relación con China y su influencia en Eurasia. Como ejemplo de ello, el hecho de que la República Islámica de Irán se vaya a incorporar a la Organización de Cooperación de Shanghái (India y Pakistán también han decidido incorporarse próximamente a la OCS). China- Rusia-Irán forman actualmente un eje estratégico (bajo la nueva “Ruta de la Seda” [6]) que trae de cabeza a los poderes económicos y políticos occidentales. Incluso Rusia e Irán estarían pensando en abandonar el Dólar para realizar sus operaciones comerciales, algo a lo que sin duda se uniría China. La amenaza de sanciones por parte de Washington y sus lacayos ya no asusta a nadie; son un arma de doble filo que puede volverse contra ellos mismos.

Rusia es una potencia mundial de primer orden a todos los niveles. Es un Estado soberano que sigue una política independiente en función de sus intereses, y que es capaz de frenar el poderío militar, político, institucional y mediático de EE.UU., como acaba de demostrar en Siria. Resulta impensable que sus dirigentes puedan caer en esa trampa de Washington. Sin embargo el establishment estadounidense lleva meses trabajando en esta tarea. El 17 de abril de 2016 el influyente exconsejero de Seguridad Nacional y asesor político de las élites imperialistas, Zbigniew Brzezinski, publicó un esclarecedor artículo titulado “Hacia un realineamiento global” (Toward a Global Realignment,- The American Interest, 17/4/2016) donde reconocía y aceptaba resignadamente que EE.UU., a pesar de seguir siendo “la potencia mundial más poderosa”, ya no representaba “el poder imperial global” de antaño (al contrario de lo que él mismo había teorizado años atrás) y llamaba a reorientar la estrategia imperialista hacia un acercamiento a Rusia y China para no perder el tren de Eurasia.

El nuevo gabinete de Donald Trump y el resto de miembros de su equipo de asesores parecen elegidos especialmente para implementar esta agenda de conquista euroasiática. Y por encima de todos ellos, otro viejo criminal de guante blanco ejerce su poder de influencia en la sombra: Henry Kissinger, que en 2016 viajó a Moscú y Pekín y mantiene buenas relaciones personales con Putin y Xi Jinping. Algunos medios y analistas geopolíticos (como F. William Engdahl [7] o Pepe Escobar [8]) lo señalan como el principal asesor “no oficial” de Donald Trump en esta materia, y el responsable de la elección de algunos miembros destacados del gobierno de Trump, como el Secretario de Estado Rex Tillerson (vinculado a Exxon Mobil), o el Secretario de Defensa  James Mattis, entre otros.

Y tengamos en cuenta que decir Kissinger es decir Rockefeller, la poderosa familia de banqueros globalistas-neoliberales (fundadores de Exxon Mobil, precisamente) que han estado ligados a él desde sus inicios políticos. Su objetivo siempre ha sido imponer un “gobierno mundial” que estuviese dirigido por una élite financiera occidental que tomara las decisiones por encima de los gobiernos nacionales o los Estados-nación. Si analizamos en qué consisten las políticas neoliberales y vemos cómo en las últimas décadas los Estados y sus gobiernos, especialmente en Europa, han ido perdiendo soberanía frente a otras instituciones supranacionales (como la Troika, por ejemplo) nos daremos cuenta de que el objetivo de la Globalización y el libre mercado que ellos promueven – y tan defendido por la “izquierda progresista” también – era precisamente el de desarmar y vaciar a los Estados para sustituir su soberanía por la de un “gobierno mundial” que buscan imponer las élites financieras pensando en sus intereses privados.

Ahora parece que han cambiado la estrategia a seguir, pero sus objetivos de dominación global siguen siendo los mismos. Los hechos indican que el capitalismo occidental (EE.UU., Reino Unido, Alemania) mira desesperadamente a Eurasia como un gigantesco espacio imprescindible para poder expandirse y desarrollar sus negocios, sobretodo tras la “crisis económica” de 2008 que se ha convertido en crisis perpetua del sistema. En realidad esta visión estratégica no es nueva. Hace casi 20 años, el citado anteriormente Zbigniew Brzezinski, en su libro “El Gran Tablero Mundial”, ya escribió lo siguiente:

    Para Estados Unidos, el premio geopolítico es Eurasia. (…). Eurasia es el continente más grande del mundo y es geopolíticamente axial. Un poder que domine Eurasia controlaría dos de las tres regiones más avanzadas y económicamente más productivas del mundo. El 75 por ciento de las personas en el mundo viven en Eurasia, y la mayor parte de la riqueza física del mundo está allí también, tanto en sus empresas y debajo de su suelo. Eurasia representa el 60 por ciento del PNB mundial y cerca de tres cuartas partes de los recursos energéticos conocidos del mundo”. [9]

Para dominar esa gigantesca parte del planeta es necesario romper las actuales estructuras políticas, financieras, comerciales, económicas y militares trazadas por China y Rusia y el resto de aliados, que son ahora quienes expanden su poder de influencia en Eurasia y cohesionan sus agendas e intereses al margen de EE.UU. El mundo que ellos diseñaron con la intención de dominarlo en exclusiva (bajo la fórmula de un único “gobierno mundial”) se ha derrumbado ante sus pies. Su modelo de globalización capitalista se ha vuelto contra ellos mismos. Ahora intentan recomponer el “gran tablero mundial”, pero parece que los globalizadores-neoliberales llegan demasiado tarde a la cita.

Ante este guerra inter-capitalista por el poder mundial que estamos viviendo, la Unión Europea se muestra una vez más fracturada, entre aquellos que se resisten a aceptar los cambios inevitables que anuncian el nuevo Orden Mundial, y aquellos otros poderes fácticos que se están realineando para salir ganando con el cambio. El Reino Unido parece que ha tomado ese camino eurasiático tras el Brexit. Alemania también está dando pasos para emanciparse de EE.UU. y buscar mercados y aliados estratégicos en Eurasia, sobretodo después de que el Tratado de Libre Comercio EE.UU-UE haya fracasado y de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Se habla incluso de un nuevo eje Pekín-Moscú-Berlín.

    Entre tanto, los empresarios e industriales alemanes ya se han percatado de una nueva realidad: del mismo modo que el mercado final de los productos made-in-China que circularán por las futuras nuevas rutas de la seda será Europa, una circulación en sentido inverso es asimismo evidente. En un posible futuro comercial, China está destinada a convertirse en el principal socio comercial de Alemania para 2018, por delante tanto de EE.UU. como de Francia. [10]

¿Y cuál es el papel de España ante este cambio geopolítico histórico? Ninguno. ¿Y qué dice y hace la “izquierda parlamentaria” y los “medios progresistas” españoles? Pues manifestarse a favor de la Globalización, del Libre Mercado y de las guerras “humanitarias” de la mano de los globalistas-neoliberales encabezados por Hillary Clinton. El panorama institucional y mediático es desolador desde el punto de vista ideológico. La izquierda como tal ha dejado de existir.

Hoy está de plena actualidad aquella vieja estrategia descrita por el geógrafo y político británico Halford John Mackinder en 1904: “Quien domine Europa del Este controlará el Corazón Continental; quien domine el Corazón Continental controlará la Isla Mundial; quien domine la Isla Mundial controlará el mundo”.

Será apasionante observar cómo se desarrollan los acontecimientos geopolíticos en los próximos meses. No en vano, nuestro futuro como sociedad y como país depende en buen medida de cómo se resuelva toda esta guerra geoestratégica mundial.

REFERENCIAS – NOTAS

[1] Los movimientos de China y Rusia acotan, aún más, a Occidente,- artículo del periodista y politólogo Alberto Cruz (CEPRID, 13/12/2016)

[2] El Brexit redistribuye las cartas de la geopolítica mundial, artículo de Thierry Meyssan (Red Voltaire, 27/6/2016)

[3] Video: Military Press Briefing by US and NATO Generals: We’re Ready for War with Russia…,- informe de Michel Chossudovsky (Global Research, 14/1/2017)

[4] Mar de China Meridional: ¿Qué busca EE.UU. allí? ¿Hay peligro de confrontación?,- Gabriel Fernández para La Señal Medios (Annur TV, 19/1/2017)

[5] ¿Porqué la política exterior de Trump anuncia una guerra económica con China ?,- análisis de John Weeks, profesor de la Escuela de Economía de Asia y África de la Universidad de Londres (publicado en la web Salir del Euro, 7/1/2017)

[6] The Iran-Russia-China Strategic Triangle,- artículo del historiador, economista y periodista independiente F. William Engdahl (New Eastern Outlook, 21/11/2016)

[7] Is Trump the Back Door Man for Henry A. Kissinger & Co?,- F. William Engdahl (New Eastern Outlook, 9/1/2017)

[8] Trump will try to smash the China-Russia-Iran triangle … here’s why he will fail,- artículo del analista geopolítico Pepe Escobar (South China Morning Post, 22/1/2017)

[9] El gran tablero mundial roto: Brzezinski renuncia al imperio,- artículo del analista internacional Mike Whitney (Sin Permiso, 31/8/2016)

[10] ¿Pueden China y Rusia echar a Washington a empujones de Eurasia?,- artículo del analista y corresponsal Pepe Escobar para Tom Dispatch (publicado en español por la web Rebelión.org., 9/10/2014)

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #102 : 25 Enero 2017, 01:52:21 »

Já ! Bulgakov, te debo una.
Ciertamente que impecable el artículo.
Quien iba a decir hace un par de años que ibamos a virvir estas cosas ?
Respecto a romper la simbiótica doble hélice rusia-china, sueños húmedos nomás. Y esto recién empieza...
En línea
Rusoargentino
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 1393
Mensajes: 5680


« Respuesta #103 : 25 Enero 2017, 16:24:10 »

LA GUERRA NEGRA: TRUMP ELIGE EL ENEMIGO EXTERIOR (1ª PARTE)

Facebook VK blogger LiveJournal Twitter Google+ Email Print Compartir
ECONOMÍA

20.01.2017
Estados Unidos
China
Michel Fonte
La renacida de la nación pasa por un ataque frontal a China y una rehabilitación de Rusia
Ya durante la campaña de las primarias del partido republicano Donald Trump había expresado su idiosincrasia hacia el coloso chino considerándolo el verdadero adversario y a la vez cáncer de la economía estadounidense, si en sus mandatos Obama, a pesar de tener varias cumbres con los altos mandos militares, no supo escoger contra quien arremeter oscilando entre Rusia y China y al fin embarcándose en sangrientas operaciones belicistas y embargos comerciales que han afectado las relaciones con el Kremlin sin aportar consistentes ventajas prácticas, en cambio, el magnate neoyorquino lo tiene claro.

La decisión de ponerse en contacto con el gobierno de Taiwan no es un acto improvisado, siguiendo los consejos de Henry Kissinger y de su entorno, Trump ha planeado científicamente romper el clima entre falsa paz y reciproca sospecha con el gobierno de Pekín, apuntalando la relación con la presidenta Tsai Ing-wen, que es una abierta amenaza en cuanto cuestiona el reconocimiento de una sola China (“One China”) que hace 40 años el gobierno de Washington aceptó con una declaración con la que se consideraban Taiwan, Macao y Hong Kong, partes integrantes de una única entidad nacional representada por la República Popular, al mismo tiempo el nuevo presidente ha amonestado afianzar y extender la influencia norteamericana en la región pacifica como respuesta a la agresiva penetración política y económica china en territorio latinoamericano, espacio que a partir de 1823 ha sido considerado como exclusiva esfera de dominio de la Unión Federal de EE. UU., decretando el comienzo de su proceso imperial y colonial. Trump se ha apoderado de aquella estrategia acuñada realpolitik (política concreta) por el escritor alemán Ludwig von Rochau, cuando definió la actividad internacional de Bismarck, es decir, que siguiendo las enseñanzas de Trasímaco, Maquiavelo y del mismo Kissinger, ha dejado de un lado las cuestiones puramente ideológicas y las enunciaciones de principio andando por un camino pragmático que intenta a través de una diplomacia resuelta reequilibrar el poder entre los imperios, maniobra que puede conseguir beneficios evitando una dispendiosa carrera armamentística que EE. UU. ya no puede sostener, dado el déficit de su balanza de pagos (460.620 millones de dólares en 2015), el enorme e histórico pasivo de su balanza comercial (42.601 millones de dolares en octubre 2016 con una secuencia ininterrumpida desde 1981) que pone en evidencia las contradicciones del dilema de Triffin con la posible futura falta de confianza de los acreedores en el dólar como moneda de reserva, y su desproporcionada deuda pública, esta última, que en 2015 lo ha convertido en el país mas endeudado del mundo en valor absoluto, en octubre de 2016 ha tocado un nuevo récord con 19 billones de dólares, alcanzando el 104.17% del PIB.

Los competidores del mundo multipolar que surgieron después de la caída del muro de Berlín (1989) año tras año se han reducido, de hecho, una UE casi inexistente como sujeto internacional y acosada por el sueño teutónico de vuelta a la Gran Alemania (Großdeutschland), que apunta a erigir gracias a la moneda única del euro –el arma nuclear del siglo XXI– un enorme espacio vital (lebensraum) en que el sur de Europa sólo sería una colonia de los intereses económicos del norte, la crisis de Brasil (-3,8% del PIB en 2015) y las contradicciones de India, que si bien sigue teniendo un apreciable crecimiento del PIB (+7,2% en 2015) continúa a ser un país demasiado pobre con una renta per cápita muy baja (1.425€ en 2015) y el 25% de la población viviendo por debajo del umbral de la pobreza, han determinado una geopolítica tripolar representadas por Rusia, EE. UU. y China, que en virtud de su extensión y capacidad de influencia territorial sobre las naciones cercanas, el tamaño de su desarrollo, su arsenal militar, su población y el control directo o indirecto de materias primas, se destacan en la guerra por el dominio mundial.

El corredor eurasiático: Petróleo, gasoductos y bases militares
La presunción de la administración Obama de poder seguir luchando en dos frentes ha producido un acercamiento muy peligroso entre Rusia y China, determinando un agravamiento del balance estatal por el derroche de fondos en operaciones bélicas y compras de armas, no obstante las disminuciones de fondos produjo un descenso de gastos militares durante los últimos cuatros años permitiendo en 2013 bajar a un nivel de desembolso (650.081 millones de dólares) a precios constantes (año base 2014) inferior a el de 2008 (682.967 millones de dólares), los gastos militares/PIB de EE. UU. durante los años de gobierno (2009-2015) del hombre ganador del premio nobel por la paz fueron en promedio el 4.1%, superiores a los del periodo 2001-2008 de la jefatura de George W. Bush que se ubicaron en el 3.6%, y encima, el país sigue encabezando la clasifica mundial con el 36% de gasto militar en 2015 (datos Sipri).

El discurso sobre el tema es muy largo, porque la contribución que las compañías militares privadas han aportado al disparate del presupuesto militar estadounidense es un asunto histórico que se ha exacerbado durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001), en particular, con referencia a la guerra en la ex-Yugoslavia, y sucesivamente con el doble mandato de George W. Bush (2001-2009), que desencadenó una guerra total al terrorismo después del atentado del 11 de septiembre de 2001 invadiendo antes Afganistán, con el suporte de la alianza de los muyahidines en el norte del estado, y sucesivamente Irak con el falso pretexto de presencia de armas de destrucción de masa – razón por la cual el ex primer ministro británico Tony Blair ha sido acusado por la comisión Chilcot de haber mentido ante el Parlamento británico y la opinión pública – sin olvidar, entretanto, el suporte logístico y financiero que el Pentágono y la CIA brindaron para garantizar el éxito de unas sublevaciones anti-rusas definidas como luchas por la democracia: La revolución Naranja de Ucrania en 2004 y la de las Rosas de Georgia en 2003.

En el primer caso se miraba a controlar el tramo del gasoducto ruso en tierra ucraniana, mientras que en el segundo se trató de respaldar los grupos rebeldes para abanderar la construcción y la seguridad de la tubería Bakú-Tiflis-Ceyhan (BTC), empezada en 2002 y terminada en 2005 sobre un proyecto alentado en 1998 por el entonces presidente Bill Clinton. Lo dos mantras detrás de los cuales las empresas de guerra pudieron llenar sus bolsillos fueron “Guerra preventiva” y “Exportación de la democracia”, en sustancia, fueron conflictos y operaciones militares para asegurarse el control sobre el petróleo y los oleoductos (pipelines), condición preliminar para favorecer el desarrollo de la extracción de hidrocarburos con el método de la fractura hidráulica. Se calcula que a partir de 2005 EE. UU. ha aumentado con la nueva técnica su producción de gas del 35 % y, a partir de 2010, su extracción de crudo ha crecido un 45%, eso no sólo le ha permitido eliminar las importaciones de gas natural llegando a ser auto-suficiente sino también le ha consentido recortar su abastecimiento energético exterior del 28% (datos Harvard Business School, America's Unconventional Energy Opportunity).

Hoy en día, el país se ha convertido en uno de los mayores productores de hidrocarburos en el mundo, llegando a vender gas a un tercio del valor corriente de mercado y un nivel de precio de la energía industrial que es entre 30 y 50% inferior de lo que normalmente ofrecen los otros exportadores. El claro objetivo de EE. UU. ha sido, de un lado, imponer el gas norteamericano en los contextos internacionales reduciendo la dependencia del crudo proporcionado por el cartel del OPEP y provocando una rebaja global del precio de los hidrocarburos, de otro lado, afectar el sector petrolero de países productores concurrentes, cuando considerados por su programas energéticos y sus relaciones diplomáticas y económicas hostiles a los intereses de las multinacionales y del gobierno estadounidenses.

El Acta de Política Energética de 2005 (Energy Policy Act) impulsada por el presidente George W. Bush, ha representado la piedra angular para el desarrollo de la estimulación hidráulica, esa disposición les ha eximido a las empresas del fracking de cumplir las obligaciones de las leyes por un aire limpio (Clean Air Act), por un agua limpia (Clean Water Act), por el derecho al agua potable (Safe Drinking Water Act), la ley de política medioambiental nacional (National Environmental Policy Act) y la de recuperación y conservación de los recursos (Resource Conservation and Recovery Act), mientras tanto, las acciones militares encubiertas (logística, entrenamiento marcial, venta de armas, financiaciones de grupos paramilitares y terroristas) y explícitas a través de la ONU en las áreas caspia y caucásica han siempre tenido un único fin, ceñir Rusia para impedir o afligir su sistema de tuberías y proyectar oleoductos y gasoductos alternativos, además de controlar los ricos yacimientos locales e impedir que China extendiera su manos hacia una región que uniéndose con el Medio Oriente representa el almacén más grande de recursos energéticos del mundo. Un breve resumen histórico documenta como a partir de los años 90' hasta 2004 la ofensiva occidental en la región ha sido trastornadora.

En 1994 Azerbaiyán aceptó entrar en la esfera estadounidense, el presidente Aliyev firmó un suntuoso contrato con un consorcio de 11 compañías petroleras bajo la guía de BP (British Petroleum) para explotar tres yacimientos cuesta afuera (Guneshli, Chirag y Azeri), cinco anos después, en 1999, Azerbaiyán, Georgia y Turquía firmaron un acuerdo intergubernamental para la construcción de la aludida tubería BTC, la primera que rompía el monopolio ruso de los transportes. El oleoducto, largo 1.768 kilómetros (443 km en Azerbaiyán, 249 km in Georgia y 1.076 km in Turquía) y que fue oficialmente inaugurado en 2007 por Samuel Bodman, Secretario de Energía de EE.UU. durante la presidencia de George W. Bush, faculta exportar el petróleo de Azerbaiyán (en los 9 meses de 2016 la suministración ha tocado las 25.7 toneladas de crudo), desde Bakú, y de parte del de Kazajstán hasta el puerto mediterráneo turco de Ceyhan, atravesando Georgia donde queda en Tbilisi la estación principal de bombeo, también en ese negocio la empresa protagonista del consorcio fue la británica BP.

En 1996 empezó la edificación del oleoducto Bakú-Supsa (WREP por su sigla en inglés), sus 837 kilómetros tenían como objetivo transportar el crudo de los yacimientos del Mar Caspio (campo petrolero de Sangachal en Azerbaiyán) hacia el Mar Negro (terminal de Supsa en Georgia), y desde allí exportar petróleo con cargos a Europa Occidental, la tubería entró en servicio en 1999, pero desde octubre de 2006 hasta junio de 2008 estuvo en obras y algunas semanas después de haber vuelto a estar operativa tuvo que detener otra vez a raíz del conflicto en Osetia del Sur.

La guerra fue la respuesta rusa contra la creciente concurrencia estadounidense en el área con el propósito de bloquear el normal funcionamiento del oleoducto, los rusos decidieron armar y apoyar los independentistas mientras que los estadounidenses respaldaron la incorporación del territorio en la nación de Georgia, una situación candente que causó una condición de inestabilidad dentro del país euroasiático, que había adherido al Consejo Europeo en 1999 bajo el mando de Eduard Shevardnadze, ex-ministro de los asuntos exteriores de la URSS durante la presidencia de Mijaíl Gorbachov (1985-1990) y uno de los principales exponentes de la perestroika, programa de reformas que llevó adelante cediendo a todas las condiciones de desarme pedidas por el presidente Ronald Reagan y obligándose a respetar la opción popular de acabar con los regímenes comunistas de la Europa Oriental. En 2003 el presidente Shevardnadze tuvo que enfrentarse a su delfín Mijaíl Saakashvili, el cual lo acusó de fraude electoral gozando del apoyo norteamericano y de fondos procedentes de EE. UU., en este sentido se organizaron protestas y manifestaciones populares masivas, la nombrada Revolución de las rosas, que permitieron obtener la dimisión del presidente y la victoria de Saakashvili (en el mando de 2004 a 2013) en los sucesivos comicios de 2004.

Aún en este caso fue George W. Bush a empujar hacia un drástico cambio político en Georgia, el viejo Shevardnadze era considerado inadecuado por su exceso de imparcialidad, en particular, el ex comunista no deseaba emprender una guerra para conquistar el control sobre Abjasia y Osetia del Sur, en linea con los acuerdos concertados en pasado con EE. UU. prefería aplicar la Doctrina Sinatra, esta estrategia elaborada por Gorbachov y así apodada con referencia a la canción My Way (“A mi manera”) del artista americano amigo de la Cosa Nostra siciliana, dejaba a cada nación el poder de eligir como solucionar sus problemas internos sin esperar intervenciones exteriores, se trataba de una modificación de táctica política respecto a la anterior Doctrina Brézhnev, evitando involucrarse en encarnizados y peligrosos conflictos regionales.

En 2001 se constituyó el Consorcio de Tuberías del Caspio (Caspian Pipeline Consortium, CPC) para construir un sistema de trasferencia de petróleo en crudo conectando el campo de Tengiz, en Kazajstán, a una nueva terminal ubicada cerca de Novorossyisk, en la costa del Mar Negro de Rusia, si es verdad que la Federación Rusa participa al negocio con una cuota del 24% a la que hay que añadirle las cuotas de Lukarco B.V. (12.5%) y de Rosneft-Shell Caspian Ventures Limited (7.5%), dos empresas controladas de manera indirecta por el gobierno de Vladímir Putin a través de las sociedades anónimas Lukoil y Rosfnet, es también verdad que la participación de la sociedad JSC National Company KazMunaiGaz con una cuota del 19%, directa expresión del estado kazajo, y de Chevron Caspian Pipeline Consortium Company con el 15%, revela el decisivo ascendente norteamericano, sobre todo teniendo en cuenta de que el presidente omnipotente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, en el mando desde 1991, durante largo tiempo fue un fiel aliado de EE. UU. salvo ponerse otra vez en la órbita de Rusia a partir de mayo 2014 con la adhesión a la Unión Económica Euroasiática (UEE o UEEA), un proyecto de mercado unitario que incluye también a Bielorrusia, Kirguistán (diciembre de 2014) y Armenia (enero 2015). El mismo Putin decidió consolidar la nueva hermandad en marzo de 2015, cuando respaldó abiertamente la candidatura de Nursultán Nazarbáyev en los comicios presidenciales del 26 de abril.

Entonces, durante largo tiempo después de la disolución de la URSS (1991), EE. UU. ha tejido una tela de países amigos en el denominado “Corredor Eurasiático”, que en los últimos tiempos se está desgarrando. Con las dificultades que se encuentran para definir las posiciones de los actores en el tablero geopolítico dado los imprevisibles cambios de bando y el doble juego que es una parte importante del juego diplomático, se puede individuar a Georgia, Azerbaiyán y Ucrania como naciones aliadas de los norteamericanos desde hace tiempo, en cambio, Rusia ha extendido su hegemonía sobre Bielorrusia, Abjasia, Osetia del Sur, Kazajistán y Kirguistán, en este último caso hostigando el dominio estadounidense, que en marzo de 2005 organizó la famosa “Revolución de los tulipanes” derrocando a Askar Akáiev (1990-2005) para facilitar la instauración del ejecutivo de Kurmanbek Bakíev.

En realidad, Askar Akáiev tuvo relaciones tanto con Rusia como con EE. UU., esa ambivalencia fue una peculiaridad de su gobierno que provocó acciones y reacciones de las dos potencias globales. En 1993, el gobierno aceptó el programa de reformas económicas liberales del FMI diseñado por EE. UU., en 1995 firmó un Acuerdo de Asociación y Cooperación con la Unión Europea, en 1998 adhirió a la OMC (Organización Mundial del Comercio) y por último, en 2001, dio su visto bueno a la participación en la Operación Libertad Duradera para combatir oficialmente el radicalismo islámico, cuya dimensión terrorista amenazaba también el territorio kirguizo, puesto que guerrilleros islámicos procedentes de Tayikistán y de la República de Uzbekistán entraban y salían del valle de Ferganá, una región compartida entre tres estados (Uzbekistán Tayikistán y Kirguistán) con fuertes tensiones étnicas y religiosas.

La aportación kirguiza a la coalición occidental consistió en la cesión al ejército estadounidense del utilizo temporal del aeropuerto de Manas, en las cercanías de Biskek, que se convirtió en una de las bases más utilizadas para las operaciones militares en Afganistán, al punto que en 2002 había dos millares de soldados y unos escuadrones de aviones alojados allí, demasiado cerca de los confines rusos para que no se generara la sospecha de un asentamiento estable, por eso, Akáiev dio una media vuelta radical en su posición respecto a Rusia, reforzando la unión económica y militar ya acoplada con la nacida de la CEEA en 2000 (Comunidad Económica Eurasiática que comprendía Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán) y sobre todo firmando, en 2002, la carta fundacional de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Este tratado junto al del Grupo de Shanghai (China, Rusia, Kazajistán y Tadzhikistán) – un acuerdo de seguridad de las fronteras comunes – inaugurado en 1996 y renovado en junio de 2001 como OCS (Organización de Cooperación de Shanghai), causó la contrariedad del Departamento de Estado y la puesta en marcha de la aludida Revolución de los tulipanes.

El sucesor de Akáiev, el presidente Kurmanbek Bakíev, a pesar de tener un curricular aprobado por EE. UU., notoria su intolerancia hacia la minoría rusa, cambió rápidamente su postura y en 2006 ya se había alejado del gobierno norteamericano volviendo a confrontarse con China, cuyas relaciones eran tensas por el miedo de que la presencia de un estado fronterizo como Kirguistán excitaría los independentismos en la región uigur de Sinkiang rica de recursos mineros (oro, carbón, petróleo y gas natural) y terreno de un aspro conflicto con los separatistas turcos. En este sentido, la fundación del Consejo de Cooperación de los Estados de Habla Túrquica en octubre de 2009 (Acuerdo de Najicheván) con la participación de Kazajistán, Kirguistán, Azerbaiyán y Turquía, volvió a atizar un peligroso incendio que envolvía otra vez a Rusia y China, dado que todas esas naciones no escondían sus buenas relaciones con EE. UU.

No le bastó a Bakíev prometer durante una cita en Moscú en febrero de 2009 el desalojamiento de los estadounidenses de la base de Biskek, visto que a pesar de una posible inversión de 2 billones de dólares garantizada por el presidente ruso Dmitri Medvedev, siguió con su creciente política de independencia energética de Rusia llevando la compañía eléctrica nacional de Kirguistán, Natsionalnaya syet electricheskaya, a firmar un contrato con la empresa china Tebian Electric Apparatus para construir líneas de 500kv de transmisión de energía Datka-Kemin. Hay que tener en cuenta, además de la ininterrumpida crecida de la economía china, la desorbitada capacidad de penetración económica de sus megaempresas públicas y privadas para entender que es lo que preocupa el nuevo curso inaugurado por Donald Trump. En lo presente, lo poco que Obama había conseguido en su política exterior con el propósito de arrinconar a Rusia estrangulándola comercialmente y militarizando los países confinantes, se está desmoronando de una manera inesperada, al mismo tiempo que no se ha detenido el avance chino en América Latina y en Oriente Medio, donde la guerra siria ha sido la ciénaga en que se ha hundido la diplomacia norteamericana.

Los recientes acontecimientos confirman el triunfo del bloque Rusia – Turquía – Irán – fuerzas gubernamentales sirias y la pésima estrategia estadounidense, lo cierto es que, en 2010, las sublevaciones populares conocidas como Primavera Árabe (Revolución de los Jazmines en Túnez de 2010-2011, Revolución Blanca en Egipto de 2011, Guerra de Libia de 2011, Revolución de las Cintas Rosas en Yemen de 2011-2012) tenían como finalidad conseguir una alteración de las relaciones de fuerza en la industria petrolera que diera una ventaja sustancial a las empresas francesas, británicas y estadounidenses, al punto que se dijo que la “relación especial” entre EE. UU. y Reino Unido pasaba por BP (British Petroleum). La administración Obama programó a través de las revoluciones de 2011 derrocar a Al-Ásad rompiendo la alianza entre Damasco y Teherán, acción que habría podido frenar el efecto Reina Roja que caracteriza las inversiones militares de Arabia Saudí (tercer país por gastos militares con una cuota mundial del 5.2% y un incremento del 97% en el periodo 2006-2015) y balancear el peso de las principales potencias regionales (Irán, Turquía y Arabia Saudí), lo hizo armando, financiando y entrenando movimientos rebeldes y grupos paramilitares de matriz islámica (principalmente wahabitas de religión suní) de los cuales sucesivamente ha perdido el control, ahora EE. UU. y sus aliados, Qatar y Arabia Saudí, se encuentran en una calle sin salida, con un conjunto de formaciones (IS, Frente Al-Nusra, Al Qaeda, las YPG kurdas) que operan con total autonomía.



La importancia de Siria no está ligada a sus reservas de oro negro (campo de Tayem, yacimientos de gas de Qarah, pozos de petróleo de Yezl, Hasaka y Deir Ezzor) – el país es un pequeño productor mundial – sino a su posición clave. Desde el año de su toma de posesión del cargo (2000) Rusia siempre estuvo cultivando buenas relaciones con el presidente Al-Ásad, dado que el país constituye la puerta principal para ingresar gas y petróleo a Europa directamente del Golfo Pérsico por medio de tuberías de nueva construcción, perder el ascendiente sobre ese estado significaría dañar las exportaciones de gas ruso hacia los países occidentales de la UE (25% de los consumos europeos provienen desde Rusia) que hoy en día representan el 20% del presupuesto nacional, no es un caso que las primeras manifestaciones de protestas en Damasco ocurrieron cuando después de rechazar en 2009 la propuesta qatarí para la realización de un gasoducto que habría de atravesar Arabia Saudí, Jordania, Siria y Turquía antes de llegar a Europa, en cambio Al-Ásad aceptó otro proyecto que permitía complacer tanto Rusia como China, se trata del acuerdo firmado con Irán en julio de 2011 que planea la construcción de la tubería islámica, un canal de 1.500 kilómetros y un costo de alrededor de 9.000 millones de euros, que atravesaría Irak y Siria convirtiendo a esta última en la plataforma principal para el transporte de petróleo y gas entre el Golfo Pérsico, el Mediterráneo, el mar Negro y el Caspio (“Estrategia de los cuatro mares”). Todo el conflicto sirio desencadenado por Obama y los aliados sunís (Qatar, Arabia, Turquía) contra los estados chiitas (Iraq, Irán, Siria) respaldados por Rusia, se puede resumir en dos motivos: tuberías y posiciones logísticas.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Rusoargentino
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 1393
Mensajes: 5680


« Respuesta #104 : 25 Enero 2017, 16:25:49 »

LA GUERRA NEGRA: TRUMP ELIGE EL ENEMIGO EXTERIOR (2ª PARTE)

Facebook VK blogger LiveJournal Twitter Google+ Email Print Compartir
GEOPOLÍTICA

21.01.2017
Estados Unidos
Rusia
Michel Fonte
La nueva alianza ruso-turca, las represalias de Obama y el conflicto táctico dentro de la CIA
Los cinco acontecimientos que han producido el acercamiento entre Rusia y Turquía pueden ser así sintetizados:

Las excusas de Erdogan a Putin por el caza ruso derribado el 24 de noviembre de 2015 (26 de junio de 2016).
 
Intento de golpe de estado en Turquía por militares ligados al clérigo Fethullah Gülen, jefe del Movimiento Hizmet, residente en Saylorsburg, Pensilvania, y que llama en causa directamente a EE. UU. (15 de julio de 2016).
 
El relance del proyecto Turk Stream para una nueva tubería capaz de transportar el gas ruso a Europa esquivando el atasco del conflicto ucranio (convenio intergubernamental del 10 de octubre de 2016 y aprobación del parlamento turco del 2 diciembre de 2016).
 
Asesinado del embajador ruso Andréi Kárlov en Ankara (19 diciembre de 2016).
Se puede también suponer un quinto acaecimiento, la aeronave militar Tupolev que se estrelló en el mar Negro el 26 de diciembre de 2016, que a pesar de ser calificado por el gobierno ruso como un simple siniestro, deja demasiadas dudas para no sospechar que se trate de una bomba y por eso de un ataque terrorista inspirado por agentes extranjeros infiltrados. El principal error cometido por el servicio de inteligencia estadounidense ha sido planear el golpe de estado en Turquía, el propósito era producir un alejamiento definitivo del país de Rusia, de esta manera habría logrado el control casi total de la región caucásica y cerrado todas las rutas alternativas para el transito del gas ruso hacia occidente, el plan ha fracasado porque probablemente alguien que participaba en el complot traicionó o se echó para atrás permitiendo la huida de Erdogan. Este malogro se ha sumado a la incapacidad de lastimar la economía rusa, por el contrario las medidas adoptadas por la UE han empujado a Putin a intensificar su relación con Oriente para encontrar en el breve periodo un mercado accesible y provechoso para el suministro de gas ruso.

El acuerdo entre Gazprom y la Corporación Nacional Petrolera de China (CNPC) para la construcción de la larga tubería (4.000 kilómetros) Fuerza de Siberia (Sila Sibiri en ruso) firmado en 2014, tuvo una aceleración en mayo de 2016, cuando las dos partes se comprometieron a realizar 80 kilómetros del tramo transfronterizo a partir de junio, con el fin de empezar a proveer de gas ruso a China ya en 2018. Si los intereses rusos y chinos se juntan es lo peor que le puede pasar a EE. UU., el pastel de los hidrocarburos es bastante grande para que se puedan compartir los beneficios, en este momento la prioridad de Trump es achicar el papel de China encontrando un acuerdo energético con Rusia con la definición de respectivas esferas de influencia.

Durante todos estos decenios el gigante asiático ha conducido su expansión en el mundo no desencadenando guerras sino gracias a una extraordinaria capacidad de inversión, de otra parte, el principal desafió chino, incluso las contradicciones de un desarrollo económico que vive de una creciente e improrrogable divergencia entre las condiciones y los salarios del campo y los de los grandes centros urbanos, es la falta de recursos energéticos, problema que ha intentado solucionar entrando en los mercados internacionales con una agresiva organización comercial y ofreciéndoles billones de dolares a los gobiernos de muchísimos países para incubar proyectos empresariales. Actualmente China trae su principal combustible del carbón, siendo a la vez el primer productor del mundo y consumidor, de hecho, consigue cerca de dos tercios de su energía eléctrica en estaciones de energía a base de carbón, y además es importador del mismo producto de Vietnam, Australia y Rusia.

Desde este último país, a partir de 2011, adquiere también 15 millones de toneladas de petróleo a través de un ramal que une la localidad rusa de Skovorodino con la ciudad china de Daqing, y 30-50 millones de toneladas de crudo a través del oleoducto Siberia Oriental-Océano Pacífico (SOOP), de 2.046 kilómetros de largo. China posee unas reservas manifiestamente insuficientes para satisfacer su demanda anual, mientras que Rusia es una superpotencia de los hidrocarburos en cuanto es el segundo productor global de gas natural, con una cuota del 17.8% superada sólo por EE. UU. (21.4%), y el primer exportador con las mayores reservas del mundo, es también el tercer productor de crudo a nivel mundial con una cuota del 12.3%, tan solo por detrás de Arabia Saudí (13.2%) y EE. UU. (13.1%), y el segundo exportador, además de contar con la decimoquinta reserva más importante del planeta con 10.600 millones de toneladas (datos AIE Key world energy statistics 2016).

Como confirman los datos de la Agencia Internacional de la Energía, la Federación Rusa está consolidando su posición como principal abastecedor de petróleo de China con 1.12 millones de barriles por día (bpd). el esquema de los acuerdos entre las dos potencias es siempre lo mismo, la primera asegura el abastecimiento de gas y petróleo a un precio fijo determinado durante un largo tiempo entre las partes con referencia a algunos parámetros, y la segunda pones los capitales para las inversiones. Esta coalición es la que ha desencadenado un conflicto en la CIA denunciado por el mismo Kremlin de Moscú, la realidad es que durante estos años la política estadounidense se ha mostrado a menudo más intransigente con Putin que con su homólogo chino Xi Jinping, tal vez porque China es el principal tenedor de sus bonos estatales con 1.25 billones de dólares, casi el 7% de aquel 32.5% de deuda en manos de inversores extranjeros (el 67.5% queda en la disponibilidad de entidades y ciudadanos de EE. UU.), que a partir de junio de 2016 han empezado como efecto colateral del conflicto sirio una venta masiva de su deuda, encabezados por la misma China, Rusia y Arabia Saudí.

Lo que Obama, el partido demócrata y parte de la élite del partido republicano, en particular, los Bush, el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan y el senador John McCain están intentando, es poner trampas para bloquear el cambio de la política exterior, en eso se avalen de las diferencia de opiniones que existe entre los expertos del Directorio de Análisis de la CIA, en que se enfrentan dos corrientes, una que piensa que es necesario quebrar la alianza ruso-china y la otra que considera la guerra global y la contra-inteligencia objetivos prioritarios para neutralizar de una vez por todas Rusia, China, Israel e Irán, en este discurso cabe el asunto de la ciberseguridad que ha desatado la notoria polémica entre EE. UU. y Rusia y la consiguiente expulsión de 35 diplomáticos por la supuesta injerencia en los comicios presidenciales del 8 de noviembre con ataques informáticos contra la candidata demócrata Hillary Clinton (orden presidencial del 29 de diciembre de 2016).

En verdad, el tema no es para nada nuevo, ya en marzo de 2015 la CIA anunció en un comunicado de su director John Brennan la creación de una quinta unidad especial de investigación nombrada Directorio de Innovación Digital, cuya actuación es establecer una posición de liderazgo para supervisar la aceleración de la integración digital y cibernética en todas las áreas de misión de la agencia, eso porque si la tecnología digital es muy prometedora para la excelencia de la inteligencia, al mismo tiempo plantea serias amenazas a la seguridad de las operaciones e informaciones así como a los amplios intereses de los Estados Unidos, por lo tanto, aparece raro que el Departamento de Seguridad Nacional, el de Defensa y sobre todo la CIA se encontraron impreparados, puesto que los casos Snowden (2013) y WikiLeaks de Julian Assange (2009) ya habían representado una importante amenaza a la seguridad informática nacional.

Según Trump y el círculo cerrado de sus consejeros, se está armando un escándalo sin sentido por parte de una élite enfadada por la derrota y que teme ver afectada su posición de dominio, una reivindicación que incluso encuentra expresión en el informe del Consejo Nacional de Inteligencia “Tendencias mundiales: Paradoja del progreso”, que parece escrito por un conjunto de multinacionales ya que se alaba el liberalismo y la necesidad de protegerlo del populismo tanto de derecha como de izquierda, que en occidente retan la prosperidad y el orden democrático, un pensamiento muy similar a el de Bill Gates que considera el nacionalismo y la disminución del libre comercio como un delito.

La solución que el informe propone, es consolidar las tradicionales alianzas con los países occidentales, endurecer el desencuentro con Rusia y China y seguir con una actividad militar global, olvidando cualquier tentación de resucitar la Paz Americana típica de los años 50' en que no se generó ningún conflicto armado directo entre las principales naciones mundiales (EE. UU y Unión Soviética) y no se usaron armas nucleares. Pues, todo lo contrario de lo que prospecta Trump, el nuevo presidente desea utilizar Rusia en clave anti-china como primera pieza de un puzzle más amplio, de otra parte, no es la primera vez que pasa, a parte durante la segunda guerra mundial cuando el país de Stalin fue el principal baluarte al ascenso nazi, el mismo Kissinger, bajo la presidencia de Nixon y en plena guerra fría, estableció un programa de ventas de artículos militares a la Unión Soviética, asunto relatado por el economista e historiador Antony Sutton en su ensayo “Suicidio Nacional: la ayuda militar a la Unión Soviética”, con el cual se proporcionaba asistencia y tecnología bélica a los soviéticos mientras estos apoyaban a los nordvietnamitas en sus esfuerzos de guerra contras las tropas estadounidenses.

En su libro Sutton denunció que los soldados americanos morían en Vietnam por culpa de la misma tecnología norteamericana, eso atestiguaba la capacidad del imperio de perseguir dos objetivos opuestos como detener el comunismo y generar ventas multimillonarias de armamento al enemigo, complaciendo al complejo industrial-militar. Ahora, el propósito de Trump es acercar Rusia a Occidente, para hacerlo es necesario concretar un duopolio energético bloqueando la diversificación de los mercados de exportación de Rusia, asegurar las condiciones de estabilidad en los mercados de hidrocarburos con una demanda consistente y precios rentables para los principales productos de exportación, secundar la consolidación de la posición de las empresas energéticas rusas en el extranjero a condición de tener negocios prioritarios con empresas occidentales, y, por último, favorecer la cooperación internacional entre EE. UU. y Rusia en los grandes proyectos de explotación petrolera y tuberías.

Sudamérica: un papel central en el diseño de la presidencia Trump
Las empresas nacionales que seguirán invirtiendo en EE. UU. y serán dispuestas a pagar salarios tendencialmente más elevados para reconstituir la base de la clase media, serán recompensadas con posiciones de ventajas en el extranjero. Se abre, de hecho, un periodo de liberalismo asimétrico, un fuerte proteccionismo para proteger el mercado interior acompañado de un totalitarismo capitalista en el exterior, los principales destinatarios de este mecanismo serán los países latinoamericanos, el proceso ya se puso en marcha con el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010) y Santos en Colombia (de 2010 hasta hoy), Macri en Argentina (presidente desde el 10 de diciembre de 2015) y Michel Temer en Brasil (en el mando desde el 31 de agosto de 2016), los tres países han determinado la dirección que tiene que tomar la economía regional para satisfacer los intereses norteamericanos, es decir, recortes indiscriminados de los gastos sociales (salud, educación, asistencia), privatizaciones de las principales empresas estatales, ingreso de capital ajeno en los sectores nacionales más lucrativos (minería, energético, agro-industrial, infraestructura, comunicaciones, inmobiliario y bancos) con el fin de realizar el ajuste de balance.

Seguro que no se logrará este último objetivo, la experiencia y la historia confirman que las políticas de austeridad nunca llegan a conseguirlo, por el contrario, determinan un empeoramiento de las cuentas públicas, porque el verdadero fin de estos gobiernos con soberanead limitada es desviar fondos estatales de las clases bajas de la población hacia un puñado de multinacionales y un circulo de empresas nacionales, formalizando la notoria “deuda odiosa”, una deuda que según la doctrina elaborada por el estudioso ruso Alexander Nahum Sack, el estado asume de manera contraria a los intereses de la nación para otorgar mayor fuerza a una élite absolutista en el poder. Hay algunas imprescindibles peculiaridades de este tipo de endeudamiento:

Presencia de un gobierno ilegitimo o escogido en condiciones de fraude electoral, confusión legislativa y protestas sociales.
 
Opción por una fiscalidad regresiva y permisiva.
 
Privatización de servicios públicos con sucesivo sobrecoste generado por la gestión privada y la pérdida de ingresos del Estado.
 
Recortes lineales de todos los planes sociales.
 
Compromisos contraídos para financiar proyectos u procesos que generen, directa o indirectamente, agotamiento de los recursos nacionales, desigualdad social y violación de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.
 
Privilegio exclusivo de las élites y de unos países y entidades financieras extranjeras.
 
Asunción de deuda privada sin algún consenso popular – resultado del desvió de fondos públicos hacia inversiones improductivas – con el objetivo de cubrir las pérdidas de instituciones financieras (bancos) y grandes empresas.
 
Normalmente, el punto siete produce la necesidad de obtener nueva financiaciones por organismos internacionales (Fmi y Banco Mundial) a condiciones usurarias, que siguen proporcionándose a sujetos económicos para subvencionar proyectos mal diseñados y cubrir créditos incobrables que no han beneficiado a la mayoría de la población, y, además, para compensar las pérdidas relacionadas con irregularidades administrativas y contables de compañías en quiebra.
 
Omisión de cláusulas abusivas (anatocismo) o ilegales (prejuicio del interés nacional) de las cuales no hay acceso a la información.
 
Presiones especulativas sobre la deuda soberana para imponer condiciones onerosas y orientar la destinación de los prestamos internacionales hasta los actores deseados (empresas y bancos).
 
Pago de intereses excesivo que impide el gasto social de primera necesidad provocando el debilitamiento de la población.
 
Corrupción y soborno para aumentar los gastos públicos hacia sectores industriales dependientes de las importaciones.
Lo que esta planeando la presidencia Trump es el financiamiento del sistema productivo estadounidense gracias al rápido endeudamiento de las realidades suramericanas, solución que prevé la expulsión de empresas chinas en la región para favorecer las compañías con barras y estrellas, la suscripción de bonos del tesoro norteamericano por los gobiernos locales reduciendo drásticamente la tenencia de deuda en la disponibilidad de Pekín, el relance de la carrera armamentística para conservar el apoyo del complejo industrial-militar financiado con el aumento del presupuesto militar de los países latinos, eso permitiría incrementar el nivel de defensa sin agravar el balance publico y englobar a la amplia red de contratos y flujos monetarios todos los protagonistas del “Triángulo de hierro”, es decir, la base en que se encuentran cerca de 85 mil empresas privadas que se aprovechan del sistema de contratos militares, y los dos lados, uno que incluye las instituciones políticas (la Presidencia, el Consejo de Seguridad Nacional, los Comités de Defensa del Senado y la Cámara de Representantes y las agencias civiles de inteligencia como CIA y ASN), y el otro, que comprende las entidades militares (el Estado Mayor Conjunto, el alto mando de la Fuerza Aérea, el Ejército, la Infantería de Marina y Armada, los comandos regionales y las organizaciones de veteranos).

Con una economía estadounidense cerca de la plena ocupación, el desafió trumpiano es realizar una subida de los salarios para que al trabajo corresponda un ingreso que permita tener elevados niveles de consumo interno, no sólo sin endeudarse sino también con una progresiva disminución de la deuda privada (estimada en 2015 en 197.5% del PIB el doble de la estatal) y de la deuda estructural pública, fines que se propone alcanzar con la apreciación del dólar y el contemporáneo aumento de aranceles sobre importaciones depreciadas, la subida de los tipos de interés que produciría un aumento de las inversiones nacionales y, en las condiciones de deuda odiosa antes mencionadas, provocaría una multiplicación del impagado de los estados latinos y un despilfarro de dinero para devolver los intereses, que normalmente empuja los gobiernos a privilegiar las industrias dedicadas a las exportaciones, o sea, las que acumulan divisas y que operan como sociedades corporativas con un fuerte accionariado internacional, drenando otro dinero hacia el exterior, pues, los dólares tienen que volver.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Páginas: 1 2 3 4 5 6 [7] 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!