14 Noviembre 2018, 16:29:29 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Intentos de Tito para integrar Albania a Yugoslavia  (Leído 801 veces)
Miroslav Lokar
Moderator
Mariscal
*

Karma: 410
Mensajes: 3984


Kosovo je Srbija


« : 20 Marzo 2013, 07:31:55 »

Las relaciones albano-yugoslavas luego de la IIGM se caracterizaron por un considerable impacto yugoslavo en los asuntos internos y externos de Albania; desde entonces los comunistas yugoslavos planearon integrar Albania a la Federación de Yugoslavia. El gobierno albanés, liderado por Enver Hoxha, tuvo que enfrentar en 1945 dos grandes desafíos: La consolidación del gobierno, y el reconocimiento internacional de este. Por lo tanto, una alianza con Yugoslavia era mas que necesaria para el gobierno albanés. Con esta situación, Tito estaba entusiasmado por integrar Albania a Yugoslavia antes de que Occidente o la Unión Soviética pudieran intervenir en sus planes. Hoxha, junto a la mayoría del partido comunista Albanés, estaban listos para ceder la soberanía del país para integrarlo a la Yugoslavia de Tito. Por su parte, los miembros de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia estaban convencidos de que con la integración de Albania se resolvería automáticamente el problema de Kosovo. De acuerdo con los planes, tan pronto Albania pasara a ser parte de Yugoslavia, Kosovo seria anexado a la República Albanesa dentro de Yugoslavia.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Mapa mostrando como hubiese quedado Yugoslavia si la unión con Albania se hubiese dado.

A pesar de que las relaciones entre Albania y Yugoslavia siempre fueron hostiles, los intereses mutuos durante la IIGM influenciaron las relaciones mutuas que aumentarían luego del fin del conflicto. Yugoslavia fue el primer país en reconocer el gobierno de Enver Hoxha. Este apoyo yugoslavo hacia Albania continuo también en la Naciones Unidas y en la Conferencia de Paz de París. Edward Kardelj expresó esta actitud en enero de 1945, en la Asamblea General en Londres, cuando declaró:

"La delegación de la República Popular Federativa de Yugoslavia desea hacer la solicitud de apoyo hacia la República popular de Albania. Quienes apoyen a Albania debemos dirigirnos al Consejo de Seguridad para solicitar que la República popular de Albania sea admitida como miembro de las Naciones Unidas. También quiero aprovechar esta oportunidad para recordar al Consejo de Seguridad que Albania fue una de las primeras naciones victimas de las agresiones fascistas en Europa, que el pueblo albanés rechazo rotundamente la agresión fascista en su territorio, y que lucho en el bando de los países fundadores de las Naciones Unidas bajo el nombre del Ejercito de Liberación Nacional y que sin importar la proporción se sus fuerzas, contribuyeron decisivamente a la derrota de los países fascistas, luchando del lado de los países democráticos"

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Enver Hoxha (Izquierda) y Josip Broz Tito (Derecha) en Tirana, Albania. Año 1946.

Inmediatamente después del final de la II Guerra Mundial, la cuestión de la creación de la Federación de los Balcanes, que incluiría Yugoslavia, Albania, Bulgaria, Turquía y Grecia fue reconsiderada. Esta cuestión se estaba considerando desde los años 70s del siglo XVIII,sin embargo, al ver las intenciones de Yugoslavia, y las reacciones de Estados Unidos y Gran Bretaña hacia este proyecto, Stalin, aunque al principio fue partidario, empezó a rechazar la propuesta de la Federación Balcánica, pero no así la propuesta de la integración de Albania como una República Yugoslava.

Stalin ordenó al representante del gobierno yugoslavo para detener las negociaciones que se estaban celebrando con Bulgaria en relación con la federación ya que las grandes potencias no lo aprobarían tal acuerdo. A pesar de esto, le dijo a Milovan Djilas que Yugoslavia podría crear una federación con Albania.

Las transcripciones de una conversación entre Stalin y Tito, el 27 de mayo de 1946, publicadas por un investigador ruso, Gibianski, también confirmaron estas aspiraciones. Stalin le preguntó a Tito si Enver Hoxha estaba de acuerdo con la integración de Albania en Yugoslavia. Tras la respuesta positiva de Tito, Stalin le aconsejó tratar la cuestión de la ayuda mutua y la amistad, para hacer que las clausulas de este tratado resultaran en que la unión entre Albania y Yugoslavia fuesen beneficiosas para ambos pueblos.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Stalin (Medio) y Tito (Deracha) sosteniendo una conversacion. Molotov a la izquierda.

En otra ocasión, en enero de 1948, Stalin, durante su conversación con una delegación de Yugoslavia, hizo hincapié en que el gobierno ruso no tenia ninguna aspiración en Albania por lo que "Yugoslavia podia tragarsela cuando quisiera". Por lo tanto, Tito, a través de las acciones que emprendió, demostró que él tenía una visión para la creación de un Gran Yugoslavia, en lugar de una Federación Balcánica.

Yugoslavia se proponía lograr una dominación política, respectivamente, la política de unificación con Albania, a través de su apoyo económico y diplomático. Este proyecto debía realizarse lo antes posible, porque Tito temía que las grandes potencias Rusia o interfieran.

La primera acción hacia la realización de su plan para la unificación con Albania, fue tomada por Tito cuando firmó formalmente un Tratado con fecha del 20 de febrero de 1945, antes de la Conferencia de Yalta. De acuerdo con este tratado, firmado por Myslym Peza, Spahiu Bedri, Shtylla Medar y Nishani Omer, los representantes de la delegación albanesa, y Josip Broz Tito y Josif Smodlaka, de la delegación yugoslava, ambos países se comprometían a "Tomar la responsabilidad de ayudarse entre para la preservación y protección de la independencia y soberanía frente a cualquier violación o ataque de otros estados".

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Iosif Stalin (Izquierda) junto a Enver Hoxha (Derecha). Stalin seria, en un principio, uno de los mayores impulsores de la unión de Albania con Yugoslavia.

En el período posterior a la guerra en Albania la influencia de la Unión Soviética estaba presente. En septiembre de 1945 Albania y la Unión Soviética firmaron un acuerdo según el cual la Unión Soviética suministraría Albania con equipos para el procesamiento de granos y en las industrias de extracción de petróleo y minerales, mientras que Albania se enviaría a la Unión Soviética tabaco, mineral de cobre, frutas en conserva y aceite.

Albania pronto se dio cuenta de que la asistencia de un país vecino que era necesaria. Cabe destacar que todos los documentos publicados con respecto a la época que estamos discutiendo, revelan que las relaciones entre Albania y Yugoslavia se caracterizaron por la política de unificación de Albania con Yugoslavia. Por desgracia, esta política fue fuertemente apoyada por el Partido Comunista Albanes en sí, aunque después de la ruptura de las relaciones con Yugoslavia, Enver Hoxha intentó distorsionar los hechos en todas las formas posibles, incluso mediante la falsificación de los documentos para que pudiera demostrar que era sólo una hostil interferencia yugoslava en los asuntos del interior de Albania.

La política de unificación fue confirmada en el Pleno del Comité Central Especial de la Partido Comunista Albanes, celebrada en Diciembre de 1946, donde se tomaron decisiones para la cooperación económica entre Albania y Yugoslavia, a través de la coordinación de los planes económicos, la creación de empresas comunes y revalorización de Lek en términos de Dinares, la unión aduanera y militar de ambos países en base de la formación de una federación.

Citar
To be continued
En línea

"Nosotros los pilotos tenemos el deber de repeler por lo menos la primera oleada de aviones enemigos y salvar por lo menos a un niño de nuestro país"

-Capitán Zoran Radosavljevic antes de partir en la que sería su última misión. Base Aérea de Batanjica, Belgrado, República Federal de Yugoslavia.

26 de marzo de 1999
Miroslav Lokar
Moderator
Mariscal
*

Karma: 410
Mensajes: 3984


Kosovo je Srbija


« Respuesta #1 : 21 Marzo 2013, 02:54:51 »

En este pleno se planteó la cuestión de Kosovo. Enver Hoxha pregunto una vez:

"¿Es realmente una prioridad pidamos que Kosovo sea anexado a Albania? Esto no es progresista [...] La Yugoslavia democrática es mas progresista que nosotros [...] Es de nuestro interés que Yugoslavia sea un país fuerte, por que con una fuerte democracia en ese país, la democracia prevalecerá en los otros países balcánicos. Haremos todo lo posible para que los albaneses y los yugoslavos se acepten."

Esta cámara impelente confirmó la decisión que se había tomado en dos tratados anteriores firmados por las delegaciones de Albania y Yugoslavia: El Tratado de Amistad y ayuda mutua entre Albania y Yugoslavia, firmado el 9 de julio de 1946 y el Tratado de Coordinación de los planes económicos, la unificación de Aduanas e igualación de divisas firmado el 27 de noviembre de 1946. La esencia del Tratado de Amistad y Ayuda Mutua, firmado por Enver Hoxha, el representante de la República Popular de Albania, y Stanoje Simić, Ministro de Relaciones Exteriores de Yugoslavia, era el fortalecimiento de las relaciones entre los dos posiciones que se habían creado durante la guerra común contra el fascismo. Las partes acordaron mejorar las relaciones a través de una cooperación general, a que adopten medidas para garantizar la independencia y la integración de ambos países, para ayudar en lo militar y en otros aspectos entre ellos se llegaban a ser atacados por algún otro país. La cooperación económica y cultural se acordaba en otros documentos.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Bandera propuesta para Albania cuando pasara a ser una República Yugoslava

El Tratado de Coordinación de Planes Económicos, unión aduanera y Ecualización Monetaria fue firmado por Nako Spiro, Ministro de Economía de la República de Albania y Boris Kidrić, Ministro de Industria de Yugoslavia. La esencia de este Tratado pone de manifiesto la aspiración de Yugoslavia para la anexión de Albania. En el primer artículo de la coordinación de los planes de ambas partes, se hizo hincapié en tener una base común. El segundo articulo describía cuidadosamente el plan de revalorizacion del Lek Albanés para que este fuese igual de estable que el Dinar Yugoslavo. Se preveía introducir el Dinar como segunda moneda en Albania y que este circulara en conjunto al Lek hasta el momento de la unificación, cuando se sustituiría definitivamente el Lek con el Dinar. El tercer articulo establecía la unificación aduanera y la libre circulación entre ambos países. En este contexto, la reunión del Comité Central del Partido Comunista Albanés celebrada en Diciembre de 1946 promovió el tercer articulo del tratado, alegando que esto era de gran ayuda para que el pueblo albanés pudiese recibir los beneficios que eran enviados desde Yugoslavia mas rápidamente. Sin embargo, esta cuestión fue seguida con interés por la diplomacia internacional y la opinión pública. Por esto, tras la visita de Enver Hoxha a Belgrado en 1946, los medios internacionales empezaron a especular acerca de un tratado secreto firmado entre Tito y Hoxha en el que se acordaba la secesión de Kosovo a Albania como una garantía de que los albaneses serian respetados dentro de Yugoslavia, pasando a ser su séptima república constituyente y acelerando así su integración con otros estados balcánicos. El gobierno de Londres consideró que el acuerdo de la unión aduanera entre Albania y Yugoslavia era primer paso hacia la formación de la federación entre estos dos estados.

Durante 1947, ocurrió un aumento considerable del impacto yugoslavo en las políticas de Albania. En consecuencia, se establecieron varias empresas comunes de albano-yugoslava en el campo de la banca, minerales, electricidad, ferrocarriles, etc. Además, Yugoslavia proporciono una subvención económica que represento un 10 por ciento de todos los ingresos del Gobierno albanés de ese año, y asigno 10 mil toneladas de grano a Albania, aunque dichos granos fueron proporcionados por estados occidentales tiempo atrás. Sin embargo, con el fin de aumentar la dependencia albanesa de Yugoslavia, Tito negó la asistencia a la industria manufacturera en Albania.

Enver Hoxha, después de haberse dado cuenta de esta intención, declaró:

Esperábamos producir para los yugoslavos todas las materias primas que necesitaran. Estas materias primas debían ser exportadas a las metrópolis de Yugoslavia para ser procesados allí en fábricas Yugoslavas [...] El objetivo de los yugoslavos fue, por lo tanto, evitar que nuestro país desarrolle su industria y su clase trabajadora y hacerlo para siempre depende de Yugoslavia"

Albania era tan dominada por los yugoslavos, que no fue invitada a la reunión del Kominform en Polonia, en septiembre de 1947.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Tras la ruptura con Yugoslavia, Enver Hoxha los considero como la mayor amenaza para su país, por lo que ordeno la construcción de mas de 700.000 a los largo de todo el país, con el objetivo de "defenderse" de una invasión yugoslava. Dichos bunkeres estaban situados en cualquier punto defendible, a pesar de que estos no tenian ninguna importancia estrategica.

En noviembre de 1947 los yugoslavos acusaron Nako Spiro de sabotear la cooperación económica del albano-yugoslava. Se suicidó mientras pro yugoslavos, como Koçi Xoxe, Pandi Kristo y Kristo Themelko quedaron como lideres en el Partido Comunista Albanés.

A principios de 1948, Tito, después de haber visto que el tema de la unificación corría peligro, planeo alcanzar su objetivo a través del ejército. Notificó a Enver Hoxha a través de una carta que le escribió, que él enviaria un teniente general y un grupo de oficiales para la coordinación de ambos ejércitos, con la excusa de asegurar la frontera sur en caso de cualquier provocación. Advirtió Hoxha ser discreto, ya que la gente reaccionaría si se dieron cuenta.

Para lograr tan pronto como sea posible su meta para la unificación, los yugoslavos dieron la misión a Koçi Xoxe de incidir dentro del gobierno albanés.  En febrero de 1948 llamó a la reunión del Comité Central. El de febrero se relevo a Mahmet Shehu de su posición, mientras que Koçi Xoxe continuó la persecución de los sospechosos de estar en contra de las relaciones albano-yugoslavas. En abril presentó una propuesta formal para la integración de Albania en Yugoslavia. Enver Hoxha, al ver que las relaciones entre Moscú y Belgrado estaban en franco deterioro, se negó a la unificación. En Junio, luego de la ruptura Tito-Stalin, Enver Hoxha cancelo todos los acuerdos en los que se proponía la integración de Albania a Yugoslavia.

El 1 de Julio de 1948, el Comité Central del Partido Comunista Albanés condeno a la Liga de los Comunistas de Yugoslavia, alegando que "Habían traicionado al Marxismo-Leninismo, al socialismo, y que estaban sumergidos en una vergonzosa guerra en contra del partido de Lenin y Stalin [...] El Comité Central del Partido Comunista Albanés siempre ha estado en guerra con la Liga de los Comunistas de Yugoslavia, que siempre ha aplicado a nuestro país la misma política de traición que ha aplicado con la Unión Soviética [...] La Liga de los Comunistas de Yugoslavia insistió con su política de antimarxista violando la independencia de nuestro país y nuestro partido".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular de Albania comunico a la delegación yugoslava en Tirana su intención de cancelar absolutamente todos los acuerdos de cooperación entre Albania y Yugoslavia, procediendo así a cerrar la frontera entre ambos países. Se hizo hincapié en que gobierno yugoslavo había utilizado estos acuerdos en base capitalista, explotando a los albaneses y promoviendo un sentimiento anti albanés. Las poblaciones albanesa y yugoslava lucharon contra el fascismo alemán por un mejor futuro, para liberar a nuestros países. El Tratado de Amistad y Ayuda Mutua, suscrito el 9 de julio de 1946, que confirmó sus aspiraciones". Esto fue escrito en la carta enviada a la delegación yugoslava en Tirana.

En respuesta, el Ministerio Yugoslavo de Relaciones Exteriores señaló que esas acusaciones son producto de una propaganda organizada contra Yugoslavia. "Por lo tanto, el Mariscal Tito y los lideres de Yugoslavia deberán considerar que las relaciones albano-yugoslavas fueron un grave error del gobierno yugoslavo, decía la carta. Por lo tanto, después del final de estas relaciones, Albania pasaría, del protectorado yugoslavo al protectorado ruso. En esta situación, Enver Hoxha se proporciona la posición de líder de la Albania, considerando que todos los que fueron condenados anteriormente de políticas anti yugoslavas eran ahora héroes que salvaron a Albania de la anexión Yugoslava.

En línea

"Nosotros los pilotos tenemos el deber de repeler por lo menos la primera oleada de aviones enemigos y salvar por lo menos a un niño de nuestro país"

-Capitán Zoran Radosavljevic antes de partir en la que sería su última misión. Base Aérea de Batanjica, Belgrado, República Federal de Yugoslavia.

26 de marzo de 1999
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!