05 Julio 2020, 02:44:15 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Foro RKKA
 
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  
Páginas: 1 2 3 4 5 [6]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Desmontando mitos sobre la segunda guerra mundial:  (Leído 5164 veces)
Muntz
Colaborador portal RKKA
General Leytenant
*

Karma: 541
Mensajes: 1550


« Respuesta #75 : 31 Marzo 2020, 00:01:05 »

Cita de: PodemosCCCP
De paso tengo que decir que lo que dije de Manstein bailando al son de Rokkosovski es una frase hecha. Por lo pronto en Stalingrado y en Kursk le derrotó dos veces y las dos en buena parte por haber deducido correctamente su estrategia y haberla sabido contrarrestar.

En Stalingrado, cuando Manstein trata de rescatar a Paulus se enfrenta con unidades del Frente de Stalingrado (II) que actuaba a las órdenes de Yeriómenko. La gran unidad soviética que le paró los pies fue el 2º Ejército de la Guardia, que por esas fechas mandaba Malinovsky. Y por encima, el que supervisaba todo el conjunto de la operación como representante del Gran Cuartel General era Vasilievsky, que además era el Jefe del Estado Mayor General. Rokossovsky se encontraba más al norte, dirigiendo el Frente del Don.

En Kursk, Rokossovsky estuvo al mando del Frente Central (II) y dirigió la defensa contra las tropas de la agrupación alemana del general Model. La agrupación alemana que mandó Manstein en esta batalla se enfrentó a las unidades del Frente de Vorónezh, cuyo comandante era Vatutin. Por encima tanto de Rokossovsky como de Vatutin estaban los representantes del Gran Cuartel General. Al norte, supervisando las acciones defensivas del Frente Central (II) y los preparativos de la contraofensiva (Kutuzov) con las tropas de Rokossovsky y los Frentes Occidental y de Briansk estaba Zhúkov. Y al sur, haciendo lo mismo con los Frentes de Voronezh (Vatutin), Suroccidental (Malinovsky) y de la Estepa (Kóniev), estaba Vassilivesky.

Y entre estos dos grandes enfrentamientos, en febrero-marzo de 1943, cuando Manstein organizó la contraofensiva que le permitió reconquistar Járkov y Biélgorod, se enfrentó a tropas soviéticas de Frente de Vorónezh, que por esas fechas mandaba el general Gólikov. Hacia el 15 de marzo se hizo cargo de estas tropas soviéticas Vatutin, enderanzando la situación a los pocos días de hacerse cargo del mando de estas operaciones defensivas. Así pues, Vatutin le paró los pies a Manstein, no una, sino dos veces.
En línea
Basnin2
Ml. leytenant
*

Karma: 7
Mensajes: 9


https://www.youtube.com/watch?v=mX36Q8Yzao8


« Respuesta #76 : 31 Marzo 2020, 15:28:25 »

Sobre lo que comenta "Muntz" del OKH
Citar
Para el OKH era un sector "tranquilo" y la inteligencia alemana ni se enteró de la que les estaban organizando debajo de sus propias barbas.

¿No es cierto que la inteligencia alemana tenía informes contradictorios?; Unos apuntaban a una extraña concentración de tropas en los flancos desde septiembre, otros las desmentían. Se ve que al final decidieron escuchar más los informes que negaban la posibilidad de una ofensiva soviética para ese año. Viendo la situación en Stalingrado y como la ciudad estuvo apunto de caer en más de una ocasión, es verdad que se hacía complicado verla. Pero igualmente esto ya dice mucho del Ejército Alemán: Estaban ya a las ultimas y se la jugaron todo a una carta. No tenían 'plan B' si no tomaban la ciudad y aunque supieran al 100% que el Ejército Soviético iba a lanzar una ofensiva, tampoco podían hacer mucho, ya que todas las tropas alemanas disponibles estaban luchando en la ciudad. Simplemente les quedaba "esperar" a que el Ejército Rojo no hicieran nada. Y en efecto, la STAVKA vio la oportunidad y no dudó en aprovecharla Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
« Última modificación: 31 Marzo 2020, 18:59:10 por Basnin2 » En línea

"¡Adelante, camaradas, hacia nuevas victorias!"
Nazamny
St. leytenant
*

Karma: 52
Mensajes: 145


« Respuesta #77 : 31 Marzo 2020, 21:45:12 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Sobre lo que comenta "Muntz" del OKH
¿No es cierto que la inteligencia alemana tenía informes contradictorios?; Unos apuntaban a una extraña concentración de tropas en los flancos desde septiembre, otros las desmentían. Se ve que al final decidieron escuchar más los informes que negaban la posibilidad de una ofensiva soviética para ese año. Viendo la situación en Stalingrado y como la ciudad estuvo apunto de caer en más de una ocasión, es verdad que se hacía complicado verla. Pero igualmente esto ya dice mucho del Ejército Alemán: Estaban ya a las ultimas y se la jugaron todo a una carta. No tenían 'plan B' si no tomaban la ciudad y aunque supieran al 100% que el Ejército Soviético iba a lanzar una ofensiva, tampoco podían hacer mucho, ya que todas las tropas alemanas disponibles estaban luchando en la ciudad. Simplemente les quedaba "esperar" a que el Ejército Rojo no hicieran nada. Y en efecto, la STAVKA vio la oportunidad y no dudó en aprovecharla Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

A las alturas que usted cita, la guerra relámpago había fracasado en la URSS muchos meses atrás.
El Ejército alemán ya no era capaz de ofensivas en todos los frentes. Esto es muy importante, porque tras la derrota de Moscú, los alemanes y sus aliados de casi toda Europa, sólo pudieron hacer ofensivas limitadas geográficamente, incluso en la gran ofensiva de Kurks.
La lógica de las guerras modernas entre naciones similares, se imponía, una guerra de desgaste, en las que además hay que contar con el factor nacional, aquel que defiende la tierra de sus antepasados.
Tras el fracaso de la guerra relámpago, la suerte, en un plazo algo mayor o menor de tiempo, estaba echada.

En línea
PodemosCCCP
Capitan
*

Karma: 77
Mensajes: 288



« Respuesta #78 : 01 Abril 2020, 11:54:00 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Sobre lo que comenta "Muntz" del OKH
¿No es cierto que la inteligencia alemana tenía informes contradictorios?; Unos apuntaban a una extraña concentración de tropas en los flancos desde septiembre, otros las desmentían. Se ve que al final decidieron escuchar más los informes que negaban la posibilidad de una ofensiva soviética para ese año. Viendo la situación en Stalingrado y como la ciudad estuvo apunto de caer en más de una ocasión, es verdad que se hacía complicado verla. Pero igualmente esto ya dice mucho del Ejército Alemán: Estaban ya a las ultimas y se la jugaron todo a una carta. No tenían 'plan B' si no tomaban la ciudad y aunque supieran al 100% que el Ejército Soviético iba a lanzar una ofensiva, tampoco podían hacer mucho, ya que todas las tropas alemanas disponibles estaban luchando en la ciudad. Simplemente les quedaba "esperar" a que el Ejército Rojo no hicieran nada. Y en efecto, la STAVKA vio la oportunidad y no dudó en aprovecharla Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar

El Abwehr (servicio de inteligencia alemán) era bastante inútil, y la verdad es que tiene bastante sentido histórico ya que el jefe del mismo era secretamente un antifascista que actuó de agente doble pasándole información a los aliados (MI6 y GRU) y haciendo lo posible para minar la capacidad del Abwehr desde dentro. No me extrañaría, ya que no habría sido el primer fallo gordo del Abwehr: en 1940 y 1941 fallaron a lo grande a la hora de calcular las producciones industriales de la URSS y de Reino Unido.
En línea
Eugenio
Moderator foro RKKA
Mariscal
*

Karma: 933
Mensajes: 4430



« Respuesta #79 : 01 Abril 2020, 13:03:08 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
A las alturas que usted cita, la guerra relámpago había fracasado en la URSS muchos meses atrás.
El Ejército alemán ya no era capaz de ofensivas en todos los frentes. Esto es muy importante, porque tras la derrota de Moscú, los alemanes y sus aliados de casi toda Europa, sólo pudieron hacer ofensivas limitadas geográficamente, incluso en la gran ofensiva de Kurks.
La lógica de las guerras modernas entre naciones similares, se imponía, una guerra de desgaste, en las que además hay que contar con el factor nacional, aquel que defiende la tierra de sus antepasados.
Tras el fracaso de la guerra relámpago, la suerte, en un plazo algo mayor o menor de tiempo, estaba echada.



Concuerdo con esta apreciación.
Un buen análisis.

 Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
En línea

El revolucionario acepta las reformas para utilizarlas como una ayuda para combinar la labor legal con la clandestina, para aprovecharlas como una pantalla que permita intensificar la labor clandestina de preparación revolucionaria de las masas con vistas a derrocar a la burguesía.
El reformista, por el contrario, acepta las reformas para renunciar a toda labor clandestina, para minar la preparación de las masas con vistas a la revolución y echarse a dormir a la sombra de las reformas "otorgadas" desde arriba.

José Stalin
Muntz
Colaborador portal RKKA
General Leytenant
*

Karma: 541
Mensajes: 1550


« Respuesta #80 : 02 Abril 2020, 13:22:15 »

Cita de: Basnin2
¿No es cierto que la inteligencia alemana tenía informes contradictorios?; Unos apuntaban a una extraña concentración de tropas en los flancos desde septiembre, otros las desmentían. Se ve que al final decidieron escuchar más los informes que negaban la posibilidad de una ofensiva soviética para ese año. Viendo la situación en Stalingrado y como la ciudad estuvo apunto de caer en más de una ocasión, es verdad que se hacía complicado verla.

Por lo que he leído, la inteligencia alemana no sabía prácticamente nada. Eso de que los rumanos avisaron de que habían escuchado "ruidos de motores" en las zonas de Kletskaya y Serafimovich no cuadra en absoluto con los principios más elementales de concentración y ocultación de una fuerza militar que está agrupándose para lanzar una ofensiva. Oyeron esos motores instantes antes de que se les echaran encima, porque antes de eso, el estruendo de la artillería cubría esos ruidos de motores. Lo único que he leído y sí tiene visos de realidad es que, dentro del cuartel general de Paulus, uno de los responsables de la inteligencia advirtió que, de los sectores de Kletskaya y Serafimovich, podía venir un ataque soviético, pero esto lo dijo mirando un mapa de situación, como una posibilidad nada más, sin ningún dato objetivo que lo sustentase. Además, ese comentario sencillamente dejaba traslucir que la exploración alemana poco había explorado en esos dos sectores y que por esa razón desde allí podía venir un ataque soviético inesperado. En cualquier caso, especular con una posibilidad, por realista o no que sea, no significa que se sepa a ciencia cierta o casi lo que va a hacer el enemigo en fechas más o menos cercanas.

Por complicada que fuese la situación, Vassilievsky y Zhúkov la vieron y analizaron bien en fecha tan temprana como el 12 de septiembre. Los alemanes aún no habían iniciado el asalto de la ciudad, ese mismo día o al día siguiente fue cuando Chuikov cruzó el Volga para tomar el mando del 62º Ejército. En una palabra, la batalla dentro de la ciudad estaba a punto de empezar, pero en Moscú ya estaban trazadas las líneas maestras de lo que fue la contraofensiva del 19 de noviembre. Zhúkov lo relata en sus memorias: convocados en el Kremlin Vassilievsky y él por Stalin para ver qué se podía hacer para defender Stalingrado, mientras Stalin observa en silencio el mapa de situación del Cáucaso, los dos militares empezaron a hablarse en voz muy baja a cierta distancia de Stalin. De pronto, éste se volvió hacia ellos y les pregunto: "¿Qué cosa revolucionaria? ¿De qué hablan?" Y es cuando le explicaron en un mapa lo que habían pensado hacer. Stalin les dijo que se retirasen y regresasen al día siguiente para ver ese plan más en detalle. La cita del día siguiente 13 de septiembre era a las nueve de la noche, pero se aplazó una hora por tener Stalin que atender otras visitas. A la hora fijada, Vassilievsky y Zhúkov expusieron el plan. Stalin preguntó: "¿Qué frente es ese que hay en los sectores de Kletskaya y Serafimovich? No tengo conocimiento de su existencia." "Es un frente nuevo que debe crearse con unidades de la Reserva", le respondieron. Y otra objeción de Stalin fue la siguiente: "Pero la zona de ruptura está muy alejada de Stalingrado. ¿No será eso un problema para nuestras líneas de aprovisionamiento?" Los dos militares explicaron sus puntos de vista. Y Stalin zanjó: "Pongan en marcha el asunto. Sólo nosotros tres debemos tener conocimiento de este plan. Mientras tanto sigan ayudando a los defensores de Stalingrado."

Zhúkov quedó encargado de supervisar y organizar la operación en el sector norte: frentes de Voronézh y del Don (que se creó por estas fechas). Y Vassilievsky, del sector al sur de Stalingrado (Frente de Stalingrado). El grado de secretismo fue muy alto. Vatutin, Rokossovsky y Yeriómenko sólo tuvieron conocimiento del plan de ataque 48 horas antes, es decir, el 17 de noviembre. Eso no quita que tanto Zhúkov como Vassilievsky les ordenasen que realizasen planes de ataque en sus sectores respectivos, unidades afectadas, cantidad de munición y combustible necesarios, tiempos necesarios para concentrar hombres y material. El plan de ataque fue aplazado en dos ocasiones por no cuadrar con exactitud los objetivos geográficos por alcanzar con los materiales almacenados. Los mandos soviéticos ya conocían la amarga experiencia de que un ataque bien planificado tácticamente no diese los resultados apetecidos por culpa de no haber calculado bien las cantidades de pertrechos necesarios. Esto no ocurrió en Stalingrado. Se repasaron los números una y otra vez, al igual que el estado de la exploración: dónde estaba cada unidad alemana conocida, si se había movido y a dónde.

Así pues, por muchos prisioneros que pudieran hacer los alemanes en la línea del frente, nada podían sacarles de una posible contraofensiva. Las unidades soviéticas de primera línea no tenían ni idea, desde el último soldado hasta sus generales comandantes, de lo que se estaba fraguando. El "pastel" sólo lo descubrieron los militares soviéticos de alta graduación el 17 de noviembre. La tropa de las unidades involucradas se enteraron la víspera, es decir, apenas unas horas antes de comenzar la ofensiva.

Saber cómo se organizó la contraofensiva soviética del 19 de noviembre de 1942 permite saber qué puede haber de cierto o no en lo que afirma la prensa occidental de lo que sabía o no la inteligencia militar alemana por esas mismas fechas. Mucho me temo que no sabían nada y se limitaron a especular.

Cita de: Basnin2
Pero igualmente esto ya dice mucho del Ejército Alemán: Estaban ya a las ultimas y se la jugaron todo a una carta. No tenían 'plan B' si no tomaban la ciudad y aunque supieran al 100% que el Ejército Soviético iba a lanzar una ofensiva, tampoco podían hacer mucho, ya que todas las tropas alemanas disponibles estaban luchando en la ciudad.

Esto no es así. En el momento de producirse el ataque soviético del 19 de noviembre las fuerzas combatientes estaban igualadas en términos humanos: unos 6 millones de hombres en cada bando. Y el hecho de que los alemanes no tuviesen "plan B" no explica nada tampoco. Los soviéticos podían equivocarse, cosa que ya había pasado antes. De hecho los alemanes habían alcanzado Stalingrado y los puertos de montaña del Cáucaso por un error soviético cometido en mayo cerca de Járkov, es decir, a mucha distancia de allí. Hiter sabía desde enero que a largo plazo tenía la batalla de la producción militar perdida, pero a largo plazo y exclusivamente esa batalla. ¿Qué podía pasar si lograba apoderarse de Bakú y privar a la URSS de todo el petróleo procedente del Cáucaso? Lo primero es que muy posiblemente Turquía entrase en la guerra a favor suya. Y sabemos que durante la batalla de Stalingrado, al igual que durante la de Moscú, el ejército japonés estuvo concentrado para atacar a la URSS al primer signo de debilidad, signo que no se produjo. En una palabra, la correlación de fuerzas podía cambiar y es lo que buscaba Hitler. Que le saliese mal es otro asunto, que además se debe sobre todo a los éxitos militares soviéticos, dando a entender a turcos y japones que no les convenía meterse en el avispero que les ofrecía Hitler.
En línea
Muntz
Colaborador portal RKKA
General Leytenant
*

Karma: 541
Mensajes: 1550


« Respuesta #81 : 02 Abril 2020, 22:26:48 »

Cita de: Nazamny
A las alturas que usted cita, la guerra relámpago había fracasado en la URSS muchos meses atrás.

Así es, la blitzkrieg fracasó durante la batalla de Smolensk, a finales de julio de 1941. La contraofensiva soviética no logró recuperar esa ciudad, pero forzó a todo el Grupo de Ejércitos Centro a pasar a la defensa para mantener lo conquistado. Y en agosto Guderian tuvo que abandonar el sector de Yeltnia bajo los golpes de las unidades que dirigía Zhúkov. Fueron estos hechos los que permtieron al Vaticano pronosticar la futura derrota de Alemania, tal y como he relatado en otro mensaje.

Cita de: Nazamny
El Ejército alemán ya no era capaz de ofensivas en todos los frentes. Esto es muy importante, porque tras la derrota de Moscú, los alemanes y sus aliados de casi toda Europa, sólo pudieron hacer ofensivas limitadas geográficamente, incluso en la gran ofensiva de Kurks.

No era capaz de lanzar más de una ofensiva estratégica desde los combates del sector de Smolensk del verano. A partir de esta fecha empiezan los "dilemas" alemanes, es decir, las improvisaciones en función de las circunstancias del momento. Hitler decide aplazar la conquista de Moscú y culminar las dos operaciones ofensivas periféricas: Ucrania y Leningrado. Pues bien, sólo una de esas dos operaciones tendrá éxito, la de Ucrania, además la menos peligrosa de las dos para los soviéticos.

Más tarde, a finales de septiembre, decidieron lanzar la Operación Tifón para conquistar Moscú, pero eso ocurrió después de varios días de dudas y se sopesó muy seriamente el plan de dejar pasar el invierno e intentar la conquista de Moscú a partir de la primavera de 1942. Sin embargo, pudieron las ganas del momento, pero los cálculos alemanes fueron erróneos: conquistar Moscú resultó ser un objetivo que estaba por encima de las posibilidades del ejército alemán.

Al año siguiente, elaboraron otro plan periférico: Blau, que privaría a la URSS de sus fuentes principales de petróleo. Este plan, dadas las enormes distancias que deberían recorrer las unidades combatientes también resultó irreal a la postre, aunque el error soviético de Járkov en mayo del 42 les facilitó las cosas en un primer momento.

Cita de: Nazamny
La lógica de las guerras modernas entre naciones similares, se imponía, una guerra de desgaste, en las que además hay que contar con el factor nacional, aquel que defiende la tierra de sus antepasados.
Tras el fracaso de la guerra relámpago, la suerte, en un plazo algo mayor o menor de tiempo, estaba echada.

Exacto, se impuso la lógica de la guerra industrial. Esto ya lo decía Stalin en cuanto empezó la guerra: ganaría quien más carros, más cañones y más aviones pusiera en el campo de batalla. Y esto último también explica las prisas que a veces manifestaba el propio Stalin en atacar. Alemania era un país más industrializado que la URSS y la suerte estaba echada a condición de que la correlación general de fuerzas no cambiase, tanto a nivel internacional como económico.
En línea
Muntz
Colaborador portal RKKA
General Leytenant
*

Karma: 541
Mensajes: 1550


« Respuesta #82 : 02 Abril 2020, 22:46:29 »

Cita de: PodemosCCCP
El Abwehr (servicio de inteligencia alemán) era bastante inútil, y la verdad es que tiene bastante sentido histórico ya que el jefe del mismo era secretamente un antifascista que actuó de agente doble pasándole información a los aliados (MI6 y GRU) y haciendo lo posible para minar la capacidad del Abwehr desde dentro.

¡Deja de leer novelas! Canaris fue un fascista redomado y anticomunista hasta la médula. Miembro de los Freikorps protonazis y contrarrevolucionarios en 1918-19, estuvo involucrado en los asesinatos de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo. Además fue el mentor de otra personalidad oscura donde las haya: Reinhard Heydrich. ¿Te suena ese nombre?
En línea
Nazamny
St. leytenant
*

Karma: 52
Mensajes: 145


« Respuesta #83 : 02 Abril 2020, 23:23:20 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Así es, la blitzkrieg fracasó durante la batalla de Smolensk, a finales de julio de 1941. La contraofensiva soviética no logró recuperar esa ciudad, pero forzó a todo el Grupo de Ejércitos Centro a pasar a la defensa para mantener lo conquistado. Y en agosto Guderian tuvo que abandonar el sector de Yeltnia bajo los golpes de las unidades que dirigía Zhúkov. Fueron estos hechos los que permtieron al Vaticano pronosticar la futura derrota de Alemania, tal y como he relatado en otro mensaje.

No era capaz de lanzar más de una ofensiva estratégica desde los combates del sector de Smolensk del verano. A partir de esta fecha empiezan los "dilemas" alemanes, es decir, las improvisaciones en función de las circunstancias del momento. Hitler decide aplazar la conquista de Moscú y culminar las dos operaciones ofensivas periféricas: Ucrania y Leningrado. Pues bien, sólo una de esas dos operaciones tendrá éxito, la de Ucrania, además la menos peligrosa de las dos para los soviéticos.

Más tarde, a finales de septiembre, decidieron lanzar la Operación Tifón para conquistar Moscú, pero eso ocurrió después de varios días de dudas y se sopesó muy seriamente el plan de dejar pasar el invierno e intentar la conquista de Moscú a partir de la primavera de 1942. Sin embargo, pudieron las ganas del momento, pero los cálculos alemanes fueron erróneos: conquistar Moscú resultó ser un objetivo que estaba por encima de las posibilidades del ejército alemán.

Al año siguiente, elaboraron otro plan periférico: Blau, que privaría a la URSS de sus fuentes principales de petróleo. Este plan, dadas las enormes distancias que deberían recorrer las unidades combatientes también resultó irreal a la postre, aunque el error soviético de Járkov en mayo del 42 les facilitó las cosas en un primer momento.

Exacto, se impuso la lógica de la guerra industrial. Esto ya lo decía Stalin en cuanto empezó la guerra: ganaría quien más carros, más cañones y más aviones pusiera en el campo de batalla. Y esto último también explica las prisas que a veces manifestaba el propio Stalin en atacar. Alemania era un país más industrializado que la URSS y la suerte estaba echada a condición de que la correlación general de fuerzas no cambiase, tanto a nivel internacional como económico.


Esas prisas eran inconvenientes en el momento. Ero lo lógico asentar y dejar desarrollar el aparato industrial de la URSS
Hay no obstante un factor que desconocemos, pero que podemos intuir: y son las conversaciones secretas entre los aliados occidentales y Alemania, cuestión, de la que creo al Sr. Stalin informado. Los documentos correspondientes a este asunto, no creo que vean la luz nunca, porque pondrían de relieve la alianza preguerra entre los luego enemigos, que por razones tácticas fué abandonada; pero hay cuestiones evidentes que se desprenden del pacto de no intervención de los aliados y nos ponen sobre la pista de una "diplomacia secreta"
La operación alemana de Ucrania se pudo haber aminorado o incluso neutralizado en gran parte, acortando la guerra en muchos meses; pero es muy complicado parar una bestia inteligente de inmenso poder cargando hacia tí, aunque tengas armas adecuadas, conozcas el terreno, dispongas de medios humanos y materiales. Muy complicado
En línea
Basnin2
Ml. leytenant
*

Karma: 7
Mensajes: 9


https://www.youtube.com/watch?v=mX36Q8Yzao8


« Respuesta #84 : 03 Abril 2020, 18:13:45 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Esto no es así. En el momento de producirse el ataque soviético del 19 de noviembre las fuerzas combatientes estaban igualadas en términos humanos: unos 6 millones de hombres en cada bando. Y el hecho de que los alemanes no tuviesen "plan B" no explica nada tampoco. Los soviéticos podían equivocarse, cosa que ya había pasado antes. De hecho los alemanes habían alcanzado Stalingrado y los puertos de montaña del Cáucaso por un error soviético cometido en mayo cerca de Járkov, es decir, a mucha distancia de allí. Hiter sabía desde enero que a largo plazo tenía la batalla de la producción militar perdida, pero a largo plazo y exclusivamente esa batalla. ¿Qué podía pasar si lograba apoderarse de Bakú y privar a la URSS de todo el petróleo procedente del Cáucaso? Lo primero es que muy posiblemente Turquía entrase en la guerra a favor suya. Y sabemos que durante la batalla de Stalingrado, al igual que durante la de Moscú, el ejército japonés estuvo concentrado para atacar a la URSS al primer signo de debilidad, signo que no se produjo. En una palabra, la correlación de fuerzas podía cambiar y es lo que buscaba Hitler. Que le saliese mal es otro asunto, que además se debe sobre todo a los éxitos militares soviéticos, dando a entender a turcos y japones que no les convenía meterse en el avispero que les ofrecía Hitler.

No sé si me expliqué bien. Yo simplemente intentaba comentar que la operación azul era la ultima oportunidad de acabar con la URSS por parte de Alemania, y que la Wehrmacht combatió hasta el limite, arriesgando mucho. Si no conseguían el petroleo (y quitaban a la URSS con sus mayores reservas) tendrían serios problemas y no podrían continuar luchando a largo plazo. Esto no significa que no continuara siendo un ejercito peligroso, de hecho seguían siendo un rival capacitado y con mucha experiencia, pero volvieron a subestimar a las fuerzas soviéticas y sobrestimaron las suyas. Es evidente que los logros soviéticos explican la victoria final en Stalingrado, pero las fuerzas alemanas también cometieron muchos errores que no debemos pasar por alto.

Durante todo el verano de 1942 volvieron a estirar sus lineas de suministro, unas lineas que ya estaban demasiado estiradas antes de la propia ofensiva de verano. Esto les causó multitud de problemas logísticos... Por ejemplo, Paulus tuvo parar en seco la ofensiva varias veces parar poder recibir nuevos suministros y continuar avanzando.
Otro tema es la propia Wehrmacht y sus números. Aun trasladando tropas del Norte y centro para agrupar el máximo en el sur, donde iba a ser la próxima ofensiva, no consiguieron reponer al 100% sus filas (por no hablar de material). Esto les obligó a depender de sus aliados (440,000 Rumanos, Húngaros, Italianos, Eslovacos...), que fueron al combate terriblemente mal equipados.

En el plano general, vemos unos objetivos muy ambiciosos para un ejército sin los recursos ni fuerzas suficientes: Atacar un frente de 800km de profundidad con insuficientes tropas, por un terreno complicado, largo... que va a estar defendido por unas fuerzas soviéticas mejor preparadas que en 1941. Si a esto le sumas la fortaleza que van a encontrar en Stalingrado y la necesidad de proteger el flanco izquierdo a la vez... apaga y vámonos.

En el plano especifico vemos algo similar. La Wehrmacht intenta repetir las tácticas de año anterior pero no lo consigue. Cogen a muchos menos prisioneros (poniendo en duda el plan en sí, ya que la captura de una cantidad grande de prisioneros en un inicio era unos de las bases de la operación) debido a falta de hombres para cerrar bien las bolsas y a una mejora substancial de los comandantes soviéticos. Además, los contraataques soviéticos también son mejores y, aunque no consiguen frenar la ofensiva, si consiguen desangrar lentamente a la Wehrmacht. Y todo esto antes de llegar a Stalingrado.

Por si fuera poco, la división de las tropas alemanas en dos grupos (A y B) los debilita aun más (menos tropas concentradas), sobretodo el B, encargado de tomar Stalingrado y proteger el flanco izquierdo. (Se transfirieron tropas del B al A, ya que el petroleo seguía siendo prioritario)

Por lo tanto, Paulus llega a la ciudad ya con un montón de problemas. Tiene solo una división Panzer y 2 motorizadas. El resto (6-8) eran divisiones de infantería estándar. Todo su material es transportado en caballo. En resumen, no estamos delante de un ejército rápido, capaz de tomarte una ciudad y sus alrededores en cuatro días. De hecho, si Paulus consigue llegar a la propia ciudad de Stalingrado es porque el alto mando decide finalmente enviarle más tropas. Aun así, la logística alemana durante la ofensiva era muy mala (fue mala durante toda la guerra) y siguieron necesitando más recursos y material.

Por ejemplo, la 16 División Panzer consigue llegar al Volga y corta la ciudad por el norte pero por falta de recursos y tropas estuvo a punto de ser aniquilada por un contrataque soviético. (tuvo que ser salvada por la aviación y artillería)

Todo esto para decir que las tablas estaban a medias, pero a medida que avanzaban los meses los soviéticos tenían cada vez más las de ganar. La Wehrmacht, ya desgastada, se ve metida en una batalla en la ciudad por la que no está preparada y, a pesar de que están a punto de tomarla en varias ocasiones, termina siendo un matadero para ellos que les obliga a mover tropas del flanco izquierdo a la ciudad. En su lugar ponen a tropas extranjeras mal equipadas y la STAVKA ve claramente la oportunidad de atacar y embolsar. La Wehrmacht, por su parte, tampoco podía retirarse ante el temor a una ofensiva soviética (aunque nunca la esperaron seriamente) ya que entonces todos los departamentos de Stalingrado que tanto les había costado tomar se perderían.

La Wehrmacht venía arrastrando errores y deficiencias ya desde el inicio de la invasión en 1941. Después del desastre en Moscú (inverno 1941) seguían siendo militarmente capaces, pero estaban lejos de ser una invencible máquina ofensiva. Perdieron la Batalla de Stalingrado y el intento de tomar las zonas petrolíferas del sur por la resistencia, capacidad militar y ingenio soviético, que supo  aprovechar las ventadas de oportunidades que dejó la Wehrmacht para cambiar las tablas y dar un giro estratégico a la guerra. Porque la mayoría de guerras las gana quien comete menos errores.

Espero que me haya explicado mejor ahora y perdón por el textaco Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar  
« Última modificación: 05 Abril 2020, 14:54:08 por Basnin2 » En línea

"¡Adelante, camaradas, hacia nuevas victorias!"
PodemosCCCP
Capitan
*

Karma: 77
Mensajes: 288



« Respuesta #85 : 04 Abril 2020, 13:10:02 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
¡Deja de leer novelas! Canaris fue un fascista redomado y anticomunista hasta la médula. Miembro de los Freikorps protonazis y contrarrevolucionarios en 1918-19, estuvo involucrado en los asesinatos de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo. Además fue el mentor de otra personalidad oscura donde las haya: Reinhard Heydrich. ¿Te suena ese nombre?

Me refería a Hans Oster, quien de facto actuaba como jefe del Abwehr. Canaris sí, era un hijo de puta nazi de la peor calaña.
En línea
Muntz
Colaborador portal RKKA
General Leytenant
*

Karma: 541
Mensajes: 1550


« Respuesta #86 : 06 Abril 2020, 12:22:57 »

Canaris no fue nunca miembro del partido nazi, pero ser anticomunista acérrimo no es patrimonio exclusivo de los nazis. Trasladado este hecho a los años 30 y 40, la realidad fue que tuvieron contactos, alianzas, pactos, tratos o como se quiera llamar todas las fuerzas políticas, socialdemocracia incluida, e incluso algunos comunistas a título individual que confundieron en algún momento el tocino con la velocidad, en Alemania y fuera de ella en los países ocupados.

El personaje que citas, Hans Oster, fue un militar de carrera escogido por Canaris para ser uno de sus brazos derechos en el servicio de inteligencia militar. De antifascista no tenía nada, sino todo lo contrario. Como tantos, se volvió contra Hitler cuando se dio cuenta de que Hitler era un estorbo para la superviviencia de una Alemania capitalista. Pero tanto Canaris como Oster se llevaron muy bien con los nazis en los tiempos iniciales y alcanzaron los cargos que ocuparon y ascensos en la jerarquía militar gracias a ellos.
En línea
PodemosCCCP
Capitan
*

Karma: 77
Mensajes: 288



« Respuesta #87 : 06 Abril 2020, 21:45:45 »

Para ver el contenido hay que estar registrado. Registrar o Entrar
Canaris no fue nunca miembro del partido nazi, pero ser anticomunista acérrimo no es patrimonio exclusivo de los nazis. Trasladado este hecho a los años 30 y 40, la realidad fue que tuvieron contactos, alianzas, pactos, tratos o como se quiera llamar todas las fuerzas políticas, socialdemocracia incluida, e incluso algunos comunistas a título individual que confundieron en algún momento el tocino con la velocidad, en Alemania y fuera de ella en los países ocupados.

El personaje que citas, Hans Oster, fue un militar de carrera escogido por Canaris para ser uno de sus brazos derechos en el servicio de inteligencia militar. De antifascista no tenía nada, sino todo lo contrario. Como tantos, se volvió contra Hitler cuando se dio cuenta de que Hitler era un estorbo para la superviviencia de una Alemania capitalista. Pero tanto Canaris como Oster se llevaron muy bien con los nazis en los tiempos iniciales y alcanzaron los cargos que ocuparon y ascensos en la jerarquía militar gracias a ellos.

A lo que me refiero es a que estuvo pasándoles información importante a los países del bando aliado a la par que hacía todo lo posible porque el Abwehr tuviese informes mal hechos en los que se subestimaban las capacidades de producción y los números de unidades movilizadas de la URSS y de Reino Unido, por ejemplo en 1940 falseó varios informes para que los alemanes creyesen que la producción de Spitfires británica era la mitad de la producción real. Asímismo los informes del Abwehr (que pasaban por sus manos) acerca de la producción de armamento y de la capacidad de despliegue soviética estaban igualmente falseados, lo cual se unía al hecho de que los dirigentes nazis infraestimaban a la URSS y pensaban que se caería abajo únicamente con un primer ataque a gran escala. También en 1938 intentó un golpe de Estado contra Hitler, habiendo conseguido meter en la conspiración a bastante gente importante (incluyendo a varios generales como Ludwig Beck y Franz Halder y a diplomáticos), sin embargo el plan no se llevó a cabo por la oposición de los británicos al mismo y la firma del acuerdo de Múnich. En 1943 le arrestaron porque le pillaron usando al Abwehr para ayudar a judíos a escapar del régimen nazi.

Efectivamente ambos eran anticomunistas y bastante de derechas, la cosa es que también dentro de Alemania había varias facciones entre la derecha, a destacar los nazis y los monárquicos que pedían una restauración de la dinastía Hozenhollen y de los cuales el más importante era el mariscal ya jubilado August von Mackensen, que era un "héroe de la Gran Guerra" por sus victorias en las actuales Polonia y Ucrania, entonces divididas entre los imperios ruso, alemán y austrohúngaro, y por su invasión de Rumanía en tres meses del año 1916. Sus opiniones acerca de los nazis eran bastante incendiarias, y es bastante curioso ver sus críticas desde una perspectiva conservadora, pues muestran que los nazis además de todo eran unos hipócritas. Por ejemplo en 1939, cuando supo de las masacres de judíos en Polonia y de las atrocidades nazis, escribió una carta que se hizo pública en la que decía que "los nazis han manchado de ignominia a la historia militar alemana".
En línea
Muntz
Colaborador portal RKKA
General Leytenant
*

Karma: 541
Mensajes: 1550


« Respuesta #88 : 08 Abril 2020, 14:24:46 »

Citar
A lo que me refiero es a que estuvo pasándoles información importante a los países del bando aliado a la par que hacía todo lo posible porque el Abwehr tuviese informes mal hechos en los que se subestimaban las capacidades de producción y los números de unidades movilizadas de la URSS y de Reino Unido, por ejemplo en 1940 falseó varios informes para que los alemanes creyesen que la producción de Spitfires británica era la mitad de la producción real. Asímismo los informes del Abwehr (que pasaban por sus manos) acerca de la producción de armamento y de la capacidad de despliegue soviética estaban igualmente falseados, lo cual se unía al hecho de que los dirigentes nazis infraestimaban a la URSS y pensaban que se caería abajo únicamente con un primer ataque a gran escala.

Esto es novela. Alemania sabía perfectamente qué tenía y qué no tenía Gran Bretaña, que para eso estaban todas las embajadas en países neutrales, entre otros conductos. Y salvo la Royal Navy y un imperio colosal, no tenía mucho más. Y en cuanto a las capacidades de la URSS, pues difícilmente se puede falsear lo que se desconoce.

Citar
También en 1938 intentó un golpe de Estado contra Hitler, habiendo conseguido meter en la conspiración a bastante gente importante (incluyendo a varios generales como Ludwig Beck y Franz Halder y a diplomáticos), sin embargo el plan no se llevó a cabo por la oposición de los británicos al mismo y la firma del acuerdo de Múnich.

En primer lugar, en 1938 Oster era teniente coronel nada más. Dudo mucho que alguien con esa graduación pudiese organizar nada, y menos un golpe contra Hitler. Además, él no metió a nadie en la "conspiración", sino que fue al revés. Para Oster y otros, Hitler había insultado a la Reichwehr con los asesinatos de Schleicher y Bredow durante la noche de los cuchillos largos (30 de junio de 1934), es decir, había "insultado" al militarismo prusiano.

Citar
Efectivamente ambos eran anticomunistas y bastante de derechas, la cosa es que también dentro de Alemania había varias facciones entre la derecha, a destacar los nazis y los monárquicos que pedían una restauración de la dinastía Hozenhollen y de los cuales el más importante era el mariscal ya jubilado August von Mackensen, que era un "héroe de la Gran Guerra" por sus victorias en las actuales Polonia y Ucrania, entonces divididas entre los imperios ruso, alemán y austrohúngaro, y por su invasión de Rumanía en tres meses del año 1916. Sus opiniones acerca de los nazis eran bastante incendiarias, y es bastante curioso ver sus críticas desde una perspectiva conservadora, pues muestran que los nazis además de todo eran unos hipócritas. Por ejemplo en 1939, cuando supo de las masacres de judíos en Polonia y de las atrocidades nazis, escribió una carta que se hizo pública en la que decía que "los nazis han manchado de ignominia a la historia militar alemana".

¡Novela! Averigua cómo fue nombrado Hitler Canciller de Alemania y gracias a quiénes, que te van a salir a relucir los nombres de todos esos generales alemanes tan "resistentes". Sólo hubo dos opositores reales dentro de la Reichwehr: Schleicher y Bredow. El primero era Canciller y ministro de Defensa el 29 de enero de 1933. El otro era el jefe del Abwehr. Y Hitler se los cargó al año siguiente; y eso era un desafío a la vieja alcurnia militar prusiana, que sencillamente protestó en "petit comité" y nada más. El colmo del insulto fue cuando Hitler declaró públicamente que esos dos asesinatos habían sido un "error", error imposible de cometer se mire por donde se mire.
En línea
Páginas: 1 2 3 4 5 [6]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

VVS RKKA Topsites List
Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!