26 Noviembre 2022, 15:14:30 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 [2]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Revisionismo, reformismo o directamente mentiras de supuestos comunistas  (Leído 11824 veces)
MELS1917
Ml. leytenant
*

Karma: 33
Mensajes: 49



« Respuesta #15 : 27 Julio 2018, 03:08:09 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Exacto camarada.

Solo viendo la informacion factual, China es un pais mucho mas explotador que la mayoria de los paises capitalistas. Mejor dicho, China es un pais capitalista y es el mayor explotador de trabajadores entre la lista de las mayores economias del mundo, gobernado por un partido que se llama "Partido Comunista Chino" (podria llamarse "Partido Capitalista Chino", o "Partido Capitalista-Comunista Chino", cambiaria algo?).

La legislacion laboral china es mierda (se trabaja mas horas que en Occidente y se paga mucho menos). Por eso son competitivos en costes.
Practicamente no existe un sistema de pensiones (para unos si, pero para la mayoria no)
Practicamente no existe sanidad publica gratuita.
Hay una gran desigualdad entre clases como tu has dicho.
Muchos etc.

Hablo en terminos generales, es decir, me refiero a toda la poblacion china.

Las economias de mercado desarrolladas tienen ya superado todo eso. Clases si existen, explotacion si existe, pero el nivel de vida de un trabajador medio es mucho mas alto.

Una de las misiones de un sistema socialista/comunista es cubrir las necesidades de su poblacion y mejorar su nivel de vida. Pero en China una de las mayores prioridades consiste en atraer a la inversion extranjera para garantizar su crecimiento. Entonces, estos inversores extranjeros (y nacionales tambien) estan explotando a los trabajadores chinos para obtener beneficios para sus accionistas extanjeros (y nacionales). Y estos inversores son los propietarios de los medios de produccion. Me parece que todo eso es un poco contrario a las teorias marxistas. Que si, que los trabajadores tambien se benefician, porque al no haber esa inversion, no tendrian ni eso lo que tienen. Pero eso esta muy lejos de ser un sistema socialista

Que los chinos puedan justificar eso como "algo temporal para hacer China grande en el menor tiempo posible"? Pueden. Pero una vez China alcance los niveles economicos per capita suficientes (pongamos, equivalentes a los paises capitalistas medios), el gobierno chino va a cambiar de politica? Las elites chinas van a dejar voluntariamente todos sus privilegios a favor de los trabajadores chinos? No lo creo. Y si lo hicieran, su economia acabaria en una recesion. Por las sanciones economicas (coño, si los medios de produccion, cuyos propietarios son grupos de empresas occidentales, son nacionalizados, que va a pasar? Que dira la OMC? Y los yankees? Y la UE?), por perdida de competitividad (mejorar la vida de los trabajadores supone aumentar los costes de produccion), etc. O sea, lo mas probable es que China no va a cambiar sustancialmente. Mejorar - seguro que si.

En la URSS de Stalin tambien se hacia todo para crecer a lo maximo posible. Pero para los trabajadores existia una legislacion laboral mucho mas favorable que en China. Existia un sistema de pensiones. Existia un sistema sanitario gratuito para todo el mundo. Existian largas bajas por maternidad, conservando el puesto de trabajo y salario. Existian jardines de infancia gratis, educacion gratis, comida subvencionada, escuelas de pilotos gratis, etc. Y la URSS de aquellos tiempos crecia mas que China.

Y para rematar, China tiene una economia de mercado, y la URSS tenia una economia planificada.

Entonces, cuantos atributos de la URSS tiene China? Aparte de los monumentos a lideres comunistas y el nombre de su partido gobernante, me parece que muy pocos. Entonces no se puede decir que China es un pais socialista/comunista como nosotros lo entendemos (o como lo fue la URSS si la tomamos como referencia). Porque entonces de la misma forma se podria decir que España es un pais socialista cuando la gobierna el Partido Socialista Obrero Español. Y cuando la gobierna el Partido Popular, entonces España es un pais popular  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

A mí no me cuadra que China no pueda tener casi autosuficiencia con una economía planificada teniendo la mano de obra que tiene, los recursos y actualmente con la capacidad de computación que existe se podría planificar cien mil veces mejor que en la época bolchevique.

¿Si pudieron ellos por qué los chinos no? Yo creo que la cagada está en las tesis de Mao, tanto por la conciliación con la burguesía (que manda cojones) y por no industrializarse pesadamente como lo hizo la URSS. Aunque claro, el paradigma es diferente.
En línea
NOVODVORSKAYA S
Mariscal
*

Karma: 1144
Mensajes: 6297



« Respuesta #16 : 27 Julio 2018, 12:49:03 »

Citar
A mí no me cuadra que China no pueda tener casi autosuficiencia con una economía planificada teniendo la mano de obra que tiene, los recursos y actualmente con la capacidad de computación que existe se podría planificar cien mil veces mejor que en la época bolchevique.

Los chinos han crecido gracias a las inversiones extranjeras y sus exportaciones. Cambiar de rumbo supondria perder esas inversiones y esos mercados exteriores. Estarian dispuestos a hacerlo si esto implicaria una recesion economica?

Tampoco hay que subestimar a los chinos. Con los recursos que tienen, siguen comprando a centenares o miles diversos modelos de motores de aviacion en Rusia, y eso es porque no han podido desarrollar los suyos. Bueno, si que han podido copiar los rusos, pero los motores chinos son de usar y tirar porque no duran nada.

Citar
¿Si pudieron ellos por qué los chinos no?

Porque de facto China es un pais capitalista  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El tanque Armata y los patriotas ucranianos tienen una cosa en comun: la torre deshabitada.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
MELS1917
Ml. leytenant
*

Karma: 33
Mensajes: 49



« Respuesta #17 : 27 Julio 2018, 18:49:43 »

Pero yo me refiero en su momento, quizás si hubieran seguido las tesis marxistas-leninistas no hubieran tenido que pegar el viraje completo hacia el capitalismo en los años 80 con Deng Xiaoping. Todo esto lo digo porque la URSS pasó por una situación muy precaria también y construyeron un estado socialista.
En línea
NOVODVORSKAYA S
Mariscal
*

Karma: 1144
Mensajes: 6297



« Respuesta #18 : 27 Julio 2018, 19:24:00 »

Me imagino es que los chinos simplemente no fueron capaces avanzar tecnologicamente lo suficiente y por sus propios medios, porque la ayuda de la URSS fue en su mayor parte relacionada con el campo de defensa y ciencia. Mientras que las inversiones occidentales estan relacionadas mas con el producto de consumo, que luego es exportado y asi permitiendo obtener divisas y tambien generando la demanda interna.

China per capita sigue siendo un pais bastante pobre. Si, ahora tienen una clase media de unos 300 millones (poblacion de USA!), pero es que el resto (1100 millones) vive en la miseria. Siendo 1 o 2 economia del mundo y habiendo crecido un monton en los ultimos años. Pues imaginate como se vivia en China hace 30 o mas años.

Citar
Todo esto lo digo porque la URSS pasó por una situación muy precaria también y construyeron un estado socialista.

De las primeras cosas que hizo la URSS tras haberse formado, fue invertir fuertemente en la educacion que cubria practicamente a toda su poblacion, incluso en areas rurales mas remotas. De esta manera la URSS en unos años obtuvo recursos humanos en grandes cantidades que tenian diversos grados de educacion (vamos, que si uno al menos sabe leer, ya puede seguir estudiando y/o se le puede formar para trabajar en la industria). Esto fue la base que puso Lenin para la industrializacion de Stalin. A partir de entonces la URSS invertio muy fuertemente en ciencia, investigacion, industria, infraestructuras y demas, siguiendo invirtiendo en educacion. Todo esto fue realizado en los plazos muy breves. En China estos procesos ocurrieron mas tarde.

En línea

El tanque Armata y los patriotas ucranianos tienen una cosa en comun: la torre deshabitada.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
MELS1917
Ml. leytenant
*

Karma: 33
Mensajes: 49



« Respuesta #19 : 10 Agosto 2018, 14:51:09 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

"Según el gobierno están en la primera etapa del socialismo y para el 2021 el objetivo es conseguir un desarrollo moderado del país."


Joder con su "NEP" si que les va a durar jajajajaja. Luego dicen que son marxistas y siguen tesis profundamente antimarxistas.
En línea
Amador Urssus
Gulag Archipelago Holidays
Mariscal
*

Karma: 907
Mensajes: 5193



WWW
« Respuesta #20 : 10 Agosto 2018, 20:22:39 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Me imagino es que los chinos simplemente no fueron capaces avanzar tecnologicamente lo suficiente y por sus propios medios, porque la ayuda de la URSS fue en su mayor parte relacionada con el campo de defensa y ciencia. Mientras que las inversiones occidentales estan relacionadas mas con el producto de consumo, que luego es exportado y asi permitiendo obtener divisas y tambien generando la demanda interna.

China per capita sigue siendo un pais bastante pobre. Si, ahora tienen una clase media de unos 300 millones (poblacion de USA!), pero es que el resto (1100 millones) vive en la miseria. Siendo 1 o 2 economia del mundo y habiendo crecido un monton en los ultimos años. Pues imaginate como se vivia en China hace 30 o mas años.

De las primeras cosas que hizo la URSS tras haberse formado, fue invertir fuertemente en la educacion que cubria practicamente a toda su poblacion, incluso en areas rurales mas remotas. De esta manera la URSS en unos años obtuvo recursos humanos en grandes cantidades que tenian diversos grados de educacion (vamos, que si uno al menos sabe leer, ya puede seguir estudiando y/o se le puede formar para trabajar en la industria). Esto fue la base que puso Lenin para la industrializacion de Stalin. A partir de entonces la URSS invertio muy fuertemente en ciencia, investigacion, industria, infraestructuras y demas, siguiendo invirtiendo en educacion. Todo esto fue realizado en los plazos muy breves. En China estos procesos ocurrieron mas tarde.




  Queridísima Valeria, la URSS, nuestra añorada (más tuya que mía) URSS fue la demostración material real de que el Socialismo es posible y que es mucho mejor que el Capitalismo, en 20 (e incluso yo diría que 50, hasta el 56) años se hizo una "Transformación sin igual", con escasa ayuda y con mucha obstrucción extranjera, basicamente con el esfuerzo del PUEBLO dirigidos por POLÍTICOS independientes e incorruptibles...  El grandísimo Lenin, el magnífico Stalin... ya luego la cosa se fue jodiendo un poco-bastante hasta llegar al tipo aquel de la Mancha (de cuyo nombre no quiero acordarme, pero Dios sabe que me acuerdo)...

 Aquí, en España, tú lo sabes bastante bien, siguimos igual (politicamente) que hace 40 años... aqui hubo una "Transición a casi lo mismo y con los mismos"...

  Besos putina   Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Si tomas la píldora azul, fin de la historia: despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte.
Si tomas la roja te quedarás en el país de las maravillas, y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos.
Recuerda, lo único que te ofrezco es la verdad, nada más.
-
Borregos y tragacionistas se atiborran de las azules, lógicamente.
Los comunistas, ingerimos las rojas... Yo me tome un frasco entero.
Bolchevique_BCN
Moderator foro RKKA
General Mayor
*

Karma: 352
Mensajes: 1274



« Respuesta #21 : 11 Agosto 2018, 11:46:32 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

  Queridísima Valeria, la URSS, nuestra añorada (más tuya que mía) URSS fue la demostración material real de que el Socialismo es posible y que es mucho mejor que el Capitalismo, en 20 (e incluso yo diría que 50, hasta el 56) años se hizo una "Transformación sin igual", con escasa ayuda y con mucha obstrucción extranjera, basicamente con el esfuerzo del PUEBLO dirigidos por POLÍTICOS independientes e incorruptibles...  El grandísimo Lenin, el magnífico Stalin...ya luego la cosa se fue jodiendo un poco-bastante hasta llegar al tipo aquel de la Mancha (de cuyo nombre no quiero acordarme, pero Dios sabe que me acuerdo)

La clave de todo tiene un nombre queridos camaradas...Yuri Andropov...si hubiese tenido solo un poco más de tiempo para consolidar el retorno del esa clase política tan brillante...lo tenía todo preparado...posiblemente hoy en día la URSS seguiría allí, ves a saber cuantos en países podría haber contagiado el Socialismo a finales de siglo pasado y principios del nuevo con las principales conomías capitalistas temblando como flanes...  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Aleksei Stajanov
Colaborador portal RKKA
Mayor
*

Karma: 470
Mensajes: 582



« Respuesta #22 : 07 Noviembre 2022, 10:51:48 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

El anticomunismo de izquierda es lo que permite que la propaganda imperialista opere sin oposición

7 DE NOVIEMBRE DE 2022
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
George Orwell yuxtapuesto con un símbolo de la OTAN que destaca la esvástica oculta en su diseño.  Foto: Rainer Shea.

Por Rainer Shea — 3 de noviembre de 2022

Ucrania es la gran prueba para la capacidad del imperialismo estadounidense de inclinar las mentes hacia su lado. Tras dos décadas de un proceso de declive de la hegemonía de Washington, catalizado por el irrecuperable revés global de las invasiones de Afganistán e Irak, los imperialistas han apostado su supervivencia al resultado de la guerra de Ucrania. No necesariamente en si Kiev gana, que era una causa perdida desde el principio por cualquier análisis honesto, sino en si los aliados más importantes de Washington se mantienen leales después de que Ucrania se agote por completo como una herramienta para la guerra de poder. El imperio puede darse el lujo de perder su régimen títere de sacrificio en Ucrania. No puede permitirse perder el apoyo de Europa.

La venganza de Ucrania en Occidente


Al provocar a Rusia para que tome medidas, los imperialistas han reparado las divisiones dentro del bloque de la OTAN que han estado apareciendo en los últimos años, así como también han asimilado completamente a los estados nórdicos en la OTAN. Sin embargo, estas “victorias” son solo momentáneas, al igual que el daño económico que las sanciones han causado a Rusia. A largo plazo, el bloque de la OTAN se encamina hacia una nueva fisura, que se verá acentuada por la catástrofe económica que las sanciones han acarreado sobre los países europeos. El aumento de la militarización de Escandinavia no es una pérdida para Rusia, ya que los estados nórdicos siempre fueron estados satélites imperialistas, y su unión al esfuerzo bélico acelerará su decadencia. Rusia seguramente saldrá victoriosa en la guerra económica, simplemente porque está demostrando ser más resistente que el bloque imperialista y, por lo tanto, sobrevivirá al imperio estadounidense en espiral. El imperialismo está desesperado por ver recompensada su apuesta geopolítica en Ucrania, para debilitar a Rusia lo suficiente como para que estos déficits valgan la pena. Por eso su propaganda está trabajando para inculcarnos cierta historia sobre el conflicto. Una historia que puede mantenernos del lado de la operación de desestabilización que Washington pretende seguir ejecutando en Ucrania durante el mayor tiempo posible.

En esta historia, el lado ruso es esencializado como una fuerza malévola y siniestra, una amenaza que está equivocada sin importar el contexto. La invasión de las fronteras de Rusia por parte de la OTAN, el golpe de estado estadounidense que ocurrió en Ucrania en 2014, las intenciones declaradas del régimen pro-OTAN de limpiar étnicamente la región de Donbas, el apoyo de la CIA a las milicias nazis ucranianas junto con el régimen: ninguna de estas realidades importa. dentro de esta historia. Aparte de la expansión de la OTAN, que se presenta en sí misma como una respuesta a una supuesta amenaza de Rusia, ninguno de estos hechos se reconoce siquiera como real. Todos están clasificados como mentiras inventadas para justificar los esquemas imperialistas de Rusia. Que Rusia es una semiperiferiapaís, sin las características socioeconómicas requeridas para cumplir con los criterios de una potencia imperialista, también es despreciado. Simplemente por ser Rusia, y por no ser un estado cliente de EE.UU., Rusia es vista como imperialista.

“Esencialización” es la palabra clave para describir esta historia, porque para llamar a Rusia la que está equivocada, los administradores narrativos del imperialismo deben construir la narrativa de que Rusia tiene fundamentalmente un papel negativo en el mundo. La única forma en que esto cambiaría es si Rusia fuera recolonizada, lo que los imperialistas ahora pretenden hacer dividiéndola al estilo de Yugoslavia. Para ser visto como una fuerza positiva en el pensamiento occidental convencional, un país debe estar gobernado por un estado proimperialista. Es por eso que la mitad norte de Corea es vista como la parte malvada de Corea, mientras que el sur es la mitad “buena”. El equivalente se aplica a China continental frente a Hong Kong, o a China frente a Taiwán. (Todos estos lugares son parte del mismo país, por mucho que los imperialistas intenten borrar esta realidad). Tan pronto como un país desafía los intereses de Washington, está clasificado como uno de los villanos del mundo. Y tan pronto como se asimila a la estructura imperial, cualquier atrocidad que cometa es blanqueada.

En el caso de Ucrania, la propia asimilación del país ha requerido tales atrocidades. Para convertir a Ucrania, un ex estado soviético con profundos lazos históricos y culturales con Rusia, en una base para la guerra de poder de la OTAN, esta historia y cultura tenían que ser borradas. El partido comunista tuvo que ser prohibido, los comunistas tuvieron que ser el objetivo de impunemente vigilantes fascistas, el idioma ruso tuvo que prohibirse en la vida pública, la población tuvo que ser aterrorizada hasta la sumisión a través de espectaculares actos de violencia estatal, y el reconocimiento de cómo los fascistas banderitas que participaron en el Holocausto debían ser criminalizados. El siguiente paso habría sido la reubicación forzosa de los hablantes de ruso de Donbas, pero afortunadamente Rusia lo ha impedido. Los continuos bombardeos del Donbas y los crímenes de guerrapor las fuerzas ucranianas son intentos inútiles de llevar a término este genocidio.

Los imperialistas justifican todos estos males, si es que se habla de ellos, acusando a los retadores de Washington de cometer atrocidades. Estas banderas fabricadas o falsaslos relatos de violaciones de los derechos humanos no son más que tapaderas para el verdadero propósito de la guerra de Washington, que no es promover el bienestar humano sino mantener el capital monopolista global. Cada vez que los comentaristas y políticos pro-ucranianos declaran que Ucrania no puede ser un estado fascista porque Zelensky es judío, hay un elemento de conciencia de que este argumento es fundamentalmente defectuoso. Cualquier análisis serio de la situación ucraniana posterior al maidan deja en claro que Zelensky no es más que un títere; la verdadera presencia gobernante en Ucrania es un estado de seguridad nacional controlado por EE. UU., que amenazó a Zelensky para que aceptara el respaldo de las milicias nazis después de que fuera elegido. Detrás de cada mentira por omisión que dicen los propagandistas de la OTAN hay un motivo para promover los intereses del imperialismo,

Aquellos involucrados en las narrativas de atrocidades sobre los retadores de Washington se aferran a las cosas que los imperialistas no dicen porque están confundidos y podrían encaminarse en el camino correcto a través de un simple descrédito. Se niegan a no creer en la propaganda porque han abrazado esa historia centenaria que dice que las potencias coloniales luchan por una causa justa y que, por lo tanto, quienes desafían a estas potencias son amenazas para la humanidad. Algo que alguien solo querría creer si tiene un interés material en mantener la extracción neocolonial.

Cuando se trata de Rusia, hay un arquetipo histórico particular en el que el imperialismo basa su narrativa para retratar al país objetivo como si encajara en esta clasificación de un demonio internacional. Ese es el arquetipo del huno asiático, el conquistador del este que busca finalmente someter a Europa. En la cosmovisión que habita este arquetipo, los innumerables crímenes del imperialismo europeo y estadounidense están justificados, porque supuestamente Occidente ha tenido que volverse dominante para evitar ser colonizado a través de los secretos planes genocidas de Oriente. Los orientales siempre están maquinando para completar sus antiguos diseños para la desaparición de Occidente.

El uso del insulto "orco" contra los rusos por parte de Ucrania demuestra el poder que tiene la narrativa, específicamente de tipo literario, para cultivar esta percepción. "Orc" es una referencia a las criaturas repulsivas y brutales del legendarium de Tolkien, que son reclutadas para servir a las fuerzas del mal en su guerra contra "Occidente". La intención de Tolkien no era escribir una alegoría, pero dijoque basó a los orcos en lo que consideraba las características menos halagadoras entre los asiáticos del norte y central. Son los seres corrompidos cuyo papel es hacer avanzar los esquemas de aquellos que se oponen a la belleza, la nobleza y la voluntad del creador. Lo que le da a la invocación de Tolkien del lado ucraniano una influencia tan popular es que la narrativa que Tolkien creó, literariamente hablando, es objetivamente magistral. Presenta una narrativa sobre el mal que se socava a sí mismo, contada con tal detalle y poesía que ha tenido un impacto en millones.

El poder de la propaganda racista de Ucrania es que logra que sus adherentes proyecten la guerra contra Rusia en la guerra contra el mal dentro de la narrativa de Tolkien. Stalin llamó a los escritores literarios “los ingenieros del alma humana”, y esta influencia que tienen puede ser explotada por aquellos con agendas oscuras. Especialmente cuando los propios autores tenían creencias que se alineaban con estas agendas, consciente o inconscientemente.

Otra fuente de literatura a la que recurren los propagandistas pro-ucranianos es Orwell, un personaje que considero infinitamente peor que Tolkien. Los prejuicios de Tolkien fueron producto de sus condiciones, mientras que los de Orwell eran demasiado severos para no provenir principalmente de intenciones maliciosas. Su trabajo se está utilizando en la propaganda de la OTAN porque, como El Señor de los Anillos , cuenta historias que tocan el corazón. Esto fue al menos cierto en mi experiencia antes de saber que Orwell era un fanático hipócrita y sexualmente depredador . cuyas ideas no son “socialistas”, sino profundamente anticomunistas. Sin embargo, las historias que contó tienen poder, al menos en mentes que no han sido informadas sobre el carácter poco confiable de la persona que las escribió o la naturaleza reaccionaria de lo que dicen estas obras. Es apropiado que un individuo tan incompleto como Orwell, quien se presentó a sí mismo como el defensor de la justicia y la integridad mientras era un sinvergüenza traidor, sea la voz literaria definitiva para el anticomunismo de izquierda.

Lo que hizo fue utilizar la capacidad emocional de la narrativa para hacer que el antimarxismo, y más aún el antileninismo, parecieran posturas objetivamente correctas. Los propagandistas de la OTAN de hoy invocan sus obras para promover estas ideas, que son esenciales para apoyar la historia demoníaca que están contando sobre Rusia. La forma en que lo hacen es más compleja que la forma en que los racistas ucranianos invocan a los orcos; el uso de Orwell para promover la propaganda imperialista es similar a una operación psicológica, donde las ideas se manipulan hábilmente para hacer que uno se vincule emocionalmente con cierto modelo sobre cómo ver el mundo.

 

Conozca a los Spooks, Mercs y Chickenhawk Politicos que se alistan como trolls de la NAFO


Para asumir su papel como el narrador que sería utilizado para esencializar a los retadores de Washington como malvados, Eric Arthur Blair (el nombre real de Orwell) primero tuvo que internalizar la esencialización vilipendiante del marxismo. Las condiciones que dieron origen a su anticomunismo fueron el ambiente de división dentro de la izquierda global entre reformistas y revolucionarios de principios del siglo XX, catalizado por la intensificación de la lucha de clases con la Revolución Rusa. Cuando se formó la generación de partidos comunistas que llevaron a cabo las primeras revoluciones obreras exitosas, los socialdemócratas, una categoría en la que cayó Blair, reaccionaron con veneno. Conspiraron para sofocar la revolución en Alemania asesinando a la líder comunista Rosa Luxemburg. Un evento que sucedió cuando Orwell era solo un adolescente,

Después de su educación como miembro de la policía colonial india británica y su evolución hacia un partidario del Partido Laborista, Orwell llegó a lo que describió como "la vieja, verdadera y desagradable conclusión de que un comunista y un fascista están algo más cerca de uno". otra que cualquiera es para un demócrata”. Lo que ilustra la esencia de la disputa ideológica entre su línea y los socialistas genuinos: mientras que su concepto de socialismo es compatible con versiones de “democracia” que caen dentro de los límites truncados del estado burgués, los marxistas reconocen que el estado burgués debe ser derrocado y reemplazado por un estado obrero verdaderamente democrático. La percepción de que tal proceso es antidemocrático depende de la idea de que excluir a la burguesía del poder es una injusticia. Dado que el poder burgués está indisolublemente ligado al poder colonial,

Esta lealtad materialmente motivada hacia las estructuras del capitalismo, el colonialismo y el imperialismo es congruente con el tipo de “socialismo” que representan Orwell y otros anticomunistas de izquierda. Este es un “socialismo” que incentiva a uno a creer constantemente en la propaganda de atrocidades de la burguesía contra el comunismo y otras fuerzas antiimperialistas porque desde la perspectiva de alguien cuyo sustento se basa en la extracción imperial, cualquier acción antiimperialista sustancial está mal. Así es como se obtienen individuos de mentalidad “revolucionaria” que no se comprometen como Orwell, quien se desilusionó con el concepto de estado debido a sus experiencias con la burocracia imperial, pero hizo un trabajo de propaganda indispensable para ayudar al estado imperialista.

La forma en que luchó por el imperio fue construyendo narrativas que presentaban tragedias desgarradoras sobre los males de los que son capaces los estados y armando estas historias contra los enemigos del imperialismo. En Animal Farm, contó una historia de personajes que vieron cómo su hogar se sometía a través del terror y, en 1984,le contó a uno de un hombre al que sistemáticamente le arrebataron su humanidad hasta que ya no pudo pensar por sí mismo. Estas historias han resonado profundamente entre aquellos que están dispuestos a aceptar el veneno ideológico que contienen. Lo que significa que sus novelas se involucran en la manipulación emocional para vender un relato fraudulento de la historia comunista, uno que todavía se usa contra Rusia a través de la representación de Putin como un "estalinista". Las dos historias incluyen personajes suplentes tanto para Trotsky como para Stalin, en cada caso reforzando el dramático mito anticomunista de cómo la revolución rusa fue “traicionada” por un villano hambriento de poder que expulsó al héroe por mantenerse fiel a la causa. .

El trotskismo, la ideología disidente que representa esta narrativa, no es la principal amenaza para el movimiento comunista actual. Pero sí produjo el movimiento neoconservador, un desarrollo que el trotskismo literario de Orwell nutrió absolutamente. Podemos ver esto en el ejemplo de Christopher Hitchens, un trotskista que estuvo involucrado en el lado virulentamente antisoviético de la era de la Guerra Fría de la organización “socialista” antes de convertirse en un neoconservador. Su gran inspiración ideológica fue, por supuesto, Orwell.

La narrativa fundacional del trotskismo, que es por extensión la narrativa fundacional del neoconservadurismo, depende de la omisión y el engaño. Trotsky, el supuesto héroe socialista que los pensadores burgueses han apuntalado para sus propios fines, fue expulsado porque propuso una idea tremendamente poco práctica sobre intentar expandir el socialismo en todo el mundo a través de la pura fuerza militar. Es fácil ver cómo las ideas de Trotsky dieron origen al neoconservadurismo, con su fijación en usar la guerra para difundir la “democracia”. Las calumnias contra Stalin usadas por los seguidores de Trotsky, y por los fascistas cuyos objetivos se alinean con ellos, pueden ser refutadas mirando el contexto detrás de ellas. Por ejemplo, los errores judiciales bajo el liderazgo de Stalin fueron provocados por la infiltración fascista de la NKVD; La hambruna de Ucrania fue causadapor los terratenientes pequeñoburgueses que destruyeron las cosechas para evitar seguir las órdenes de Stalin de compartir con los trabajadores; y Stalin solicitó renunciar a su cargo cuatro veces, luego recibió demandas de sus colegas para seguir liderándolos. Estos y otros detalles deben omitirse para que el relato alegórico de la historia soviética de Animal Farm cuadre.

La CIA, que ve el poder de la narración como un arma, naturalmente se aferró a estos trabajos, produciendo una versión cinematográfica animada de Animal Farm y trabajando para propagar 1984 dentro de nuestro discurso en un nivel aún más amplio. Con la llegada de la guerra de propaganda de Ucrania, este uso de Orwell como herramienta en la manipulación cultural de la CIA se ha intensificado. Este año, la publicación neoconservadora The Atlantic usó un 1984analogía para tratar de desacreditar la retórica gubernamental antiimperialista no solo de Rusia, sino también de China y la RPDC, escribiendo: “Aunque los líderes de estos regímenes difieren en su enfoque del pasado, los tres afirman que es su nación la que está bajo amenaza, y que deben fortalecer sus capacidades militares y aumentar su control político para defender a sus ciudadanos. "Todo lo que el Partido sostiene que es verdad, es verdad", se dice a Winston en la novela de Orwell. Los líderes de Rusia, China y Corea del Norte tienen una opinión similar y eso tiene consecuencias para todos nosotros”.

Por supuesto, los derechistas tienen este punto de vista hacia los retadores del imperialismo. Creen que EE.UU. es la víctima inocente bajo amenaza y que debe fortalecer su propio estado represivo para defenderse de la supuesta subversión extranjera. Entonces asumen que esta mentalidad cínica es compartida por sus enemigos. Lo que ha hecho la mitología literaria de apoyo de Orwell para el anticomunismo de izquierda es cultivar una versión izquierdista de esta cosmovisión proimperialista. No existe una oposición mayoritaria a nuestro paradigma de militarismo, porque la izquierda en el centro imperial rechaza los argumentos antiimperialistas.

El mes pasado, los progresistas de la Cámara retiraron su carta llamando a la diplomacia con Rusia, y el senador Sanders respondió a los argumentos de las voces en contra de la guerra diciendo: “¿Demócratas, belicistas? ¿Cuando tienes a Putin violando todo tipo de leyes internacionales, desatando un nivel de destrucción increíblemente repugnante y horrible contra el pueblo de Ucrania? Estaba mintiendo por omisión, omitiendo el contexto detrás de por qué Rusia intervino, y mintiendo directamente, retratando implícitamente los ataques de bandera falsa de Ucrania como atribuibles a Rusia. También estaba siendo deshonesto porque estaba evitando el punto central del argumento, que es que Washington podría poner fin a la guerra en cualquier momento negociando con Rusia. Pero desde la perspectiva predeterminada de los asuntos mundiales dentro del centro imperial, su declaración fue perfectamente banal.

Los políticos y expertos que dicen tales mentiras nunca permitirán que se les confronte en un foro público con todos los hechos que desacreditan la postura pro-Ucrania. Deben dejar estos hechos solo parcialmente mencionados para que puedan desviarlos con su conjunto uniforme de contraargumentos. La imagen completa debe permanecer siempre esquiva, o de lo contrario la historia que están contando será expuesta como falsa.

Esta historia es compatible con los izquierdistas del centro imperial porque la alienación del sistema que estos izquierdistas han experimentado, donde reconocen los males del capital, el estado policial y la injusticia social, no cambia su compromiso de defender sus propios intereses imperialistas. Están contentos de proyectar en nuestro mundo el escenario que describió la distopía de Orwell, donde ninguno de los lados en la guerra es bueno y todos trabajan hacia el mismo fin opresivo. Adoptan la opinión de que ningún estado vale más la pena apoyar que otro, ya que esto les permite separarse de la geopolítica. Involucrarse en un análisis honesto de la geopolítica requeriría renunciar a las narrativas de atrocidades del imperialismo, que son indispensables para un chovinista imperial. Entonces, o bien se mantienen apáticos ante la geopolítica,

Así es como se obtiene a los más mal intencionados entre estos tipos, los que usan las narrativas de atrocidades para racionalizar el trabajo para las ONG de la OTAN o las principales organizaciones oportunistas de auxilio. El objetivo esencial de estos actores es desacreditar a los antiimperialistas, como cuando Orwell escribió una lista de izquierdistas y comunistas para la inteligencia británica. Con la hipocresía tan presente en nuestro movimiento “progresista”, con supuestos radicales en el gobierno que se rinden de manera confiable cuando se encuentran con una reacción violenta a favor de la OTAN, estos actores deben mantener un mito glorificante sobre lo que representa su causa. Una parte central de este mito, aparte de la lucha contra un hombre del saco llamado "estalinismo", es que Orwell era un socialista dedicado. Si Orwell es elogiado como un narrador de la verdad con principios,

Es una dinámica circular de autocomplacencia, donde la escuela de pensamiento que representaba Orwell es perpetuamente romantizada por los lacayos imperiales que la llevan a cabo. Un sentimiento recurrente entre ellos es “Orwell importa”, que se articuló en el título del libro de Hitchens que celebra las contribuciones de Orwell a lo que Hitchens vio como los elementos esenciales de la retórica occidental. En Why Orwell Matters, Hitchens escribió que “Parece que nunca diluyó sus opiniones con la esperanza de ver su firma difundida entre los clientes que pagan; esto por sí solo es una pista de por qué todavía importa”. en su ensayodel mismo nombre, el historiador Timothy Ash escribe sobre Orwell que “Lo que él aborrece, quizás incluso más que la violencia o la tiranía, es la deshonestidad. Marchando arriba y abajo de la frontera entre la literatura y la política, como un centinela de la moralidad, puede detectar un doble rasero a 500 metros con mala luz. ¿Un parlamentario tory exige la libertad de Polonia mientras guarda silencio sobre la India? Sentry Orwell dispara una ronda rápida.

El pueblo que lucha contra el imperialismo no necesita aliados como Orwell. Estos “aliados” los ayudarán en un momento y los traicionarán al siguiente. No solo me refiero a cómo Orwell se refirió en su lista al cantante comunista negro estadounidense Paul Robeson como "muy anti-blanco", sino a la naturaleza reaccionaria general de las ideas que expuso. Actuar como ingeniero literario del alma humana, y contar una historia donde las revoluciones sólo pueden corromperse si desafían seriamente al capital, es realizar una especie de insidioso sabotaje contra la causa antiimperialista. La narrativa que contó facilita que los anticomunistas de izquierda rechacen la tesis del Estado y la revolución de Lenin., esta tesis es que un estado obrero es la única forma práctica de contrarrestar el poder burgués en la era del imperialismo. Pueden proyectar a Lenin y su sucesor teórico Stalin, como equivalentes a los villanos de Orwell, como engañadores que presentan un análisis falso para justificar sus intenciones de tomar el poder.

Tal perspectiva solo puede provenir de un lugar no informado por el marxismo. Esto se debe a que la lógica interna de la narrativa de Orwell se basa fundamentalmente en la fantasía, no en un análisis dialéctico (como en un análisis científicamente informado). El motivo que impulsaba a la élite gobernante en 1984 y en Animal Farmpor extensión, se revela no como interés material sino como puro poder. Pero no es así como se forman realmente los sistemas sociales tiránicos. La subyugación siempre está motivada, en esencia, por el deseo de los subyugadores de asegurar una ventaja material. El estado burgués está motivado por esto, el imperialismo está motivado por esto, los estados feudales y esclavistas de la antigüedad fueron motivados por esto. Lo que diferencia a estos sistemas del comunismo es que mientras se basan en los intereses materiales de las minorías explotadoras, el comunismo se basa en el interés material de la mayoría actualmente explotada. Pretende convertir al proletariado en la nueva clase dominante, lo que a largo plazo provocará la desintegración del Estado y la obsolescencia del concepto de clase.

Cuando las revoluciones obreras se han corrompido, se debe a los entornos existentes dentro del partido gobernante que permiten el surgimiento de individuos e ideas oportunistas. No por esas ideas fundacionales marxista-leninistas de la toma del poder por parte de los trabajadores, y de la necesidad de un Estado que defenderse de la reacción burguesa en la etapa actual de la historia. Estas ideas son correctas, y cuando se aplican incorrectamente, el movimiento comunista es capaz de aprender de los errores cometidos. El proyecto de Nikita Khrushchev para desmantelar la dictadura del proletariado de la URSS fue posible gracias a una dinámica de educación insuficiente dentro del partido, donde las lecciones históricas brindadas por Lenin y Stalin podrían descartarse por capricho. A Jruschov se le permitió llegar a la conclusión errónea de que el socialismo y el capitalismo podían coexistir, racionalizando su incorporación de la burguesía a la autoridad estatal y debilitando el papel del estado como instrumento de lucha de clases. También se le permitió contar una serie de mentiras sobre supuestos crímenes de Stalin para justificar su propia misión oportunista.

Sabemos que este y otros errores del antiguo socialismo se pueden corregir porque estamos viendo cómo Xi Jinping está trabajando activamente para que el partido gobernante de China evite los errores revisionistas de la URSS. Ha identificado el nihilismo histórico como la idea que derribó el bloque soviético y está comprometiendo al Partido Comunista de China a defender el principio leninista de la dictadura del proletariado. Esto se manifiesta en cómo está deshaciendo la liberalización de China, redistribuyendobillones de los multimillonarios de China a medida que los niveles de vida continúan mejorando y China implementa su propio nuevo acuerdo verde. China, al igual que los demás países socialistas que han aprendido lecciones de la caída de la URSS, han reivindicado el leninismo. El único recurso de los anticomunistas de izquierda es tratar de desacreditar los proyectos socialistas de estos países.

Usando la historia que Orwell creó sobre el leninismo que inevitablemente trae tiranía, estos izquierdistas se están uniendo a los neoconservadores para demonizar el socialismo existente, excepto con su propio giro. Buscan retratar a China y los otros estados socialistas existentes como estados capitalistas y retratar a China como imperialista debido al tamaño de su influencia. Están construyendo relatos alternativos completos de eventos actuales para interpretar nuestras condiciones de acuerdo con este modelo, creando un análisissobre el “neocolonialismo” chino en África y el “capitalismo racial” en Xinjiang. Estos son los tipos de propaganda imperialista que los izquierdistas en particular están preparados para ser persuadidos, porque los reaccionarios no tienen en mente el neocolonialismo o el capitalismo racial. Esos temas son los que llaman la atención de las personas que ya han ganado un nivel de conciencia de clase.

Eso es lo que hace que este tipo de narrativas sean tan destructivas para la causa de la clase trabajadora: hay personas que podrían haberse convertido en revolucionarios pero han explotado su conocimiento sobre la teoría de la liberación para desviarlos y convertirse en idiotas útiles para el imperialismo. Han sido persuadidos de aplicar su educación sobre la explotación global y la injusticia social para servir al imperialismo “humanitario”. O más bien el tipo de imperialismo " despertado ", donde las operaciones de cambio de régimen de Washington se comercializan como proyectos de igualdad social que cuentan con el respaldo de los pueblos en los países objetivo.

Las agencias militares y de espionaje del Reino Unido se envuelven en 'Woke'


Mientras operan dentro de este modelo de visión del mundo, desafiar realmente al imperialismo es imposible, por mucho que estos izquierdistas denuncien el imperialismo en abstracto. Si no están apoyando el socialismo existente, si no están apoyando acciones militares antiimperialistas como la Operación Z, no se están comprometiendo con el lado correcto. Lo mismo ocurre con los tipos de comunistas que practican el marxismo en términos organizativos y teóricos, pero adoptan una postura social pacifista hacia temas como Ucrania. Actúan como si Rusia (y otros países antiimperialistas por extensión) no deberían hacer nada frente a los implacables ataques de Washington contra ellos. Comprometerse con el lado correcto en esta lucha geopolítica no implica un apoyo acrítico a los estados que desafían al imperialismo.

Cuando Kim dijo esto, se refería al tipo de situación que estamos experimentando en este momento con Rusia en Ucrania. El hecho de que Rusia sea un estado capitalista no le impide tener un papel antiimperialista. Sugerir lo contrario es mostrar una falta de preocupación por la definición concreta de imperialismo; el imperialismo es un modelo particular de explotación, y si ese modelo está siendo desbaratado por un estado, el estado que lo desbarata es antiimperialista siempre que no sea una potencia imperialista en sí misma. Ocultar la definición de imperialismo afirmando que se aplica a los adversarios de Washington, considerar las contradicciones de los países antiimperialistas como una negación de su papel en la lucha contra el imperialismo o insistir en que no deberían tomar medidas es no llevar a cabo la lucha que Kim representado.

Independientemente de lo que hagan estos individuos, el imperialismo se derrumbará. Washington seguirá sacrificando a sus aliados europeos en su fútil proyecto de destrucción de Rusia, intensificando las contradicciones dentro de estos estados y acercando la revolución a ellos. El apoyo de Washington al terror nazi seguirá socavando su credibilidad dentro del Sur Global, una crisis narrativa que se exacerbará cuando quede más claro que la OTAN no puede ganar esta guerra. Rusia todavía solo ha utilizado más del 20% de su capacidad militar potencial. A medida que se expande su movilización, los muros se estrechan alrededor del régimen de Kiev; Zelensky se ha vuelto tan obsesivamente desesperado por aumentos perpetuos de ayuda que en una llamada reciente con Biden, actuóde manera inapropiada saltando al tema con grosera prisa, provocando que Biden se rompa. Cada vez es más evidente que se avecina una catástrofe sin precedentes para los imperialistas, una catástrofe a la que se condenaron cuando decidieron empujar a Rusia para que interviniera.

Aquellos que han estado observando atentamente la espiral descendente que ha tomado el imperialismo estadounidense durante las últimas dos décadas sabían desde el comienzo de este conflicto que Washington saldría de él en una situación peor que la de Rusia. Esta realidad de cuán vulnerable se ha vuelto el imperialismo es la razón por la cual, desde una perspectiva global, apoyar la Operación Z es la postura más racional que puede tomar un marxista. Pero desde una perspectiva más local, en la que nuestro discurso de política exterior ha sufrido una “ucranización” que estigmatiza toda disidencia contra la narrativa oficial, respaldar a Rusia tiene un gran costo. uno arriesgaperdiendo plataformas, conexiones y potencialmente incluso sus medios de pago en línea actuales. A nivel organizacional, ser pro-Z es renunciar voluntariamente a una gran cantidad de poder. Lo cual, sospecho, es la razón por la cual el Partido de los Comunistas de EE. UU. es el único partido comunista en el país que apoya a Z. El resto de ellos ha hablado sobre la responsabilidad de la OTAN en provocar a Rusia mientras repudiaba a Z, o retratado a Z como un operación imperialista.

Cuantas más transiciones del mundo hacia la multipolaridad, más se reivindicará la postura de PCUSA. Los izquierdistas y comunistas que retratan a ambos bandos en este conflicto geopolítico como malos están, en diversos grados, ayudando a apuntalar el imperialismo. Cuanto más tibio sea el desafío al que se enfrentan los imperialistas, más daño pueden hacer en medio de su declive. El predominio continuo de las ideas de Orwell no salvará al imperio, pero frustrará los esfuerzos por minimizar el daño que está causando el imperio. De esta manera, Ucrania es una prueba no solo para los imperialistas, sino también para los antiimperialistas. ¿Con qué historia quieres ir junto con? ¿El que está prolongando la destrucción que está causando el imperialismo, o el que acerca la extinción del imperialismo?

( Rainer Shea )
« Última modificación: 07 Noviembre 2022, 10:59:52 por Aleksei Stajanov » En línea

Si vis pacem para bellum


Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Nazamny
Podpolkovnik
*

Karma: 224
Mensajes: 902


« Respuesta #23 : 07 Noviembre 2022, 12:29:19 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

El anticomunismo de izquierda es lo que permite que la propaganda imperialista opere sin oposición

7 DE NOVIEMBRE DE 2022
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
George Orwell yuxtapuesto con un símbolo de la OTAN que destaca la esvástica oculta en su diseño.  Foto: Rainer Shea.

Por Rainer Shea — 3 de noviembre de 2022

Ucrania es la gran prueba para la capacidad del imperialismo estadounidense de inclinar las mentes hacia su lado. Tras dos décadas de un proceso de declive de la hegemonía de Washington, catalizado por el irrecuperable revés global de las invasiones de Afganistán e Irak, los imperialistas han apostado su supervivencia al resultado de la guerra de Ucrania. No necesariamente en si Kiev gana, que era una causa perdida desde el principio por cualquier análisis honesto, sino en si los aliados más importantes de Washington se mantienen leales después de que Ucrania se agote por completo como una herramienta para la guerra de poder. El imperio puede darse el lujo de perder su régimen títere de sacrificio en Ucrania. No puede permitirse perder el apoyo de Europa.

.................................................
Cuantas más transiciones del mundo hacia la multipolaridad, más se reivindicará la postura de PCUSA. Los izquierdistas y comunistas que retratan a ambos bandos en este conflicto geopolítico como malos están, en diversos grados, ayudando a apuntalar el imperialismo. Cuanto más tibio sea el desafío al que se enfrentan los imperialistas, más daño pueden hacer en medio de su declive. El predominio continuo de las ideas de Orwell no salvará al imperio, pero frustrará los esfuerzos por minimizar el daño que está causando el imperio. De esta manera, Ucrania es una prueba no solo para los imperialistas, sino también para los antiimperialistas. ¿Con qué historia quieres ir junto con? ¿El que está prolongando la destrucción que está causando el imperialismo, o el que acerca la extinción del imperialismo?

( Rainer Shea )

¡¡ Grande !!  ¡¡Interesantísimo !!
En línea
Páginas: 1 [2]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!