23 Octubre 2018, 05:53:24 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Textos y artículos de fondo. Agitprop comunista.  (Leído 2168 veces)
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« : 06 Mayo 2012, 23:09:13 »


  http://insurgente.org/index.php/component/k2/item/232-el-capitalismo-nunca-fracasa

  
Citar

 El capitalismo nunca fracasa

Jorge López Ave.- El capitalismo nunca fracasa. Si la situación económica resulta insoportable provocan un cambio en los gestores (para ser gestor con posibilidades de ejercer como tal en un gobierno, hay que creer y practicar eso de que “el capitalismo nunca fracasa”) y punto. Luego toca esperar cuatro años y si no funcionó se pone al otro y así por los siglos de los siglos, piensan sus dueños, y lo transmiten con total impunidad desde sus aparatos mediáticos hasta hacer de esto un dogma adherido al ADN de millones de personas. Esos mismos son los que van extendiendo la idea de que si una familia obrera se encuentra al borde del abismo (o si ya cayó en él) es muy probable que no haya tenido suerte, que no haya arriesgado lo suficiente, o que se haya administrado de un modo incorrecto, y para corroborarlo le enseñan en televisión los que sí han triunfado y que partieron casi con las mismas posibilidades.

 

Van más allá, dicen que el capitalismo (hábilmente, utilizan con frecuencia y como sinónimo la palabra “democracia” para garantizarse su carácter de intocable) es el único sistema posible, y ponen como ejemplo la vida cotidiana de un sector de la población en los países del primer mundo, olvidando –de un modo perfectamente planificado- cómo quedan las clases explotadas y los países de donde roban las materias primas para alimentar a ese capitalismo mal llamado rico. Cualquier intento de organizar la sociedad de un modo diferente es combatido con todas las energías (les va en ello la propia supervivencia), con ejércitos poderosos, con bloqueos, con campañas aterradoras, con mentiras.

 

La principal alianza la firman con los que opinan que el capitalismo se puede ir erosionando desde dentro, que la suma de reformas y reformas, de mejoras y mejoras, provocará un día el colapso del sistema capitalista y el comienzo de un nuevo tipo de sociedad. Jamás en la historia un sistema socio-económico ha sido destruido de este modo, pero es igual, siempre hay individuos dispuestos a defender esta tesis. Para este tipo de personajes y organizaciones el capitalismo siempre tiene prebendas, practica la generosidad con ellos porque sabe que dentro del círculo juegan su papel y que son perfectamente controlables.

 

En el mismo equipo juegan los que estudiaron para esclavos y ejercen, los que argumentan sobre la necesidad de que los ricos (mercados, bancos, multinacionales, empresas financieras…) no se enojen porque pueden hundir el país, esto es, que hay que hacer en los países lo que ellos digan sino será todo mucho peor. Unos y otros repiten cual coro monocorde que el capitalismo nunca fracasa, sino tendrían que replantearse cada uno de los valores que el sistema les inoculó, y esto es demasiado esfuerzo y requiere más inteligencia de la que apoderan.  
jm

 saludos.
« Última modificación: 18 Julio 2012, 15:57:47 por Amador Urssus » En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« Respuesta #1 : 18 Julio 2012, 16:00:31 »


 
Citar

 17 de julio de 2012

 Un buen texto:"¿Fracasó el socialismo?"

 Por Manuel Navarrete
 
El progre vulgaris razona más o menos de la siguiente manera: todo lo que dicen los medios de comunicación sobre nuestras manifestaciones, sobre Palestina, sobre la reforma laboral, sobre  la huelga general y sobre la banca es mentira, está lleno de manipulaciones y tendenciosamente falseado. Pero cuando estos medios de comunicación hablan sobre países socialistas, entonces dejan de ser empresas privadas con intereses capitalistas y pasan a ser los portadores de la verdad absoluta. Todo lo que digan, hasta lo más disparatado y surrealista, es real y no hay nada más que hablar.
 El progre vulgaris sólo tiene memoria histórica para la derrota; jamás para la victoria. Cuando se trata de recordar aquellos países en los que se produjeron heroicas y masivas revoluciones sociales, se derrocó al poder de la burguesía y se inició, con todas las dificultades del mundo y más, la construcción socialista, entonces, misteriosamente, deja de haber una memoria alternativa que reivindicar, y basta con servirse de lo que nos ofrecen los medios convencionales, cuya versión, acríticamente aceptada como la verdad, nadie pone en duda.
 Es prácticamente imposible no pensar que estamos tirando piedras contra nuestro propio tejado, cuando vemos a la gente de izquierdas más preocupada por satanizar algo tan poco peligroso en la actualidad como “la burocracia soviética” que por denunciar la dictadura bancaria y burguesa que deteriora nuestras condiciones de vida actuales a pasos agigantados.
 Si el problema fundamental de la humanidad es el de proporcionar a los oprimidos pan, trabajo, vivienda, educación y salud, entonces podemos afirmar literalmente que el socialismo realmente existente (¿cuál si no, el inexistente?) solucionó las problemáticas más acuciantes de nuestra especie, haciendo del planeta un lugar más justo, digno y esperanzador.
 
 Soslayar los logros sociales de los países socialistas, o minimizarlos como si fueran “algo secundario”, es una falta de respeto para todos aquellos que dieron su vida para acabar con la explotación de la burguesía, para todos aquellos que hoy día mueren y matarían por acceder a los estándares de vida logrados en el campo socialista e incluso para nosotros mismos.
 Los complejos inducidos son funcionales para el sistema, porque nos hacen renegar de todo aquello que realmente hace daño al sistema (véanse las terribles manipulaciones que han equiparado, en la conciencia de muchos compañeros, guerrilla con “terrorismo”, cuando este último, en realidad, sólo puede ser ejercido desde el Estado). Sí, debemos insistir: la URSS, laChina Popular y Cuba le hacen más daño al sistema capitalista que miles de foros sociales, manifestaciones pacíficas (léase folklóricas) o “cuartas internacionales” obreras.
 
 Reivindicar con orgullo los logros sociales de aquellos países que integraron el campo socialista es un ejercicio básico de memoria histórica que debería ser obligatorio para todos aquellos que luchamos contra el sistema, si queremos que todos aquellos que sufren sus efectos cobren conciencia de que existen alternativas reales.
 No podemos ocultarle a quienes padecen los efectos de la especulación inmobiliaria que en la URSS de 1990 se pagaba el mismo alquiler por una vivienda que en 1928; el mismo pago por electricidad, calefacción y teléfono que en 1948; el mismo billete de metro que en 1932; lo mismo en productos alimenticios que en 1950.
 
 No podemos ocultarle a un país como el nuestro, cuya esperanza de vida, dados los efectos catastróficos de la crisis capitalista, comienza a disminuir aceleradamente, que en la URSS la esperanza de vida era de 34 años en 1923 y sólo en las tres primeras décadas de revolución socialista se consiguió elevarla hasta los 70.
 No podemos ocultar en un país que, como éste, niega los derechos nacionales más elementales que la URSS dio forma escrita a 48 lenguas que bajo el zarismo no la tenían; que en 1990 se editaban obras en 77 idiomas soviéticos.
 El purismo ideológico y dogmático no puede llevarnos a negar la más elemental justicia analítica y el más básico rigor conceptual. Por ello, es imperativo reconocer los logros de la revolución socialista en una China Popular que, desde 1949 hasta 1976 (fecha de la muerte de Mao), duplicó su esperanza de vida: de 32 a 65 años. ¿A qué nos lleva ocultar que en 1970 Shangai tenía una tasa de mortalidad infantil menor que Nueva York? ¿Por qué deberíamos ocultar que la China de Mao formó a 1’3 millones de campesinos como médicos rurales para atender las necesidades sanitarias en el campo?
 ¿Y Cuba? ¿Qué adelantamos haciendo que nuestro pueblo trabajador ignore que Cuba erradicó el analfabetismo en 1961, en sólo 2 años de revolución? ¿O que ha erradicado la desnutrición infantil y exhibe la esperanza de vida más alta del llamado Tercer Mundo (78 años) y la tasa de mortalidad infantil más baja de América Latina (4’7 por cada mil nacidos vivos), incluso por debajo de la de EE UU?
 
 ¿Por qué no hablar a los trabajadores, con orgullo socialista, de programas cubanos como el “Yo sí puedo”, que ha liberado de analfabetismo varios países latinoamericanos (Venezuela, Nicaragua, Bolivia), o la “Operación Milagro”, que ha curado la vista de forma gratuita a más de 1’5 millones de personas de más de 20 nacionalidades empobrecidas? ¿Es mejor exportar invasiones militares y multinacionales saqueadoras, como hacen los EE UU?
 ¿Por qué no defender con orgullo la superioridad material y moral del socialismo, cuando en los países del Este, tras la restauración del capitalismo, el producto interior bruto y los bienes y servicios medios han disminuido en un 10%, en sólo una década, lo que supone una pérdida efectiva de un 40% de poder adquisitivo?
 Si en la Rusia del año 2000 el PIB había caído un 33% en sólo una década de capitalismo; si en 1917 el PIB por habitante en la posterior zona URSS alcanzaba un 10% del de EE UU, y sin embargo en 1989 lo había superado en un 43% (a pesar de la devastación que supuso la invasión nazi-fascista); si hoy día, por culpa del capitalismo, la URSS ha retrocedido un siglo y su PIB por habitante vuelve a ser inferior al de EE UU… entonces, ¿por qué condenar a la Unión Soviética sigue siendo preceptivo y obligatorio para entrar en el club de los “bien pensantes” y obtener el derecho a ser escuchado en determinados círculos?
 
 Si, en la URSS, gracias al socialismo el número de estudiantes a tiempo completo se multiplicó por seis; las camas de hospital casi por diez; los niños atendidos en guarderías, por1.385; si el número de médicos por cada cien mil habitantes era de 205, comparado con los 170 en Italia y Austria, los 150 en EEUU, los 144 en la Alemania capitalista, los 110 en Gran Bretaña, Francia y Holanda y los 101 en Suecia (tan admirada por socialdemócratas y amigos del “capitalismo con rostro humano”); si la esperanza de vida se duplicó y la mortalidad infantil se redujo a una novena parte; si, en 1972, el número de médicos había aumentado desde 135.000 a 484.000 y el número de camas de hospital de 791.000 a 2.224.000, entonces, ¿cómo considerar que la sociedad burguesa es más humana que la sociedad socialista?
 ¿Por qué hacer énfasis únicamente en las imperfecciones y supuestos defectos de esta última, simplificando además la cuestión sin tener en cuenta ningún factor contextual o político?
 
 Hay realidades innegables, cuya negación u ocultación constituyen un crimen. Bajo el socialismo, los equipos sociales eran sobresalientemente altos. Había una altísima seguridad social de base. El empleo a tiempo completo estaba garantizado para toda la vida. Muchos bienes de consumo y servicios básicos eran subsidiados. A nadie le faltaba alimentación, vestido o vivienda. El acceso a la sanidad y la educación eran gratuitos. La pensión estaba asegurada.
 Eso por no hablar de las manipulaciones históricas. Lejos de ser una “contrarrevolución burocrática”, como algunos gustan de afirmar, los años 30 supusieron en la URSS una época de promoción técnica y política sin precedentes para millones de obreros y campesinos humildes, que tomaron en las manos su propio destino.
 ¿Significa esto que los países del campo socialista fueran perfectos o no deban criticarse? No. Lo que significa es que la crítica efectuada, por ejemplo, por el trotskismo es una crítica superficial y frívola, que tiene el terreno abonado en la demonización mediática del socialismo y que únicamente sirve para “echar balones fuera”, partiendo de una visión idealizada y antidialéctica de la realidad, como si el socialismo no sufriera contradicciones o problemas, sino que todo fuera únicamente “culpa de otros” (o, para concretar, de Stalin). Como si supusiéramos por ejemplo que, bajo Trotsky todo habría sido armonía y la colectivización y la lucha contra los terratenientes (o incluso la derrota del imperialismo nazi) habría podido llevarse a cabo sin ejercer ninguna violencia.
 Por supuesto, esto no casa con el hecho de que Trotsky reprimiera con ferocidad la rebelión de Kronstadt en 1921, o propusiera militarizar los sindicatos y subordinarlos al Estado en el IX Congreso (1920) y reafirmar la dictadura del partido por encima de los soviets en el X Congreso (1921). Nada de eso importa, porque, más allá de la historia real, los bien pensantes necesitan una mitología simplificadora que le permita conectar con los prejuicios inducidos que padece la gente llana, reforzándolos y generando derrotismo. Un oportunismo que, por otra parte, tampoco les ha llevado a ninguna parte, como prueba el hecho de que no hayan encabezado ningún proceso revolucionario en toda la historia.
 No seamos unilaterales. Es posible ser críticos desde el apoyo, sin incurrir en el personalismo y la superficialidad. Hay que hablar de los insuficientes canales de participación popular habilitados. De los insuficientes esfuerzos hechos para superar la contradicción entre el campo y la ciudad, así como para superar la contradicción entre trabajo manual e intelectual.  Aún más grave: de las medidas de mercado implementadas en los años 50, que, como denunció el Che Guevara, generaron una crisis de conciencia e impidieron la construcción del hombre nuevo. De que todo esto llevó a que, en 1991, la URSS fuera destruida sin que las clases obrera y campesina dispararan un solo tiro para defenderla, lo que nos indica que la gente había dejado de creerse protagonista de la construcción socialista.
 Se nos impone ser críticos sin ser insensatos, generar una memoria histórica de los oprimidos y reivindicar las experiencias sociales más avanzadas de la historia humana,  recordando aquella cita de Lenin que venía a decirnos que un solo paso “realmente existente”de la clase obrera vale más que mil programas perfectos y refinados.

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
chaman
Moderator foro RKKA
General Leytenant
*

Karma: 519
Mensajes: 1617


No tengo miedo a morir ,porque es mi destino.


« Respuesta #2 : 15 Agosto 2012, 14:03:05 »

Un saludo  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Cortafuego: En defensa del estado nacional - Documental
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Eres dueño de lo que callas y esclavo de lo que dices.
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« Respuesta #3 : 14 Septiembre 2012, 22:38:19 »


 No es que sean muy de fondo... pero me ha gustao:

  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« Respuesta #4 : 04 Octubre 2012, 21:47:49 »


 Otro articulito que me ha gustao...

 Si usted piensa que hay que eliminar este sistema (el capitalismo, cualquier de sus diferentes versiones o sabores) pero se le pone la carne de gallina (se horripila) pensando en muchas de las experiencias o intentos pasados (vamos que es usted un revolucionario de salón o un "progre a las tres") deberia o no, no se, no estoy seguro, leer esto:

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar


 Yo cuando empecé a pensar en esto, en esto que llamamos sociedad, pasé una breve (brevísima) época de cogérmela con papel de fumar... como digo, breve tiempo después, después de haber leído un poquito de economía de filosofia de historia, me declaré y me confieso siempre que me preguntan (y muchas veces sin que me pregunten) estalinista... para que nadie tenga duda de lo estaría dispuesto a hacer en caso de que una fuerza política comunista se hiciera con el poder en un territorio en el que yo estuviera viviendo...

 saludos
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« Respuesta #5 : 09 Octubre 2012, 17:29:28 »



 Un articulo contra el progrerio buenista o buenrollista que trata de arrimar las ascuas a su sardina... mientras las ascuas sigan recibiendo la paga y la cobertura judicial del estado... ya te digo yo cuando se van a sumar a las manifestaciones y dejaran de reprimir porra en mano...  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entraría-¿únete?-o-el-infantilismo-pol%C3%ADtico

 
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« Respuesta #6 : 26 Diciembre 2012, 18:54:52 »


 Otro texto de fondo... ghandismo y otras gilipolleces...

  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar¿un-año-de-protestas-engañados-por-gandhi?

 El primer, y único hasta este momento, comentario es puro sentido común... si el ejercito rojo hubiese seguido este camino... mitos para gente engilipollada, la aplastante e inmesísima mayoría... y así está el mundo.

   Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 881
Mensajes: 3118



WWW
« Respuesta #7 : 30 Diciembre 2012, 22:19:16 »


 EN SERIO. "Centrémonos".

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 
Citar
La crisis y los medios de comunicación: humillación y caridad
29/12/2012

 Pascual Serrano/
       
 

 

 



Hace unos años me escandalicé cuando vi un concurso en una televisión privada venezolana en el que el premio consistía en la cobertura sanitaria para la intervención quirúrgica por alguna enfermedad grave que padecía el concursante o un familiar del concursante. Entonces me pareció -como era lógico- una humillación que un derecho universal como la salud, e incluso la vida, fuera motivo de concurso en atracción televisiva. Han pasado cinco años y voy comprobando cuántos derechos humanos, indiscutibles y cubiertos en Europa hasta ahora, se convierten en objeto de subasta, concurso y humillación para los ciudadanos. Así podemos encontrar cómo una asociación de comerciantes de un pueblo de Pontevedra1 coloca carteles por toda la localidad anunciando el sorteo durante las navidades de un contrato de trabajo a tiempo parcial de seis meses de duración. Y como todo puede ser peor, un colegio privado de Granada que todavía no está en funcionamiento cobra 190 euros por valorar el currículum de los aspirantes a un puesto de trabajo en el citado colegio2.

Los ejemplos no dejan de aparecer. Las madres de los alumnos de un colegio valenciano han editado un calendario donde se exhiben en ropa interior para recaudar los fondos que la Administración ha retirado y con los que se pagaba el autobús que trasladaba a sus hijos al colegio3. Y al puro estilo del caso venezolano con el que comenzábamos este texto, en un concurso de la cadena Cuatro de televisión, los niños ganadores consiguen el dinero para arreglar el tejado de su colegio. Avanzamos hacia el abismo y hasta se permiten entretenernos con él sentados en nuestro sofá viendo la televisión.

No faltara quien argumente que muchos de estos casos nacen más con vocación de denuncia que como intento de solución del problema, pero no por ello, en mi opinión, resultan menos humillantes para la ciudadanía. Por otro lado optar por posar en ropa interior en un calendario o concursar en una televisión supone un triste nivel de resignación más que de combate y reivindicación. Qué tiempos aquellos en los que el jornalero, al recibir la petición de su voto por el latifundista devenido en candidato a diputado a cambio de unas monedas, le respondió: “en mi hambre mando yo”.

Los medios también se dedican a presentar como admirables propuestas que son patéticas y trágicas. Un joven de 29 años que debe sobrevivir sacando cada noche la basura de sus vecinos por cincuenta céntimos. Y dice el periódico: “Jesús Pardel es un producto de la crisis, un emprendedor a pequeña escala, un almacén de ingenio desesperado”4. O esta otra noticia que se presenta como “un parado de 33 años pone en marcha una web para encontrar trabajo en la que da consejos e información. En tres meses ha recibido 15.000 visitas y se han puesto en contacto con él cientos de personas a través de Linkedln”5. Pero la información es pura charlatanería, la verdad es que el hombre, con dos carreras universitarias terminadas con matrícula de honor, abrió la web para encontrar trabajo y siguen sin tenerlo. Sus miles de visitas no son ningún éxito, es la desesperación de otros miles que, como él, buscan un empleo.

Por otro lado, asistimos a la apología de lo que el líder de ATTAC, Carlos Martínez, considera la receta de la derecha y sus medios de comunicación para afrontar el recorte de servicios públicos y el empobrecimiento de las clases populares: la caridad.6

Observamos un bombardeo mediático de campañas de donaciones de juguetes, recogida de comida no perecedera, aplauso a los comedores sociales y bancos de alimentos. Los medios celebran el aumento de cifras de recogida de alimentos, en lugar de preocuparles el aumento de usuarios de esos alimentos procedentes de la caridad. El objetivo es presentarnos como buenas noticias una realidad dominada por las malas. La caridad, patrimonio de las religiones, es aupada a política de Estado y principio rector de la sociedad. Así encontramos administraciones públicas, como la Diputación de Granada, que, mientras despide a los trabajadores sociales, convoca una recolecta de juguetes para niños pobres. Los bancos que no dudan en echar a al calle a las familias que no pueden pagar su hipoteca instalan cajones a la salida de los grandes almacenes para que los clientes dejen allí alimentos donados a comedores sociales.

Vale la pena observar la estrategia de los medios públicos españoles de ir incorporando la idea de la caridad y la beneficiencia como modo de afrontar las necesidades sociales e ir ignorando las obligaciones del Estado. Así encontramos noticias en la televisión pública (TVE, 1-12-2012) donde las monjitas cuentan lo contentas que están de tantos productos que les llegan solidariamente del banco de alimentos y lo agradecidos que se encuentran los desgraciados que deben sobrevivir gracias a los comedores sociales. O ese otro programa sobre beneficiencia (RNE Radio 5 el 8-11-2012), con música new age de fondo, donde cuentan un sistema que pone en contacto vía correo electrónico a personas para que unas cubran las necesidades de las otras. Un organizador de este sistema explica cómo había una persona que necesitaba una silla de ruedas, y por este mecanismo de contacto "a los pocos días recibió tres o cuatro sillas de ruedas". El Estado, por supuesto, nunca hace falta para ellos.



Conceden el premio Príncipe de Asturias de la Concordia a la Federación Española del Banco de Alimentos. No deja de ser cínico que la institución que más simboliza el privilegio y la desigualdad se permita premiar en nombre de la preocupación por el hambre de los más desfavorecidos. Durante la ceremonia de la entrega, Radio Nacional emite en directo (RNE Radio 5 26-10-2012) y al llegar el momento del premio de la Concordia, dice Felipe de Borbón: "[...] así trabaja la Federacion Española del Banco de Alimentos, ofreciéndonos un permanente ejemplo de qué es la Civilización". El que se necesite la caridad de un Banco de Alimentos donde tengan que recurrir para alimentarse personas capacitadas para trabajar es un ejemplo de la vergüenza y criminalidad del capitalismo, no de civilización.


Todos los actores responsables de la crisis y encargados de su solución se desinteresan de su verdadera función para apuntarse a una caridad que ni si siquiera ejercen ellos, sino que nos invitan a los demás a ejercerla. Como señala Carlos Martínez, “tal vez el año que viene volvamos a ver la campaña de los años cincuenta y sesenta de 'siente un pobre en su mesa' perfectamente denunciada en una de las mejores películas de cine español, 'Plácido'”. “Volvemos a la España fría gris y triste de los años sesenta, incluido el autoritarismo y la hipocresía de la burguesía y las clases medias altas. Volvemos a la Campaña de Navidad y Reyes de la OJE (la organización juvenil franco-falangista). Volvemos a campañas de radio en favor de caritativas monjas y las damas de los roperos. Vivimos unas navidades perfectamente neo-franquistas, rematadas con el mensaje de su patético heredero”, añade el portavoz de ATTAC.

Una vez más, los medios se muestran como el principal ariete de la ideología que quiere sembrar la resignación. Para ello sus cartas son la apología de una caridad con sonrisas y aplausos que reniega de la justicia social, y el entretenimiento y la frivolidad ante el atropello de derechos humanos fundamentales.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Pascual Serrano es periodista. Su último libro es "Periodismo canalla. Los medios contra la información". Icaria Editorial.


1 Véase Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

2 El País, 27-12-2012 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

3 El País, 28-12-2012 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

4 El País, 23-10-2012 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

5 El País, 27-12-2012 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

6 Martínez, Carlos. “El peligroso resurgir de la caridad” Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. IVD
Molotov
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 950
Mensajes: 4289



« Respuesta #8 : 28 Septiembre 2013, 18:32:23 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

"Stalin tenía una sorprendente capacidad para el trabajo. Lo sé a ciencia cierta. Poseía un conocimiento completo de todo lo necesario para resolver cualquier cuestión. Y consideraba cualquier problema desde todos sus ángulos. Esto era muy importante. Aunque estas cuestiones versaran sobre artillería o carros de combate".

V. M. Molotov
Iosif Lukas
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 788
Mensajes: 2654


A machada gárdoa no pendello


« Respuesta #9 : 14 Septiembre 2015, 18:03:49 »

Excelente artículo del camarada Marat  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar con puntos muy al hilo de lo que se está viviendo en el foro:

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar


 9 de septiembre de 2015
QUÉ NO ES Y QUÉ ES EL ESPACIO DE ENCUENTRO COMUNISTA

Por Marat


Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Los comunistas que me conocen saben que no soy depositario de esencia ortodoxa alguna ni persona cerrada en mis posiciones.

Pero desde que un conjunto de comunistas de diversas procedencias y experiencias comenzamos a coincidir en la necesidad de crear un espacio de encuentro comunista y aquella idea fue tomando cuerpo en blogs, reuniones (muchas), documentos de trabajo y texto de convocatoria, hemos observado ciertos fenómenos que exigen clarificar a algunos lo que no somos, para que nadie se llame a engaño. Esto sin pretender definir previamente el campo de juego pero sí determinando a qué no vamos a jugar:

         No somos el orfanato de nadie que se haya quedado o se esté quedando sin referentes, siglas o partido. Eso dice muy poco de lo que cabe esperar de un comunista.

         No somos la agencia de colocación de quienes se hayan quedado sin cargos, salarios o posibilidades de promoción dentro de alguna organización en proceso de harakiri. Lo nuestro no es el parlamentarismo. Para ser más claro, la mafia de Ángel Pérez y sus mariachis profesionales de la política no caben aquí. Que prueben con Florentino Pérez, que igual les recibe un sirviente por la puerta de servicio pars decirles que "el señorito" no está en casa.
 
         No somos ninguna plataforma de grupos comunistas de cara a un proceso de unidad ni ante ninguna convocatoria electoral futura. Somos bastante menos ambiciosos. Nos conformamos con la reconstrucción del diálogo, la colaboración fraterna entre comunistas, la reconstrucción del discurso marxista, la formación de cuadros y la preparación de un espacio de intervención dentro de los procesos de luchas de clases. Casi nada.

         No somos ningún proyecto “ilusionante” para “la gente” ilusa. Somos un agrupamiento de trabajadores con conciencia de clase. Bienvenida sea la esperanza siempre que se asiente en el trabajo militante y en razones concretas que la justifiquen y no en el voluntarismo de quien espera que caigan las manzanas del árbol por su propio peso sin esfuerzo ni compromiso alguno en su recolecta.

         No somos tampoco un grupo de dogmáticos con una concepción del marxismo encorsetado por 100 guiones y concebido más como una "fe del carbonero" que como una teoría viva para la praxis revolucionaria de agitar el mundo para cambiarlo de base. Cuando decimos en nuestra convocatoria que “debemos dejar respirar al marxismo como teoría viva y transformadora para que refuerce su condición de terreno fértilen el que se promueve el debate, la reflexión y la práctica, sin llaves secretas que dan la razón a unos elegidos” es precisamente porque eso es lo que pretendemos que sea la lectura del marxismo que debe hacer un comunista y no otra.

         No somos un partido virtual de ciberrevolucionarios ni vamos a propiciar el debate por el debate en ese gallinero llamado redes sociales, donde no se sabe quién es quién. El que se aburra que coja un libro o vea el “sálvame” político de La Sexta. El debate político en el seno de las organizaciones y en las asambleas pero con contenidos y objetivos concretos. Los bucles eternos que no conducen a ningún lado queden para los residuos de la “indignación”.

         No somos un proyecto ciudadanista, interclasista ni transversal. Defendemos en primer lugar los intereses de la clase trabajadora y la lucha de clases contra el capital. Las clases intermedias que se han visto estos años golpeadas por la crisis no nos son indiferentes pero tendrán que elegir en cuál de los dos campos se sitúan: el del capitalismo o el del socialismo porque van a ser cercenadas por el sistema. Y no vamos a supeditar la defensa de nuestra clase para sacar, en primer lugar, las castañas del fuego a la clase media, que fundamentalmente quiere volver a los buenos años dorados del consumo a crédito.

         No somos un proyecto que pretenda organizarse al margen de los partidos comunistas existentes para crear otro partidito más sino un lugar en el que comunistas con o sin partido puedan trabajar, debatir, pensar, formarse y elaborar juntos, sin partido guía y sin  organización de capillitas por cuotas de representación.

         No negamos, sino que afirmamos el carácter insurreccional de nuestro proyecto, la destrucción, no reforma, del capitalismo y la dictadura del proletariado, no esa necedad en la que han convertido el concepto de “hegemonía”  gramsciana los socialdemócratas y podemitas.

Puede que marquemos el terreno de debate algo más de lo que muchos esperan pero no deseamos que ninguna expectativa quede frustrada por una inexacta comunicación de cuáles son nuestras líneas rojas.

Si éstas les asustan a algunos, quédense con las syrizas españolas en su viaje a ninguna parte. Con una en Grecia y las consecuencias de su experimento de disidencia controlada de clase media ya tenemos de sobra quienes aspiramos a una sociedad socialista por y para la clase trabajadora y no a un “capitalismo de rostro humano.”. O con cualquiera de las marcas que el supermercado electoral les ofrece. Las diferencias principales entre ellas son de nombre y envase.

Cualquier intento de desembarco por parte de proyectos moribundos será cortado de raíz.

Marcadas estas líneas rojas, de lo que somos y lo que seremos queda todo por decidir. Que sea un proyecto abierto para un debate colectivo no significa que nos valga todo o que perdamos el tiempo al estilo de esos movimientos o partidos burbuja tan fáciles de pinchar por sus promotores en la sombra.



Salud  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

"... y sobre todo sean capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.". Ernesto Guevara de la Serna.
Iosif Lukas
Colaborador portal RKKA
Mariscal
*

Karma: 788
Mensajes: 2654


A machada gárdoa no pendello


« Respuesta #10 : 17 Septiembre 2015, 22:52:10 »


Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar


CONVOCATORIA POR UN ESPACIO DE ENCUENTRO COMUNISTA
16 septiembre, 2015
 
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

La audiencia a la que va dirigida este texto no necesita que aportemos un repaso retrospectivo de los orígenes de la crisis económica. Tampoco buscan soluciones a ella en recetas keynesianas o en la vuelta a unos tiempos idílicos de capitalismo “amable”.

Baste decir que escribimos para aquellos que saben que el problema es el capitalismo y que su solución exige su derribo y la construcción de una sociedad socialista.

Sin embargo, si el contexto económico no requiere de aclaraciones especiales, sí vemos necesario precisar la visión del contexto político que nos lleva a ponernos manos a la obra.

El estallido de la última crisis ha derrumbado en Europa los últimos restos del espejismo de Estado del Bienestar que inició su desmonte en los años 70.
En los países del sur hemos vivido el problema con mayor intensidad al no partir de los mismos niveles de desarrollo que los del norte. La pérdida de la ilusión de ser (o llegar a ser) clase media y de que los hijos vivirán mejor que los padres desubica, a la vez que “indigna”, a amplias capas de la sociedad que no encuentran un sentido político en el que encajar su futuro.

El riesgo de que la mayoría de esos sectores tomase conciencia de su ubicación real en la estructura social y se reconociera a sí misma como clase trabajadora fue rápidamente atajado por el sistema.

En algunos países ha bastado con la irrupción de la “tecnocracia”. En otros países con una tradición más combativa y con resistencias recientes más firmes eso no era suficiente: ocuparon el espacio con actores nuevos que arrastraron a los desubicados a un redil controlable.

Tanto en Grecia como en España se puso en marcha el mismo mecanismo: la creación de formaciones populistas y ciudadanistas, que renuncian a la ideología, que niegan la clase, que afirman que el capitalismo puede funcionar si se le hacen unos ajustes, que hacen de la “democracia” una solución fetiche en sí misma.

    Es hora de desenmascarar el mito de una clase media no patrimonial, ni propietaria de empresas o negocios, y que cree no ser trabajadora sólo porque unos sueldos más elevados que la media les permitieron acceder durante los años de crecimiento económico a unos niveles de consumo superiores al resto de asalariados.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Esa falacia se cae cuando la crisis capitalista les ha resituado en un descenso de niveles de vida, han perdido sus puestos de trabajo o se han enfrentado a la abolición de muchos de sus derechos laborales.

Pero es necesario dar, más allá de la testarudez de los hechos, la batalla ideológica por explicar cuál es la auténtica naturaleza de la relación capital-trabajo.
La lucha frente a esta maniobra no ha sido firme sino muy débil en lo ideológico y reformista en lo político.

Las organizaciones de la izquierda institucional se han limitado durante décadas a denunciar las políticas del gobierno de turno, proponiéndose como alternativas gestoras de unas tímidas reformas que aliviasen las condiciones de sobre-explotación y prometiendo una salida progresista de la crisis.

Nada que rompiese con los límites de la legalidad del sistema político y económico. Tampoco las diversas organizaciones comunistas revolucionarias, algunas de largo recorrido, han logrado  conformarse en espacios de aglutinación de nuestra clase y de respuesta al capital.

Cuentan con unos militantes imprescindibles, pero no consiguen la capacidad de crecimiento y acumulación de fuerzas que el momento demanda.

En esta situación, cuando los marxistas deberíamos haber conquistado una posición clave en las aspiraciones y la confianza de los desposeídos, nuestra situación es muy débil: no tenemos respuesta coordinada, no tenemos voz para llevarla a la calle y ni siquiera tenemos unidad de acción para superar esta situación.

En unos pocos años, paradójicamente cuando más necesario es, el marxismo puede quedar fuera de la experiencia vital de las nuevas generaciones de jóvenes.

Estamos convencidos de que en estos momentos hay gran cantidad de personas de  identidad comunista que han abandonado las organizaciones en las que ya no creen sin por ello renunciar a sus convicciones.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Marxistas que se niegan a continuar tapándose la nariz para participar en proyectos que ven vacíos de antemano.

Ex-militantes con la suficiente formación y sentido crítico como para sentirse incómodos en asambleas en las que todo se está constantemente comenzando de cero y en las que se huye de la más mínima organización que multiplique las fuerzas y dote de estrategia a la lucha.

Creemos que juntos somos mucho más de lo que imaginamos. Por eso nos animamos a escribir este llamamiento.

Partimos de la confianza en el compromiso de quienes nos negamos a aceptar como horizonte la falsedad de un “capitalismo de rostro humano”, desmentido por la cotidiana realidad en cada minuto de nuestras vidas, y que aspiramos a una sociedad emancipada de la opresión de clase.

Confiamos también en su sentido de la responsabilidad para continuar el combate. Nuestra unidad es necesaria para movilizar a los trabajadores en la búsqueda de la alternativa al capitalismo.

Llamamos a todas aquellas personas, colectivos y organizaciones que saben que la salida de esta situación no está en limar las aristas del capital, sino en acabar con él; es decir, en la lucha por una sociedad sin explotadores ni explotados, en la lucha por una sociedad socialista.

Planteamos la necesidad de una herramienta colectiva que nos permita la unidad de acción y un debate sobre las bases del marxismo, entendido éste en un sentido amplio que incorpore las aportaciones del leninismo y de otras corrientes que han enriquecido la teoría de la praxis.

No pretendemos hacer discursos grandilocuentes, estamos convencidos de la responsabilidad que afrontamos todos y todas. Proponemos ya un primer paso.
Tenemos la necesidad de un espacio de encuentro común, en el que se puedan sentir cómodos todos los comunistas, tanto los que provienen de organizaciones como los que no.

Será necesaria una buena dosis de generosidad, actitud y mente abiertas y voluntad unitaria para echar abajo los muros que aparentemente nos separan; unos obstáculos que muchas veces han sido erigidos por nosotros mismos.

Debemos dejar respirar al marxismo como teoría viva y transformadora para que refuerce su condición de terreno fértil en el que se promueve el debate, la reflexión y la práctica, sin llaves secretas que dan la razón a unos elegidos.

Un lugar donde analizar entre camaradas la nueva realidad, en el que la teoría dé respuesta a la lucha y sus formas y en el que construir la unidad de acción necesaria para alcanzar el éxito. Un espacio que, desde su nacimiento, se sepa parte de la lucha internacional contra el capital.

Ratificamos como una sola voz las últimas palabras de Rosa Luxemburgo:

“¡YO FUI, YO SOY, YO SERÉ!”


Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Se puede descargar el llamamiento aquí: Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar



Salud  Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

"... y sobre todo sean capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.". Ernesto Guevara de la Serna.
Camarada Fierro
Colaborador portal RKKA
Mayor
*

Karma: 229
Mensajes: 650



« Respuesta #11 : 29 Septiembre 2015, 23:57:54 »

El otro día leí este artículo, me gustó mucho. Las críticas que vienen desde el maoismo hacia Stalin pueden ser correctas o no, pero adoptaron la posición adecuada frente al quiebre total que representó Kruschov.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Citar
El Partido Comunista de China siempre ha sostenido que cuando el camarada Kruschov negó completamente a Stalin so pretexto de "la lucha contra el culto a la personalidad", cometía un grave error y tenía segundas intenciones.

Citar
El camarada Kruschov negó completamente a Stalin en el XX Congreso del PCUS. No consultó previamente a los otros Partidos hermanos sobre esta cuestión de principio que afecta al movimiento comunista internacional en su conjunto y, más tarde, trató de imponerles un hecho consumado. Quienquiera que haga una valoración de Stalin distinta de la de los dirigentes del PCUS es acusado de "defensa del culto a la personalidad", así como de "injerencia" en los asuntos internos del PCUS.

Pero nadie puede negar la importancia internacional de la experiencia histórica del primer Estado de la dictadura del proletariado, o el hecho histórico de que Stalin fuera el líder del movimiento comunista internacional; en consecuencia, nadie puede negar que la valoración de Stalin es una cuestión de principio importante que afecta al conjunto del movimiento comunista internacional. ¿Sobre qué base, pues, prohiben los dirigentes del PCUS a otros Partidos hermanos hacer un análisis y una valoración concretos de Stalin?

Citar
La vida de Stalin fue la de un gran marxista-leninista, un gran revolucionario del proletariado.

Es cierto que junto con hechos meritorios para el pueblo soviético y el movimiento comunista internacional, Stalin, un gran marxista-leninista y revolucionario del proletariado, también cometió algunos errores. Algunos fueron errores de principio y otros, errores cometidos en el curso del trabajo práctico; algunos podrían haberse evitado y otros eran difícilmente evitables en un momento en que la dictadura del proletariado carecía de precedentes para guiarse.

Citar
Los dirigentes del PCUS han acusado al Partido Comunista chino de "defender" a Stalin. Sí, por supuesto que defendemos a Stalin. Cuando Kruschov distorsiona la historia y niega por completo a Stalin, naturalmente que tenemos el deber ineludible de dar un paso adelante y defenderlo en interés del movimiento comunista internacional.

Citar
¿Qué actitud han adoptado el camarada Kruschov y otros dirigentes del PCUS para con Stalin a partir del XX Congreso del PCUS?

No han efectuado un análisis histórico y científico completo de su vida y obra sino que se han limitado a negarle completamente sin realizar distinción alguna entre lo correcto y lo incorrecto.

Han tratado a Stalin no como a un camarada sino como a un enemigo.

No han adoptado el método de crítica y autocrítica para valorar su experiencia sino que se han limitado a culpar a Stalin de todos los errores o a atribuirle los "errores" que han inventado arbitrariamente.

Ni han expuesto los hechos ni han resuelto las cuestiones sino que se han limitado a lanzar demagógicos ataques personales contra Stalin con el fin de envenenar las mentes de las personas.

Citar
Cuando Stalin hacía algo mal era capaz de criticarse a sí mismo. Por ejemplo, dio algunas orientaciones erróneas con respecto a la Revolución china. Tras la victoria de la Revolución china, admitió su error. Stalin también admitió algunos de sus errores en el trabajo de depuración de las filas del Partido en su informe al XVIII Congreso del PCUS (B) de 1939. Pero, ¿Kruschov? Sencillamente desconoce qué sea la autocrítica; se limita por entero a culpar a los demás de todo y exige que se le otorgue completa credibilidad.

Citar
Kruschov dijo, "¡Ah! ¡Si Stalin hubiese muerto tan sólo diez años antes! [27]" Como todos sabemos, Stalin murió en 1953; diez años atrás habría sido 1943, el mismo año en que la Unión Soviética comenzó su contraofensiva en la Gran Guerra Patria. En ese momento, ¿quién quería que Stalin muriese? ¡Hitler!
En línea
Camarada Fierro
Colaborador portal RKKA
Mayor
*

Karma: 229
Mensajes: 650



« Respuesta #12 : 08 Octubre 2015, 03:45:47 »

Julio A. Díaz Vázquez: ¿Es aplicable en Cuba el modelo de China o Vietnam? - Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Camarada Fierro
Colaborador portal RKKA
Mayor
*

Karma: 229
Mensajes: 650



« Respuesta #13 : 03 Noviembre 2015, 03:56:54 »

La actualización del modelo económico cubano - Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Camarada Fierro
Colaborador portal RKKA
Mayor
*

Karma: 229
Mensajes: 650



« Respuesta #14 : 07 Enero 2016, 19:32:19 »

¿QUÉ LE OCURRIÓ A LA UNIÓN SOVIÉTICA? Serguei Kara-Murza - Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Citar
Un interesante texto de Kara-Murza, en el que desmonta las supercherías de la crisis económica de la URSS, o del mal nivel de vida de su población y demuestra que la caída de la URSS fue producto de una actividad conscientes de las élites del país, y no de la crisis económica. Con numerosos datos y estadísticas.
Cita de "NSV Liit" desde forocomunista.com
En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!