16 Diciembre 2018, 06:18:30 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Guerra electronica en Siria  (Leído 30 veces)
rusoski
Moderator foro RKKA
Polkovnik
*

Karma: 383
Mensajes: 1137


« : 07 Diciembre 2018, 02:38:43 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

-----------------------------------------------------

JUEVES, 6 DE DICIEMBRE DE 2018
La guerra electrónica de Rusia en Siria

Matti Suomenaro
y Jennifer Cafarella

Rusia ha completado una red avanzada de exclusión  de acceso (A2AD) que limita la libertad de maniobra de Estados Unidos en Siria y el Mediterráneo oriental. El área integra sistemas de defensa aérea y guerra electrónica importados de Rusia con equipos modernizados operados anteriormente por Siria.

Rusia comenzó a introducir este dispositivo inmediatamente después de su intervención en Siria en 2015. Las fuerzas armadas rusas han establecido una red de defensa aérea parcialmente independiente para proteger sus activos militares en la base aérea de Hmeimim y en la base naval de Tartous, en la costa mediterránea.

En noviembre de 2015 Rusia desplegó en la base aérea de Hmeimim una batería única de sistemas de misiles tierra-aire SS-400 (SAMS). Luego desplegó al menos tres baterías adicionales de defensa aérea -dos SS-400 y una SS-300- para crear una red superpuesta en el norte de Siria en agosto de 2017. Rusia ha integrado esas plataformas en los sistemas de radar de las Fuerzas de Defensa Aérea sirias a fin de ampliar su capacidad para vigilar su espacio aéreo en todo el país.

En agosto de 2017 Rusia también estableció sistemas limitados de mando y control, así como sistemas de ataque en Siria. Las fuerzas armadas rusas desplegaron probablemente en 2015 Barnaul-T, un sistema móvil de mando y control para sistemas de defensa aérea de corto alcance. Las fuerzas aerotransportadas rusas comenzaron a entrenar con el 1L122-1E como componente del Barnaul-T por primera vez en febrero de 2016 y luego lo comercializaron para su exportación en julio de 2018 después de pruebas de campo en Siria. El 1L122-1E puede proporcionar información de orientación a varios sistemas de defensa antiaérea de corto alcance, incluyendo Osa (SA-8), Strela-10 (SA-13) y sistemas móviles de defensa antiaérea (Manpads). Sin embargo, esta red de defensa aérea no cubre toda Siria ni subordina las fuerzas de defensa aérea sirias a Rusia desde agosto de 2017. El Ministerio de Defensa ruso estimó que se necesitarían dos baterías SS-400 y tres o cuatro baterías SS-300 para controlar plenamente el espacio aéreo sobre Siria.

Rusia amplió aún más su despliegue de sistemas de defensa aérea en Siria en 2018. Expresó por primera vez su intención de seguir ampliando su red después de que un ataque con armas químicas causara ataques aéreos contra Siria por parte de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña el 14 de abril. El presidente del Comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación Rusa, Viktor Bondarev, dijo que Rusia podría responder a los ataques estableciendo un “sistema de defensa aérea multinivel y altamente efectivo” en Siria, después de que las Fuerzas de Defensa Aérea sirias derribaran accidentalmente un IL-20 ruso durante los ataques aéreos de Israel del 17 de septiembre. Las fuerzas armadas rusas desplegaron al menos tres baterías SS-300 adicionales en Siria antes del 2 de octubre. Estos sistemas habrían estado operativos en combate a partir del 7 de noviembre, aunque las imágenes de satélite mostraron posteriormente que al menos una de las baterías aún estaba estacionada en un lugar de almacenamiento el 13 de noviembre. El Instituto para el Estudio de la Guerra (EIS) no puede verificar independientemente el estado de las otras dos baterías SS-300.

Estos recientes despliegues amplían considerablemente el alcance geográfico de la red de defensa aérea rusa en Siria. Rusia ha colocado la primera batería nueva SS-300 en las montañas de la provincia de Tartus, a lo largo de la costa siria. Esta batería se encuentra a menos de dos kilómetros de las posiciones preexistentes ocupadas por un SS-400 ruso y un SS-200 sirio. La ubicación de la tercera batería no está clara, aunque puede desplegarse en la base aérea militar Deir Ezzor, en el este de Siria. Esta posición -si se confirma- podría limitar significativamente las operaciones aéreas de la coalición antimisiles estadounidense en el este del país.

Al mismo tiempo, Rusia consolidó su mando y control sobre las Fuerzas de Defensa Aérea sirias en 2018. El Ministerio de Defensa ruso ha anunciado que establecerá un sistema de control único para los sistemas de defensa aérea operados por Rusia y Siria antes del 20 de octubre. Este anuncio se produce tras la adopción de medidas más inmediatas para responder al derribo por parte de Siria del IL-20 ruso en septiembre de 2018. El 18 de septiembre, la policía militar rusa detuvo a las Fuerzas Sirias de Defensa Antiaérea responsables del accidente del IL-20. Rusia también exigió que Siria iniciara una investigación completa de la cadena de mando de las Fuerzas de Defensa Aérea sirias el 19 de septiembre. La investigación se habría centrado en las unidades de defensa aérea que no tenían una relación directa de mando y control con la Base Aérea de Hmeimim.

Luego Rusia estableció un nuevo cuartel general bajo su mando para integrar todos los sistemas de defensa antiaérea operados por Siria. El Ministerio de Defensa ruso informó el 31 de octubre de que había desplegado Polyana-D4, un sistema móvil de mando y control para sistemas de defensa antiaérea de largo alcance, en Siria. El Polyana-D4 es capaz de dirigir simultáneamente varios sistemas de defensa antiaérea, incluyendo el SS-300, Pantsir-S1 (SA-22), Buk-M2 (SA-17) y Tor-M1 (SA-15). Puede ejercer un mejor control sobre un área más amplia que el Barnaul-T. Rusia también ha modificado sus SS-300 en Siria para sincronizar su cifrado con los radares de Siria.

Rusia controla ahora una red integrada de defensa aérea con base en Siria pero subordinada a las fuerzas armadas rusas. Ha reivindicado la formación de unidades locales para finalmente ceder el control de la red a las Fuerzas Sirias de Defensa Antiaérea. Estas afirmaciones probablemente no son ciertas. El Ministerio de Defensa ruso declaró el 31 de octubre que Rusia estaba llevando a cabo un curso de capacitación de tres meses para Siria sobre los SS-300. Siria había recibido un breve entrenamiento similar hasta que Rusia abortó un acuerdo para proveer SS-300 a Siria en junio de 2012. Este breve calendario de entrenamiento es insuficiente para permitir la realización de operaciones independientes de las fuerzas de defensa aérea sirias. Es más probable que Rusia entrene unidades básicas de entrenamiento de mantenimiento e integre algunos radares y sistemas de defensa antiaérea de corto alcance en el nuevo sistema de mando dirigido por Rusia. Siria también se enfrenta a problemas sistémicos en su red de defensa aérea debido al equipo obsoleto y al desgaste generalizado de las fuerzas de defensa aérea sirias durante la guerra civil. Es probable que Siria ya no tenga posibilidad de defensa aérea independiente de Rusia.

Rusia también está probando nuevos sistemas de guerra electrónica en Siria. Su participación en la guerra civil siria le permitió adquirir experiencia práctica y validar su concepto de operaciones de guerra electrónica en un entorno controvertido. Rusia ha desplegado al menos cuatro sistemas de guerra electrónica únicos en Siria:

Krasukha-4: Rusia desplegó el Krasukha-4 en la Base Aérea de Hmeimim en octubre de 2015. El sistema es capaz de eliminar la navegación por satélite, las redes de comunicación, los sistemas de alerta temprana aerotransportados y los radares basados en tierra a distancias de hasta 300 kilómetros. Rusia, según se informa, desplegó un segundo Krasukha-4 en Siria en septiembre de 2018. Este sistema se encuentra probablemente en la Base Aérea T4 (Tiyas) en el centro del país, en la misma ubicación que el nuevo batallón SS-300.

Leer-3 (vigilancia): Rusia habría desplegado el Leer-3 (RB-341V) en Siria antes de marzo de 2016. El Leer-3 utiliza vehículos aéreos no tripulados para interferir dispositivos móviles como teléfonos móviles y ordenadores portátiles en un radio de 100 kilómetros. También puede proporcionar coordenadas de disparo para la ubicación de estos dispositivos para artillería y ataques aéreos. Es posible que Rusia haya utilizado este sistema para interrumpir las operaciones de los grupos de oposición antes de las operaciones militares a favor del régimen, y probablemente también lo haya utilizado para identificar y atacar instalaciones relacionadas con la oposición, como los hospitales.

Zoopark-1: Rusia desplegó Zoopark-1 (1L219) en Palmyra, Siria Central, en marzo de 2016. Zoopark-1 identifica el origen del fuego de artillería enemigo para el fuego de contra-batería. Probablemente Rusia usó este sistema para apoyar las operaciones pro régimen para proteger Palmyra y los yacimientos de petróleo y gas vecinos del Califato Islámico en 2016.

Moskva-1: Rusia puede haber desplegado Moskva-1 (1L267) en Siria. Rusia ya desplegó este sistema en Ucrania a finales de 2015, según el Ministerio de Defensa ucraniano. Rusia ha probado otros sistemas de guerra electrónica en Ucrania y Siria, incluyendo Krasukha-4 y Leer-2. Moskva-1 proporciona información específica para mejorar la eficacia de los sistemas de guerra electrónica contra las aeronaves en un radio de 400 kilómetros. Rusia podría utilizar este sistema para proteger sus instalaciones en respuesta a los crecientes ataques aéreos de Israel en Siria en 2017.

Rusia utiliza sus sistemas de guerra electrónica para monitorear e interrumpir las operaciones de la coalición encabezada por Estados Unidos en Siria. El comandante de la 10ª División de Montaña, el coronel Brian Sullivan, del Equipo de Combate de la 3ª Brigada de Estados Unidos, declaró que su unidad se enfrentó a un “entorno de guerra electrónica congestionado” durante su despliegue en el norte de Siria entre septiembre de 2017 y mayo de 2018. El comandante del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (SOCOM), el general Raymond Thomas, también señaló en abril de 2018 que Estados Unidos “opera” en el entorno [de guerra electrónica] más agresivo del planeta”, con adversarios que “nos ponen a prueba cada día destruyendo nuestras comunicaciones [y] desactivando nuestros EC-130” en Siria. Estas declaraciones demuestran la gravedad de la amenaza de la guerra electrónica de Rusia en Siria.

Es probable que Rusia continúe, si no intensifique, su uso de la guerra electrónica contra Estados Unidos en Siria. El Ministro de Defensa ruso, Serguei Choigou, dijo el 24 de septiembre que Rusia interferiría los sistemas de navegación por satélite, los radares aerotransportados y los sistemas de comunicaciones de los aviones de combate en el Mediterráneo oriental para proteger sus instalaciones en la costa siria. Choigou probablemente lanzó esta amenaza para disuadir a Estados Unidos e Israel de volver a golpear a Siria. El Viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, acusó posteriormente a Estados Unidos de dirigir un ataque con vehículos aéreos no tripulados contra la base de la Fuerza Aérea de Hmeimim en octubre de 2018. Esta declaración es un intento probable de atrapar a Estados Unidos por una serie de ataques en enjambre de aviones teledirigidos contra la base aérea de Hmeimim desde finales de 2017, tal vez para justificar el uso de armas electrónicas contra ellos. Rusia podría utilizar los sistemas actualmente desplegados para interrumpir las comunicaciones y reducir la capacidad de selección de objetivos de las aeronaves operadas por la coalición que encabeza Estados Unidos en el este de Siria. Estados Unidos debe estar preparado para defenderse de una futura escalada que vuelva a combinar la guerra electrónica y las operaciones terrestres con sus fuerzas asociadas en el este de Siria.

Por último, Rusia tiene la intención de utilizar sus capacidades técnicas como parte de su campaña más amplia para forzar la retirada de la coalición de Estados Unidos en Siria. Rusia puede utilizar estos sistemas para reducir la libertad de maniobra general -y aumentar el riesgo general- desde Estados Unidos hasta Siria. Las redes combinadas de defensa aérea y guerra electrónica de Rusia aumentarán el costo de las operaciones aéreas y navales de Estados Unidos en Siria y el Mediterráneo oriental. Aumenta el costo de los futuros ataques aéreos para desalentar los ataques del Presidente sirio Bashar al-Assad contra las armas químicas. También aumenta el costo de los futuros ataques de Israel contra Irán en Siria. Tanto Estados Unidos como Israel deben estar preparados para eliminar más sistemas de defensa aérea y utilizar en Siria aviones de silenciosos más caros, como el F-35. Rusia está dispuesta a obtener una ventaja estratégica a largo plazo sobre la OTAN a través de sus nuevas capacidades.

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!