07 Julio 2020, 14:21:01 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 [2]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Playa Girón. Fracaso de invasión apoyada por la CIA.  (Leído 612 veces)
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #15 : 11 Abril 2020, 23:10:49 »

Vicepresidente cubano denunció hace años uso de napalm en Girón

16 agosto 2011

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Tanque de las fuerzas revolucionarias avanza hacia Playa Girón

El vicepresidente cubano José Ramón Fernández, denunció el uso de napalm por pilotos estadounidenses durante la invasión de Playa Girón mucho antes de la reciente desclasificación de documentos de la CIA.

Fernández señaló en una entrevista concedida a la periodista Magali García Moré del diario Granma, en 1970, aquel bombardeo contra el batallón 123 de las Milicias Nacionales Revolucionarias el 18 de abril de 1961, usando esa sustancia prohibida internacionalmente.

El reconocimiento de tal acción fue incluida en un informe del inspector general de la Agencia, Lyman Kirkpatrick, entonces enfrentado con el director general, Allen Dulles, quien ordenó la destrucción de 20 copias del documento conservando una en su caja fuerte.

Ese informe relataba que el ataque contra las fuerzas cubanas había sido apoyado esa tarde por la aviación agresora usando "seis aviones B-26 amigos, dos de ellos con pilotos norteamericanos, causándoles fuertes daños con el uso del napalm".

Relatos de Fernández hechos después de la derrota de la invasión incluyeron la denuncia cuya admisión por Estados Unidos, mediante la desclasificación de documentos, demoró 37 años más.

Recordó entonces el vicepresidente cubano que "en las primeras horas de la tarde, recibió en un mensaje "Urgente" de las 12:15 horas desde el Puesto de Mando, la orden de que "Hay que tomar Girón antes de las seis de la tarde".

Eso decidió que se ordenara la salida de los ómnibus en los que había arribado a Playa Larga el Batallón 123, los cuales debían recogerlo en el camino para que la marcha se acelerara, con el propósito de atacar y tomar Girón en el plazo ordenado.

A la altura de Punta Perdiz fue castigado con ametralladoras, cohetes y napalm por una escuadrilla de B-26, tripulada por pilotos norteamericanos. Fue elevado el saldo de muertos y heridos entre nuestros combatientes.

Ahora los cables anuncian lo que fue denunciado oportunamente por Cuba y se encontraba incluido en el informe secreto cuyo ocultamiento trató de evadir la verdad del criminal uso del napalm por Estados Unidos

(Con información de Prensa Latina)

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #16 : 11 Abril 2020, 23:15:41 »

TOP SECRET CIA 'HISTORIA OFICIAL' DE LA BAHÍA DE CERDOS: REVELACIONES

'Fuego amigo' reportado como disparos de personal de la CIA a aeronaves propias
Nuevas revelaciones sobre complots de asesinatos, uso de estadounidenses en combate

Archivo de Seguridad Nacional La demanda de la FOIA obtiene la liberación de la última compilación de una importante agencia interna sobre la invasión paramilitar de Cuba

Newsweek publica un artículo del historiador Robert Dallek basado en el trabajo de archivo

Archive Cuba Project publica cuatro volúmenes; pide desclasificación de todavía secreto Volumen 5

National Security Archive Electronic Briefing Book No. 355

Publicado - 15 de agosto de 2011

Por Peter Kornbluh

Para más información contacte a:
Peter Kornbluh - 202 / 374-7281 o por correo electrónico

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Washington, DC, 15 de agosto de 2011 - En el fragor de la batalla en la Bahía de Cochinos, el principal agente de campo de la CIA a bordo de uno de los barcos de transporte disparó rifles sin retroceso de 75 mm y ametralladoras calibre .50 en aviones que su propia agencia había suministrado. a la fuerza de invasión del exilio, golpeando a algunos de ellos. Con el avión B-26 provisto por la CIA configurado para que coincida con los de la fuerza aérea cubana, "no podíamos distinguirlos de los aviones de Castro", según el operativo, Grayston Lynch. “Terminamos disparando a dos o tres de ellos. Golpeamos a algunos de ellos allí porque cuando nos atacaron ... era una silueta, eso era todo lo que podías ver ".

Este episodio de 'fuego amigo' es una de las muchas revelaciones contenidas en el informe de la CIA interno de varios volúmenes de Top Secret, "La historia oficial de la operación Bahía de Cochinos". De conformidad con una demanda de Libertad de Información (FOIA) presentada por el Archivo de Seguridad Nacional en el 50 aniversario de la invasión en abril pasado, la CIA ha desclasificado cuatro volúmenes del estudio masivo, detallado, más de 1200 páginas de narrativa y documental integral. apéndices

El especialista en archivos de Cuba, Peter Kornbluh, quien presentó la demanda, calificó el lanzamiento como "un avance importante para obtener el registro más completo posible de la debacle más infame en la historia de las operaciones encubiertas de la CIA". La Bahía de Cochinos, señaló, "sigue siendo fundamentalmente relevante para la historia de la CIA, de la política exterior de los Estados Unidos y de la intervención de los Estados Unidos en Cuba y América Latina. Es una historia clandestina que debe entenderse en todos sus detalles sin gloria ".

En un artículo publicado hoy en "Daily Beast", Kornbluh describió las "guerras FOIA" en curso con la CIA para obtener la desclasificación de documentos históricos que la CIA sigue manteniendo en secreto. Caracterizó el proceso de presionar a la CIA para que publique la Historia Oficial y otros documentos históricamente significativos como "el equivalente burocrático de pasar un cálculo renal". 

La "Historia oficial de las operaciones de la Bahía de Cochinos" fue escrita entre 1974 y 1984 por Jack Pfeiffer, un miembro del personal de la Agencia que se convirtió en el Historiador Jefe de la CIA. Después de retirarse a mediados de la década de 1980, Pfeiffer intentó obtener la desclasificación de los volúmenes 4 y 5 de su estudio, que contenía sus largas y duras críticas a dos investigaciones oficiales anteriores de la Bahía de Cochinos: el informe de la Comisión Presidencial dirigido por Gen Maxwell Taylor; y el informe del propio Inspector General de la CIA escrito después del asalto fallido. Tanto la Comisión Taylor como el informe IG consideraron a la CIA como la principal responsable del fracaso de la invasión, una posición que Pfeiffer rechazó. La CIA lanzó solo la crítica de Taylor, pero Pfeiffer nunca la hizo circular. 

Según Kornbluh, Pfeiffer vio como su misión difundir la culpa de la debacle de "JMATE", el nombre en clave de la operación, más allá de la sede de la CIA en Langley, VA. Kornbluh caracterizó el estudio como "no solo la historia oficial, sino la defensa oficial del legado de la CIA que fue tan gravemente dañado en las costas de Cuba". y predijo que su desclasificación "reviviría el juego de la culpa de" quién perdió Cuba "que ha acompañado el debate histórico sobre la invasión fallida durante cincuenta años.

The Archive publica hoy los cuatro volúmenes. Se describen a continuación:

Volumen 1: Operaciones aéreas, marzo de 1960 a abril de 1961 ( Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 )

El volumen de apertura examina el componente crítico de la invasión: la fuerza aérea creada por la CIA, los ataques aéreos preliminares y la batalla aérea sobre Cuba durante el ataque de tres días. El estudio aborda con fuerza el debate central "quién perdió Cuba" que estalló a raíz de la invasión fallida. Absuelve a la CIA de la culpa y la coloca en la Casa Blanca de Kennedy y otras agencias por las decisiones relacionadas con los ataques aéreos preliminares y la cobertura aérea abierta que, según la Historia Oficial, comprometió críticamente el éxito de la operación. “ en sus intentos por cumplir con sus obligaciones oficiales en apoyo de la política oficial autorizada del gobierno de los Estados Unidos —para provocar la expulsión de Fidel Castro— la agencia no fue bien servida por la Casa Blanca de Kennedy, Secretario de Estado Rusk , el Estado Mayor Conjunto o los EE. UU. Marina ", concluye el historiador de la CIA. “Los cambios, modificaciones, distorsiones y la falta de una orientación firme y positiva relacionada con las operaciones aéreas, la clave del éxito o el fracaso de la política estadounidense frente a Castro, dejan en claro que el colapso de la cabeza de playa en Playa Girón fue un responsabilidad compartida. Cuando el presidente Kennedy [durante su conferencia de prensa posterior a la invasión] proclamó su responsabilidad exclusiva de la operación, había más verdad en su declaración de lo que realmente creía o de lo que sus apologistas aceptarían ”. 

Además del episodio de 'fuego amigo', el Volumen 1 contiene una serie de revelaciones coloridas. Entre ellos:

Solo unos días antes de la invasión, la CIA trató de atraer al principal diplomático de Cuba, el ministro de Relaciones Exteriores Raúl Roa, para que desertase. "Nuestro contacto con Raúl Roa informa que este intento de deserción aún está vivo, aunque Roa no haría ningún compromiso firme ni prometería si desertaría en la ONU", señaló el gerente de operaciones, Jacob Esterline, en un informe secreto de progreso del 11 de abril de 1961 sobre planificación de la invasión "Roa ha solicitado que no se realicen más contactos en este momento". Al igual que la invasión misma, el esfuerzo de la Agencia por una dramática victoria propagandística sobre Cuba no tuvo éxito. "La deserción planificada no salió", reconoce la Historia Oficial .
En coordinación con el ataque aéreo preliminar el 14 de abril, la CIA, con el apoyo del Pentágono, solicitó permiso para una serie de "explosiones sónicas a gran escala" sobre La Habana, una táctica de operaciones psicológicas que la Agencia había empleado con éxito en el derrocamiento de Jacobo. Arbenz en Guatemala en 1954. "Estábamos tratando de crear confusión, y así sucesivamente", declaró un planificador de invasiones de alto nivel de la CIA. “Pensé que un boom sónico sería algo increíble, sabes. Rompe todas las ventanas del centro de La Habana ... distrae a Castro ". Tratando de mantener una "negación plausible" del papel de Washington, el Departamento de Estado rechazó la solicitud como "demasiado obviamente estadounidense". La historia oficial registra que el general Curtis Lemay exigió por teléfono saber "quién era el hijo de puta que no aprobó" la solicitud.
Varios aviones de invasión dañados aterrizaron de emergencia en las Islas Gran Caimán y fueron incautados por las autoridades locales. La situación creó una incómoda situación diplomática con Gran Bretaña; Los detalles de las negociaciones entre los EE. UU. e Inglaterra son redactados, pero la CIA sugirió argumentar que si no se liberaran los aviones, Castro pensaría que los Cayman estaban siendo utilizados como sitio de lanzamiento para la invasión y respondería agresivamente.
A medida que las fuerzas de Castro tomaron la delantera contra la invasión, los planificadores de la Agencia revocaron una decisión contra el uso generalizado de bombas de napalm "a favor de cualquier cosa que pueda revertir la situación en Cuba a favor de las fuerzas de la Brigada".
Aunque la CIA había sido amonestada por la Casa Blanca Eisenhower y Kennedy para asegurarse de que la mano estadounidense no apareciera en la invasión, durante el cuartel general de combate autorizó a los pilotos estadounidenses a volar aviones sobre Cuba. Las instrucciones secretas citadas en la Historia Oficial establecen que los estadounidenses pueden pilotar aviones pero solo sobre la cabeza de playa y no tierra adentro. "Las tripulaciones estadounidenses no deben caer en manos enemigas", advirtieron las instrucciones. Si lo hicieron "[los] Estados Unidos negarán cualquier conocimiento". Cuatro pilotos y tripulantes estadounidenses murieron cuando sus aviones fueron derribados sobre Cuba. La historia oficial contiene correspondencia privada con miembros de la familia de algunos de los pilotos.
Volumen II: "Participación en la conducción de la política exterior" ( Parte 1 | Parte 2 )
El Volumen 2 proporciona nuevos detalles sobre las negociaciones y tensiones con otros países que la CIA necesitaba para proporcionar apoyo logístico y de infraestructura para los preparativos de la invasión. El volumen describe los esfuerzos de la Administración Kennedy para mantener la cooperación de Guatemala, donde se capacitó a la principal brigada de exiliados liderada por la CIA, así como los acuerdos con el general Anastacio Somoza y su hermano Luis, entonces presidente de Nicaragua. La historia oficialseñala que el personal de la CIA simplemente asumió las funciones diplomáticas del Departamento de Estado en ambos países. “En el caso de Guatemala, el Embajador de los Estados Unidos para todos los fines prácticos quedó 'inoperativo'; y en Nicaragua prevaleció la condición opuesta: todo lo que la Agencia sugirió recibió la bendición del embajador ". Entre las revelaciones:
Mientras asistía a la inauguración de John F. Kennedy en Washington en enero de 1961, el general Anastacio Somoza se reunió en secreto con el director de la CIA, Allen Dulles, para discutir la creación de JMTIDE, el criptónimo de la base aérea que la CIA quería usar en Puerto Cabezas, Nicaragua para lanzar el ataque. Cuba. Somoza planteó explícitamente la necesidad de Nicaragua de dos préstamos para el desarrollo por un total de $ 10 millones. Posteriormente, la CIA presionó al Departamento de Estado para que apoyara los préstamos, uno de los cuales era del Banco Mundial.
El presidente Luis Somoza exigió garantías de que Estados Unidos respaldaría a Nicaragua una vez que se supiera que los Somoza habían apoyado la invasión. Somoza le dijo al representante de la CIA que "hay algunos liberales del Departamento de Estado de pelo largo que no están a favor de Somoza y agradecerían que esto fuera una vergüenza para su gobierno".
El presidente de Guatemala, Miguel Ydigoras Fuentes, dijo repetidamente a los funcionarios de la CIA que quería "ver al personal del Ejército de Guatemala y la Fuerza Aérea participar en las operaciones aéreas contra la Cuba de Castro".
El dictador de la República Dominicana, Rafael Trujillo, ofreció el territorio de su país en apoyo de la invasión. Su quid pro quo fue una garantía de los Estados Unidos de dejar que Trujillo "viva el resto de sus días en paz". El Departamento de Estado rechazó la oferta; Trujillo, cuya represión y corrupción radicalizaban a la izquierda en la República Dominicana, fue asesinado posteriormente por grupos respaldados por la CIA.
Volumen III: "Evolución de las políticas anticastristas de la CIA, 1951- enero de 1961"
Este volumen proporciona la cuenta más detallada disponible del proceso de toma de decisiones en la Casa Blanca, la CIA y el Departamento de Estado durante la administración Eisenhower que condujo a la invasión de Bahía de Cochinos. La CIA previamente desclasificó este informe de 300 páginas en 1998, de conformidad con la Ley de Registros de Asesinatos de Kennedy; pero no se hizo público hasta 2005, cuando el profesor de ciencias políticas de Villanova, David Barrett, lo encontró en un oscuro archivo en los Archivos Nacionales y lo publicó por primera vez en el sitio web de su universidad.
Este volumen contiene información nueva y significativa, y una serie de revelaciones importantes, en particular sobre el papel del vicepresidente Richard Nixon y las propias expectativas de la CIA sobre la invasión, y sobre los intentos de asesinato de la CIA contra Fidel Castro.
Un pequeño grupo de funcionarios de alto nivel de la CIA intentó utilizar parte del presupuesto de la invasión para financiar una colaboración con la mafia para asesinar a Castro. En una entrevista con el historiador de la CIA, el ex jefe del grupo de trabajo de invasión, Jacob Esterline, dijo que JC King, el jefe del hemisferio occidental, le había pedido que proporcionara dinero del presupuesto de invasión. “Esterline afirmó que en una ocasión como jefe / w4, se negó a concederle al Col JC King, jefe de la División WH, un cheque en blanco cuando King se negó a decirle a Jake el propósito para el que estaba destinado. Esterline informó que, sin embargo, King obtuvo un número de FAN de la Oficina de Finanzas y que el dinero se usó para pagar a los tipos de la mafia ". La historia oficialtambién señala que los planificadores de la invasión discutieron la posibilidad de realizar la "Operación AMHINT para establecer un programa de asesinatos", aunque se proporcionaron pocos detalles. En noviembre de 1960, Edward Lansdale, un especialista en contrainsurgencia en el ejército de los EE. UU. Que luego concibió la Operación Mangosta, envió al grupo de trabajo de invasión una "LISTA DEBE IR" de 11 altos funcionarios cubanos, incluidos Che Guevera, Raúl Castro, Blas Roca y Carlos Raphael Rodríguez
El vicepresidente Nixon, quien se retrató a sí mismo en sus memorias como uno de los arquitectos originales del plan para derrocar a Castro, propuso a la CIA que apoyen "escuadrones de matones y otros grupos de acción directa" dentro y fuera de Cuba. El vicepresidente intentó en repetidas ocasiones interferir en la planificación de la invasión. A través de su asistente de seguridad nacional, Nixon exigió que William Pawley, "un gato político grande y gordo", como el asistente de Nixon lo describió a la CIA, recibiera informes y acceso a los oficiales de la CIA para compartir ideas. Pawley presionó a la CIA para que apoyara a exiliados poco confiables como parte del esfuerzo por derrocar a Castro. "La seguridad ya se ha dañado gravemente", informó el jefe de planificación de la invasión, sobre las comunicaciones realizadas con uno, Rubio Padilla, uno de los militantes favoritos de Pawley.
Quizás en la revelación más importante de toda la historia oficial, el grupo de trabajo de la CIA a cargo del asalto paramilitar no creía que pudiera tener éxito sin convertirse en una invasión abierta apoyada por el ejército estadounidense. En la página 149 del Volumen III, Pfeiffer cita actas aún secretas de la reunión del Grupo de Trabajo celebrada el 15 de noviembre de 1960, para preparar una sesión informativa para el nuevo Presidente electo, John F. Kennedy: "Nuestro concepto original ahora se considera inalcanzable frente a los controles que Castro ha instituido ”, afirma el documento. "Nuestro segundo concepto (1.500-3000 hombres para asegurar una playa con pista de aterrizaje) ahora también se considera inalcanzable, excepto como una acción conjunta de la Agencia / DOD".
Esta evaluación sincera no fue compartida con el Presidente electo en ese momento, ni más tarde después de la toma de posesión. Como señala Pfeiffer, "lo que se negó en confianza a mediados de noviembre de 1960 se convirtió en el hecho del Plan Zapata y la Operación Bahía de Cochinos en marzo de 1961", ejecutado solo por la CIA y con una fuerza de 1.200 hombres.

Volumen IV: La Investigación del Comité Taylor de la Bahía de Cochinos

Este volumen, que Pfeiffer escribió en forma "no clasificada" con la intención de publicarlo después de que dejó la CIA, representa su contundente refutación a los hallazgos de la Comisión Presidencial que Kennedy designó después de la invasión fallida, encabezada por el general Maxwell Taylor. En la introducción al volumen de 300 páginas, Pfeiffer señaló que a la CIA se le había dado un "vago golpe" histórico por "una decisión política que aseguraba la derrota militar de las fuerzas anticastristas", una referencia a la decisión del presidente Kennedy de no proporcionar exponga la cobertura aérea e invada Cuba después de que las fuerzas de Castro abrumaran a la Brigada de exiliados entrenados por la CIA. La Comisión Taylor, que incluía al Fiscal General Robert Kennedy, implicaba, tenía prejuicios para defender al Presidente a expensas de la CIA.

Según Pfeiffer, este volumen presentaría "el primer y único examen detallado del trabajo y los hallazgos de la Comisión Taylor basados ​​en el registro completo". Su objetivo era ofrecer "una mejor comprensión de dónde reside realmente la responsabilidad del fiasco". Para asegurarse de que el lector entendiera completamente su punto, Pfeiffer terminó el estudio con un "epílogo" que consiste en una cita de un párrafo de una entrevista que Raúl Castro le dio a un periodista mexicano en 1975. "Kennedy vaciló", afirmó Castro. “Si en ese momento hubiera decidido invadirnos, podría haber sofocado la isla en un mar de sangre, pero habría destruido la revolución. Por suerte para nosotros, vaciló.

Después de abandonar la CIA a mediados de la década de 1980, Pfeiffer presentó una demanda de ley de libertad de información para obtener la desclasificación de este volumen, y el volumen V, de su estudio, que pretendía publicar como libro, defendiendo a la CIA. La CIA eventualmente desclasificó el volumen IV, pero retuvo el volumen V en su totalidad. Pfeiffer nunca publicó el libro y este volumen realmente nunca circuló públicamente.

Volumen V: El Informe de Investigación Interna [Todavía clasificado]

Al igual que su enérgica crítica a la Comisión Taylor, Pfeiffer también escribió una crítica al informe del propio Inspector General de la CIA sobre la Bahía de Cochinos: "Encuesta del Inspector General sobre la operación cubana"--escrito por un alto funcionario de la CIA, Lyman Kirkpatrick en 1961. Para sorpresa y disgusto de los altos funcionarios de la CIA en ese momento, Kirkpatrick culpó por el fracaso a los pies de su propia agencia, y particularmente el arquitecto jefe de la operación, subdirector de planes, Richard Bissell. La operación se caracterizó por "mala planificación", personal "pobre", inteligencia y suposiciones defectuosas, y "una falla en informar al Presidente que el éxito se había vuelto dudoso". Además, "la negación plausible era una ilusión patética", concluyó el informe. "La Agencia no reconoció que cuando el proyecto avanzó más allá de la etapa de negación plausible, iba más allá del área de responsabilidad de la Agencia, así como de la capacidad de la Agencia". En su carta de presentación al nuevo director de la CIA, John McCone,

El volumen final de Pfeiffer contiene una refutación contundente del enfoque de Kirkpatrick sobre la propia culpabilidad de la CIA por los eventos en la Bahía de Cochinos. Al igual que el resto de la Historia Oficial, el historiador de la CIA defiende a la CIA de las críticas de su propio Inspector General y busca difundir la culpa de "Quién perdió a Cuba" a otras agencias y autoridades del gobierno de los Estados Unidos, especialmente a la Casa Blanca Kennedy.

Cuando Pfeiffer intentó obtener la desclasificación de su crítica, el informe de Kirkpatrick aún era secreto. La CIA pudo convencer a un juez de que la seguridad nacional se vería comprometida por la desclasificación de la crítica de Pfeiffer que llamó la atención sobre este informe extremadamente secreto de extrema confidencialidad. Pero en 1998, Peter Kornbluh y el Archivo de Seguridad Nacional utilizaron la FOIA para obligar a la CIA a desclasificar el informe del Inspector General. (Posteriormente, Kornbluh lo publicó como un libro: Bahía de Cochinos desclasificado: El informe secreto de la CIA sobre la invasión de Cuba .) Dado que el informe de Kirkpatrick ha sido desclasificado durante más de 13 años, no está claro por qué la CIA sigue negándose a desclasificar un solo palabra del volumen final de Pfeiffer.

El Archivo de Seguridad Nacional sigue comprometido a utilizar todos los medios de persuasión legal para obtener la desclasificación completa del volumen final de la Historia Oficial de la Operación Bahía de Cochinos .

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #17 : 11 Abril 2020, 23:18:51 »

“Echamos pie en tierra en Girón para que Cuba no retornara a su pasado oprobioso”

Así lo afirma un héroe del legendario Batallón 339, el cual resistió con gran valor a un enemigo mucho mejor armado

Autor: Julio Martínez Molina | Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

11 de abril de 2014 00:00:00

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

CIENFUEGOS.— Con solo 20 años, a Miguel Mantilla García le cupo el honor de ser protagonista de uno de los hechos de mayor valor histórico en la lucha por la soberanía de los pueblos de América Latina durante el siglo XX: la resistencia heroica de los cubanos al imperialismo yanki en Playa Girón.

Integrante de la Compañía 2 del legendario Batallón 339 de Cienfuegos (el primero en entrar en acción directa contra el agresor), Mantilla asegura a Granma que “los revolucionarios echamos pie en tierra en Girón para que Cuba no retornara a su pasado oprobioso. Lo que estaba en juego era la vuelta al crimen, el abuso, el soborno político, la corrupción, los vicios. No podía ser”.

Mantilla, quien posee entre su copioso grupo de distinciones la Medalla Victoria de Girón y la de todos los aniversarios cerrados de las FAR (fue fundador del Ejército Central, donde permaneció casi cuatro décadas), considera que la valentía proverbial de este pueblo relució en aquellas arenas con brillo de sable bruñido.

“El 339 se organizó en el aeropuerto Jaime González, de Cienfuegos; de ahí marchamos hacia el central Australia, hasta que se nos dio la orden de avanzar y partir hacia Playa Larga. Entre las 3 de la madrugada y poco más de las 7 de la mañana del día 17 cubrimos el trayecto y entramos en combate contra el enemigo, el cual nos atacó por todos los flancos”, relata.

Los 528 hombres del 339 dimos un ejemplo de resistencia, firmeza y sobre todo valor —considera Mantilla—, porque enfrentamos con un armamento vetusto a 1 500 atacantes artillados con tanques, aviones y dispositivos bélicos de todo género, infinitamente superior en el plano tecnológico a los nuestros.

Sin embargo, continúa, nada de eso determina, cuando el agredido lucha por preservar sus conquistas. La moral es el arma más poderosa de la tierra, tu dignidad no la puede destruir ninguna bomba, añade el veterano luchador, participante también en la lucha contra bandidos en el Escambray.

“Tanto en las lomas como en Girón, el imperialismo falló porque no tuvo en cuenta el amor a la Patria de los cubanos, su fidelidad, el cariño a sus líderes, el respeto por su historia”, sostiene Mantilla.
“Nuestro Batallón 339 cumplió con su misión: luchar y resistir hasta que llegaron los refuerzos desde Matanzas. Ver a Fidel en plena línea de combate constituyó un incalculable espaldarazo emotivo”, significa el héroe de Playa Girón.

En ese combate, Mantilla (fundador y miembro emérito de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en Cienfuegos) perdió amigos, compañeros, hermanos de lucha. “Fue muy duro verlos caídos junto a uno, por el fuego artero de los mercenarios. Muy triste, pero nos fortaleció en nuestro afán por derrotar al enemigo, preparado y financiado por Washington”.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #18 : 11 Abril 2020, 23:23:19 »

“Hasta los niños defendimos la Patria en Girón”


Ante la inminente invasión mercenaria, como lo presagiaban los bombardeos a los aeropuertos de Santiago de Cuba y San Antonio de los Baños el día 15 de abril de 1961, muchos fueron los cubanos, de todas las edades, que se unieron a la milicias revolucionarias para defender la Patria

Autor: Julio Martínez Molina | Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

16 de abril de 2014 23:36:26

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

José Germán fue uno de los jóvenes que defendió a Cuba en Girón. Foto: Juan Carlos Dorado

CIENFUEGOS.— José Germán Martínez Regalado tenía tan solo quince años cuando se produjo el golpe artero del enemigo imperialista por Playa Girón. Se encontraba en el lugar antes del ataque, puesto que acometía labores de áreas verdes en la zona.

A la gente del sitio nos exhortaron a integrarnos a las milicias. Los 18 presentes dimos el paso. “A mi lado estaba mi padre, José Manuel, con 42 años entonces, quien fue un aliento para mí en el combate contra los mercenarios”, recuerda el combatiente.

José Germán y el resto de sus compañeros  marcharon hacia un punto intermedio, entre Playa Larga y Girón, muy cerca de la costa.

Cuenta quien entonces era casi un niño, que  sus compañeros y él se encontraban de guardia cuando entraron los mercenarios; pero los agresores realizaron la irrupción por otro sitio, de manera que ellos tuvieron que dirigirse inmediatamente hacia el área de entrada.

“Cuando fuimos para Girón, un grupo de mercenarios nos esperaba y ejecuta una emboscada. En medio del tiroteo nos tiramos a ras de suelo y para suerte encontramos una especie de trinchera. Aquello era a fuego limpio; yo tenía un M-52 y solo veinte proyectiles, o sea dos peines, mi papá un Springfiel y 25 proyectiles, los otros mi misma arma e igual cantidad de municiones”, prosigue.

José Germán afirma que se trató de un combate  desigual contra una compañía de mercenarios muy bien armada; pero “pese a mi corta edad tenía experiencia militar, porque desde los trece años estaba combatiendo bandidos en El Escambray; y además no me temblaban las piernas. Así que me fajé”.

No obstante la tenaz resistencia, el grupo fue reducido por el enemigo, y los condujeron al club de Girón junto a los demás prisioneros. Allí, narra el entrevistado, los mercenarios lo invitaron a sumarse a sus tropas y él les contestó que no traicionaba a Fidel ni muerto, porque era el único que trajo vergüenza y paz a Cuba.

Él y su padre lograron escapar, vagaron exhaustos, casi deshidratados por el monte, hasta que toparon con los nuestros, quienes les dieron agua y comida, refiere José Germán.

El miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en Cienfuegos, merecedor de las medallas correspondientes por su participación en Girón, la limpia del Escambray y la epopeya internacionalista en Angola, durante 45 años fue dirigente de base del Partido Comunista de Cuba, siempre al pie del cañón, al servicio de la causa revolucionaria.

Actualmente retirado, José Germán les inculca a las nuevas generaciones la importancia cardinal de ser fieles a nuestro inmenso legado de dignidad y resistencia, una de cuyas muestras elocuentes fue la participación de muchos muchachos que, como él, lucharon por la soberanía en Girón. Esos muchachos  demostraron que en Cuba todos combaten cuando osan atacarnos. La historia lo demuestra.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #19 : 11 Abril 2020, 23:27:46 »

Un héroe del Batallón 339 en Girón


La bravura de Juan Quintana, un héroe de Playa Girón, es destacada por sus compañeros. Él, sin embargo, confiesa que tuvo miedo en medio de la contienda

Autor: Julio Martínez Molina | Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

14 de abril de 2017 23:04:09


Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Milicianos en Playa Giron.
Al conocer de la agresión imperialista, el ánimo fue repelerla hasta las últimas consecuencias. Foto: Archivo


CIENFUEGOS.–La grandeza de nuestra historia se comprende mejor al dialogar con personas como Juan Lino Quintana Díaz, miembro emérito de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en Cienfuegos, quien fuera uno de los integrantes del célebre Batallón 339 en Playa Girón.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Juan Lino Quintana Díaz. Foto: Julio Martínez Molina
El octogenario luchador era todavía muy joven cuando demostró su coraje en las arenas de aquella playa, para repeler el golpe artero de la invasión mercenaria financiada por Estados Unidos.

En abril de 1961 –relata a Granma– él se encontraba participando en la limpia del Escambray, contra los bandidos también alentados por Washington, cuando le ordenaron bajar y personarse de inmediato en Cienfuegos.

«Nos reunimos, centenares de combatientes, en el aeropuerto Jaime González. Luego partimos hacia un lugar desconocido, con tremenda disciplina; intuíamos que algo grande se cocía», evoca.

Al entrar en conocimiento de la agresión imperialista, el ánimo de Juan Quintana fue repelerla hasta las últimas consecuencias. 

Primero se dirigen hacia el central Australia, hasta que se orienta avanzar y marchan hacia Playa Larga. El Batallón 339, el cual tuvo el honor de integrar, constituyó el primer escalón defensivo del país contra los atacantes.

«Una responsabilidad altísima», considera. Los miembros de dicho Batallón lucharon, resistieron hasta que llegaron los refuerzos, y continuaron derrochando su valor y su fidelidad a la Patria hasta liquidar a los invasores.

Cree el entrevistado que los 528 hombres del 339 son un reflejo histórico del luchador cubano por la liberación nacional.

«Sabedores de que se iba a ganar o a perder nuestra soberanía, libramos combate contra 1 500 hombres artillados con tanques, cañones, morteros, bazucas y otros dispositivos bélicos más avanzados. No importa que nuestro armamento fuera inferior; éramos superiores en lo que defendíamos. La moral está por arriba de todo».

La bravura de Juan Quintana, un héroe de Playa Girón, es destacada por sus compañeros. Él, sin embargo, confiesa que tuvo miedo en medio de la contienda. Pensó en sus padres, sus hermanos. Temió no pasar el resto de su vida junto a ellos. Pero ese propio temor le hizo crecerse y batirse de tú a tú contra quienes pretendían hollar nuestro suelo, al servicio de la potencia norteña.

Momento muy duro fue cuando los aviones norteamericanos disfrazados de cubanos con la bandera nacional y la insignia de las FAR arremetieron contra ellos, en medio de la carretera. Juan tenía nociones militares, dice, referidas a qué hacer en tales casos: alejarse como mínimo 25 metros a izquierda o derecha, cuenta.

Él se adentró en el mar, arma en alto, el nivel del agua a mitad de su cuerpo. Otros compañeros se metieron en los tubos por donde desembocaba el agua del criadero de cocodrilos contiguo, recuerda.

«Aquel tipo de combate armado, de carácter abierto, era muy diferente en el concepto estratégico a cuanto hacíamos en la lucha contra bandidos en las montañas, donde predominaba el cerco y el peine, amén del follaje y la vegetación. En Girón todo era a pleno sol y a través de intercambios directos, constantes», afirma Juan.

Hoy día, el curtido combatiente refiere su experiencia revolucionaria en Girón a los estudiantes de las escuelas cienfuegueras Hermanos Mederos y Octavio García.

Quien milita hace más de medio siglo en el PCC, fuera durante 25 años presidente del ICAP en la provincia e integra ahora el área ideológica de la Asociación de Combatientes en Cienfuegos, piensa que los jóvenes deben conocer bien sobre esta victoria, porque Girón marcó el destino de soberanía de nuestra Patria.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #20 : 11 Abril 2020, 23:32:09 »

Historia y homenaje por los días de Girón


Al cumplirse el aniversario 54 de los sucesos de Playa Girón, primera derrota del imperialismo en Amé­rica, se rindió homenaje a los hé­roes y mártires de aquella gesta en la histórica esquina de 23 y 12

Autor: Lauren Céspedes Hernández | Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

16 de abril de 2015 23:04:50

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Al cumplirse el aniversario 54 de los sucesos de Playa Girón, primera derrota del imperialismo en Amé­rica, se rindió homenaje a los hé­roes y mártires de aquella gesta en la histórica esquina de 23 y 12, donde otrora se despidieran a las víctimas de los bombardeos que fueron el preludio de la invasión mercenaria.

En el acto conmemorativo este jueves se re­cordaron aquellos días: el fuego de la artillería antiaérea cubana contra los aviones norteamericanos B26 que apuntaban a los aeropuertos, la proclamación del carácter socialista de la Revolución por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el desembarco de mercenarios por Bahía de Cochinos y la contraofensiva y victoria de las fuerzas nacionales.

El combatiente y miliciano Jorge Ortega Delgado, en nombre de los que participaron en la gesta expresó: “Nuestros enemigos no tomaron en cuenta la unidad y preparación del pueblo cubano, la capacidad estratégica y táctica de Fidel y de la dirección revolucionaria para enfrentar los ataques. Los milicianos, la policía nacional revolucionaria y las ba­terías artilleras del Ejér­cito Rebelde se pusieron en ejecución de los planes de defensa del territorio nacional y en menos de 72 horas frustraron los intentos de crear un gobierno provisional y re­vertir el or­den interno”.

En las palabras de clausura Ar­mando Díaz, miembro del Buró del Partido en La Habana refirió que la historia de los días de Girón vuelve hoy, en otro contexto y con otras expresiones como la Cumbre de las Américas, “evento que constituye una muestra más de que la sangre del miliciano Eduardo García Delgado con la que este escribiera el nombre de Fidel el 15 de abril de 1961 no se derramó en vano”, dijo.

El acto estuvo presidido por Mercedes Ló­pez Acea, miembro del Buró Político y primera secretaria del Partido en la capital; Sa­muel Rodiles Planas, presidente de la Aso­cia­ción de Combatientes de la Revolución Cu­bana; Mi­guel Barnet, presidente de la Unión de Es­cri­tores y Artistas de Cuba; Abel Prie­to, asesor del Presidente cubano, entre otros dirigentes y re­pre­sentantes de la delegación cubana a la Cum­bre de las Américas en Panamá.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
OverG
Colaborador portal RKKA
Polkovnik
*

Karma: 402
Mensajes: 1120



« Respuesta #21 : 12 Abril 2020, 02:01:38 »

Bueno, no hay mucho mas que agregar. Hay bastante información en lo que se ha puesto.
En línea
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #22 : 12 Abril 2020, 14:36:42 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Bueno, no hay mucho mas que agregar. Hay bastante información en lo que se ha puesto.

En realidad, hay algo más de información interesante.
Espero que con esto podamos aprender algo más.
Aparte, al estar en un solo lugar, se puede utilizar para dar fundamentos a los debates.

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #23 : 13 Abril 2020, 00:04:33 »

Milicias en acción en Playa Girón.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En Girón los combatientes de las MNR constituyeron la mayoría de las fuerzas de infantería y la totalidad de las dotaciones de las baterías de artillería terrestre y antiaérea. (AUTOR NO IDENTIFICADO)


La CIA no cejaba en sus planes de derrocar a la naciente revolución, entre los cuales estaba el desembarco de una tropa en los alrededores de la ciudad de Trinidad para, con el apoyo de los grupos de alzados en el Escambray, establecer una cabeza de playa que justificaría una agresión armada bajo los auspicios de la OEA.

Fidel ordenó, para contrarrestar la maniobra enemiga, la Operación Jaula, la cual consistía en cercar totalmente al Escambray, dividirlo en cuatro sectores, ocupar con escuadras los puntos más importantes, peinar  las zonas cercadas, realizar un trabajo político directo y efectivo con las familias campesinas, e intensificar las transformaciones económicas y sociales en toda la región.

Hacia el Escambray se movilizaron 80 batallones de milicias procedentes de toda la geografía nacional. Durante la operación, concluida en los primeros días de abril de 1961, se neutralizaron unos 600 alzados, se capturaron más de un millar de armas de guerra, y se desarticularon todas las bandas. La CIA se vio obligada a cambiar el lugar del desembarco.

Girón

Fueron milicianos los primeros en enfrentar el 17 de abril de 1961 a la brigada mercenaria en Playa Larga y Playa Girón. Durante toda la batalla, los combatientes de las MNR constituyeron la mayoría de las fuerzas de infantería y la totalidad de las dotaciones de las baterías de artillería terrestre y antiaérea con las que contó Fidel para repeler la invasión en menos de 66 horas. Ellos desempeñaron cabalmente el papel que les asignara el Comandante en Jefe como fuerza combativa imprescindible en la defensa de la patria y la Revolución.

Como concluyera acertadamente el historiador José Ramón Herrera, “más allá del entorno de la batalla, el papel de las milicias fue un digno y temprano ejemplo de lo que hoy conocemos e identificamos como la guerra de todo el pueblo. En esos días no quedó un tramo de costa, una llanura, una montaña, una ciudad, un pueblo, una fábrica, una granja, donde no estuviera presente el escudo protector de aquel extraordinario ejército de trabajadores y eso fue también un factor fundamental que coadyuvó a la victoria y a la vez, una experiencia valedera para todos los tiempos”.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #24 : 13 Abril 2020, 00:52:08 »

Recuerda Díaz-Canel bombardeos de EE.UU sobre Cuba (ver video)

Hace 58 años aviones de EE.UU con falsas insignias cubanas bombardearon sobre Cuba, en el preludio de la agresión a Girón. Un joven al morir escribió con sangre Fidel. Hoy, las mismas mentiras y agresiones de su parte; nosotros con igual coraje y fidelidad, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recordó hoy los bombardeos de aviones estadounidenses sobre el territorio nacional hace casi 60 años y ratificó el coraje del pueblo de la isla antes agresiones imperiales.

Hace 58 años aviones de EE.UU con falsas insignias cubanas bombardearon sobre Cuba, en el preludio de la agresión a Girón. Un joven al morir escribió con sangre Fidel. Hoy, las mismas mentiras y agresiones de su parte; nosotros con igual coraje y fidelidad, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

El 15 de abril de 1961 aviones enemigos camuflados con la insignia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias atacaron el aeropuerto de Ciudad Libertad, la base aérea de San Antonio de los Baños y el aeropuerto de Santiago de Cuba.

Este hecho fue el preludio de la invasión por Playa Girón – territorio ubicado en la central provincia de Matanzas – donde una brigada armada, entrenada y transportada por Estados Unidos arribó por la Ciénaga de Zapata el 17 de abril.

Luego de 60 horas de duros combates fueron derrotados los mercenarios, que se rindieron en Playa Girón al atardecer del día 19 y esta acción representó la primera gran derrota del Imperialismo en América Latina.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #25 : 13 Abril 2020, 01:10:06 »

PLAYA GIRÓN 1961

Cronología de una victoria

En menos de 66 horas el pueblo uniformado derrotó a la invasión organizada por la CIA

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Fidel, como siempre en su larga y ejemplar vida, en el primer frente de batalla. En Girón, junto a los combatientes, artífice de la victoria.

Por PEDRO ANTONIO GARCÍA
Fotos: Archivo de BOHEMIA

No quiso que se revelara su nombre en la prensa cuando lo entrevistaron a finales de 1961. La reportera Justina Ávarez decidió apodarle Juanillo. Era entonces de pequeña estatura y reacio a decir su edad. Cuando se inscribió en las Milicias y no lo aceptaron, protestó: “¿Es que para defender la Revolución hay que ser alto y mayor de edad?”. Al final pasó la escuela de adiestramiento y recorrió mejor que muchos los 62 kilómetros. Y el 15 de abril de 1961 estaba acuartelado en un antiguo cuartel de la guardia rural con algunos de su batallón. Ya casi amanecía y no podía conciliar el sueño, por lo que salió a coger fresco.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

De pronto el horizonte se iluminó e inundó el ambiente de un ruido ensordecedor, como de grandes explosiones y tableteos de ametralladora. Sus compañeros abandonaron las hamacas, profiriendo gritos. Juanillo señaló con la mano hacia el oeste.

En la base aérea de San Antonio de los Baños los pilotos dormitaban cerca de sus aviones. Un ruido familiar, de bombardero B-26, los despertó. “Ah, esos son los compañeros de Santiago”, dijo alguien. El ametrallamiento y el bombardeo a la pista los sacaron de su letargo. Años después Enrique Carreras, entonces piloto, recordaría: “Ahí nos pusimos la ropa, el que pudo ponérsela, y salimos a buscar nuestros aviones”.

En el aeropuerto de Ciudad Libertad, cuando las naves mercenarias comenzaron a arrojar sus bombas, las antiaéreas les abrieron fuego. Uno de los aparatos, incendiado, se precipitó al mar. Eduardo García Delgado, de 23 años, instructor de artilleros, fue a buscar un FAL para repeler la agresión. “No suba, profe, venga”, le alertó uno de sus alumnos. Pero él subió. Un rocket le alcanzó. Sangraba profusamente por el cuello y un brazo. Antes de morir, escribió en una pared, con su sangre generosa, a modo de mensaje, un nombre: Fidel.

16 de abril

Al batallón de Juanillo lo ubicaron muy cerca de la tribuna en el acto en las capitalinas calles de 12 y 23. Una impresionante masa de pueblo, que colmaba de acera a acera la calle 23, fue a enterrar a sus muertos, víctimas del ataque aéreo, algunas de ellas civiles. Nunca había visto tan de cerca a Fidel y alzó su fusil cuando el Comandante en Jefe proclamó el carácter socialista de la Revolución: “Lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es la dignidad, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario […] ¡Y que hayamos hecho una Revolución Socialista en las propias narices de los Estados Unidos!”. Antes de disolverse la concentración. Fidel habló otra vez al pueblo: “Compañeros, todas las unidades deben dirigirse hacia la sede de sus respectivos batallones, en vista de las movilizaciones ordenadas para mantener el país en estado de alerta”.

En la medianoche, en Playa Girón, el jefe del puesto de milicias y un alfabetizador paseaban por la arena. “Una luz roja en el mar”, dijo el adolescente. Creyéndolo un barco extraviado, estacionaron el yipi frente a la embarcación. Una ráfaga destrozó la carrocería del auto. Del pequeño cuartel llegó un grupo de milicianos. “Ríndanse”, conminaron los de la lancha. “Nosotros no nos rendimos, somos de Patria o Muerte”. Se generalizó la balacera. Había comenzado la batalla de Playa Girón.

17 de abril

En las primeras horas de la madrugada, se recibió del puesto de observación en Playa Larga un inquietante mensaje: “Una lancha está desembarcando y dispara hacia la playa. Tenemos esta gente encima. Vamos a romper la planta y nos vamos para las trincheras”. El batallón 339 marchó a rechazar el desembarco. Empezaron a avanzar por el terraplén en medio de la noche. Avistaron gente. “Alto ahí, ¿quiénes son ustedes?”. “El 339 de Cienfuegos. ¿Y ustedes?”. “La compañía E del segundo batallón”. “Eso no existe en Cuba”. “Somos del Ejército de Liberación, no vinimos a pelear contra ustedes. Ríndanse”. “Patria o Muerte”, gritó un joven. “Fuego”, ordenó el más veterano. Y comenzó el combate.

Con su tenaz resistencia de aquella madrugada, aquellos milicianos hicieron fracasar una parte importante del plan de la CIA para la brigada mercenaria. Habían impedido que la compañía E siguiera avanzando hacia el estratégico poblado de Pálpite, en donde debían unirse con los paracaidistas y de este modo consolidar la ocupación de la cabeza de playa.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Fidel envía al entonces capitán José Ramón Fernández como jefe de tropas al central Australia. Cuando este llegó a la fábrica de azúcar, Fidel le aguardaba al otro extremo de la línea telefónica para encomendarle la toma de Pálpite. Fernández ordenó al Batallón 225 “salir por el terraplén y ocupar posiciones a la salida de la laguna. Si no encuentran resistencia, avancen hasta Pálpite, que está a dos o tres kilómetros de la playa”. A pesar del hostigamiento de la aviación enemiga y la tenaz resistencia de los paracaidistas mercenarios, se tomó el pequeño batey a las 10 de la mañana. Fidel gritaba jubiloso cuando se le informó de ello: “Ya ganamos la guerra: Les hemos hundido dos barcos y tres lanchones y si no se dieron cuenta de que tienen que defender Pálpite, están perdidos”.

Ese mismo día, en las primeras horas de la tarde, al entonces teniente Néstor López Cuba, al frente de cinco tanques T-34, el Comandante en Jefe le ordenó: “Tienes que llegar hasta Playa Larga. Ustedes deben salir ahora para Pálpite. Salgan ahora mismo que yo los espero allá”. López Cuba y los cinco T-34 bajo su mando llegaron de noche al estratégico batey. Allí ya los esperaba Fidel. “¿Qué pasó que se demoraron tanto?”. Ya entrada la noche, junto con Fernández y otros altos oficiales de las FAR, delineó el nuevo plan de ataque.

18 de abril

Cerca de la una de la madrugada, Fernández detuvo el fuego artillero contra las posiciones de los mercenarios en Playa Larga. Cuatro T-34 iniciaron la marcha con las luces apagadas. El quinto permaneció en Pálpite para mantener la comunicación. Los bazuqueros mercenarios neutralizaron dos tanques. Los hombres de la Escuela de Responsables de Milicias de Matanzas y de la columna Uno del Ejército Rebelde seguían avanzando. Los invasores resistían. El ataque revolucionario no tuvo éxito. Cumpliendo orientaciones de Fidel, Fernández ordenó al batallón 144 marchar a Soplillar y de ahí a Caleta del Rosario, para evitar el paso de cualquier refuerzo. Colocó al batallón 180 en las posiciones de la carretera a Playa Larga y envió a un destacamento de la Escuela de Matanzas hacia Buenventura, atravesando monte, para atacar al enemigo por la izquierda. La columna Uno, con grandes bajas en las acciones de la madrugada, quedaba de reserva.

El batallón 180 recibió la orden de avanzar. El Jefe de esa unidad, Jacinto Vázquez de la Garza, dispuso un reconocimiento con los zapadores al frente y detrás él mismo encabezando una compañía ligera de combate. Años después confesaría a su entrevistador que halló “un escenario dantesco”. Había milicianos heridos y muertos por doquier. En el combate de la madrugada, los mercenarios habían contado con grandes ventajas para aguantar un camino estrecho, sin vegetación, y una ligera curva en una hondonada para parapetarse muy bien.

Vázquez halló en un hueco una ametralladora 50 del enemigo, con varios mercenarios muertos a su alrededor. A unos metros del parapeto, estaba el cadáver de Juan Alberto Díaz, profesor de la Escuela de Matanzas, y varios de sus alumnos. “A pesar de lo angosto del camino y de la 50, habían llegado hasta allí. Después he pensado que la guerra se decidió en la mente de los mercenarios allí, en Playa Larga, por el heroísmo de los alumnos del segundo curso de la Escuela de Responsables de Milicias de Matanzas y sus profesores”.

A las 10:30 a.m., las fuerzas revolucionarias tomaron Playa Larga. Los mercenarios se habían replegado desde el amanecer a Playa Girón. Para el ataque contra los mercenarios atrincherados en ese caserío, el capitán Fernández contaba con los batallones 123 y 144, la mitad del 180, ya que la otra parte seguía en Playa Larga persiguiendo a grupos de invasores que no habían podido replegarse a tiempo, además de una compañía de cañones de 100 mm, una batería de morteros pesados, otra de cañones antitanques de 85 mm, así como cuatro baterías de obuses de 122.

La aviación mercenaria comenzó a bombardear a las tropas cubanas, incluso con Napalm, por más de media hora. La ofensiva revolucionaria quedó momentáneamente detenida. El batallón 123 sufrió fuertes bajas y el 144, extenuado por tanto tiempo sin agua ni comida, tampoco estaba en condiciones de proseguir la marcha. A unos nueve kilómetros de Girón, se logró reorganizar la tropa mientras que más de cien milicianos, quemados o heridos en el bombardeo, eran trasladados al hospital de Jagüey Grande. Uno de ellos resultó ser Juanillo.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Tras declarar el carácter socialista de la Revolución y decretar la movilización de todo el pueblo, organizado en milicias, para repeler la ya inminente agresión, se le vio en primera fila en la derrota de los mercenarios en abril de 1961. (Autor no identificado).

Ya él había tenido en la mañana su bautismo de fuego. “Eran aviones mercenarios, pintados con nuestros colores y la efigie de la Fuerza Aérea Rebelde”. Intentó buscar refugio junto a un árbol cercano. “Sin soltar el FAL en mi derecha, cubrí mi cabeza con la izquierda y hundí la cara en la tierra tanto como pude”, recordaba. Sintió un golpe violento y todo comenzó a ponérsele negro. Despertó en el hospital. “Hoy es ya 20 de abril”, le aclaró una enfermera. “Entonces ayer cumplí 15 años”, dijo.

19 de abril

Para darle apoyo a la brigada mercenaria, la CIA envió cinco B-26 para hostigar a las fuerzas cubanas. Entretanto, en la base cubana de San Antonio de los Baños, despegaban dos T-33, en misión de reconocimiento. El piloto Enrique Carreras avistó la flotilla y alertó a su compañero de vuelo. Se entabló un combate aéreo. Dos B-26 mercenarios, tripulados por estadounidenses, cayeron incendiados al mar. Otros dos se dieron a la fuga. El quinto resultó derribado por las antiaéreas cubanas del central Australia.

A las 10 de la mañana, las fuerzas cubanas tomaron San Blas y el aledaño pueblo de Bermeja. El enemigo se replegó hacia Girón y se atrincheró en la gran curva que hace la carretera. Al oeste, el batallón de la PNR se batía contra los mercenarios. Cuando llegaron los T-34 para reforzar la ofensiva, el capitán Luis Artemio Carbó gritó a la tropa: “Detrás de los tanques. Avancen con ellos, que tenemos que coger a esa gente”. Como un resorte, todos se pusieron de pie. El fuego enemigo arreció. Una bala alcanzó a Carbó en un hombro y le hizo caer. Se levantó, recogió su arma: “Vamos, adelante”, y siguió disparando con solo una mano. Cuentan que nunca más soltó el arma, aferrado a ella murió de frente al enemigo. Solo tenía 23 años. Y el batallón de la PNR siguió avanzando.

Entretanto, Fidel se reunía con la tropa que había liberado San Blas y organizó la ofensiva sobre Girón. A una orden suya, los tanques encabezaron la marcha, él de tripulante en uno de ellos, con la infantería detrás del último carro. En el oeste, los batallones de la PNR y de las milicias entraban en Girón sin encontrar una resistencia organizada. Con ellos, montado en un yipi, el capitán Fernández. Al poco rato, llegaba Fidel con el resto de los tanques. Era las cinco y media de la tarde del 19 de abril de 1961.

Fuentes consultadas

Testimonios ofrecidos por la periodista Justina Álvarez al autor de este trabajo. Los libros La Batalla de Girón, de Quintín Pino Machado; Girón, la batalla inevitable, de Juan Carlos Rodríguez; Girón en la memoria, de Víctor Casaus: Girón no fue solo en abril, de Miguel Ángel Sánchez; y Playa Girón: derrota del imperialismo (4 tomos)

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #26 : 13 Abril 2020, 01:34:58 »

Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba, en las honras fúnebres de las víctimas del bombardeo a distintos puntos de la república, efectuado en 23 y 12, frente al cementerio de Colón, el día 16 de abril de 1961.

 
Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Compañeros del Ejército Rebelde y de las Milicias Nacionales Revolucionarias;

Cubanos todos:

Es la segunda vez que nos reunimos en esta misma esquina.  Fue la primera en ocasión de aquel acto de sabotaje que le costó la vida a casi un centenar de obreros y soldados.

En aquella ocasión el crimen que se había cometido contra nuestro pueblo fue necesario explicarlo por una serie de deducciones; en aquella ocasión fue necesario probar que aquel sabotaje no podía haberse realizado en nuestro territorio, es decir, no podía haberse preparado en nuestro territorio dadas las condiciones de vigilancia cuidadosa con que se realizaba la descarga de aquel barco.  No era posible suponer que se debiese a un accidente, ya que aquel tipo de parque que se estaba  descargando no podía explotar a consecuencia de una caída.

Fue necesario hacer historia de los antecedentes que señalaban a los culpables de aquel hecho criminal; fue necesario recordar todo el interés que el gobierno de Estados Unidos había puesto, y todas las gestiones que había hecho, para evitar que esas armas que ustedes estaban levantando hace un momento, llegaran a nuestras manos.

Desde el inicio del Gobierno Revolucionario el primer esfuerzo que realizaron los enemigos de la Revolución fue impedir que nuestro pueblo se armara.  Los primeros pasos que dieron nuestros enemigos eran tendientes a mantener desarmado a nuestro pueblo, y ante el fracaso de las presiones de tipo político que se habían hecho para impedir que nosotros adquiriésemos esas armas, ante el fracaso de los primeros pasos de tipo diplomático, acudieron al sabotaje, acudieron a la utilización de procedimientos de violencia para impedir que esas armas llegaran a nuestras manos, para dificultar la adquisición de esas armas y, a la postre, lograr con el gobierno de donde provenían esas armas la supresión de las ventas que estaban haciendo a nuestro país.

Aquel zarpazo costó la vida de numerosos obreros y soldados, y cuando en aquella ocasión nosotros afirmamos que teníamos derecho a pensar que los culpables de aquel sabotaje eran los que estaban interesados en que nosotros no recibiéramos esas armas, ustedes recordarán cómo el gobierno de Estados Unidos protestó, cómo el gobierno de Estados Unidos dijo que aquello era una imputación injusta, y cómo pretendieron afirmar ante el mundo que ellos no tenían nada que ver con la explosión del vapor La Coubre.

Sin embargo, a todos nosotros, a nuestro pueblo, le quedó la profunda convicción de que la mano que había preparado aquel hecho bárbaro y criminal, era la mano de los agentes secretos del gobierno de Estados Unidos.

Estábamos empezando, sin embargo, para muchas personas en este país, y aun fuera de este país, resultaba difícil creer que el gobierno de Estados Unidos fuese capaz de llegar a tanto; resultaba difícil creer que los dirigentes de un país fuesen capaces de llevar a la práctica procedimiento semejante.  Era posible que para alguna gente existía por parte del Gobierno Revolucionario una desconfianza excesiva, que existía por parte de los cubanos un recelo excesivo y una suspicacia excesiva; todavía era posible que una parte del pueblo se sintiese escéptico sobre aquellas afirmaciones; todavía nosotros no habíamos podido adquirir la dura experiencia que hemos ido adquiriendo durante estos dos años y medio; todavía no conocíamos bien a nuestros enemigos; todavía no conocíamos bien sus procedimientos; todavía no sabíamos lo que era la Agencia Central de Inteligencia del gobierno de Estados Unidos; todavía no habíamos tenido oportunidad de ir comprobando, día a día, sus actividades criminales contra nuestro pueblo y nuestra Revolución.

.......................................

Y esa Revolución, esa Revolución, esa Revolución no la defendemos con mercenarios; esa Revolución la defendemos con los hombres y las mujeres del pueblo.

¿Quiénes tienen las armas?  ¿Acaso las armas las tiene el mercenario?  (Exclamaciones de:  “¡No!”) ¿Acaso las armas las tiene el millonario?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  Porque mercenario y millonario son la misma cosa.  ¿Acaso las armas las tienen los hijitos de los ricos?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  ¿Acaso las armas las tienen los mayorales?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  ¿Quién tiene las armas?  (Exclamaciones.) ¿Qué manos son esas que levantan esas armas?  (Exclamaciones.) ¿Son manos de señoritos?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  ¿Son manos de ricos?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  ¿Son manos de explotadores?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  ¿Qué manos son esas que levantan esas armas?  (Exclamaciones.)  ¿No son manos obreras?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿No son manos campesinas?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿No son manos endurecidas por el trabajo?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿No son manos creadoras?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿No son manos humildes del pueblo?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿Y cuál es la mayoría del pueblo?, ¿los millonarios o los obreros?, ¿los explotadores o los explotados?, ¿los privilegiados o los humildes?  (Exclamaciones.)  ¿No tienen las armas los privilegiados?  (Exclamaciones de:  “¡No!”)  ¿Las tienen los humildes?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿Son minoría los privilegiados?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿Son mayoría los humildes?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)  ¿Es democrática una revolución en que los humildes tienen, las armas?  (Aplausos y Exclamaciones de:  “¡Sí!” y “¡Fidel!, ¡Fidel!” y diferentes consignas revolucionarias.)

Compañeros obreros y campesinos, esta es la Revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes (Aplausos).  Y por esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida (Exclamaciones).

Obreros y campesinos, hombres y mujeres humildes de la patria ¿juran defender hasta la última gota de sangre esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes?  (Exclamaciones de:  “¡Sí!”)

Compañeros obreros y campesinos de la patria, el ataque de ayer fue el preludio de la agresión de los mercenarios, el ataque de ayer que costó siete vidas heroicas, tuvo el propósito de destruir nuestros aviones en tierra, mas fracasaron, solo destruyeron tres aviones, y el grueso de los aviones enemigos fue averiado o abatido (Aplausos).  Aquí, frente a la tumba de los compañeros caídos; aquí, junto a los restos de los jóvenes heroicos, hijos de obreros e hijos de familias humildes, reafirmemos nuestra decisión, de que al igual que ellos pusieron su pecho a las balas, al igual que ellos dieron su vida, vengan cuando vengan los mercenarios, todos nosotros, orgullosos de nuestra Revolución, orgullosos de defender esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, no vacilaremos, frente a quienes sean, en defenderla hasta nuestra última gota de sangre (Aplausos).

¡Viva la clase obrera!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Vivan los campesinos!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Vivan los humildes!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Vivan los mártires de la patria!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Vivan eternamente los héroes de la patria!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Viva la Revolución socialista!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Viva Cuba libre!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

(Ovación.)

Al combate...  Vamos a cantar el Himno Nacional, compañeros.   (Los presentes entonan el Himno Nacional).

Compañeros, todas las unidades deben dirigirse hacia la sede de sus respectivos batallones, en vista de la movilización ordenada para mantener el país en estado de alerta ante la inminencia que se deduce de todos los hechos de las últimas semanas y del cobarde ataque de ayer, de la agresión de los mercenarios.  Marchemos a las Casas de los Milicianos, formemos los batallones y dispongámonos a salirle al frente al enemigo, con el Himno Nacional, con las estrofas del himno patriótico, con el grito de “al combate”, con la convicción de que “morir por la patria es vivir” y que “en cadenas vivir es vivir en oprobios y afrentas sumidos”.

Marchemos a nuestros respectivos batallones y allí esperen órdenes, compañeros (Aplausos).

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #27 : 24 Abril 2020, 15:17:00 »

Cuba conmemora aniversario 59 de la victoria de Playa Girón

#Cuba conmemora hoy el aniversario 59 de la victoria de #PlayaGirón, fecha en que el pueblo movilizado en defensa de la Revolución derrotó a una brigada mercenaria al servicio de Estados Unidos. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez al referirse a la efeméride, expresó en la red social Twitter: Nuestro Día De La Victoria. En menos de 72 horas se rindieron los mercenarios en las arenas de Girón. Esa fue la primera derrota del imperialismo en América. Fidel iba al frente y Cuba entera con él. #SomosCuba, #SomosContinuidad. A propósito de la fecha, el Consejo de Defensa de la provincia de Matanzas rindió homenaje de recordación a los héroes y mártires que ofrendaron su vida por la Patria.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #28 : 24 Abril 2020, 15:18:35 »

Cuba recuerda aniversario 59 de la Victoria de Playa Girón

El presidente cubano, Miguel #Díaz-Canel Bermúdez al referirse a la efeméride, expresó en la red social Twitter: Nuestro Día De La #Victoria. En menos de 72 horas se rindieron los mercenarios en las arenas de #PlayaGirón. Esa fue la primera derrota del imperialismo en América. Fidel iba al frente y Cuba entera con él. Somos Cuba, Somos Continuidad.

Más información en Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar



En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Páginas: 1 [2]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!