25 Mayo 2019, 11:59:10 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 2 3 4 5 [6]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Portal de encuestas en Rusia  (Leído 9042 veces)
rusoski
Moderator foro RKKA
General Mayor
*

Karma: 391
Mensajes: 1254


« Respuesta #75 : 14 Marzo 2019, 21:53:02 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

( no es de rusia pero viene al caso )

....................................................................

Con el comunismo se vivía mejor: el 66% de los rumanos votaría a Ceausescu
alt

El 66 por ciento de los rumanos votaría al dictador comunista NicolaeCeausescu(1918-1989) si se presentara a las próximas elecciones presidenciales de noviembre, según una encuesta publicada hoy.

El "Genio de los Cárpatos", como se hacía llamar Ceausescu, se situaría por delante del actual primer ministro socialdemócrata Victor Ponta (31 por ciento) y el jefe del Estado, TraianBasescu (10 por ciento), según el estudio del privado Instituto Rumano de Evaluación y Estrategia (IRES).

"Se vivía mejor en el comunismo"

El sondeo destaca que un 69 por ciento de los ciudadanos considera que se vivía mejor durante el comunismo, al mismo tiempo que un 35 por ciento asegura que su situación sería mejor si no hubiera caído el Telón de Acero en 1989.

Además, los encuestados respondieron que sobre todo echan en falta el empleo (23 por ciento) y el "vivir bien" (14 por ciento), en comparación con la época comunista.

El barómetro ciudadano señala también que un 73 por ciento de los ciudadanos cree que Rumanía va por mal camino frente a un 23 por ciento que piensa lo contrario.

Una encuesta similar elaborada en 2010 indicaba entonces que el 41 por ciento de los rumanos hubiera votado a Ceausescu como presidente.

El sondeo se llevó a cabo entre el 3 y 6 de abril y se entrevistaron a 1.349 ciudadanos personalmente en su domicilio, con un margen de error del 3 por ciento.

Ceausescu murió fusilado en diciembre de 1989 y su régimen era considerado uno de los más represivos y duros del antiguo bloque comunista.

Rumanía, el segundo país más pobre de la Unión Europea (UE) después de Bulgaria y uno de los más golpeados por la crisis, alcanzó en julio pasado un nuevo acuerdo con el FMI, el tercero desde 2009, por un crédito de 4.000 millones de euros. En los últimos cuatro años el país ha sufrido la aplicación de un plan de ajuste con recortes en el gasto público, subida de impuestos y bajadas de salarios públicos y pensiones, lo que ha causado un gran malestar social

Análisis: El final de la guerra fría

ErnestMilá

Pensando en el paso inexorable del tiempo, llegó a la conclusión de que mis recuerdos de juventud están ligados a un fenómeno que parece difícil de explicar para las generaciones que vinieron después y que, sin embargo, condicionó la vida de mi generación. El otro día, respondía a un programa de una radio uruguaya tratando de explicar que aquel conflicto fue una simple lucha geopolítica por la hegemonía mundial. No tuvo casi nada de conflicto ideológico, fue el simple choque entre una potencia oceánica y una potencia continental. Lo que siguió a la Guerra Fría fue la globalización, el mundo que conocemos hoy (o, más bien, que sufrimos). No quiero entrar en este artículo en lo que fue aquel período de 40 años de historia, pero si reconstruir en breves líneas cómo terminó. Nos ayudará a entender el ciclo histórico que siguió.

El “año Orwell” o el año en que creímos morir

En los últimos años de la Guerra Fría, resultaba evidente que los EEUU, especialmente a partir de la proclamación de la Guerra de las Galaxias (que aspiraba a eliminar en la estratósfera los mísiles balísticos que hubieran sido lanzados sobre territorio norteamericano antes de que llegaran al objetivo), los soviéticos respondieron con la guerra psicológica, una guerra low–cost. En efecto, la instalación en Alemania de mísiles tácticos Pershing–2 de corto alcance, apenas 1.000 km, destinados a frenar a las unidades mecanizadas rusas en el momento en el que cruzaran el Telón de Acero en dirección al Oeste, fueron aprovechados por la URSS para su última gran ofensiva psicológica: movilizar, con la excusa del pacifismo, a millones de ciudadanos de Europa del Oeste como protesta por la instalación de estas armas que, en realidad, neutralizaban el poder terrestre soviético, el único frente en el que los soviéticos eran más fuertes que la OTAN.

Cuando llegó 1984, el “Año Orwell”, Occidente estaba sometido a lúgubres presagios. Los medios de comunicación occidentales aprovecharon para aludir a los escritos de este autor británico, conocido por su anticomunismo (o, mejor, antiestalinismo, si tenemos en cuenta que en su juventud militó en el trotskismo). Su novela emblemática, 1984, parecía apuntar a la creación de una distopía totalitaria fácilmente asimilable al modelo soviético. Los equipos de “operaciones psicológicas” de la OTAN también y antimilitarista que la URSS estaba favoreciendo y dando alas (inyectando dinero e información) en los países occidentales. Esto explica por qué, en la última fase de la Guerra Fría, apareció un formidable movimiento pacifista que llegaba allí en donde los debilitados y capi disminuidos partidos comunistas occidentales ya no podían llegar.

Nomenklatura y gerontocracia soviética e “imperio del mal”

La muerte de Brézhnev en 1982 fue el inicio del final de la última fase de la Guerra Fría. Le sucedió un corto período en el que el país fue gobernado por dos fieles miembros del “aparato”, Yuri Andrópov (1982–1984) y KonstantinChernenko 1984–1985) que no aportaron grandes variaciones. Puede decirse que, sin el prestigio de Brézhnev, los problemas que ya existían al final de su mandato se fueron agudizando. Andropov intentó combatir la corrupción que había arraigado profundamente en el período de su predecesor. Ambos continuaron la guerra de Afganistán y las promesas de apoyo a los dirigentes de los países del Pacto de Varsovia, en cada uno de los cuales, el ejemplo polaco había envalentonado a la disidencia. La instalación de misiles de corto alcance SS–20 en las fronteras orientales de la alianza militar soviética fue respondida por los Pershing–2 norteamericanos, pero, así como en el Este no se produjeron movimientos de protesta, en Occidente fueron masivos. Ahora se sabe que estaban impulsados directamente por los equipos de operaciones especiales y guerra psicológica del KGB. Para ello, como habían realizado en los 60 años anteriores contaban con los intelectuales y la izquierda de Europa Occidental. Fue durante el período de gobierno de Andropov cuando Reagan acuñó su frase llamando a la URSS “el imperio del mal”.

Lo cierto es que el problema de los soviéticos –entre otros– era la edad de sus dirigentes. Andropov había nacido en 1914, Chernenko en 1911, Breznev en 1906… Todos ellos habían visto y participado en la Segunda Guerra Mundial y conocían las desgracias de un conflicto. Ninguno de ellos estaba dispuesto a apretar el botón nuclear, ni se veían presionados por una opinión pública belicista o siquiera con tendencias antiimperialistas.  Para ellos la “coexistencia pacífica” era algo más que una bonita consigna, era la forma en la que podían rendir el mejor servicio a su pueblo: mantener alta la guardia, avanzar en donde las circunstancias lo permitieran, pero evitar un enfrentamiento directo y frontal con Occidente. Pero era una clase política que se extinguía rápidamente.

Por lo demás, se habían sucedido tres presidentes soviéticos en menos de cuatro años: el cuarto debería ser, necesariamente, más joven e incluso aportar una nueva visión de la política. Visión, todavía más necesaria porque durante esos últimos años, la situación interior se había agravado: Afganistán, lejos de ser una “paseo militar” se había convertido en una sangría, la revuelta polaca se ampliaba, la presión armamentística de los EEUU era cada vez más insoportable y el descontento, la corrupción y el alcoholismo aumentaban en el interior, sin olvidar que las etnias no–rusas crecían a menos velocidad que la etnia rusa que siempre había sido la columna vertebral del país desde los tiempos de los Romanov.

Gorvachov: la buena voluntad no basta

Y entonces llegó al poder Mikhail Gorbachov. Con él todo cambiaría. El motor de estos cambios fueron dos palabras: “perestroika” y “glasnost”. La glasnost (apertura, transparencia, franqueza) fue un intento de liberalizar la política interior soviética, mientras que la perestroika era la búsqueda de una reestructuración de la economía. Glasnost no era un término nuevo en Rusia. Había aparecido ya en 1920 durante la guerra civil contra los “blancos”. A Trotsky se le ocurrió subordinar los sindicatos a la burocracia del partido. Esta política no convenció a muchos bolcheviques (Alexandra Kolantai, Zinóviev) y fue denostada por todos los revolucionarios de fuera del partido. Fue entonces cuando se relajó la censura y se permitió que las bases del partido participaran en las decisiones del ejecutivo bolchevique. A eso se le llamó glasnost, término que recuperó Gorbachov en 1985 para calificar a su nueva línea política.

El resultado inmediato fue que cuando los medios de comunicación soviéticos empezaron a hablar de los problemas reales de la URSS, el ciudadano quedó absolutamente conmocionado: alcoholismo, corrupción, contaminación ambiental y destrozos ecológicos, un presupuesto de defensa secreto, problemas de carestía (inexistentes en Occidente desde la postguerra), mala calidad en las viviendas, problemas en las nacionalidades periféricas que aspiraban a la descentralización absoluta o a la independencia, así como los mitos que habían hecho fortuna en Occidente (partidos políticos, elecciones libres, derecho de reunión y manifestación) llegaron demasiado tarde, cuando, además, ya se había iniciado la centrifugación del sistema soviético de alianzas y cada país del Pacto de Varsovia seguía el ejemplo polaco y realizaba su particular adaptación de la glasnost a su situación concreta. A partir de ahora, ya todo resultaba imparable.

Gorvachov pensaba que, profundizando en las reformas, la presión popular disminuiría. Error. Lo que ocurrió fue justamente lo contrario. En el discurso del 27º Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética celebrado en enero de 1987, Gorvachov presentó su programa de reformas: anunció la introducción del mercado libre, la descentralización de la economía nacional y reformas liberalizadoras en la vida política. Dos desastres ocurridos en aquella época, acentuaron las dificultades del nuevo presiden soviético: el incidente en la central nuclear de Chernóbil que demostró las deficiencias del programa nuclear soviético y el terremoto de Armenia que causó 20.000 muertos. Aumentó el descontento y, a pesar de que Gorvachov suscitaba simpatías en Occidente como ningún otro dirigente soviético, lo cierto es que en su país resultaba cada vez más impopular y apenas podía contar con partidarios. Poco a poco, se fue organizando una oposición a su derecha y a su izquierda que llevó al fin de la URSS y al fallido golpe de Estado que lo expulsó del poder.

Reforma necesaria y reforma imposible

La URSS murió víctima de factores exógenos y endógenos, pero fundamentalmente, lo que ocurrió fue una “revolución democrática” que se atuvo en todo a las revoluciones precedentes, empezando por la francesa: los intelectuales tomaron partido contra el régimen, éste no entendió que en los años 60 había llegado una cita con las “reformas necesarias”; pero en aquel momento, el régimen se sentía fuerte y no tenía por qué oír la voz del sentido común que le sugería realizar las reformas mientras el bolchevismo aún fuera fuerte, hegemónico y mayoritario, así que, como antes Luis XV y después Nicolás II y muy en especial su antecesor Alejandro III. Pasó el tiempo y la “reforma necesaria” seguía siéndolo, pero el régimen soviético ya no era tan fuerte como antes: la población vivía en plena carestía, la cola para comprar cualquier cosa era algo habitual, las viviendas angostas y sombrías, la burocracia asfixiante, pero el régimen se desangraba en Afganistán (el Vietnam soviético), sus aliados del Pacto de Varsovia empezaban a desconfiar de la vitalidad de la URSS, el problema de las nacionalidades, la Guerra de las Galaxias y un presupuesto militar insostenible... todo, absolutamente todo indicaba que, en esas circunstancias, cualquier reforma llegaba tarde y sería tomada por todos como un gesto de debilidad. Por eso fracasó la glasnost.

En cuanto a la “perestroika” fue todavía peor. En el fondo podía pensarse que la tarea histórica del bolchevismo (como en España la del franquismo) consistió en asumir el poder en un país atrasado que había llegado tarde a la revolución industrial, concentrar el poder, planificar la economía y conseguir en unas décadas recuperar el tiempo perdido. Algo de eso había, en realidad. Contrariamente a lo que se tiene tendencia a pensar, el ideal de Lenin era hacer de Rusia una especie de EEUU del Este de Europa: con su mismo nivel de vida, con su misma industrialización, una especie de American way of life a la soviética. Gorvachov recuperó ese plan. Lo que ocurrió después tiene su lógica: antes o después, una economía autoritaria y planificada, termina generando islotes de capitalismo e iniciativa privada que, a partir de cierta concentración económica, reivindican no solamente libertad económica sino también libertades políticas. Desde el momento en el que Gorvachov anunció medidas liberalizadoras de la economía, era evidente que poco después debería acometer reformas políticas democráticas.

Y este era el problema: Gorvachov en aquellos años no tenía intención de destruir el sistema socialista, sino que sólo aspiraba a reformarlo. En sus primeros años de permanencia en el poder, Gorvachov no realizó ningún cambio económico importante. Toda su actividad se centró en tender la mano a Occidente, seguir financiando a movimientos pacifistas y contrarios a la OTAN, tratando de capear los temporales internos que se anunciaban en el horizonte. De hecho, la perestroika (esto es, las reformas económicas) no habían sido diseñadas por él, sino que estaban en barbecho desde la época de Chernenko y Andrópov, pero por distintas circunstancias, nunca se había creído posible aplicarlas, ni siquiera impulsarlas. En realidad, la perestoika consistía simplemente en transformar la economía soviética burocratizada en lo que se quiso llamar “economía socialista de mercado”, la misma experiencia que luego se realizó en China en los años 90. La “perestroika” era una verdadera “revolución por arriba”, realizada por la nomenklatura soviética. En realidad, cuando se aplicó no fue más que una privatización salvaje de los recursos del Estado realizada por un Gorvachov terminal y, posteriormente, en plena anarquía económica cuando el país sufrió el gobierno del que fue presentado en Occidente como “héroe ruso”, cuando en realidad, no pasó de ser un individuo obtuso y alcoholizado: Boris Eltsin.

Si tu adversario ha caído, remátalo…

En realidad, la perestroika” se fue acelerando y resultó el equivalente a los típicos procesos de ultraliberalismo que habían arrasado la economía chilena (con la irrupción de los “Chicago boys”) y posteriormente en EEUU y el Reino Unido con Ronald Reagan y Margaret Tatcher. Lejos de resolver todos los problemas de la economía soviética, lo que ocurrió fue que en un breve espacio de tiempo se generaron gigantescas acumulaciones de capital y de corrupción; la agricultura que funcionaba particularmente bien (aunque tenía problemas de distribución) quedó descoyuntada, la producción disminuyó, se permitió la entrada de capital extranjero (sin que existiera consenso en el gobierno soviético al respecto) y se produjo una parálisis casi inmediata caracterizada por cierres masivos de empresas, interrupción de la investigación científica, inflación. La pauperización y la pobreza, hasta entonces sin apenas incidencia en el país (cuya población vivía modesta, pero no pobremente) alcanzaron al 90% de los rusos.

La estrategia de Gorvachov era la contraria a la que habían utilizado sus precedentes: si, para estos, había que armarse y estar preparado con una capacidad militar convencional y nuclear para disuadir a os EEUU de actuar contra la URSS y lograr conservar las conquistas sociales, él, Mikhail Gorbachov tendería la mano, demostraría que la URSS no albergaba intenciones agresivas contra Occidente, lograría un respiro para reestructurar la economía, rebajando el presupuesto militar, accedería a reformas políticas que acercaran a la población a su gobierno y abriría un período de estabilidad política mundial en la que los ideales de la revolución de 1917 seguirían vivos, pero en un marco “humano”. Lo que ocurrió fue justamente lo contrario.

Hacia el “otoño de las naciones”

Los servicios secretos occidentales pronto advirtieron que la URSS con Gorvachov estaba dando síntomas de debilidad. El adversario estaba caído y, para los analistas de la inteligencia norteamericana y del Departamento de Estado, el mejor momento para rematar a tu adversario es, justamente, cuando está de rodillas en el suelo: entonces le puedes patear tranquilamente la boca, el estómago, donde te plazca. Y eso fue lo que hizo la OTAN (es decir el sistema norteamericano de alianzas) con la URSS: manipular a la opinión pública mediante los nuevos millonarios, condicionar a la opinión pública y apoyando, de todos los líderes posibles, al más nefasto, incapaz y chapucero: Boris Eltsin. Bruscamente, en los medios de comunicación occidentales, Gorvachov seguía apareciendo como el hombre que “estaba cambiando la URSS”, pero la figura de Eltsin era tratada cada vez con más condescendencia. Nadie recordaba que era un alcohólico empedernido, un habitual narcisista buscador del aplauso fácil: se le presentaba como el “hombre que sabía lo que había que hacer”, sin las dudas ni los lastres de Gorvachov.

De nada sirvió que éste reconociera perdida la partida en Afganistán e iniciara la retirada de tropas en 1988, de nada sirvió que anunciara distintas propuestas de desarme, de nada sirvió que la prensa pudiera criticar, denunciar o desprestigiar (a menudo sin motivo) a funcionarios y políticos (para aupar a otros), de nada sirvió que hiciera valer el reconocimiento de que cualquier república soviética podía separarse de la Unión por el acuerdo de 2/3 de sus habitantes y que se iniciara la centrifugación de la “casa común”… Siempre alguna voz pedía “más”, siempre algún medio de comunicación nuevo (el origen de cuyos fondos se ignoraba) indicaba la necesidad de más y más reformas liberalizadoras…

¡Y esto a pesar de que la transformación de la economía estatal con un sector público omnipresente, a una privatización salvaje estaba llevando a la degradación de los servicios públicos, a la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y a la depreciación de las pensiones! Hacia 1988, la prensa liberal rusa estaba de acuerdo en que las reformas “avanzaban muy lentamente” … y que, por eso, se estaban produciendo “reacciones perversas” en el bienestar de la población. Era una falsedad: las reformas se estaban haciendo a prisa y corriendo, pero ya nada podía satisfacer a la oposición. Quería, simplemente, el poder, aunque lo que recibiera como herencia fuera un país en ruinas.

Los cambios acelerados en los países del Este

Reagan fue recibido en Moscú y Gorvachov le ofreció una significativa reducción de armamentos. Si el consejo de liberalizar la economía había sido dado por Margaret Tatcher, el de dejar que cada país aliado tomara su propio rumbo fue sugerido por Reagan. El muro de Berlín hacía caído el 9 de noviembre de 1989. A partir de ese momento, era evidente que la URSS había perdido la Guerra Fría y que el bolchevismo entraba en el desván de la Historia. Lo que ocurrió en los dos años siguientes certificó este balance final.

Ya de poco importaba el que Eltsin hubiera sido expulsado del PCUS. En mayo de 1990 fue elegido presidente de la Duma y desde allí aceleró las medidas que precipitaron el fin de la URSS. Las Repúblicas Bálticas y Moldavia celebraron elecciones que dieron mayoría a los independentistas… algo que podía esperarse después del llamado “otoño de las naciones” en 1989, cuando se hizo evidente que la URSS apenas podía afrontar los problemas interiores y, por tanto, ya no estaba en condiciones de atajar movimientos liberalizantes en su cinturón de alianzas.

En Polonia, ese año, Solidarnosc fue reconocido y legalizado; las elecciones del 4 de julio de 1989 fueron muy adversas para el gobierno y el 24 de agosto se estableció el primer gobierno no comunista desde 1948 que convocó elecciones presidenciales para mayo de 1990 tras las que Lech Walesa, secretario del sindicato, fue elegido presidente.

En Hungría, el régimen había sido, a partir de la revolución de 1956, menos duro que en otros países del Este. Se le llamaba a su régimen “comunismo goulash”. En mayo de 1989 se logró rehabilitar a la revolución de 1956 y 100.000 personas asistieron al homenaje a Imre Nagy, líder aquel episodio. En octubre de 1989 se modificó la constitución y se permitió el pluripartidismo. Las primeras elecciones libres tuvieron lugar en mayo de 1990.

En Berlín el muro se derrumbó metafóricamente en la noche del 9 de noviembre de 1988. En septiembre de ese año, el levantamiento de las restricciones en los países del Este limítrofes permitió que 13.000 alemanes orientales pasaran a Hungría y de ahí a Occidente. En otoño comenzaron las manifestaciones masivas contra el régimen; éste no pudo reaccionar y fue incapaz de aplicar reformas pedidas. De todas maneras, en Alemania, el único indicativo de la liberalización no eran las elecciones, sino el libre tránsito entre el Este y el Oeste de Alemania. La caída del Muro de Berlín fue un símbolo y, a partir de ese momento, ya nada podía impedir la reunificación del país, lo que ocurrió legalmente el 3 de octubre de 1990. A partir de ese momento, estaba claro que una época había terminado.

Los gobiernos comunistas de Checoslovaquia, Bulgaria y Rumania, fueron arrastrados por los cascotes desprendidos del Muro de Berlín. El 17 de noviembre de 1989, la policía checoslovaca todavía se sentía con fuerzas de repeler a las manifestaciones estudiantiles, lo que precipitó la unificación de la oposición y la creación del Foro Cívico dirigido con el escritor Václac Havel, mientras que en el interior del Partido Comunista, inmovilistas y evolucionistas se enfrentaban a muerte. El 10 de diciembre de 1989 todo se precipitó: Husak dimitió, Havel se convirtió en jefe del Estado y Alexander Dubcek, héroe de la “primavera de Praga”, pasó a ser presidente del Parlamento. Las elecciones de 1990 se saldaron con la victoria del Foro Cívico. Las costuras de aquel país artificial creado por los vencedores de la Primera Guerra Mundial y que ya se había desintegrado en el período 1938–1939, no resistieron la oleada de libertad: checos y eslovacos, pueblos con pocos puntos en común y muchas rivalidades ancestrales, terminaron separándose dos años después.

Bulgaria, país pacífico y tranquilo en donde la población había tolerado estoicamente cuarenta años de régimen comunista sin muchas protestas, se vio arrastrado por sus vecinos. La dirección del Partido Comunista quiso evitar manifestaciones de masas contrarias al régimen. Todo se precipitó en el momento de escucharse la noticia de lo sucedido en Berlín: el 10 de noviembre de 1989, un golpe de Estado interno en el Partido Comunista relevó a Tudor Zhivkov que dirigía el país desde 1954. A partir de ahí el camino hacia la democracia resultó expedito sin grandes traumatismos.

Peor fue lo ocurrido aquel otoño en Rumania, país en donde NicolayCeaucescu gobernaba desde 1974. Era un régimen que había coqueteado con Occidente y que suponía una forma particular de comunismo. El arresto de un predicador protestante en Transilvania marcó el inicio de la revuelta en Timisoara que se extendió a todo el país. El 21 de diciembre de 1989 una manifestación convocada para apoyar al régimen se transformó en un acto de protesta que convenció a Ceaucescu de abandonar el país al día siguiente. Sin embargo, resultó detenido y fusilado tras un simulacro de juicio. Hoy se sabe que las fotos difundidas en Occidente sobre la “masacre de Timisoara” eran, simplemente, falsas…

Las actos finales de la Guerra Fría

Es evidente que todos estos regímenes del Este cayeron porque la URSS, a diferencia de durante la revolución húngara de 1956, durante las protestas berlinesas de 1954, durante la primavera de Praga de 1968, o durante las reiteradas huelgas en los astilleros de Danzig a partir de 1980, ya no se encontraba en condiciones prestar ayuda para apuntalarlos. También es evidente –las falsedades difundidas en Occidente en torno a la citada “masacre de Timisoara” así lo confirman– que algunos servicios de inteligencia occidentales “ayudaron” a que se produjeran las protestas populares.

Ya solamente quedaba certificar el final de una época. La escenificación se realizó el 3 de diciembre de 1989 en la Conferencia de Malta que reunión a MikhailGorvachov y a George H. W. Bush. Unos meses después, el 1 de julio de 1991, se disolvió oficialmente el Pacto de Varsovia y la propia Unión Soviética emitió su morituri el 25 de diciembre de 1991. Había terminado un período y empezaba otro: la era de la globalización.

Desde el punto de vista internacional, la Guerra Fría había sido el período del “bilateralismo”, de la misma forma que el período anterior fue el del “multilateralismo europeo” y el posterior, el del “unilateralismo” norteamericano… al menos hasta un período difuso comprendido entre el 11 de septiembre de 2001 y el verano de 2007, es decir, entre el casus belli para las intervenciones de EEUU en Afganistán e Iraq y el inicio de la gran crisis económica. La lucha entre capitalismo, comunismo y fascismo del período posterior a la Primera Guerra Mundial y que se prolongó hasta 1945, convertida en lucha entre el capitalismo y el comunismo durante la Guerra Fría, pasaría a ser la Edad de Oro y de Hielo del ultraliberalismo.
En línea
Nuestro gran amigo Kim Jong-Un
Polkovnik
*

Karma: 107
Mensajes: 1196



« Respuesta #76 : 21 Marzo 2019, 16:49:34 »

Creo que hay que dividir este hilo en encuestas rusas y encuestas ukrainianas.

Encuestas ukrainianas sobre las proximas elecciones:

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Resumiendo:

Nivel de confianza hacia el actual gobierno: 9%
Cantidad de encuestados que creen que en Ukraine puede haber elecciones transparentes: 12%
Cantidad de encuestados que creen que el actual gobierno es corrupto: 91%

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
rusoski
Moderator foro RKKA
General Mayor
*

Karma: 391
Mensajes: 1254


« Respuesta #77 : 18 Abril 2019, 21:18:40 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

-------------------------


jueves, 18 de abril de 2019
El viento de la historia

No es habitual que el muy prepotente, y decadente, Occidente revise sus prejuicios y falsedades históricas así que voy otra vez tanto a la carga como al charco.

Todos los años por estas fechas se celebran macro encuestas sobre los personajes que definen la historia de Rusia. Y todos los años, uno tras otro, sale que el personaje que define la historia de Rusia es Stalin, con porcentajes que no dejan de crecer. Supongo que es una de las razones ocultas que hay en el odio visceral que la oligarquía occidental tiene contra Rusia, y antes contra la URSS. Porque "el tirano sangriento" es adorado en Rusia y el anti-estalinismo es cada vez más marginal. Con el alcohólico Yeltsin al mando se pensó que Stalin estaba totalmente terminado, que se había cerrado por fin el ciclo iniciado en los años 60 del siglo pasado por el soviético Jruschov de la "desestalinización". Pues no. El pueblo ruso tiene memoria y el viento de la historia es el que es y ahora está soplando sólo en una dirección.

La última vez que hablé de Rusia fue en febrero, al hilo del imparable declive en la popularidad de Putin por su abierto apoyo a los neoliberales. Su apoyo a la destrucción del sistema de pensiones soviético, con el aumento de la edad de jubilación, fue el detonante y a partir de ahí está en caída libre. Putin no es ningún imbécil y sabe que tiene que reaccionar. Ya entonces se anunció que iba a poner en marcha una campaña a gran escala contra la corrupción. Ahora se están comenzando a ver los resultados.

¿Qué tiene que ver esto con Stalin? Pues todo. Resulta que la encuesta, realizada por un instituto gubernamental, justifica los datos en que Stalin fue "implacable" con la corrupción y "un luchador contra la injusticia social". Y estos dos elementos son determinantes para ahondar más el descrédito de Putin como gobernante en lo interno puesto que en política exterior pocos le cuestionan.

Lo interesante del caso es que la encuesta, realizada en los 85 sujetos federales (la división administrativa de Rusia es repúblicas autónomas, provincias autónomas, distritos autónomos y hasta ciudades autónomas) y en 137 ciudades de todo tipo de población (como dato, hay 335 ciudades con más de 50.000 habitantes) recoge también la valoración añadiendo el partido al que se votó en las últimas elecciones para gobernadores y alcaldes, el pasado mes de septiembre, y en las que el avance del Partido Comunista fue notorio.

Y aquí surge la sorpresa: no son solo los votantes del PC quienes defienden a Stalin, sino los votantes de Rusia Unida, el partido de Putin, e, incluso, quienes votaron a los neoliberales nacionalistas (porque hay otros que son pro-occidentales). El 68% de los votantes comunistas defienden a Stalin, el 55% de los votantes a RU y el 52% de los neoliberales nacionalistas.

Pero la cosa no acaba aquí puesto que no son solo las personas mayores, quienes vivieron la época soviética, los principales defensores de Stalin sino los jóvenes: el 65% de quienes tienen entre 18 y 24 años lo hacen también (el 49% dice que juzga a Stalin de manera "bastante positiva" y el 16% "totalmente positiva"). ¿Y por qué? Pues por lo dicho antes, por su "lucha implacable contra la corrupción y por su lucha contra la injusticia social".

Y esto lleva a la valoración final, que dice que el 70% de la población considera que Stalin "juega un papel positivo en la historia de Rusia". Por el contrario, sólo para el 19% tiene un papel negativo. Para el 11% restante le es indiferente. Si os fijáis, la parte de arriba son los años en los que se hace una encuesta de este tipo y los resultados, que desde el 2008 no han hecho otra cosa que crecer en cuanto a esta valoración (y disminuir en la crítica).


Tanto la apología incondicional de Stalin como su criminalización absoluta tienen poco que ver con la realidad. La sociedad rusa cada vez comprende mejor esta figura histórica y lo que supuso para la URSS, sobre todo durante y tras la II Guerra Mundial. Mao dijo una vez que un dirigente sensato sería aquel que acertase el 70% de las veces y errase el resto. Eso parece ser lo que piensa ahora el pueblo ruso de Stalin. Toda la masiva propaganda tanto en Rusia, como sobre todo en Occidente, no han hecho mella en el viento de la historia, que sigue soplando aunque no guste.

El Kremlin no puede dejar pasar este dato, al igual que no se puede negar la lluvia si está lloviendo. Rusia está en un punto de inflexión y Putin se ha visto obligado a reaccionar porque el viento de la historia se le puede llevar por delante. La simpatía por Stalin tiene que ver con la demanda de una sociedad más justa, un estado fuerte y la responsabilidad de los funcionarios con la gente común. Y como nada de eso ven en el presente, buscan en el pasado.

De ahí que la campaña anti-corrupción de Putin haya comenzado a dar sonoros y espectaculares resultados. En lo que va de año han sido detenidos bastantes cargos intermedios por corrupción (hay 18 gobernadores, vicegobernadores y alcaldes detenidos y procesados), pero ahora parece que se está llegando a los altos estamentos. Tres ex ministros están detenidos, el último a principios de este mes. Desde que se inició el proceso de desestalinización en la URSS, allá por los años 50, tras la muerte de Stalin, no se había visto ni en la URSS ni en Rusia un combate tan fuerte contra la corrupción. Hubo algunos casos, cierto, pero no de tan alto nivel.

El mensaje de Putin es claro: ya no hay protegidos porque uno de los detenidos fue un asesor del propio Putin. Aún es pronto para ver si la población se identifica o no con la campaña anti-corrupción de Putin. Pero el mensaje a las élites y a los oligarcas es evidente y relevante. Con el viento de la historia soplando en su cogote, Putin tiene ante sí la tarea de recuperar una credibilidad, que cada vez se erosiona más, si continúa con la campaña y la eleva a más altos niveles, incluyendo a ministros en activo. Y, sobre todo, si deja de proteger a los neoliberales.

El Lince
En línea
Amador Urssus
Moderator
Mariscal
*

Karma: 899
Mensajes: 3227



WWW
« Respuesta #78 : 18 Abril 2019, 21:36:04 »


  Si Lenin dijo que el comunismo (en Rusia) “es igual a soviets más electrificación”.

  Bien podríamos decir que el estalinismo "es igual a incorruptibilidad más justicia social"...

  ... y fusilar  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar hay que fusilar a los hijos de p. de dentro y de fuera (a los de fuera que parezca un accidente, por supuesto)


   Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar


 


 
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Pablo Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. Iosif V. D. Stalin

¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla! Fidel Castro Ruz
Páginas: 1 2 3 4 5 [6]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!