16 Diciembre 2018, 07:46:52 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 [9]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Afganistán siglo XXI  (Leído 14262 veces)
rusoski
Moderator foro RKKA
Polkovnik
*

Karma: 383
Mensajes: 1137


« Respuesta #120 : 04 Diciembre 2018, 05:38:45 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

----------------------------------

LUNES, 3 DE DICIEMBRE DE 2018
Rusia revisa a la URSS sobre el envío de tropas a Afganistán

Piotr Akopov

Rusia ya no considera que la entrada de tropas en Afganistán en 1979 merezca una condena política y moral. La Duma está dispuesta a adoptar una declaración de anulación de la condena de la Guerra de Afganistán que fue emitida en su momento por el Parlamento soviético. Esto es necesario no sólo para los veteranos de aquella guerra, sino también para nuestra sociedad en su conjunto.

En menos de tres meses estaremos celebrando los 30 años de la retirada de nuestras tropas de Afganistán y, en ese aniversario, Rusia revisará la evaluación oficial de la guerra. La decisión se tomó durante las audiencias parlamentarias celebradas el miércoles [22 de noviembre] en la Duma. Se ha aprobado un proyecto de declaración y resolución de la Duma, que se adoptará en vísperas del 30 aniversario de la finalización de la campaña en Afganistán, el 15 de febrero de 2019.

¿Por qué es necesario no sólo celebrar este aniversario, sino también invertir la decisión tomada durante la era soviética? Porque desde diciembre de 1989, cuando el Congreso de los Diputados del Pueblo de la URSS adoptó una resolución condenando la intervención en Afganistán, no ha habido ninguna otra evaluación formal a nivel estatal. Y resulta que, debido a la continuidad natural de Rusia con la URSS, seguimos compartiendo esta actitud:

“El Congreso de los Diputados del Pueblo de la URSS respalda la valoración política del Comité Supremo de Asuntos Internacionales de la URSS sobre la decisión de introducir tropas soviéticas en Afganistán en 1979, y considera que esta decisión merece una condena moral y política”.

La condena política y moral no es simplemente un reconocimiento del hecho de que estábamos equivocados: es la autoflagelación.

En aquel momento, en medio de la Perestroika, la condena de la “aventura afgana” fue uno de los golpes más poderosos, no sólo contra el PCUS, sino también contra la Unión Soviética.

El cliché propagandístico occidental de que “la guerra criminal en Afganistán socavó la autoridad de los dirigentes soviéticos, inmovilizó al país y fue la razón principal del colapso de la URSS” a lo largo de la década de 1990 fue inculcado sistemáticamente en nuestro pueblo, incluso por los reformadores económicos y concienzudos que lo reflejaron en nuestro país. Lo que significa que muchos incluso creían en ella. Criminal, colonial, cruel, injusto, sin sentido... lo que no hemos oído hablar de la guerra en Afganistán, aquel llamado “Vietnam soviético”.

Luego se produjeron las dos guerras chechenas, y la actitud hacia la guerra de Afganistán comenzó a cambiar gradualmente. Luego se produjo el ataque estadounidense contra Afganistán, sin ninguna razón ni invitación de las autoridades del país. Afganistán no atacó a Estados Unidos (incluso considerando que el saudí Osama bin Laden, que se escondía en las montañas locales, organizó los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, su caza no justificó la invasión y ocupación de un Estado independiente) y la guerra civil que estalló a varios miles de kilómetros de Estados Unidos no es motivo suficiente para intervenir por parte de una de las facciones. La presencia estadounidense en Afganistán, que ha durado 17 años -el doble que la nuestra- ha cambiado aún más la actitud de los rusos hacia esta guerra.

Es decir, si simplemente distinguen entre los veteranos, por un lado, y el aspecto político de la cuestión, por otro -los chicos sólo cumplían órdenes y luchaban con valentía, por lo que recibieron apoyo público, compensación y respeto, pero la guerra en sí fue un error y una estupidez-, ahora están empezando a cuestionar las razones de la decisión de enviar tropas.

En febrero de 2015, en el aniversario de la retirada de nuestras tropas, Vladimir Putin presentó por primera vez una nueva evaluación política del despliegue de tropas en una reunión con veteranos afganos: “A medida que pasan los años y se conocen más y más hechos, somos cada vez más conscientes de la razón y la causa de la introducción de las tropas soviéticas en Afganistán. Por supuesto, hubo muchos errores, pero hubo amenazas reales a las que los dirigentes soviéticos estaban tratando de poner fin en ese momento mediante la introducción de tropas en Afganistán”.

Esta declaración lacónica no debe tomarse a la ligera. Porque puso fin a las elucubraciones del estilo “Brezhnev y el Politburó llevaron al país a una aventura innecesaria e injustificada” o “Los rusos siempre atacan a todo el mundo, son agresivos y, a través de Afganistán, se dirigían al Océano Índico”.

Sobre las razones que llevaron a la adopción de la extremadamente difícil decisión de intervenir en Afganistán, ya hay montañas de literatura científica o no hay mucha, incluso sobre la base de los archivos desclasificados del Politburó. Y está claro que no puede ser agresividad o aventurerismo.

Había verdaderos temores de que la guerra entre islamistas y comunistas en Afganistán se extendiera a Asia Central (poblada por los mismos grupos étnicos que el norte de Afganistán). Hubo una rivalidad geopolítica con Estados Unidos en el Gran Oriente Medio (para ellos muy lejos y para nosotros como vecinos -Irán y Afganistán para nosotros son como Canadá o México para Estados Unidos). Pero no hubo violación del derecho internacional -fuimos invitados por el gobierno legítimo (que controlaba la inmensa mayoría del país en ese momento) o incluso por un plan para expandir el área de influencia de la URSS (Afganistán había sido parte de ella durante muchas décadas). La URSS no llevó a los comunistas al poder en Kabul, sino que luchó contra las consecuencias de la guerra civil, que no había comenzado con ellos. Sin embargo, Estados Unidos puso deliberadamente una trampa a la URSS incluso antes de que nuestras tropas entraran. Más tarde, Zbigniew Brzezinski escribió francamente sobre este tema, recordando el suministro de armas a los muyahidines de Pakistán en el verano de 1979:

“El mismo día, escribí un memorando al Presidente explicando que, en mi opinión, esta ayuda conduciría a una intervención militar soviética. No presionamos a los rusos para que intervinieran, pero deliberadamente aumentamos la probabilidad de que lo hicieran”.

Nuestro periódico [Vzglad] ya ha informado de todo esto, así como de la larga y difícil historia de las relaciones con Afganistán, subrayando que era hora de reconsiderar la condena oficial de los motivos de la introducción de las tropas.

Y ahora ha llegado el momento. El pasado mes de abril, Vladimir Putin aprobó la propuesta del Presidente del Comité de Defensa de la Duma, Vladimir Shamanov, de hacer un balance político de la Guerra de Afganistán antes del 30 aniversario de la retirada de las tropas soviéticas en forma de decisión parlamentaria:

“Estoy de acuerdo con los afganos. Las celebraciones deben tener lugar y las evaluaciones deben llevarse a cabo. Estoy completamente de acuerdo contigo”.

Está claro que el próximo mes de febrero, Putin hablará tanto de la Guerra de Afganistán como de los motivos de la introducción de tropas. Por el momento, la Duma se está preparando. En la audiencia del miércoles [22 de noviembre], se aprobó un proyecto de declaración y decisión que revocó la condena “moral y política” expresada en 1989.

“Debemos afirmar inequívocamente que la Duma considera necesario reconocer que la condena moral y política de la decisión de introducir tropas soviéticas en Afganistán en diciembre de 1979, expresada en la resolución del Congreso de los Diputados del Pueblo del Consejo Supremo de la URSS en 1989, es históricamente infundada [...] reconocer que la condena política y moral es nula y sin valor”, dijo el diputado Nikolai Jaritonov, que presentó el proyecto.

El proyecto de declaración afirma que la decisión de introducir tropas soviéticas en Afganistán se tomó en estricto cumplimiento de las normas del derecho internacional y “de conformidad con el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación entre la URSS y la República Democrática de Afganistán, teniendo en cuenta las reiteradas peticiones de los entonces dirigentes afganos de intervención directa soviética en el conflicto”.

Además, la declaración rinde un homenaje a los soldados soviéticos: “Nos sometemos a su coraje, lealtad y patriotismo y, por nuestra parte, haremos todo lo posible para evitar que se repitan los trágicos acontecimientos de este conflicto, y los veteranos de la guerra en Afganistán recibirán a su vez el merecido reconocimiento del Estado, así como medidas de apoyo social en el nivel necesario”.

Además, los diputados desean pedir al Ministerio de Educación que cambie la interpretación de los acontecimientos de la Guerra de Afganistán en los libros de texto.

Esta rehabilitación de la Guerra de Afganistán es necesaria no sólo para los excombatientes “afganos”, sino también para que recuperemos el respeto por nuestra historia. La guerra no puede ser “buena”, siempre es mala y terrible. Pero hay una diferencia entre guerras agresivas, estúpidas o sin sentido y guerras, aunque no patrióticas, sino forzadas. Por supuesto, habría sido mejor para todos que no hubiera habido una guerra en Afganistán, pero se debió a la situación en el propio Afganistán, a la confrontación entre Estados Unidos y la Unión Soviética y a la situación internacional en su conjunto. Ni política ni moralmente teníamos motivos para arrepentirnos: no regamos Afganistán con napalm y no tratamos de consolidar los miles de kilómetros de nuestras fronteras para mantener nuestra dominación mundial. Incluso hemos logrado salir de Afganistán de tal manera que las personas que nos apoyaron siguen en el poder, algo que los estadounidenses no pueden y no quieren hacer.

Además, a diferencia de nosotros, no condenan ninguna de sus guerras, ni política ni moralmente, aunque la gran mayoría de ellas hayan sido abiertamente criminales y agresivas. No necesitamos imitar a los americanos, sólo necesitamos conocer y respetar nuestra historia, sin sustituir sus páginas pesadas por caricaturas, dibujadas por manos extranjeras.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Amador Urssus
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 888
Mensajes: 3164



WWW
« Respuesta #121 : 07 Diciembre 2018, 22:34:32 »

Citar
La condena política y moral no es simplemente un reconocimiento del hecho de que estábamos equivocados: es la autoflagelación.

En aquel momento, en medio de la Perestroika, la condena de la “aventura afgana” fue uno de los golpes más poderosos, no sólo contra el PCUS, sino también contra la Unión Soviética.

El cliché propagandístico occidental de que “la guerra criminal en Afganistán socavó la autoridad de los dirigentes soviéticos, inmovilizó al país y fue la razón principal del colapso de la URSS” a lo largo de la década de 1990 fue inculcado sistemáticamente en nuestro pueblo, incluso por los reformadores económicos y concienzudos que lo reflejaron en nuestro país. Lo que significa que muchos incluso creían en ella. Criminal, colonial, cruel, injusto, sin sentido... lo que no hemos oído hablar de la guerra en Afganistán, aquel llamado “Vietnam soviético”.

Luego se produjeron las dos guerras chechenas, y la actitud hacia la guerra de Afganistán comenzó a cambiar gradualmente. Luego se produjo el ataque estadounidense contra Afganistán, sin ninguna razón ni invitación de las autoridades del país. Afganistán no atacó a Estados Unidos (incluso considerando que el saudí Osama bin Laden, que se escondía en las montañas locales, organizó los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, su caza no justificó la invasión y ocupación de un Estado independiente) y la guerra civil que estalló a varios miles de kilómetros de Estados Unidos no es motivo suficiente para intervenir por parte de una de las facciones. La presencia estadounidense en Afganistán, que ha durado 17 años -el doble que la nuestra- ha cambiado aún más la actitud de los rusos hacia esta guerra.


  El gusano traidor y los suyos, furibundos anticomunistas, pusieron su "granito" (del tamaño del Everest Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar) de arena para "suicidar" a la URSS...

  Si hubiese un vuelvo a nuestro favor, de las primeras cosas que habría que hacer sería ajusticiar al Manchadito   Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo. Pablo Neruda

Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?. Iosif V. D. Stalin

¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla! Fidel Castro Ruz
Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 [9]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!