25 Febrero 2021, 10:09:09 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 [8] 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Actualidad de los Estados Unidos  (Leído 30576 veces)
Rusoargentino
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 1393
Mensajes: 5680


« Respuesta #105 : 25 Enero 2017, 16:41:02 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Já ! Bulgakov, te debo una.
Ciertamente que impecable el artículo.
Quien iba a decir hace un par de años que ibamos a virvir estas cosas ?
Respecto a romper la simbiótica doble hélice rusia-china, sueños húmedos nomás. Y esto recién empieza...

Coincido contigo rusoski, el articulo es muy bueno. Gracias camarada Bulgakov.
Espero al igual que tú, camarda rusoski, que los liderazgos de Rusia y China tengan claro de no dejar romper la simbiotica entre ellos, sin importar cuanto le prometa EE UU a Rusia, y si levanta o no las sanciones (aquí he encontrado mucha gente que me dice que agradecen las sanciones, porque eso ha reactivado muchísimo las industrias rusas). Ojala sean solo eso, sueños húmedos nomás.
Desgraciadamente en el corto plazo el futuro aparece negro para América Latina. Aunque en muchos aspectos a nivel global la elección de Trump ha sido una suerte, a nivel local la vamos a pasar mal, el Imperio intentará reconquistar lo perdido (Venezuela, Bolivia, Ecuador) y apretará más el nudo a los países que reconquistó (Argentina y Brasil). Lean la segunda parte del artículo de Katehon que postee arriba.
Saludos, camaradas
 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #106 : 25 Enero 2017, 16:47:29 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Já ! Bulgakov, te debo una.
Ciertamente que impecable el artículo.
Quien iba a decir hace un par de años que ibamos a virvir estas cosas ?
Respecto a romper la simbiótica doble hélice rusia-china, sueños húmedos nomás. Y esto recién empieza...

Habrá que ver si la doble estrategia de Trump de suavizar la política exterior estadounidense y acercarse a Rusia (beneficiosa para ella a corto plazo: sanciones, resolución del conflicto sirio y comenzar a resolver el tema de Donbáss, es más,  que deje con el culo al aire a la Junta Fascista de Kiev y se lleve ante un Tribunal Penal Internacional a los responsables de los crímenes de guerra cometidos contra civiles rusos en Donbas -aunque no creo que caiga esa breva y, como mucho, se limitarán a implementar Minsk... y con un poco de suerte cerrar el grifo de pasta a la Junta y dejar recaer en Merkel y Hollande el pastel ukro-) no se convierte a largo plazo en una peligrosa trampa para Rusia, dejando su proyecto euroasiático con China tocado, como mencionan en el artículo.  Esa es la estrategia B,  porque la A (sanciones + Donbas + Siria) no les ha funcionado.

No sé si el "Zorro de Leningrado" morderá el cebo envenenado,  pero es un arma de doble filo.

Lo que está claro es que como dice el artículo,  esta guerra intercapitalista tiene un gran perjudicado siempre pase lo que pase: la clase obrera.
En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #107 : 25 Enero 2017, 16:52:11 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Coincido contigo rusoski, el articulo es muy bueno. Gracias camarada Bulgakov.
Espero al igual que tú, camarda rusoski, que los liderazgos de Rusia y China tengan claro de no dejar romper la simbiotica entre ellos, sin importar cuanto le prometa EE UU a Rusia, y si levanta o no las sanciones (aquí he encontrado mucha gente que me dice que agradecen las sanciones, porque eso ha reactivado muchísimo las industrias rusas). Ojala sean solo eso, sueños húmedos nomás.
Desgraciadamente en el corto plazo el futuro aparece negro para América Latina. Aunque en muchos aspectos a nivel global la elección de Trump ha sido una suerte, a nivel local la vamos a pasar mal, el Imperio intentará reconquistar lo perdido (Venezuela, Bolivia, Ecuador) y apretará más el nudo a los países que reconquistó (Argentina y Brasil). Lean la segunda parte del artículo de Katehon que postee arriba.
Saludos, camaradas
 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar


Da!! Y quien lo escribió creo que pasa de los 90 tacos si no me equivoco.
En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
Rusoargentino
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 1393
Mensajes: 5680


« Respuesta #108 : 25 Enero 2017, 16:55:08 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Da!! Y quien lo escribió creo que pasa de los 90 tacos si no me equivoco.

¿Por qué lo dices, camarada?
En línea
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #109 : 25 Enero 2017, 17:23:26 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
¿Por qué lo dices, camarada?

Por su gran lucidez a pesar de su edad. Hay 'analistas' de 40 o 50 a quienes dan cancha en determinados medios de pseudoinformación que realmente dejan mucho que desear.
En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #110 : 25 Enero 2017, 18:56:00 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Por su gran lucidez a pesar de su edad. Hay 'analistas' de 40 o 50 a quienes dan cancha en determinados medios de pseudoinformación que realmente dejan mucho que desear.

a propósito, quien escribió el artículo ?
será el creador del blog, adolfo ferrera,  de

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar  ?

no parece de 90
En línea
Bulgakov
Colaborador portal RKKA
General Polkovnik
*

Karma: 737
Mensajes: 1890



« Respuesta #111 : 25 Enero 2017, 19:18:12 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
a propósito, quien escribió el artículo ?
será el creador del blog, adolfo ferrera,  de

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar  ?

no parece de 90

Pues en efecto,  leí un comentario de un bloguero que comentó eso y no indagué en el perfil del blogger.

Saludos Rusoski y gracias por la aclaración
: )
En línea

¡Viva la URSS!
¡Viva el Ejército Rojo y el pueblo soviético!
¡Viva Stalin!
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #112 : 26 Enero 2017, 05:57:06 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

-------------------------------------

¿RECONQUISTARÁN SU LIBERTAD LOS ESTADOUNIDENSES?
Trump: ¡Basta ya con el 11 de septiembre!
por Thierry Meyssan
Negándose a revestir la misma casaca que sus predecesores, Donald Trump pronunció un discurso de investidura en el que criticó duramente el Sistema y anunció un cambio de paradigma. El nuevo presidente de Estados Unidos ha conformado su equipo de seguridad alrededor de 2 temas: la erradicación de Daesh y la oposición al 11 de septiembre. Con ello ilustra su intención de poner fin al proceso de globalización.

RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA) | 25 DE ENERO DE 2017
عربي  ENGLISH  FRANÇAIS  ΕΛΛΗΝΙΚΆ  TÜRKÇE  PORTUGUÊS  РУССКИЙ  DEUTSCH
+
JPEG - 37 KB
Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos el 20 de enero de 2017. Aunque acababa de prestar juramento, y antes de que tuviese tiempo de hacer absolutamente nada, ni bueno ni malo, los patrocinadores de Hillary Clinton organizaron al día siguiente una gigantesca manifestación en Washington contra el nuevo presidente.

Demostrando que lo que está en juego no sólo concierne a Estados Unidos, manifestaciones idénticas tuvieron lugar en numerosos países, sobre todo en el Reino Unido. Por supuesto, los manifestantes no reaccionaban ante ningún acto en particular sino que se limitan a expresar su angustia. Muchos portaban carteles donde podía leerse simplemente: «Estoy aterrado».

Donald Trump, presentado por sus adversarios como un personaje voluble, carente de línea de conducta, ha dicho desde hace tiempo lo que quiere hacer. Comenzó mostrándolo y después lo dijo de manera simultáneamente alegórica y clara: quiere restituir al Pueblo estadounidense el Poder que le fue confiscado el 11 de septiembre de 2001 [1].

Ya antes de lanzarse en la carrera por la presidencia, Donald Trump trató de abrir el tema del Poder usurpado patrocinando el movimiento a favor de la verdad sobre el nacimiento del presidente Barack Obama [2]. Utilizando el testimonio de la abuela del presidente, y posteriormente el hecho que no existía ninguna huella de su nacimiento en los registros de Hawái, así como de las irregularidades de su certificado oficial, Donald Trump demostró que Barack Obama nació como súbdito de la Corona británica en Kenya.
Sin embargo, durante la campaña electoral, cuando tuvo la impresión de que realmente podía ganar la elección, prefirió cerrar ese tema y evitó a partir de entonces todo tipo de provocación vinculada al presidente saliente. También puso fin a las alusiones sobre la diarquía del Poder y centró su mensaje en la usurpación del Poder real por una camarilla cuya cabeza visible es Hillary Clinton.

Sus posiciones, que parecen carecer de sentido desde la perpectiva de los bandos que tradicionalmente existen en Estados Unidos, ya sea en materia de política exterior –¿es intervencionista o aislacionista?– o de economía –¿está a favor del libre comercio o del proteccionismo?– son sin embargo límpidas para quienes sufren la usurpación del Poder [3].
Trump ha repetido constantemente, de manera lo suficientemente clara como para obtener el apoyo de sus conciudadanos pero de forma bastante alegórica… como para evitar el choque frontal, que todas las decisiones adoptadas desde el 11 de septiembre de 2001 fueron ilegítimas. Y eso nada tiene que ver con el antagonismo entre republicanos y demócratas ya que esas decisiones tuvieron el aval tanto del republicano George W. Bush como del demócrata Barack Obama. Pero sí tiene mucho que ver con una división civilizacional entre la casta que toleró las decisiones vinculadas al 11 de septiembre y quienes sufren las consecuencias de todo eso, entre los adeptos del Puritanismo del Mayflower y los defensores de la Libertad [4].

Al contrario de sus predecesores, Donald Trump escribió su discurso de investidura él mismo y lo centró en lo siguiente:

«La ceremonia de hoy tiene un sentido muy particular, porque no se trata solamente de transferir el poder de una administración a otra o de un partido a otro. (…) Lo verdaderamente importante no es quién tiene el poder en el gobierno sino el hecho que el gobierno esté en manos del pueblo estadounidense.» [5].

JPEG - 38.2 KB
Los generales Michael Flynn, James Mattis y John Kelly.
Desde el primer día, y en contradicción con la tradición estadounidense, Donald Trump implantó un equipo de seguridad nacional que se compone de militares de alto nivel: los generales James Mattis, John Kelly y Michael Flynn. Aunque la prensa los presenta como un montón de personalidades designadas de manera incoherente y sin relación entre sí, ese equipo fue conformado con vista a recuperar el Poder confiscado por una facción del complejo militaro-industrial.

El general James Mattis, nuevo secretario de Defensa, fue confirmado por el Senado y prestó juramento de inmediato. Sus pares lo consideran un verdadero erudito y uno de los mejores estrategas de su generación. Durante la campaña electoral, fue contactado para que se nominara como candidato a la elección presidencial por el Partido Republicano. Después de un corto periodo de vacilación y luego de descubrir los entresijos de la política en Washington, Mattis se retiró sin dar explicaciones [6]. Su regreso, como miembro del equipo de Trump, ha sido acogido con entusiasmo en el seno de las fuerzas armadas, lo cual resulta especialmente importante dado el hecho que de cada 3 militares estadounidenses 2 votaron por Trump. Durante los 2 últimos años, el general Mattis trabajó como investigador en la Hoover Institution –un think-tank republicano con base en la universidad de Stanford. Estuvo realizando un estudio sobre las relaciones entre civiles y militares que demuestra su voluntad de poner las fuerzas armadas al servicio del Pueblo.
A su llegada al Pentágono, Mattis hizo circular un corto Mémorandum donde afirma que «los militares y las agencias de inteligencia son los centinelas y guardianes de la Nación», frase cuyo objetivo es tanto aplacar el conflicto sobre Rusia surgido entre Trump y el director saliente de la CIA, John O. Brennan, como reorientar el trabajo de las fuerzas armadas hacia la defensa de la Nación, en vez de seguir persiguiendo la quimera imperial y de dedicarse a proteger los intereses de las transnacionales [7].

Dado que Mike Pompeo, nominado para el cargo de director de la CIA, estaba en espera de su confirmación por parte del Congreso, el ya presidente Donald Trump fue personalmente hasta la sede de la agencia. Entre todo lo que dijo, se las arregló para indicar claramente el rumbo: «erradicar el terrorismo islámico de la faz de la Tierra» [8]. Dio además la impresión de estar al tanto de los debates que durante los 4 últimos años han sacudido la CIA sobre la locura de apoyar al Emirato Islámico (Daesh); debates que por demás le costaron su puesto de director de la inteligencia militar al general Michael Flynn, quien ahora regresa como consejero de seguridad nacional. Trump no mencionó la polémica sobre una supuesta injerencia rusa en la campaña electoral, ni tampoco el papel de «agentes rusos» que la prensa atribuyó a su ex director de campaña, Paul Manafort, y a 2 de sus consejeros, Carter Page y Roger Stone.
Al no estar presente Pompeo, el presidente no abordó el tema de la reforma estructural de la CIA. El Memorándum del general Mattis, la presencia del general Flynn junto al nuevo presidente y la manera como este último se refirió a Pompeo –quien fue un alumno brillante en la academia militar de West Point– dan la impresión de que este nuevo equipo tiene intenciones de poner a la CIA en la órbita del Pentágono más que en la del Departamento de Estado, opción tendiente a cortar las posibilidades de intervención de Hillary Clinton, quien aún goza de influencia en la secretaría que ocupó durante 4 años.

Donald Trump solicitó a unos 50 miembros de la administración Obama que se mantengan en sus puestos. Figuran entre esos responsables:
- el enviado especial ante la coalición anti-Daesh, Brett McGurk,
- el subsecretario del Tesoro a cargo de la lucha contra el finaciamiento del terrorismo, Adam Szubin;
- el director del Centro Nacional Antiterrorista, Nicholas J. Rasmussen;
- y el jefe del estado mayor particular de la Casa Blanca, Dab Kern.
Ello indica que la Casa Blanca quiere disponer de inmediato de un equipo capaz de luchar contra el Emirato Islámico.

El general Joe Dunford, jefe del Estado Major Conjunto, anunció que está listo a presentar al presidente Trump diferentes opciones de ataque contra Daesh. Una de ellas consistiría en tomar la ciudad siria de Raqqa –actualmente bajo control de Daesh– utilizando un ejército de 23 000 mercenarios árabes, ya formados por el Pentágono. Dunford se hallaba el 16 de enero en París, donde presidió una reunión de jefes de estado mayor de los miembros de la coalición.

Independientemente de lo que decida, Donald Trump tendrá que tener en cuenta el hecho que la administración Obama entregó a Daesh grandes cantidades de armamento. Además, el Emirato Islámico dispone de una experiencia combativa que no tienen los nuevos mercenarios. Y antes de atacar Raqqa, Trump también tendrá que decidir lo que quiere hacer en Irak y en Siria.

El presidente Donald Trump nombró a la cabeza del Departamento de Seguridad de la Patria Homeland Security al general John Kelly, ya confirmado por el Senado y actualmente en funciones. Según la prensa estadounidense –fuente muy poco confiable y que se debe manejar con extrema precaución– este ex jefe del SouthCom fue seleccionado debido a su gran conocimiento sobre la frontera con México y todo lo relacionado con esta. Es posible…

Pero no hay que olvidar que el general John Kelly fue jefe adjunto del general Mattis en Irak. En 2003, estos dos generales entraron en conflicto con Paul Bremer, el jefe de la «Autoridad Provisional de la Coalición» –que, a pesar de lo que parece indicar su nombre, nunca dependió de la coalición sino de los hombres que organizaron el 11 de septiembre [9]. Los generales Mattis y Kelly también se opusieron a la guerra civil que John Negroponte organizó –creando el «Emirato Islámico en Irak», hoy convertido en Daesh– para desviar la resistencia iraquí de la lucha contra la ocupación estadounidense. Mattis y Kelly trataron, por el contrario, de reconocer a los jefes de las tribus del centro de Irak para evitar ser considerados como ocupantes. Para lograrlo se apoyaron en el jefe de la inteligencia militar estadounidense en Irak… el general Michael Flynn. Pero al final, los tres tuvieron que plegarse a las órdenes de la Casa Blanca, favorable al plan de guerra civil de Negroponte.

El general Michael Flynn es ahora consejero de seguridad nacional de Donald Trump, un cargo que no requiere la aprobación del Senado, razón por la cual Flynn entró en funciones de inmediato. En trabajos anteriores ya precisamos que Flynn es un defensor de Estados Unidos como Nación y el principal opositor al uso del terrorismo islámico por parte de la CIA [10].

PNG - 91.7 KB
Tratando por todos los medios de cuestionar la autoridad del general Flynn, Hillary Clinton y su director de campaña John Podesta hicieron correr el rumor de que él o su hijo, Michael Flynn Jr., son incapaces de ser discretos y que nos ayudaron a redactar un artículo sobre la reforma de la inteligencia estadounidense [11]. Y por si no bastara con esa acusación, utilizaron un tweet en el que Michael Flynn Jr. menciona uno de nuestros artículos para acusarlos a él y a su padre de «complotismo», o sea de querer aclarar los hechos del 11 de septiembre de 2001 [12].

Aunque la prensa estadounidense diga lo contrario, los generales Flynn, Mattis y Kelly se conocen desde hace mucho y están al servicio del mismo objetivo –lo cual no quiere decir que las relaciones serán siempre fáciles entre ellos. Sólo oficiales superiores de la envergadura de estos tres generales son capaces de ayudar al presidente Donald Trump a recuperar el Poder usurpado desde el 11 de septiembre de 2001. Para lograrlo tendrán que limpiar el Pentágono e incluso instituciones internacionales como la OTAN, la Unión Europea y hasta la ONU, en las que se han infiltrado los hombres del 11 de septiembre.

Los millones de personas que participaron en las manifestaciones contra el nuevo presidente de Estados Unidos tienen razón en querer expresar sus temores. Pero no porque el nuevo inquilino de la Casa Blanca sea misógino, racista y homófobo, lo cual no es, sino porque estamos aproximándonos al momento del desenlace y porque quienes usurparon el Poder en Estados Unidos pueden ser capaces de cualquier cosa para conservarlo.

Y ese enfrentamiento no tendrá lugar en el Medio Oriente ampliado sino en Occidente, sobre todo en Estados Unidos.

Thierry Meyssan
<:ver_imprimer:>  Facebook  Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
[1] L’Effroyable Imposture suivi de Le Pentagate, por Thierry Meyssan, Editions Demi-Lune, primera edición 2003.

[2] «La Cour suprême appelée à suspendre l’élection de Barack Obama», Réseau Voltaire, 9 de diciembre de 2008; «En 1979, la administración estadounidense consideraba a Obama como extranjero», «Barack Obama publica su partida de nacimiento falsa en la página web de la Casa Blanca», Red Voltaire, 24 de febrero de 2010 y 11 de mayo de 2011.

[3] «15 años de crímenes», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 12 septiembre de 2016.

[4] «Estados Unidos, ¿se reforma o se desgarra?», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 26 de octubre de 2016.

[5] «Discurso de investidura de Donald Trump», por Donald Trump, Red Voltaire, 21 de enero de 2017.

[6] «Mattis contra Trump», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire, 3 de mayo de 2016.

[7] “James Mattis Memo”, by James Mattis, Voltaire Network, 21 de enero de 2017.

[8] “Donald Trump at CIA Headquaters”, by Donald Trump, Voltaire Network, 21 de enero de 2017.

[9] «¿Quién gobierna Irak ?», por Thierry Meyssan, Intervención en la Conferencia Internacional de Solidaridad con la Resistencia Iraquí, Red Voltaire, 31 de mayo de 2005.

[10] «Michael T. Flynn y el islam», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire, 22 de noviembre de 2016.

[11] «La reforma del sistema de Inteligencia según el general Flynn», por Thierry Meyssan, Contralínea (México) , Red Voltaire, 27 de noviembre de 2016.

[12] «Podesta & Clinton versus Flynn », Red Voltaire, 18 enero de 2017.

Thierry Meyssan
Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

 
En línea
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #113 : 26 Enero 2017, 06:39:29 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

5 genocidas, más grafico imposible. ( disculpen no puedo subir imagenes )
En línea
HULMAN S
Mayor
*

Karma: 249
Mensajes: 584



« Respuesta #114 : 27 Enero 2017, 05:08:22 »

Trump es un pseudopayaso
En línea

Las guerras pueden ser declaradas al igual que pueden ser evitadas,y los que no conseguimos evitarlas,debemos compartir la culpa por los fallecidos- Omar N. Bradley
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #115 : 05 Febrero 2017, 23:02:20 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

-------------------------------------------------------

HOME > ESTADOS UNIDOS > PRESIDENCIA DE TRUMP: YA LAS PRIMERAS METIDAS DE PATA
Published 4 February, 2017 by Comunidad Saker Latinoamérica
Presidencia de Trump: ya las primeras metidas de pata
Este artículo fue escrito para la revisión de Unz: Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar       

Es un raro privilegio tener la oportunidad de criticar a un político por cumplir sus promesas de campaña, pero Donald Trump es un presidente único y esta semana nos ofreció esta oportunidad no con una sola, sino tres diferentes metidas de pata que reportar.

Primero, se tiene la malintencionada y torpe incursión contra un presunto complejo de al-Qaeda en Yakla, Yemen. En primer lugar, permítanme cometer el crimen de dudar de la narrativa oficial aquí y recordarles a todos que a pesar de lo que relatan las grandes películas de Hollywood, los estadounidenses tienen un  récord terrible al hacer operaciones especiales. La última fue típica. Primero, involucró a los Navy SEALS, una de las fuerzas especiales estadounidenses más propensas a los desastres. Segundo, involucró a fuerzas especiales de los Emiratos Árabes Unidos (no pregunte por qué, simplemente no se hace). Estoy bastante seguro de que el uso de comandos de los EE.UU.  por sí solo habría dado mejores resultados. En tercer lugar, como siempre, les detectaron rápido. Y entonces comenzaron a producir víctimas. Esta vez de las combatientes femeninas de al-Qaeda. Por último, chapucearon la evacuación. Mataron a algunos niños y, dicen que a un líder de al-Qaeda. Más sobre esta incursión aquí y aquí. Como he dicho, esto era de esperar. Pero estoy seguro de que algunas películas de Hollywood lo harán parecer muy heroico y “táctico”. Pero la línea de fondo del mundo real permanece sin cambios: los estadounidenses deben renunciar a las operaciones especiales, no les salen bien.

En segundo lugar, se tiene la absolutamente terrible conferencia de prensa del General Flynn. Cada quien vea por si mismo:



Así, Flynn no sólo puso a Irán “en aviso” como lo haría un director de escuela secundaria con  un adolescente bullicioso, pero FOX TV ya está hablando de “líneas en la arena”. Espera – ¿no eran las “líneas en la arena” una de las características más tontas de la presidencia de Obama? Y ahora, a sólo una semana en la Casa Blanca, ¿vemos a Trump haciendo exactamente lo mismo?

Esto también plantea la cuestión de si un hombre tan  inteligente como Flynn, seria y sinceramente, cree que puede intimidar o incluso asustar a Irán. Si lo hace – entonces estamos todos en un montón de problemas.

También está el aspecto preocupante del lenguaje elegido. En lugar de hablar de “preocupación internacional” o de voluntad del Consejo de Seguridad de la ONU, Flynn decidió usar el tipo de lenguaje típico de un aspirante a hegemón mundial. Una vez más, ya estuvimos alli, ya hicimos eso. ¿Realmente piensan que este tipo de soberbia imperial funcionará mejor para ellos que para los neoconservadores?

Por último, los Ukronazis están aparentemente en pie de guerra. Por muchos meses ya han bombardeado a los novorrusos, e incluso han intentado algunos patéticos ataques locales. Esta vez es diferente: los ataques de artillería entrantes se cuentan no en decenas, sino en miles y los bombardeos están sucediendo a lo largo de la línea de contacto. Por supuesto, esto no es directamente culpa de Trump, pero sí demuestra que los Ukronazis en Kiev están tomando sus claves de la antigua configuración de poder, es decir, los alemanes, los neocons y los bebés llorones de Europa del Este, en Polonia y Lituania. Al momento de escribir esto, no hay señales de que Trump esté asumiendo el control de la situación. La buena noticia es que los rusos aun esperan, pero con este nivel de violencia no es mucho lo que podrán esperar hasta darles luz verde a los novorrusos para un contraataque (las fuerzas de Novorrusia ya se están involucrando en fuego de bateria de contra  ataque, pero todavía no han  adelantado sus fuerzas).

Espero que esta semana no sea un presagio de cómo será el resto de la Presidencia de Trump.

Sin embargo, no es demasiado tarde para cambiar de rumbo y volver a la política basada en la realidad.

Primero, las cosas fáciles. Como dije, el Pentágono debe renunciar a las operaciones especiales. Si, por razones políticas y para sentirse bien por “volver a hacer grande a América”, los Estados Unidos deben flexionar su musculatura, recomendaría re-invadir Grenada, siempre y cuando sólo uno de los Servicios reciba esa tarea. Recomiendo los Marines. En cuanto al resto, y especialmente en el Medio Oriente, Estados Unidos finalmente debería aceptar el hecho de que no pueden ni deben poner botas estadounidenses en el suelo. Nunca.

Un poco más difícil, pero todavía bastante manejable, Trump necesita dominar a los Ukronazis. La manera de hacerlo es simple: enviar a un representante especial a Kiev a explicarle a los miembros de la junta que los tiempos han cambiado, que hay un nuevo jefe en la Casa Blanca y que a partir de ahora, o se comportan mejor o se atienen a las consecuencias. Los ukronazis están acostumbrados a ese tipo de lenguaje, entenderán el mensaje, e incluso cumplirán mansamente, siempre que sientan que Estados Unidos lo dice en serio. Esto, por supuesto, es sólo una solución rápida, una solución a corto plazo para ganar tiempo y trabajar en una solución a largo plazo a la debacle de Ucrania, pero eso será un ejercicio mucho más complejo y costoso y tendrá que involucrar no sólo a los EE.UU., sino a toda la UE y Rusia, ya que las sumas de dinero necesario para reconstruir la Ucrania serán astronómicas.

El gran problema ahora es Irán. Bueno, no el propio Irán, por supuesto, sino la estúpida retórica anti-iraní de la campaña Trump antes de las elecciones. Mi mayor temor es que mientras Trump y la gente a su alrededor aparentemente han llegado a la conclusión (correcta) de que no pueden intimidar a Rusia a rendirse, entonces han decidido que podrían hacerlo con Irán. Si ese es realmente su plan, entonces se dirigen a un desastre mayor.

Por un lado, Irán ha vivido con la amenaza de un ataque AngloZionst desde hace 38 años, incluyendo 23 años del Neocon en el poder en los Estados Unidos. Pensar que ahora estarán repentinamente aterrados y que cumplirán mansamente las demandas del tío Shmuel, es muy ingenuo. Los iraníes se han estado preparando para una guerra contra los Estados Unidos e Israel durante casi un cuarto de siglo – están listos, militar y psicológicamente. Ah, claro, Estados Unidos podría atacer definitivamente a Irán con misiles de crucero y ataques aéreos, pero ¿a qué costo y qué lograrían exactamente? En términos de logro, podría tener un efecto beneficioso psicoterapéutico sobre los estadounidenses que se sientan inseguros acerca de su grandeza militar y que quisieran sentirse grandes y poderosos de nuevo. También matarían a muchos iraníes y destruirían una cantidad desconocida de objetivos iraníes, incluida la posible tecnología de misiles o tecnología nuclear relacionada. Pero no cambiará las políticas iraníes ni siquiera enn una mínima cantidad, ni impedirá que Irán siga persiguiendo sus objetivos en tecnologías nucleares o de misiles.

Pero la tecnología nuclear o de misiles nunca han sido el tema verdadero, por supuesto. Todo esto es absurdo, “prolefeed informativo” por así decirlo. (Enlace añadido, NdT)

En realidad, siempre se ha tratado de una sola cosa: Israel quiere ser la superpotencia regional en el Medio Oriente y se debe impedir a Irán amenazar este estatus de monopolio por cualquier medio. En otras palabras, si un país islámico es mal administrado y dirigido por fanáticos incompetentes, entonces esto es genial. Pero cuando un país islámico está dirigido por un liderazgo sabio y extremadamente capaz que no puede ser derrocado debido al hecho de que tiene apoyo popular, entonces este país islámico se convierte en un precedente absolutamente inaceptable. E Irán, con sus tecnologías avanzadas, poderoso ejército, economía fuerte y modelo político y social generalmente exitoso, es una inmensa afrenta a los delirios racistas del régimen sionista en Palestina. Añádase a esto que Irán se atreve a * abiertamente * desafiar a los Estados Unidos e inmediatamente se comprenderán las verdaderas razones de todas las amenazas constantes. El problema de Trump es exactamente el mismo que el de Obama, Dubya o Clinton: Estados Unidos no puede ganar una guerra contra Irán. ¿Por qué?

Porque una guerra tiene que tener algún objetivo político, una definición de lo que significa “victoria”. En el caso de Irán, no hay victoria posible. Incluso si los EE.UU. lanzan 1000-2000 ataques de misiles contra Irán, y todos ellos tienen éxito, esto aun no será una “victoria”.

Hace muchos años escribí un artículo titulado “Opciones de respuesta asimétrica de Irán“. A pesar de estar fuera de fecha ahora y que mucho tiempo ha pasado desde el 2007, las conclusiones fundamentales siguen siendo válidas: Estados Unidos no puede ganar ya que Irán tiene un montón de opciones asimétricas que van desde montar y cabalgar lejos del ataque hasta atacar los objetivos del CENTCOM en todo el Medio Oriente. Pero el mayor cambio desde 2007 ha sido la guerra civil en Irak y Siria y las promesas de Trump de erradicar Daesh. Esto es crucial.

Simplemente no hay manera, ninguna en absoluto, de erradicar a Daesh sin poner las botas en el suelo. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que estas botas no serán estadounidenses. Tampoco serán rusas. El enfoque de Obama era usar una mezcla de botas iraquíes, kurdas y turcas, con la amenaza de que las botas de Arabia Saudita y del otro Estado del Golfo fueran lanzadas para mantener el orden. Todos sabemos cómo funcionó: no lo hizo. Y no lo hará. Así que aquí está el feo secreto que todo el mundo sabe o, al menos, debe saber: las únicas botas en el suelo capcaes de derrotar a Daesh han sido, siguen siendo y serán, las botas iraníes. Este es un hecho de la vida, lo siento. Los turcos están fuera, después del intento de golpe contra Erdogan y las purgas posteriores el ejército turco es sólo una sombra de lo que solía ser. Los kurdos no tienen ningún deseo de ser utilizados como carne de cañón en una peligrosa y difícil guerra contra Daesh. Los saudíes y el resto de ellos son una broma, apenas capaces de aterrorizar civiles, pero serían derrotados inmediatamente por Daesh en la primera escaramuza. Así es que, a menos que los canadienses, los británicos, los polacos, los lituanos y, digamos, los georgianos quieran liderar la lucha contra Daesh (¡sólo bromeo!), El único país que puede hacer que la promesa de la campaña de Trump se convierta en realidad es Irán (y Hezbollah, por supuesto!).

Además, afirmo que Irán es lo suficientemente poderoso como para impedir que cualquier política tenga éxito en Oriente Medio a menos que Irán lo apruebe pasivamente. En cierto modo, la posición de Irán en el Oriente Medio es similar a la posición rusa en el “cercano extranjero” (la antigua Unión Soviética): mientras que Irán / Rusia no pueden imponer nada contra todo el mundo, Irán / Rusia puede vetar / prevenir cualquier política o resultado que no desee.

La consecuencia principal de esto es que incluso si Irán decidiera renunciar por completo a cualquier tipo de contraataque de represalia contra los Estados Unidos o Israel, Irán aun podría * dolorosamente * tomar represalias contra culaquier ataque, simplemente diciéndole a Trump: “nos aseguraremos de que falles en todas partes, en Irak, en Siria, en Pakistán, en Yemen y en todas partes en el Oriente Medio “. Y eso no será una amenaza vacía: los iraníes pueden cumplirlo.

Además, un ataque estadounidense contra Irán también va a hacer que la relación entre Estados Unidos y Rusia se convierta en un obstáculo. El tamaño del desastre que esto cause dependerá de que tan grande sea el ataque a Irán, pero mientras Rusia no intervendrá militarmente en un conflicto entre Estados Unidos e Irán, Rusia no permitirá que Estados Unidos se salga con la suya y el principal costo político será que un ataque contra Irán reforzará aún más el triángulo ruso-iraní-chino.

¿Necesito explicar aquí cómo se percibirá un ataque contra Irán en Beijing?

Si esto sucede, el ataque de Estados Unidos contra Irán se parecerá mucho a la guerra de Israel de 2006 contra Hezbollah, y logrará los mismos resultados, sólo a mayor escala. Para decirlo simplemente – será un desastre total y marcará el fracaso de la presidencia de Trump.

En este momento Trump todavía tiene un inmenso capital político. No es que el mundo realmente confíe en él, es demasiado pronto para eso, pero hay mucha esperanza de que la América de Trump será diferente, civilizada y actuará como un actor internacional responsable y racional. No como un Obama 2.0. Pero escuchando las amenazas condescendientes y, peor aún, vacías (por no decir totalmente ilegales) de Flynn contra Irán, me pregunto si los Estados Unidos pueden arreglarse y reformarse de manera significativa o si se necesitará un colapso cataclísmico (militar o económico) para ver el final del aspirante a Hegemón Mundial.

El Saker

PS: sea como sea, la primera declaración de la representante de EE.UU. al Consejo de Seguridad (ONU) sólo refuerza mis peores temores, ver por si mismo:



 
En línea
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #116 : 09 Febrero 2017, 04:06:06 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

( una de cal, y ahora la de arena )

-----------------------------------------

Contra Donald Trump, la propaganda de guerra
por Thierry Meyssan
Nuestros artículos anteriores sobre el presidente Trump han suscitado vivas reacciones entre nuestros lectores. Algunos se preguntan si, a pesar de las advertencias de la prensa internacional y de la acumulación de señales negativas, Thierry Meyssan está siendo ingenuo. Aquí va su respuesta, como siempre, ampliamente argumentada.

RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA) | 7 DE FEBRERO DE 2017

Dos semanas después de su investidura, la prensa atlantista prosigue su labor de desinformación y agitación en contra del nuevo presidente de Estados Unidos. Este último y sus primeros colaboradores multiplican, por su parte, declaraciones y gestos aparentemente contradictorios, de manera que parece difícil entender lo que sucede en Washington.

La campaña anti-Trump

La mala fe de la prensa atlantista se hace évidente en cada uno de sus 4 temas principales

1. Sobre el inicio del desmantelamiento del Obamacare (20 de enero)
La realidad muestra que –al contrario de lo que afirma la prensa atlantista– las clases desfavorecidas que debían beneficiarse con el Obamacare lo han despreciado en masa. Esa forma de «seguridad social» ha resultado tan costosa y dirigista que no seduce a la gente. Las únicas que ven con satisfacción ese sistema son las compañías privadas que lo manejan.

2. Sobre la prolongación del muro en la frontera con México (del 23 al 25 de enero)
Es una medida que nada tiene de xenófoba: la Secure Fence Act fue firmada por el presidente republicano George W. Bush, quien inició la construcción de esa forma de separación física entre los territorios de Estados Unidos y México. Y el presidente demócrata Barack Obama prosiguió su construcción… con el respaldo del gobierno de México.
Más allá de la retórica, hoy de moda, sobre la construcción de «muros» o «puentes», los dispositivos tendientes a reforzar una frontera funcionan sólo cuando las autoridades de ambas partes los apoyan y se ponen de acuerdo para que den resultado. Y siempre fracasan cuando una de las partes se opone. El interés de Estados Unidos es controlar la entrada de migrantes mientras que el interés de México es impedir la entrada de armas provenientes de Estados Unidos. Ambos intereses se mantienen.
Sin embargo, con la aplicación del TLCAN [1], muchas transnacionales estadounidenses optaron por “deslocalizar” sus industrias, trasladando a México no sólo empleos de baja o ninguna calificación –conforme a la regla marxista que describe la «tendencia a la caída de la tasa de ganancia» [2]– sino también empleos calificados que ponen en manos de una fuerza de trabajo más barata que la estadounidense, siguiendo la tendencia conocida como «dumping social»).
En México, la aparición de esos empleos dio un lugar a un importante éxodo rural, que ha desestructurado la sociedad mexicana, como sucedió en la Europa del siglo XIX. Las transnacionales redujeron entonces los salarios, sumiendo así en la pobreza a una parte de la población mexicana, la que ahora sólo sueña con obtener salarios decentes… en Estados Unidos.
Al anunciar Donald Trump su intención de sacar a Estados Unidos del TLCAN, las cosas deberían volver a la normalidad en los próximos años, lo cual podría satisfacer simultáneamente a los trabajadores mexicanos y a los estadounidenses [3].

3. Sobre la interrupción voluntaria del embarazo (23 de enero)
El presidente Trump prohibió la entrega de subvenciones federales a las asociaciones especializadas que reciben fondos del extranjero. Así obliga a esas asociaciones a escoger entre su razón de ser (ayudar a las mujeres con dificultades) en la sociedad estadounidense o seguir recibiendo el dinero de George Soros para sacar manifestantes a la calle en contra de su administración –como sucedió el 21 de enero. Ese decreto no tiene nada que ver con el aborto y es una medida tendiente a evitar una «revolución de color» en Estados Unidos.

4. Sobre los decretos contra la inmigración (del 25 al 27 de enero)
Donald Trump anunció que aplicará la ley –heredada del presidente Obama– que implicaría la expulsión de los 11 millones de extranjeros en situación irregular. Suspendió además las ayudas federales a las ciudades que anunciaron que se niegan a aplicar esa ley (¿Cómo encontrar sirvientas a bajo sueldo si hay que declararlas legalmente?).
Trump anunció que comenzará expulsando a los 800 000 criminales ya anteriormente condenados legalmente en Estados Unidos, en México o en cualquier otro país.
Además, para evitar la entrada de terroristas, suspendió todas las autorizaciones de migrar a Estados Unidos y prohibió por 3 meses la entrada de personas originarias de países donde es imposible verificar la identidad de esas personas y su situación.
No fue Trump quien hizo la lista de países incluidos en esa medida sino que se remitió a un texto anterior… del presidente Obama. Por ejemplo, en Siria no hay actualmente ni embajada, ni consulado estadounidenses. Desde un punto de vista de policía administrativa, es por consiguiente lógico poner a los sirios en esa lista. Y en todo caso, esa medida sólo afecta a una cantidad mínima de personas. En 2015, la famosa «tarjeta verde» estadounidense fue concedida sólo a 145 sirios. Consciente del gran número de casos particulares que podrían aparecer, el decreto presidencial de Trump deja al Departamento de Estado y al Departamento de Seguridad de la Patria (Homeland Security) en libertad de conceder dispensas.
El hecho que funcionarios contrarios al presidente Trump hayan saboteado la medida aplicándola de forma brutal no convierte al nuevo presidente en racista o islamófobo.

La campaña anti-Trump de la prensa atlantista es, por ende, injustificada. Decir que el presidente Trump ha abierto una guerra contra los musulmanes, hablar públicamente de su posible destitución –incluso de su asesinato– va más allá de la mala fe, es propaganda de guerra.



El objectivo de Donald Trump

Donald Trump fue la primera personalidad en todo el mundo en cuestionar la versión oficial de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el día de los hechos y ante las cámaras de televisión. Después de recordar que los ingenieros que construyeron las Torres Gemelas ahora trabajaban para él, Trump declaró al Canal 9 de Nueva York que era imposible que ningún avión atravesara las estructuras de acero de esos edificios. Luego insistió en que era también materialmente imposible que los incendios provocaran el derrumbe de las torres y concluyó que tenía que haber otros factores desconocidos.

Desde aquella fecha, Donald Trump mantuvo su resistencia ante los realizadores de esos crímenes. En su discurso de investidura subrayó que esa ceremonia no era un simple traspaso del poder entre dos administraciones sino una restitución del poder al Pueblo estadounidense, despojado de ese poder [hace 16 años] [4].

A lo largo de su campaña electoral, después de su elección, durante el periodo de transición y desde su investidura, Trump repitió que el sistema imperial de los últimos años no ha beneficiado a los estadounidenses sino a una pequeña camarilla, cuya figura emblemática es la señora Clinton. También anunció que Estados Unidos no tratará en lo adelante de ser «el primero» sino «el mejor». Sus eslóganes son: «America great again» y «America first», o sea «Estados Unidos grande de nuevo» y «Estados Unidos primero».

Ese viraje político de 180 grados da al traste con un sistema instaurado durante los últimos 16 años y que se originó en la guerra fría, la opción que Estados Unidos adoptó en 1947. Ese sistema ha gangrenado numerosas instituciones internacionales, como la OTAN (con Jens Stoltenberg y el general estadounidense Curtis Scaparrotti), la Unión Europea (con Federica Mogherini) e incluso la ONU (con el embajador estadounidense Jeffrey Feltman [5]).

Si Donald Trump tiene éxito, lograr ese objetivo le llevará años.

Hacia el desmantelamiento pacífico del Imperio estadounidense

En 2 semanas, se han iniciado muchas cosas, a menudo con la mayor discreción. Las estruendosas declaraciones del presidente Trump y de su equipo han sembrado voluntariamente la confusión y le han permitido obtener la confirmación de las nominaciones de sus colaboradores por parte de un Congreso parcialmente hostil a su administración.

Es importante entender que en Washington ha comenzado una guerra a muerte entre dos sistemas. Dejemos pues que la prensa atlantista comente las declaraciones a menudo incoherentes y contradictorias de unos y otros mientras que nosotros nos atenemos sólo a los hechos.

Ante todo, Donald Trump se ha dedicado a garantizar su control sobre los órganos de seguridad. Sus 3 primeros nominados –el consejero de seguridad nacional Michael Flynn, el secretario de Defensa James Mattis y el secretario de Seguridad de la Patria John Kelly– son 3 generales que cuestionaron el «Gobierno de Continuidad» desde el año 2003 [6]. Después reformó el Consejo de Seguridad Nacional para excluir al jefe del Estado Mayor Conjunto y al director de la CIA [7].

Aunque se anunció que este último decreto será objeto de una enmienda, eso no ha sucedido aún. Hay que señalar de paso que nosotros habíamos anunciado que Donald Trump y el general Flynn querían eliminar el cargo de director de la Inteligencia Nacional [8]. Finalmente, ese cargo se mantiene y fue asignado al senador Dan Coats, en lo que en realidad constituye una táctica para poder argumentar que la presencia del director de la Inteligencia Nacional en el Consejo de Seguridad Nacional justifica la exclusión del director de la CIA.

Querer ser «el mejor», en vez del «primero» lleva al inicio de una asociación con Rusia y China. en vez de pretender aplastar a esos países.

Para impedir esa política, los amigos de las señoras Clinton y Nuland acaban de reiniciar la guerra del régimen de Kiev contra el Donbass. La importante cantidad de bajas humanas y de pérdidas materiales sufridas en esa región habían obligado al ejército ucraniano a replegarse y a poner las milicias paramilitares nazis en primera línea. Los nuevos ataques han causado gran cantidad de víctimas entre la población civil de la nueva República Popular. Al mismo tiempo, en el Medio Oriente, los colaboradores de la señora Clinton lograron entregar blindados a los kurdos de Siria, como había previsto la administración Obama.

En aras de resolver el conflicto ucraniano, Donald Trump está buscando cómo deshacerse del presidente Petro Porochenko. Por eso recibió en la Casa Blanca a la jefa de la oposición, Yulia Tymochenko, incluso antes de aceptar una llamada telefónica del presidente Porochenko.

En Siria e Irak, Donald Trump ya inició las acciones comunes con Rusia, aunque su vocero lo niegue. El ministerio de Defensa ruso, después revelarlo imprudentemente, suspendió de inmediato toda declaración al respecto.

En lo que concierne a Pekín, el presidente Trump puso fin a la participación estadounidense en el Acuerdo Transpacífico [9], que había sido concebido en contra de China. Durante el periodo de transición, Trump recibió a Jack Ma, el segundo hombre más rico de China –el mismo que declaró: «Nadie les ha robado empleos. Ustedes gastan demasiado en guerras.». Se sabe que las conversaciones abordaron la posible adhesión de Washington al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (Asian Infraestructure Investment Bank o AIIB). Si Estados Unidos se suma a esa institución, estaría aceptando cooperar con China –en vez de oponerse a ella– y ambos países podrían participar en el establecimiento de dos «rutas de la seda», lo cual haría inútiles las guerras del Donbass y de Siria.

En el plano financiero, el presidente Trump ya inició el desmantelamiento de la ley Dodd-Frank, que trató de resolver la crisis de 2008 evitando la quiebra abrupta de los grandes bancos estadounidenses –en aplicación de la línea política llamada «too big to fail». A pesar de algunos aspectos positivos –su texto consta de 2 300 páginas–, la ley Dodd-Frank instituye un tutelaje del Departamento del Tesoro sobre los bancos, lo cual evidentemente frena su desarrollo. Donald Trump parece disponerse también a reinstaurar la diferencia entre los bancos de depósitos y los bancos de inversiones mediante el restablecimiento de la Glass-Steagall Act.

Y también ha iniciado la limpieza en el seno de las instituciones internacionales. La nueva embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, llegó exigiendo una auditoría sobre las 16 misiones de «mantenimiento de la paz» y anunció que piensa poner fin a todas las que parezcan ineficaces, lo cual es el caso de todas sin excepción, a la luz de la Carta de las Naciones Unidas. En efecto, los fundadores de la ONU nunca previeron ese tipo de despliegue militar –actualmente hay 100 000 cascos azules. La ONU fue creada para prevenir o resolver conflictos entre Estados, nunca conflictos internos. Cuando dos partes concluyen un alto al fuego, la ONU puede desplegar observadores para verificar el respeto de ese acuerdo. Las actuales operaciones de «mantenimiento de la paz» tienen como objetivo imponer el respeto de una solución impuesta por el Consejo de Seguridad de la ONU y rechazada por una de las partes en conflicto, lo cual es prolongar el colonialismo.

En la práctica, la presencia de esas fuerzas prolonga el conflicto, mientras que su ausencia no modifica el panorama.
Por ejemplo, las tropas de la FINUL (Fuerza de Interposición de Naciones Unidas en Líbano) desplegadas en la frontera israelo-libanesa –pero sólo del lado libanés– no evitan una acción militar israelí, ni una acción de la resistencia libanesa, lo cual está más que demostrado. La FINUL sólo sirve para espiar a los libaneses por cuenta de Israel, lo cual prolonga el conflicto.
Asimismo, las tropas de la FNUOS (Fuerzas de Naciones Unidas para la Observación de la Separación) desplegadas en la línea de demarcación entre el Golán ocupado y Siria fueron expulsadas de allí por los hombres de al-Qaeda, sin que ello modificara en nada el conflicto israelo-sirio.
Conclusión: Poner fin a ese sistema sería regresar al espíritu y el contenido iniciales de la Carta de la ONU, renunciar a los privilegios coloniales y pacificar el mundo.

Detrás de las polémicas mediáticas, las manifestaciones callejeras y los enfrentamientos políticos, lo cierto es que el presidente Trump mantiene su rumbo.

Thierry Meyssan
<:ver_imprimer:>  Facebook  Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
En línea
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 934
Mensajes: 4507



« Respuesta #117 : 15 Febrero 2017, 13:39:16 »

Revelado: CIA ideaba derrocar al Gobierno sirio desde hace décadas

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

La CIA, desde los años 80, discutía planes para derrocar al Gobierno de Siria, revela un documento recién desclasificado de la Inteligencia estadounidense.

Sin embargo, para la opinión pública, Washington ha estado urdiendo complots contra Damasco desde la era del expresidente estadounidense Dwight D. Eisenhower (1953-1961).

El documento recogido el martes por los medios de comunicación muestra cómo la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) estudiaba vías para sustituir el Gobierno sirio por otro regido por los “moderados suníes”, en un intento por satisfacer los “intereses económicos de Estados Unidos” en este país árabe.

Creemos que el reinicio de la violencia comunal entre los alauíes y los suníes podría inspirar a los militares suníes para que se rebelen contra el Gobierno (sirio)”, se lee en parte del documento filtrado de la CIA
Sobre el asunto, The Libertarian Institute comenta que un negocio controlado por un Gobierno suní tendría “una fuerte necesidad de ayuda del Occidente” y las inversiones que realizan para construir la economía privada de Siria. “De este modo abriría el paso para lazos más profundos con los gobierno extranjeros”, opina.

La estrategia desarrollada en el documento buscaba crear “condiciones favorables” para la Casa Blanca en Siria. Para materializar este fin, los estadounidenses descubrieron que incitar la “insurgencia suní” a través del “odio étnico y religioso” sería la vía más fácil para derrocar al Gobierno de Damasco.

La CIA entendió que a los suníes les concedían rangos inferiores militares, a pesar de que ellos formaban un 60 % de los militares reclutados. “Creemos que el reinicio de la violencia comunal entre los alauíes y los suníes podría inspirar a los militares suníes para que se rebelen contra el Gobierno”, se lee en parte del documento filtrado de 24 páginas.

El documento, redactado en julio de 1986 durante la Administración del expresidente de Estados Unidos Ronald Reagan (1981-1989), contiene partes que parecen muy similares a los acontecimientos que han sacudido Siria desde marzo 2011, cuando el país se sumergió en una guerra lanzada desde el extranjero.

Y ahora, al transcurrir más de 30 años, se cumpliría el plan de Washington para derrocar al Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, si no fuera por el apoyo de Irán y Rusia a Damasco.

Desde hace más de un lustro, Siria vive sumida en un conflicto desencadenado por grupos armados y terroristas que intentan derrocar al Gobierno de Damasco. Según estima el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Staffan de Mistura, el conflicto ha dejado ya unos 400.000 muertos.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #118 : 20 Febrero 2017, 05:29:41 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

( como siempre, el anàlisis de t. meyssan enseña y hacen pensar )

------------------------------------------------------------

Trump: los negocios contra la guerra
por Thierry Meyssan
Thierry Meyssan nos invita a que observemos a Donald Trump sin juzgarlo según los criterios de su predecesor sino tratando de entender su propia lógica. Y observa que el nuevo presidente estadounidense está tratando de restaurar la paz y de reactivar el comercio mundial, pero sobre una nueva base, totalmente diferente a la actual globalización.


Tratando de echar por tierra el poder que le precedió y que se aferra al control en contra suya, el presidente Donald Trump no puede conformar su administración apoyándose en la clase política ni en altos funcionarios. Por eso está recurriendo a nuevas personalidades, a empresarios como él, a pesar de los riesgos que eso implica.

Según la ideología puritana en boga desde la disolución de la Unión Soviética, es un crimen mezclar la política de un Estado con los negocios personales, razón por la cual se instauró una estricta separación entre ambas cosas. En siglos anteriores, por el contrario, la política no se abordaba bajo una perspectiva moral sino siguiendo el principio de la eficacia. En esos tiempos se consideraba normal asociar los empresarios a la política. El enriquecimiento personal de estos últimos se calificaba de «corrupción» sólo si se enriquecían en detrimento de la Nación, no cuando la desarrollaban.

En lo que concierne a sus relaciones con los Dos Grandes, el presidente Trump aborda el tema de Rusia en el plano político y el tema de China en el plano comercial. Por eso recurre a Rex Tillerson –el ex patrón de Exxon-Mobil–, amigo personal de Vladimir Putin, como secretario de Estado; y a Stephen Schwarzman –el mandamás de la firma de inversiones y capital Blackstone–, amigo personal del presidente Xi Jinping, nombrándolo presidente del nuevo órgano consultativo encargado de proponer la nueva política comercial estadounidense: el Foro Estratégico y Político (Strategy and Policy Forum), inaugurado personalmente por el presidente Trump en la Casa Blanca, el 3 de febrero [1]. Ese Foro reúne a 19 empresarios de muy alto nivel. Contrariamente a las prácticas anteriores, esos consejeros no fueron designados teniendo en cuenta si apoyaron o no al presidente en su campaña electoral, ni tampoco en función de las empresas que dirigen, del tamaño de estas o de su influencia. Sólo se tuvo en cuenta la capacidad personal de dirección de los seleccionados.

Rex Tillerson

Como director de ExxonMobil, Rex Tillerson concibió una forma de asociación con sus homólogos rusos. Gazprom y, posteriormente, Rosneft autorizaron a los estadounidenses a trabajar en Rusia, a condición de que los estadounidenses hicieran lo mismo autorizando esos consorcios a trabajar con ellos en otras partes del mundo. Los rusos cubrieron así un tercio de las operaciones de ExxonMobil en el Golfo de México, mientras que la transnacional estadounidense participó en el descubrimiento de un gigantesco campo de hidrocarburos en el Mar de Kara [2].

Fue ese éxito lo que le valió a Rex Tillerson recibir la Medalla de la Amistad de manos del presidente Vladimir Putin. Pero la prensa prefiere resaltar los vínculos personales que Tillerson estableció con el presidente ruso y con Igor Sechin, hombre de confianza de Putin.

A la cabeza de ExxonMobil, Tillerson se enfrentó a la familia Rockefeller, fundadora del emporio. Pero logró hacer valer su punto de vista y los Rockefeller comenzaron a vender sus acciones para abandonar la compañía [3].

Según los Rockefeller, el petróleo y el gas son recursos finitos, o sea limitados, que están a punto de agotarse –conforme a la teoría divulgada en los años 1970 por el Club de Roma. El uso de esos recursos provoca emisiones de carbono hacia la atmósfera y así da lugar al calentamiento climático del planeta –teoría difundida en los años 2000 por el GIEC y el ex vicepresidente demócrata estadounidense Al Gore [4]. Y es hora de pasar a fuentes renovables de energía.

Por el contrario, para Rex Tillerson, nada permite validar la idea de que los hidrocarburos son una especie de compost de detritus biológicos. Constantemente siguen apareciendo nuevos yacimientos en zonas donde no parecía que pudiese haber yacimientos y a profundidades cada vez mayores. Nada demuestra que los hidrocarburos vayan a agotarse en los próximos siglos. Nada prueba tampoco que el carbono proveniente de las actividades humanas sea la causa del cambio climático. Los dos bandos inmersos en ese debate han financiado un intenso cabildeo para convencer a los políticos que toman las decisiones porque ninguna de las dos partes dispone de un argumento determinante [5].

Pero los dos bandos también defienden, por otro lado, posiciones diametralmente opuestas en materia de política exterior. Es por eso que la lucha entre los Rockefeller y Tillerson tuvo un impacto en la política internacional. Veamos:

En 2005, los Rockefeller aconsejeron a Qatar –cuyos ingresos provienen de ExxonMobil– que apoyara a la Hermandad Musulmana. Después, en 2011, aconsejaron a Qatar que se implicara en la guerra contra Siria. Y Qatar dilapidó decenas de miles de millones de dólares en apoyo a los grupos yihadistas.

Tillerson, por el contrario, consideró que la guerra clandestina es buena para la política imperial, pero no hace avanzar los negocios. Desde la derrota de los Rockefeller, Qatar ha venido retirándose paulatinamente de la guerra y dedica sus gastos a los preparativos de la Copa Mundial de futbol.

En todo caso, la administración Trump no ha tomado, hasta ahora, ninguna decisión sobre Rusia, exceptuando la abrogación de las sanciones adoptadas en reacción a una injerencia en la campaña electoral estadounidense, injerencia supuestamente observada por la CIA.

Stephen Schwarzman

El presidente Trump inicialmente incomodó a China al aceptar una llamada telefónica de la presidenta de Taiwán, a pesar del principio de «Una China, dos sistemas». Recientemente ofreció excusas al presidente Xi Jinping, deseándole calurosamente un «Feliz año del Gallo de Fuego».

Pero antes le hizo un regalo de lujo al anular la participación de Estados Unidos en el Tratado Transpacífico. Ese acuerdo, que ni siquiera estaba firmado aún, estaba concebido –como todo el conjunto de la globalización de los 15 últimos años– para excluir a China del poder de decisión.

El presidente Trump ha abierto un canal de negociación con las principales autoridades comerciales y financieras chinas, a través de los miembros de su Foro Estratégico y Político. Un 9,3% de la empresa de Stephen Schwarzman, Blackstone, pertenece desde 2007 al fondo soberano chino China Investment Corp. [6], cuyo director de aquella época, Lou Jiwei, es el actual ministro de Finanzas de la República Popular China.

Schwarzman es miembro del Consejo Consultativo de la Escuela de Economía y Gestión de la Universidad Tsinghua [7]. Y ese Consejo, bajo la presidencia del ex primer ministro Zhu Rongji, reúne en su seno a importantísimas personalidades chinas y occidentales. Basta con citar a Mary Barra, de General Motors; Jamie Dimon, de JPMorgan Chase; Doug McMillon, de Wal-Mart Stores; Elon Musk, de Tesla Motors; e Indra K. Nooyi, de PepsiCo; quienes además son ahora miembros del nuevo Foro Estratégico y Político de la Casa Blanca.

En un artículo anterior, indiqué que desde su encuentro con Jack Ma –de Alibaba e igualmente miembro del Consejo Consultativo de la Universidad Tsinghua–, Donald Trump se plantea la posibilidad de que Estados Unidos se incorpore al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (Asian Infraestructure Investment Bank o AIIB). Si esa posibilidad se concretara, Estados Unidos estaría iniciando una verdadera cooperación para desarrollar las «rutas de la seda», lo cual haría inútiles los conflictos en Ucrania y en Siria [8].

La cooperación a través del comercio

Desde la disolución de la URSS, la política de Estados Unidos se trazaba según la «doctrina Wolfowitz». Para garantizar que Estados Unidos fuese «el primero», las sucesivas administraciones no vacilaron en librar de manera consciente toda una serie de guerras que empobrecieron el país [9].

Por supuesto, ese empobrecimiento no fue para todos. Por eso se vio un conflicto intestino del capitalismo entre las empresas que se benefiaban con la guerra –actualmente BAE, Caterpillar, KKR, LafargeHolcim, Lockeed Martin, Raytheon, etc.– y las que sabían que podían beneficiarse con la paz.

La administración Trump pretende reactivar el desarrollo de Estados Unidos rompiendo con el ideal de ser «el primero» y fijando como objetivo ser «el mejor». Para eso hay que actuar rápido. Se necesitarán años para abrir las «rutas de la seda», aunque su construcción ya está ampliamente iniciada. Por consiguiente, Estados Unidos no tiene tiempo para ponerse a renegociar los grandes tratados comerciales multilaterales ya existentes. Tiene que concluir sin demora acuerdos bilaterales para que los contratos se apliquen de inmediato.

Consciente de que es extremadamente difícil convertir una economía de guerra en economía de paz, Donald Trump asoció a su Foro Estratégico y Político un empresario proveniente de una de las grandes firmas que podrían desarrollarse tanto en tiempo de paz como en tiempo de guerra:: Jim McNerney, de Boeing.

Thierry Meyssan
<:ver_imprimer:>  Facebook  Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
[1] “Remarks by President Trump in Strategy and Policy Forum”, The White House, 3 de febrero de 2017.

[2] «Rosneft exploitera le pétrole du golfe du Mexique », por Juliana Gortinskaïa, Оdnako (Rusia) , Réseau Voltaire, 8 de marzo de 2013.

[3] “The Rockefeller Family Fund vs. Exxon”, David Kaiser y Lee Wasserman, The New York Review of Books, 8 de diciembre de 2016.

[4] «1997-2010: La ecología financiera», por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia) , Red Voltaire, 28 de abril de 2010.

[5] “Exxon Mobil Accuses the Rockefellers of a Climate Conspiracy”, John Schwartz, The New York Times, 21 de noviembre de 2016. “Rockefeller Foundations Enlist Journalism in ‘Moral’ Crusade Against ExxonMobil”, Ken Silverstein, The Observer, 16 de enero de 2017.

[6] Annual Report 2008, p. 40 & 56, The Blackstone Group.

[7] “The Advisory Board of Tsinghua University School of Economics and Management (2016-2017)”, Tsinghua University.

[8] “The Geopolitics of American Global Decline”, Alfred McCoy, Tom Dispatch (Estados Unidos) , Voltaire Network, 22 de junio de 2015.

[9] La doctrina Wolfowitz se elaboró en el marco de la Defense Policy Guidance for the Fiscal Years 1994-1999. Aunque ese documento no ha sido desclasificado, su contenido fue revelado en el artículo «U.S. Strategy Plan Calls For Insuring No Rivals Develop», por Patrick E. Tyler, The New York Times, el 8 de marzo de 1992. Ese mismo diario publica largos pasajes del informe en la página 14: «Excerpts from Pentagon’s Plan: "Prevent the Re-Emergence of a New Rival"». Informaciones adicionales aparecen en «Keeping the U.S. First; Pentagon Would Preclude a Rival Superpower», por Barton Gellman, The Washington Post, 11 de marzo de 1992.

Thierry Meyssan
Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

 
¿Quién está usando la prensa y la Justicia contra Donald Trump y Francois Fillon?¿Quién está usando la prensa y la Justicia contra Donald Trump y Francois Fillon?
 
Contra Donald Trump, la propaganda de guerraContra Donald Trump, la propaganda de guerra
 
16. El cambio de bando de TurquíaEl cambio de bando de Turquía
 
Las sonrisas de la señora MayLas sonrisas de la señora May
 
Donald Trump disuelve la organización del imperialismo estadounidense Donald Trump disuelve la organización del imperialismo estadounidense
 
  Los artículos de esta autora o autor
  Enviar un mensaje


Red Voltaire
Voltaire, edición Internacional

Enfoques
En breve
Controversias
Hoja Diplomática
En línea
rusoski
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 483
Mensajes: 1696


« Respuesta #119 : 02 Marzo 2017, 03:11:53 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

--------------------------------------------------

Published 28 February, 2017 by Comunidad Saker Latinoamérica
Trump: sueño vs realidad – aún se permite tener esperanza!
This article was written for the Unz Review: Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Para muchos partidarios de Trump la semana pasada ha sido dolorosa. Ya si decidimos reaccionar con abyecto pánico o fingimos que nada ha pasado, algo sucedió y fue algo grande: las Agencias de las Tres Letras dieron un golpe de facto contra Donald Trump forzándolo a despedir a su asesor de política exterior más importante, el hombre que se había atrevido a declarar que quería reformar la sobrepoblada y en gran parte ineficaz comunidad de inteligencia estadounidense.

No hay manera de ponerle una cara valiente a lo que sucedió. No sólo porque se demostró que Trump no es leal con aquellos que son leales con él, sino porque este episodio casi mató lo que yo llamaría el “sueño Trump”. Elegí cuidadosamente mis palabras aquí. Hablo de “Sueño Trump” en contraposición a la “Realidad Trump”. Permítaseme explicar.

El “Sueño Trump”

Cuando Trump ganó las elecciones, el espectro de esperanzas acerca de sus acciones fue muy amplio. Desde “Trump cambiará para siempre el sistema internacional, pondrá fin al Imperio y traerá paz y prosperidad a los Estados Unidos” a “nunca será tan malo como Hillary, no importa lo que haga”. De este espectro, aquí una lista de los que yo tomaría como elementos claves del “Sueño Trump”:

Drenado del pantano: echar a patadas a los neoconservadores hasta el sótano desde el que se arrastraron hace 24 años, reformando la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, posiblemente disolviendo la CIA o, al menos, subordinándola al JCS.
Hacer la paz con Rusia y negociar una “gran solución” que explicara claramente cómo los EE.UU. y Rusia actuarían entre sí y conjuntamente contra las amenazas comunes. Al menos, esto implicaría un acuerdo sobre Ucrania y Siria.
Trabajar con Rusia para crear un nuevo sistema de seguridad europeo para mantener a la OTAN como una organización política, pero que la “diluya” en un nuevo marco de seguridad que vaya desde Portugal hasta los montes Urales y que incluya una versión del siglo XXI del Tratado de Fuerzas Convencionales para Europa.
Dejar de aportar miles de millones de dólares al Imperio y redirigir los inmensos recursos que actualmente se pierden en guerra, agresión y subversión hacia los Estados Unidos y su deteriorada infraestructura, atención médica, educación, PMI, etc. Hasta ahora los sectores más productivos de la economía estadounidense han sido el complejo militar-industrial y las finanzas. La esperanza era que Trump pusiera en marcha la economía “real”: la producción de bienes y servicios.
Poner fin a lo que yo llamaría la “dictadura de las minorías” y sustituirla por una restauración de la soberanía de la mayoría del pueblo estadounidense sobre su país. Que las “Rachel Maddows” que solían ser los “amos ideológicos” del régimen anglo-sionista, fueran conducidos suavemente hacia la puerta y reemplazados por gente con la cual la mayoría de los estadounidenses pudieran identificarse.
Restitución de la ley y el orden en los Estados Unidos y que el flujo descontrolado de inmigrantes fuera finalmente regulado al menos hasta cierto punto.
Por último, pero definitivamente no menos importante, Trump no actuaría sobre esta estúpida, contraproducente y autodestructiva retórica iraní y China. Recuerde: lo que estoy enumerando aquí no es una evaluación realista de lo que Trump podría hacer una vez en el poder, sino lo que deliberadamente llamé el “Sueño Trump” con énfasis en la primera palabra. Claro, puede haber quienes quisieran que Trump cumpliera sus amenazas e incluso iniciara una guerra con Irán o China, pero no conozco a nadie. (Por otra parte, estas no son personas a las que me gusta conocer). Una vez más, este es mi esquema, subjetivo y personal de lo que pienso que muchos (la mayoría?) de los partidarios de Trump podrían soñar, nada más.
Después de la semana pasada, diría que, en su mayor parte, este sueño ha terminado, especialmente los puntos 1,2,3 y 5, los puntos 6 y 7 sobreviven con métodos artificiales y 4 sólo tiene escalofríos y resfriado pero podría todavía vivir.

La clave, por supuesto, es el punto 1: drenaje del pantano. En otras palabras, luchar contra el poder de los neoconservadores y el “estado profundo” de los Estados Unidos y ponerlo de nuevo donde pertenece: en manos de un presidente con el mandato de la mayoría del pueblo estadounidense. Esa es, por desgracia, la mayor pérdida que todos sufrimos la semana pasada: el hombre que se suponía que debía drenar el pantano recibió un golpe humillante por parte de un estado profundo borracho en su propio desparpajo infinito. El mayor peligro no es que Flynn fuera despedido, aunque eso en sí es un gran problema, pero el hecho de que el estado profundo obligó a Trump a traicionar públicamente a Flynn y despedirlo en lugar de los que estaban involucrados en este golpe de palacio (incluyendo al mismo Pence).

Lo que el estado profundo demostró esta semana es que todo el mundo en el Poder Ejecutivo no sirve a gusto del Presidente, sino a placer del estado profundo, incluyendo probablemente al mismo Donald Trump.

Terminando con el Nr. 2 de Trump los Neocons han demostrado ahora al mundo que todo el mundo (Nr.3, Nr. 4, etc.) y posiblemente Nr. 1 están todos aquí solamente en la medida que ellos, los Neocons, les permiten. Estoy personalmente convencido, de que a menos que Donald Trump encuentre en sí el coraje de montar un contraataque importante, los neoconservadores encontrarán la manera de expulsarlo de la Casa Blanca antes de que termine su mandato. Eso es típicamente su estilo: enviar “mensajes” y “sentar un ejemplo”.

Si Trump “se comporta”, posiblemente, le permitirán hacer algo de los puntos Nr. 6 (ley y orden) y Nr. 4 (reorientar un poco de dinero a la patria de EE.UU.). En cuanto al punto Nr. 7 (golpear a Irán y a China), esta es la única parte de su programa que apoyarán con entusiasmo (de este modo también ponindo fin a su sueño de no actuar en ese absurdo).

Así es que sí, esto es malo, y salvo un milagro, el sueño está realmente terminado.

Sin embargo, vamos a poner esto de nuevo en perspectiva.

La realidad Trump

Si el * sueño * ha terminado, esa no es razón para desanimarse o para afirmar que el apoyo a Trump haya sido un error. Se debe tener siempre en cuenta cuál era la alternativa: Hillary Clinton.

Uno de mis comentaristas rusos favoritos, Ruslan Ostashko, lo puso brillantemente cuando dijo:

Ninguna persona racional esperaba que Trump mostrara verdadera amistad o amor por Rusia o un reconocimiento inmediato de Crimea (como parte de Rusia). Nuestra alegría por la elección de Trump estaba vinculada a un solo factor: con Clinton no tendríamos ninguna oportunidad, ni una sola, de llegar a un acuerdo sobre cualquier cosa. Si Clinton estuviera ahora sentada en la Casa Blanca no estaríamos discutiendo el tema del reconocimiento de Crimea o el futuro de las sanciones estadounidenses. Estaríamos tratando de adivinar cuándo comenzaría la guerra nuclear, estaríamos estudiando nuestros mapas de refugio antiaéreo, cómo usar un contador Geiger y cómo contar la dosis correcta para tabletas de yodo.

Él tiene toda la razón, por supuesto. Esto también es exactamente lo que escribí el 9 de noviembre después de la elección:

Así ha sucedido: Hillary no ha ganado! Digo que en lugar de decir que “Trump ganó” porque considero que la primera es aún más importante que la segunda. ¿Por qué? Porque no tengo ni idea de lo que Trump hará a continuación. Tengo, sin embargo, una excelente idea de lo que Hillary habría hecho: la guerra con Rusia. Trump probablemente no hará eso.

Nunca fui un “soñador” con Trump. Yo era simplemente un esperanzado en Trump, lo que significa que tenía esperanzas de que Trump no sólo sería mejor que Hillary, sino que él podría cumplir, al menos, algunos de sus prometidos”sueños”.

Pero si la elección es el triunfo humillante de los neoconservadores y la guerra termonuclear, entonces acepto el primero con gratitud.

Por otra parte, por desagradable que sea este pensamiento para muchos norteamericanos, es un hecho innegable que los Estados Unidos son actualmente el huésped que alimenta al parásito anglo-sionista y que este parásito utiliza para intentar subyugar a todo el planeta.

Lo que está ocurriendo ahora es que los neoconservadores y el estado profundo han logrado re-tomar el control de su anfitrión, pero sólo a costa de un debilitamiento mayor de ese anfitrión. Y eso es objetivamente bueno para nuestro planeta. Así como el golpe de estado en Turquía terminó eviscerando los servicios militares y de seguridad y reduciendo dramáticamente su capacidad de influir en los acontecimientos en Siria (esto es, en parte, el por qué Erdogan ahora está jugando al balón con los rusos y los iraníes) la revolución de color en marcha contra Trump está destruyendo el poder del anfitrión norteamericano y, por tanto, del parásito anglo-sionista. Por un lado, todo el establishment político está tan profundamente involucrado en la lucha por el poder dentro de los Estados Unidos, que se deja muy poca energía burocrática para tratar con cualquier otra cosa. Además, en términos políticos, la “nación indispensable” y la “ciudad sobre la colina” son ahora el hazmerreír del planeta. La próxima vez que algún propagandista del Departamento de Estado empiece a regurgitar el habitual fragmento de propaganda proletario sobre la democracia, los derechos humanos y las elecciones justas, será recibido con una risa histérica y gritos de “médico, sálvate a ti mismo!”. Y, francamente, sólo Dios sabe a dónde nos llevará este proceso. Yo, por ejemplo, no excluiría absolutamente la posibilidad de una guerra civil en Estados Unidos. Y antes de que la declaración sea recibida con burlas y el conjunto habitual de ad hominems, permítanme recordarles que predije la guerra civil en Ucrania, cuando casi todos los demás estaban en estado de total negación (ver: Las puertas del infierno se abren para Ucrania, Escrito el 20 de noviembre de 2013). En este momento, no estoy prediciendo una guerra civil en los EE.UU., pero estoy diciendo que se ha convertido en una posibilidad real.

Guerra civil o no, todo lo que los neoconservadores y el estado profundo están haciendo es acelerar el inevitable colapso de los EE.UU. como hegemón mundial. Es cierto que Trump no podría haberlo impedido, pero podría haberlo negociado, usando el todavía inmenso poder de los Estados Unidos para obtener el mejor trato posible de los otros grandes actores. Si una persona se cae de un rascacielos, no hay manera de evitar que golpee en el suelo – pero si tiene un paracaídas o no, esto hará una gran diferencia en cómo aterrizará. Eso es lo que Trump podría haber hecho – haciendo un “descenso por los descansos” como dice la expresión de los rusos. Las habilidades para hacer que eso suceda son sencillas: realismo, voluntad de negociar, capacidad para entender al contrincante, valor para renunciar a lo que no es sostenible, etc. Estas son las habilidades exactas que los Neoconservadores carecen totalmente. Lo que pueden hacer es doblar la apuesta, luego doblar de nuevo, y luego doblar un poco más. Y este tipo de actitud maníaca siempre conduce a la catástrofe.

Cualquiera que sea el caso, la gran historia en el futuro previsible será la lucha interna dentro del estado profundo de EE.UU. ¿Por qué lucha interna? Debido a que Trump es también parte del estado profundo, no salió de repente de la nada ex nihilo, tenía, y todavía tiene, poderosos patrocinadores. Esa es, en términos comparativos, la buena noticia. La mala noticia es que la facción del estado profundo que respalda a Trump parece ser la más débil. Y Trump mismo no es exactamente un caballero de brillante armadura, por decirlo suavemente. Sin embargo, si imaginamos que por alguna medida de poder las fuerzas anti-Trump dentro del estado profundo son, oh!, 70% y los partidarios del Trump son por lo tanto 30%, las luchas internas entre el 70% y el 30% dejarán muy poca Energía a ambas partes para hacer frente a Rusia, China o Irán.

Es una dulce ironía que los grandes partidarios de divide et impera se hicieron eso a sí mismos, ¿no?

Conclusión

Es demasiado pronto para desanimarse. Sí, el “Sueño Trump” probablemente ha terminado, fue hermoso mientras duró, pero ahora la “realidad Trump” está tomando el centro del escenario y todos necesitamos aprender a operar en este nuevo contexto. Necesitamos estudiar de manera cuidadosa y sistemática esta nueva realidad y analizarla cuidadosamente por todos los riesgos y oportunidades que nos presenta. Y hay un montón de grandes oportunidades, junto con riesgos muy reales, a ser descubiertas. Sólo el hecho de que los líderes del Imperio se han vuelto el uno contra el otro es una bendición enviada por Dios! Usémosla al máximo.

Coincidencia o no, pero el Durán informa que el Presidente de la JCS, el General Joe Dunford y el General Valery Gerasimov, el Jefe del Estado Mayor de los militares rusos se han reunido en Bakú. Esta es la primera reunión de este tipo desde enero de 2014 y tuvo lugar en un “ambiente cordial”. De hecho, Dunford aseguró a Gerasimov que en realidad no hay planes de desplegar tropas terrestres estadounidenses en Siria (hay, por supuesto, ya varios miles de soldados estadounidenses en tierra en Siria, ambas partes saben eso, pero ambas partes también saben lo que Dunford Se refiere a: las fuerzas armadas regulares).

¿Te imaginas una reunión así con Hillary?

Lo que sucedió es muy simple. Con la elección de Trump, los Neocons sufrieron una aplastante derrota y les llevó menos de un mes reagruparse y castrar a Trump. Esto es malo y el “sueño del triunfo” ha terminado. Pero nosotros – la resistencia al Imperio, estamos todavía en muy buena forma. Después de todo, Trump nunca fue nuestro candidato, fue el candidato de la parte del estado profundo que nosotros, los opositores del estado profundo de los Estados Unidos in toto, apoyamos como un mal menor: y teníamos razón – él era y él todavía ss el mal menor. Además, el partido que más ha perdido es la parte del estado profundo que apoya a Trump , y aun tienen suficiente poder (10, 30 o 45 por ciento – eso no importa) para reagruparse y luchar. Y si / cuando luchen,  tenemos que darles nuestro apoyo simplemente porque eso es lo moral y pragmático que hay que hacer. En este momento, Trump se parece a Yanukovich, cierto. Pero creo que él es también una persona mucho más inteligente y mucho más honorable que Yanukovich. Llámame ingenuo, pero mi intuición es que Trump se preocupa por los Estados Unidos y que quiere hacer lo correcto. Podría estar equivocado, por supuesto. Pero al menos hasta ahora no veo los signos claros de la putrefacción total y la corrupción que Yanukovich tiene en toda su cara. Además, Trump parece estar aprendiendo. Eso es muy importante. En su última conferencia de prensa Trump finalmente  mostró algunas agallas reales y contraatacó a los medios de comunicación, muy efectivamente diría yo. ¿Y recuerda lo rápido que Trump aprendió de su primera derrota en el debate contra Hillary? Trump puede ser un aprendiz rápido y si ese es realmente el caso, entonces él podría aprender algunas lecciones más útiles de toda la debacle de Flynn.

Todavía se permiten las esperanzas
En línea
Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 [8] 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!